Una Confianza Renovada en la Palabra de Dios

Posted on

Una Confianza Renovada en la Palabra de Dios

Gary E. Gilley

(Agosto / septiembre de 2009º – Volumen 15, Número 5)

El portavoz emergente Brian McLaren insta a la comunidad evangélica a recuperar su romance con certeza. Él escribe: “Deje caer cualquier asunto que tenga que ver con la certeza, la prueba, el argumento – y sustitúyalo por el diálogo, la conversación, la intriga, y la búsqueda". [1] ¿Vamos a tomar en serio a McLaren? Si es así, entonces la mejor manera de recuperar nuestro romance con la certeza, de acuerdo con McLaren, sería reemplazarlo con la incertidumbre, o más comúnmente el misterio. Está, sin duda, de moda en este momento en la historia de la Iglesia dar lugar a la afirmación “certera” de que no podemos estar seguros de nada. Por supuesto, la ironía de tal certeza sobre la incertidumbre es evidente. Sin embargo, al igual que las promesas políticas imposibles, cuando las declaraciones son dejadas sin analizar y sin desafiar tienden a ser absorbidas sin un sentido crítico por la mentes de algunas personas, que a menudo ocasionan grandes daños.

Es importante entonces que se dé una profunda reflexión al reciente romance con la incertidumbre. ¿Cuáles son sus orígenes? ¿Es realmente algo nuevo? ¿Se alinean con las afirmaciones de la Escritura? ¿Cómo debe el pueblo de Dios responder?

Avances de la incertidumbre

No cabe duda de que una defensa de un sello “incierto” o misterioso del cristianismo, tal como se encuentra en la iglesia emergente y grupos similares, no son más que palabrería posmoderna sincronizada a la filosofía que ha impregnado gran parte del mundo occidental. El postmodernismo, [2] que sigue tomando forma, y al mismo tiempo se ha incrementado, es mejor conocida por su incertidumbre. La verdad conocible absoluta y universal, es negada, incluso despreciada en el sistema posmoderno. El pensador cristiano Os Guinness ofrece la siguiente definición del posmodernismo:

El Posmodernismo es un movimiento y un estado de ánimo tanto como un conjunto claro de ideas, por lo que a menudo se siente como si estuviese en todas partes y en ninguna parte. Sin duda, esto significa que es culpable de mucho, así como de muy poco. Hay, por supuesto, un indicador de que el posmodernismo deja huellas en todo lo que toca – el rechazo de la verdad objetiva y las normas del bien y del mal, la nivelación de las autoridades, la elevación del ser autónomo como el árbitro el alma de la vida y la realidad, la igualación de las culturas, la promoción de la imagen sobre el carácter, la glorificación del poder…” [3]

Al invadir el posmodernismo a nuestra sociedad se hace cada vez más común ver sus puntos de vista reflejados en muchos ámbitos del evangelicalismo. Por ejemplo, el teólogo Donald Bloesch escribe: “la Escritura tiene autoridad en virtud de su relación con la Palabra viva, no en virtud de su veracidad como tal.” [4] Y, “El conocimiento de la fe no es una objetivación del conocimiento empírico, sino el conocimiento de que somos elevados por encima de la razón y del sentido en la comunión con el Dios vivo.” [5] En una manera bastante complicada.

Bloesch está desafiando un enfoque racionalista de la Escritura, que enseña que la Biblia y la verdad proposicional proveen un enfoque de sentido común a la comprensión de la vida, y la sustituye con una comprensión posmoderna y mística. Otros han sido más claros, por ejemplo, Brian McLaren cree que los conservadores han perdido totalmente el propósito de la Biblia y su mensaje y por lo tanto: “Casi nadie en las iglesias conservadoras realmente se encuentran más con la Biblia.” [6] Como resultado, los de una tendencia posmoderna, se nos dice, “encuentran las doctrinas y principios [extraídas de la Escritura] tan interesantes como el cortar el césped.”[7] Esto se debe a que los conservadores, según McLaren, “han conquistado el texto, captado el significado, eliminado todo misterio, llenándolo y conservándolo para la posteridad, como un taxidermista con una cabeza de venado”.[8] Sin embargo, incluso el amigo de McLaren y cómplice, Tony Campolo ve el peligro de este enfoque místico de las Escrituras. En respuesta a los pensamientos de McLaren citados arriba, Campolo escribe:

La mayoría de los eruditos bíblicos que afirman que las proposiciones teológicas del apóstol Pablo han definido en gran medida el cristianismo tradicional… Brian puede haber acogido el pensamiento posmoderno un poco demasiado para mí. Como yo lo veo, Jacques Derrida, el famoso filósofo deconstruccionista posmoderno, y sus seguidores sostienen que el texto de la Escritura no tiene ninguna interpretación única, sino que la Biblia debe leerse como si fuera una prueba de Rorschach. Nos dicen que veamos en el texto cualesquier significado que queramos imponer en ella. Nos dicen que ninguna interpretación única debe considerarse objetivamente válida. El texto, dicen estos posmodernos, tiene vida propia-y una vez que está escrito, el lector dispone del significado. Para mí, ese acercamiento a la Biblia tiene peligros inherentes.[9]

Campolo, ciertamente no es conservador, sin embargo, está en lo correcto. Una vez que decida que la Biblia es el principal medio de un encuentro místico con Dios antes que la verdad de Dios revelada al hombre la cual es “útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” (2 Timoteo 3:16 b-17), el propósito de la revelación de Dios cambia. La Escritura puede ser torcida para significar cualquier cosa que queramos que signifique, el significado de la revelación no es importante, lo que importa es nuestro supuesto encuentro con Dios. No hay duda de que nos encontremos con Dios en la Biblia, como dice Jesús, Él vino a “explicar” a Dios para nosotros (Juan 1:18), y Hebreos 1:2 nos dice que Dios ha hablado a nosotros “por el Hijo.” Mi argumento es que nos encontramos con Dios en la verdad que Él revela. Juan dice que su mayor alegría era conocer que su “hijos [anden], caminaran en la verdad” (3 Juan 4). La Biblia ofrece más que afirmaciones y propuestas de verdad, pero no ofrece menos.

El Producto de la Incertidumbre

Un médico amigo mío compara este enfoque postmoderno/místico al virus del SIDA. Me dijo, “La Postmodernidad ataca al sistema de defensa del cristianismo verdadero, la verdad (incluyendo la Palabra de Dios), negando que existe, o al menos que puede ser conocida con cualquier grado de certidumbre. Al igual que el virus del SIDA, que deja al cuerpo sujeto a todo tipo de infecciones y tumores malignos, el postmodernismo deja al cristianismo con todo tipo de herejías, si es que apostasía.” [10]

Esta enfermedad de la incertidumbre ha producido a un paciente muy enfermo. En un reciente informe titulado “Crisis en las Iglesias de América: Conocimiento Bíblico Todo el Tiempo a la Baja”[11] revela una sorprendente imagen de la iglesia evangélica. A continuación se presentan algunas de las conclusiones por George Barna y otros investigadores como es documentado en este informe:

  • El más conocido versículo de la Biblia entre los adultos y adolescentes creyentes es “Dios ayuda a los que se ayudan a sí mismos” – el cual no está en la Biblia.
  • Menos de uno de cada diez creyentes posee una cosmovisión bíblica, como base para su toma de decisiones o comportamiento.
  • Cuando se administran trece enseñanzas fundamentales de la Biblia, sólo el 1% de los adultos creyentes aceptan la totalidad de las trece firmemente como perspectivas bíblicas.
  • De los Bautistas (de todo tipo) sólo el 34% cree que Satanás es real, el 57% cree que las buenas obras ganan el cielo, el 45% no creen que Jesús fue sin pecado y el 34% no creen que la Biblia es totalmente exacta.
  • Sólo el 32% de los cristianos “nacidos de nuevo” creen en la existencia de la verdad moral absoluta.

Al comentar sobre tales creencias el Profesor Gary Burge de Wheaton College cree que tal analfabetismo teológico y bíblico es el resultado de:

  • El fracaso de la iglesia por transmitir lo que se cree a la generación siguiente. Una de las razones para esto es un énfasis excesivo en la experiencia personal hasta la exclusión de la educación cristiana seria.
  • Muchas iglesias han abandonado la exposición seria de la Biblia y la enseñanza teológica. La exégesis se está convirtiendo en un “arte perdido” en el púlpito.
  • Hoy en día existe una enorme influencia de las filosofías y cosmovisiones no-bíblicas sobre los feligreses.
  • Los cristianos han aceptado y combinado muchas de las de otras religiones y cosmovisiones que han creado su propio sistema de fe. El promedio de nacidos de nuevo, bautizados, personas que van a la iglesia ha adoptado elementos del budismo, el hinduismo, el judaísmo, el Islam, el Mormonismo, la Cienciología, el Unitarismo y a Ciencia Cristiana – sin idea de que acaban de crear su propia fe.

Me parece que las animadoras de un cristianismo carente de la verdad proposicional y la experiencia centrada en un encuentro con Cristo deben sentirse muy satisfechas – han conseguido lo que querían. La Escritura es básicamente ignorada por el promedio de creyentes que ahora mide su vida cristiana por la manera en que se siente y qué experiencias ha encontrado. Por otra parte, estoy convencido de que nuestro Señor no está tan satisfecho. Diseñó y encargó a su Iglesia ser “columna y baluarte de la verdad” (1 Tim 3:15), pero la iglesia se está convirtiendo rápidamente en un lugar sin la verdad. David Wells nos dice: “La teología no va bien en la cultura porque no se cree, no va bien con la iglesia porque no es deseada.” [12] El pasa a advertir, “Una iglesia que no está interesada en la teología ni tiene la capacidad de pensar teológicamente es una iglesia que será rápidamente sumergida bajo la ola de la modernidad [o absorbidos por su cultura]”.[13]

Las raíces de esta forma de cristianismo debilitado se pueden encontrar mucho antes de la influencia de la filosofía postmoderna. En una observación citada muy a menudo, Michael Saward, examinando la escena evangélica en la década de 1980, podría decir:

Este es el preocupante legado de la década de 1960 y 1970. Una generación que sacó a colación las discusiones sobre guitarras, coros, y de grupo caseras. Educada, como uno de ellos me dio a entender, sin utilizar las palabras con precisión, porque la imagen es dominante y no la palabra. No preparados para manejar la doctrina, sino más bien para “compartir”. Una generación compasiva y afectuosa, maliciosa de la definición y las etiquetas, inquieta y, a veces incapaz de, pedirle que lidie con la exposición didáctica de la teología. Excelente en cuanto a proporcionar música, drama y arte religioso. No tan buena cuando se le pide predicar y enseñar la fe.[14]

¿Cuando partir de aquí?

Como resultado de estas influencias del pasado y del presente, la iglesia de Cristo se enfrenta a una crisis de autoridad. No habido una constante erosión de la confianza en las Escrituras acumulándose por varias décadas sobre la eliminación teología y/o la práctica de la necesidad de la Biblia en nuestras vidas. Después de todo, enamorado de una sociedad con éxito –la comprensión teológica, y el conocimiento bíblico e incluso la vida en justicia no coinciden con los programas de edificios de lujo, y poderosos, el más fino espectáculo y la experiencias emocionales (no importa cuál sea la fuente). Muy pocas iglesias crecen numéricamente hoy debido a la enseñanza sólida de la Palabra. Esto se debe a que muy pocos cristianos hoy en día ven la importancia de la Palabra. Para ellos la Biblia es muy similar a un concierto musical, para producir una experiencia y no para transformar sus vidas. Ellos no ven la conexión fundamental entre la Escritura y la vida. Conocer la verdad de Dios no es esencial para como quieren vivir sus vidas, por lo tanto no tienen ningún deseo de estudiar la Biblia. Esto deja un vacío que se está lleno de mística, rituales, entretenimiento y diversión, todo en nombre de Cristo. En última instancia, sin embargo, al igual que los sumideros en la Florida hace unos años, una vez que la fe se ha aspirado hasta secarse espiritualmente al final habrá una implosión. Sin una oportuna recuperación de la importancia y la suficiencia de la Palabra de Dios es inminente tal implosión, aunque lo más probable es que adopte la forma de una lenta degeneración en lugar de un repentino colapso. Creo que estamos siendo testigos de esas alteraciones, incluso en este momento y, sin embargo, pocos creyentes lo han notado – otra señal de nuestra condición espiritual.

Nuestros edificios son grandes, la megaiglesias son prolíficas y se están multiplicando, nuestros programas están bien financiados, la industria cristiana del entretenimiento es un gran negocio, y la asistencia de la iglesia sigue siendo respetable, al menos en América. La apariencia externa revelaría una sólida comunidad evangélica llena de oportunidades de ministerio y rebosantes de vida.

Pero debajo de la superficie detectamos serias preocupaciones. Dos generaciones de creyentes, en su mayor parte, carecen de una buena enseñanza sistemática de la Palabra. Un apetito por la superficialidad se ha cultivado y pocos desean alimentos sólidos. El discernimiento Bíblico es una reliquia de una época pasada y es vista con desprecio por un pueblo capacitado para apreciar el relativismo. Esta situación no puede ser soportada más por la iglesia de Dios. Francis Schaeffer advirtió a principios de los años 70:

Una vez que empiezan a deslizarse sobre la otra metodología –un fracaso en sostener un absoluto el cual puede ser conocido por todo el hombre, incluyendo lo que es lógico y racional en él-el cristianismo histórico se destruye, aunque parece que continua por un tiempo. Tal vez no lo sepamos, pero cuando esto ocurre, las marcas de la muerte están sobre ella, y pronto será una pieza de museo más. [15]

La Biblia Firme

Una de mis canciones favoritas cristianas es “The Bible Stands.” Aunque es difícil de encontrar en los himnarios estos días, su mensaje siempre ha alentado mi corazón:

La Biblia permanece firme como una roca impávida 
En medio de las furiosas tormentas del tiempo; 
Sus páginas queman con la verdad eterna, 
Y brillan con una luz sublime.

La Biblia permanece firme aunque las colinas caigan 
Firmemente estará cuando la tierra se desmorone; 
Voy a plantar mis pies sobre su fundamento firme, 
Porque la Biblia permanece firme.

La Biblia establece su propia afirmación a la autoridad y poder. Nuestra familiaridad con 2 Timoteo 3:16-17 no nos roba de su fuerza, “Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.” Pablo hace una afirmación radical de que las Escrituras son provechosas para identificar las verdaderas necesidades y los problemas en nuestras vidas, para corregirnos, y enseñarnos a cómo debemos vivir y entrenarnos en la rectitud. Cuando las Escrituras han terminado su trabajo seremos hallados perfectos y preparados para toda buena obra. No es de extrañar que Pablo continua esta declaración del poder de la Biblia con un encargo por predicar la Palabra (4:2) y hacerlo, mientras que haya todavía personas que quieran escuchar y responder a su mensaje (4:3-4). Pablo habla de una ventana de oportunidad que, con la ayuda de una visión retrospectiva, al parecer, se abre y se cierra a través de la historia. Podemos observar una abertura de la ventana, por ejemplo, durante la época de la Reforma Evangélica y el Avivamiento. Ahora podemos observar la ventana de oportunidad para la Palabra, especialmente en el mundo occidental, rápidamente. Es urgente proclamar la verdad de Dios mientras que haya todavía algunos que estén dispuestos a escuchar.

Creo que la Palabra de Dios tiene el poder para transformar nuestras vidas y dirigirnos a la piedad en primer lugar porque ella hace esa afirmación. El típico evangélico probablemente pronunciará un fuerte “amén” a la declaración anterior, a menos y hasta que las afirmaciones de la Escritura se crucen en los patrones de su vida. Cuando la autoridad de la Biblia pasea en la arena de su carrera, sus hábitos personales, sus conceptos psicológicos, sus finanzas, su matrimonio y familia, sus deportes, sus tratos con los conflictos, entonces repentinamente la Escritura es considerada de poco valor y eliminada de las manos. Después de todo, nuestro amigo razona, ¿que tiene que decir la Biblia acerca de estas cosas? La respuesta: todo. Replica nuestro amigo, es un libro lleno de antiguas historias agradables y buenos proverbios, adecuado para los servicios de adoración y los funerales, pero no tiene nada razonable sobre la vida cotidiana, ¿verdad? La respuesta: la Biblia, a través del poder del Espíritu Santo, afirma que puede transformar nuestras vidas –todos los aspectos de nuestras vidas.

El Espíritu Santo en Romanos 12:2 indica que toda persona nace con una mente conforme a la sistema del mundo. Como resultado de ello, naturalmente, piensa y actúa como es de esperar de los que carecen de una comprensión de Dios para pensar y actuar. Al convertirse, nos volvemos nuevas criaturas (2 Cor 5:17) con nuevas capacidades para pensar y actuar de manera que agraden a Dios (1 Cor. 2:14-16). Sin embargo, esa transformación no es automática. Llevamos con nosotros la vida cristiana en el residuo de nuestra condición no regenerada y conformada. Es por ello que el Nuevo Testamento nos pide dejar a un lado nuestro antiguo modo de vida (Col 3:5-9) y ponernos las características de nuestra naturaleza nacida de arriba (Col 3: 10-17). Sin embargo, esa transición se llevará a cabo con éxito sólo hasta que nuestras mentes se renueven (Col 3:10). Pablo nos ordena a “ser transformados por la renovación de vuestro entendimiento” (Rom 12:2). Esta renovación es posible sólo hasta que la Palabra de Dios penetre en nuestra mente y corazón.

Las Escrituras entonces se mantienen dispuestas y en condiciones de exponer y corregir toda nuestra ex conformidad con el sistema mundial y su manera de interactuar con la vida. Y por la misma razón están dispuestas y son capaces de enseñarnos cómo vivir y formarnos en el camino correcto. Cuando la Escritura se ve de esta manera se hace indispensable el poder y la sabiduría de Dios para dirigirnos en todos los ámbitos de la vida. La Palabra no es sólo adecuada para los servicios religiosos, funerales y estimulantes ocasionales. Es adecuado para cada área de nuestras vidas a partir de la crianza de los hijos hasta la selección de un trabajo, hasta las inversiones, hasta las tragedias y las pérdidas. La Biblia está en cada parte del hogar, del lugar de trabajo, del hospital, y en la cancha de baloncesto como lo está en un servicio religioso.

Esto se hace evidente al observar que, inmediatamente después del mandato para ser transformado por medio de la renovación de nuestras mentes, Pablo se lanza sobre la aplicación en la forma más práctica de los problemas cotidianos.

  • Sirviendo los unos a los otros (Rom 12:3-8).
  • El trato con la gente (Rom 12:9-13).
  • Tratando con personas y conflictos difíciles (Rom 12:14-21).
  • La actitud y el comportamiento en lo que respecta al gobierno (Rom 13:1-7).
  • Amar los unos a los otros (Rom 13:8-10)
  • La conducta moral (Rom 13:11-14).
  • Respecto a aquellos que abrazan opiniones diferentes a las nuestras (Rom. 14:1-15:6).

Esto representa sólo una muestra de los muchos ámbitos en los que la Escritura aporta a nuestro pensamiento en conformidad con los mandamientos de Dios. Me atrevería a decir que la Biblia habla de todos los temas en nuestras vidas, ya sea directamente o por medio de principios.

El artículo citado anteriormente sobre el analfabetismo bíblico concluye con esta agria predicción: “Los expertos no esperan que cambie la tendencia hacia el analfabetismo bíblico en las iglesias.”

Sin embargo, la predicción es seguida con una sabia exhortación: “Esto no altera, sin embargo, la responsabilidad de los líderes de las iglesias de hacer todo lo que puedan hacer para revertir esta tendencia peligrosa… tenemos que tratar”.[16]

Y, por la gracia de Dios, tal vez tendremos éxito.


[1] Brian D. McLaren and Tony Campolo, Adventures in Missing the Point (Grand Rapid: Zondervan, 2003), p. 84.

[2] For more on postmodernism see my book “This Little Church Stayed Home,” (Darlington, England : Evangelical Press, 2006): pp. 21-54.

[3] Os Guinness, Time for Truth (Grand Rapids: Baker Books, 2000), p. 52.

[4] Donald Bloesch, Essentials of Evangelical Theology (Peabody, MA: Prince Press, 2001), p. 275.

[5] Ibid., p. 268.

[6] Brian D. McLaren and Tony Campolo, Adventures in Missing the Point, p .78.

[7] Ibid., p. 77.

[8] Ibid., p. 79.

[9] Ibid., p. 89.

[10] Personal letter from Dr. James Blankenship.

[11] Michael J. Vlach, “Crisis in America ’s Churches: Bible Knowledge at All-Time Low,”http://www.theologicalstudies.org/page/page/1573625.htm.

[12] As quoted in Gary L. W. Johnson & Ronald N. Gleason, Reforming or Conforming? “Church and Community or Community and Church?” ( Wheaton: Crossway, 2008), p. 174.

[13] Ibid.

[14] As quoted in Iain H. Murray, Evangelicalism Divided (Edinburgh: The Banner of Truth Trust: 2000), p. 254.

[15] Francis Schaeffer, The Complete Works of Francis Schaeffer, The God Who Is There(Wheaton: Crossway, 1982), p. 47.

[16] Ibid.

Un comentario sobre “Una Confianza Renovada en la Palabra de Dios

    Denis Cobar escribió:
    25 agosto 2009 en 7:15 pm

    Un artículo que devela la tremenda influencia sobre el cristianismo de ese maridaje entre posmodernismo y misticismo.Me encanta la reafirmación de la Biblia como Palabra de Dios y por lo tanto suficiente y autoritativa para el creyente en Cristo.El autor habla desde su realidad norteamericana.Habría que hacer un estudio de nuestra situación latinoamericana.Pero muchas de las marcas que él señala están también sin duda presentes entre nosotros.El analfabetismo bíblico, la superficialidad se ven en la idea de que el estudio serio de las Escrituras es asunto solo de seminarios, de que en la iglesia no se debe hablar de esas cosas y que entonces lo que si necesitan son mensajes estimulantes,positivos u optimistas, y sobre todo muy prácticos.Gracias por escribir sobre la suficiencia de las Escrituras y de veras que renueva nuestra confianza en la inerrante Palabra de Dios. Denis Cobar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s