La Soberanía de Dios – 2a. Parte.

Posted on

La Soberanía de Dios – 2a. Parte.

Escrito por Gary E. Gilley

(Octubre de 2001 – Volumen 7, Número 9)

Una de las cosas más difíciles que he hecho fue a caminar por última vez de la casa en la cual había crecido. Mis padres habían fallecido y ya no era viable para mis hermanos y yo mantener la granja, así que tuvimos que venderla. Me rompió el corazón porque había cerrado un capítulo en mi vida que yo no quería cerrar. Sentí una gran pérdida, una decepción aguda, cuando me di cuenta de nuevo que nada en esta vida es permanente y casi todo finalmente, se queda corto de expectativas. Por supuesto, la pérdida es menor en comparación con las tragedias que muchas personas, incluso las personas piadosas, se enfrentan cada día. Viendo esto como erróneo e injusto muchos se quejan, como vimos la última vez: “Si Dios es amor de verdad y todopoderoso entonces ¿cómo puede mantenerse al margen y observar a los niños pequeños muriendo de hambre, siendo asesinados o violados, o sufriendo enfermedades horribles? O, ¿Cómo podría mirar hacia otro lado mientras los terroristas estrellaron avionesó en el Centro de Comercio Mundial quitándo las vida a miles de personas?”. Si Dios es omnipotente y no detiene este tipo de cosas, entonces su amor es dudoso. Si Él está lleno de compasión, pero no puede hacer nada por ellos, entonces no es realmente “Dios Todopoderoso”, ejecuta la línea de razonamiento.

Viendo estos dos atributos de Dios como contradicciones irresolubles, una minoría fuerte en los círculos cristianos ha exigido que podemos tomar una decisión. “No puede ser tanto un Dios de amor e ilimitado en poder”, este grupo de teólogos nos está diciendo, “Así que decidan este día a cual Dios vas a servir, pero nosotros y nuestra casa, serviremos al Dios de amor. Los “Teístas Abietos”, a quien me estoy refiriendo, se quedan con la misma visión de Dios que sugirió el rabino Kushner en Cuando Suceden Cosas Malas a Gente Buena: una deidad compasiva y amable que está tan frustrado e indignado por el dolor, el sufrimiento, y la injusticia de esta vida como nosotros, y sin embargo, incapaz de hacer algo al respecto. Kushner eligió este punto de vista de Dios, porque sentía que la alternativa era una deidad con ambición de poder y controlardora que no le interesaba nada Su creación. Kushner no creía que podía vivir con ese concepto de Dios. Los que defienden una teología de apertura en el cristianismo, una concepción de Dios que vamos a examinar en un documento a futuro, han adoptado la perspectiva de Kushner, con algunas modificaciones.

Por ahora, sin embargo, tenemos que estudiar la cuestión de las opciones. Kushner, los teístas abiertos y muchos otros han tratado de pintarnos en una esquina teológica. Un Dios omnipotente, omnisciente y benevolente, simplemente no puede existir, dicen. ¿Y la prueba? Basta con mirar a tu alrededor a toda la miseria y el sufrimiento que incluso personas buenas y / o inocentes se ven obligados a soportar. ¿De verdad creen que un Dios amoroso que posee el máximo poder y conocimiento podía soportar y permitir que esas cosas a acontezcan en Su mundo? No, algo tiene que ceder. Y puesto que nadie quiere siquiera imaginar un universo regido por una deidad mala o indiferente, el poder y / o el conocimiento de Dios debe ser limitado o reducido. Pero ¿son estas las únicas opciones? ¿Están los Kushners de este mundo en lo correcto en su lógica? ¿Es posible que sí exista un Dios de amor absoluto que también es infinito en conocimiento y en control soberano sobre todo y de todos? ¿Puede alguien creer en un Dios frente a todas las “evidencias” de lo contrario? Creo que podemos y debemos creer en un Dios, porque es la clara enseñanza de las Escrituras.

De Dios Y Los Hombres

Antes de abordar algunos ejemplos concretos de la Escritura, primero debemos tomar nota cuidadosa de la imagen general de Dios tal como se presenta en la Palabra. Considerando que Kushner nos asegura que el mundo está lleno de gente buena que ha sido injustamente maltratada por la vida, los escritores bíblicos tienen una visión diferente por completo. En primer lugar, mientras que la Biblia reconocería que por las normas del mundo, algunas personas son más amables, mejores, más sabias, etc. que otros, también con claridad y valentía pinta el retrato de la humanidad como rebelde y pecador. Romanos 3:10-18 dice, en parte, no hay justo, ni aun uno; no hay quien entienda, no hay quien busque a Dios, todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; no hay quien haga lo bueno , ni ni siquiera uno … Como consecuencia de esta inclinación pecaminosa Pablo nos dice que la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad "(Romanos 1:18). Dado que esta es la verdadera naturaleza de la humanidad, según las Escrituras, no nos sorprendió descubrir que los escritores inspirados de la Palabra no expresan sorpresa por el castigo del Señor de los pecadores, sino más bien asombro por su paciencia con ellos. Su pregunta no es: “¿Por qué ocurren cosas malas a gente buena?”, sino como los mártires de la Tribulación, ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra? (Apocalipsis 6:10) Y tenga en cuenta que los que están siendo citados aquí son piadosos santos que han sido torturados y asesinados por su testimonio de Cristo. Por alguna razón, nuestro amado y poderoso Señor, permite a Sus santos sufrir, no por sus pecados siempre, sino a causa de Su propósito.

Jonás, si usted recuerda, no quería predicar a los salvajes y malos ninivtas, simplemente porque no quería que tuvieran la oportunidad de arrepentirse. Conociendo la naturaleza de Dios, de que Él es un Dios clemente y piadoso, tardo en enojarte, y de grande misericordia, y que te arrepientes del mal (Jonás 4:2), Jonás irritado hasta el punto de la rebelión. Él no podía entender la paciencia del Señor y la gracia – y no le gustaba lo que sabía. Al menos eso es lo que sentía cuando se trataba de sus enemigos, el estaba muy agradecido de las mismas características cuando se benefició de ellas (Jonás 2:9; 4:6,10).

También debemos considerar al profeta Habacuc. El primer párrafo de su libro es la queja de Habacuc de que Dios no castiga la maldad de los judíos. ¿Hasta cuándo, Señor era su grito (1:2). Cuando Dios reveló a Su profeta que el juicio estaba en marcha en la forma de una invasión babilónica Habacuc no estaba más feliz. ¿Cómo puede un Dios santo usar como Su instrumento de castigo a aquellos más malvados que los Judios mismos (1:13)? Pero Dios no se inmutó. No dijo: “Bueno, Habacuc, viejo amigo, me gustaría detener esto si pudiera porque Yo se de la devastación que caerá sobre mi pueblo, pero por desgracia soy incapaz de hacer nada”. Más bien, Él declaró que el juicio de hecho vendría a manos de los babilonios (2:3), y que el juicio estaba bajo su control soberano (capítulo 2). El profeta estaba desconcertado.. No entendía los caminos de Dios, sino que todo lo que sabía y amaba iba a ser llevado, sin embargo, confíó en Dios (capítulo 3). Aunque la higuera no florezca, Ni en las vides haya frutos, Aunque falte el producto del olivo, Y los labrados no den mantenimiento, Y las ovejas sean quitadas de la majada, Y no haya vacas en los corrales; Con todo, yo me alegraré en Jehová, Y me gozaré en el Dios de mi salvación. Jehová el Señor es mi fortaleza, El cual hace mis pies como de ciervas, Y en mis alturas me hace andar. (Habacuc 3:17-19). Tal vez no se pueda encotrar un mejor ejemplo de uno que miró más allá de lo que debía haber visto como contradicciones, y descansó en la sabiduría, la compasión y el poder de su Dios.

El Dios Soberano Que Ama

El tema sobre la mesa es el siguiente: ¿es posible que un Dios de amor estar soberanamente en control de todas las cosas, incluido el dolor, el sufrimiento e incluso el mal? ¿O debemos elegir entre un Dios de amor y un Dios soberano? Ya que todos en este debate están de acuerdo en que Dios es un Dios de amor y compasión que no se molestó en discutir esta verdad. Nos sigue quedando a nosotros ir a las Escrituras y destilar lo que éstas tienen que decir sobre el control soberano de Dios.

Génesis 45:4-8; 50:20

Cuando José informó a sus hermanos, en relación con su conducta vergonzosa hacia él, Vosotros pensasteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien, nos dio una pauta que suena verdadera en todo el resto de la Escritura y el tiempo. Un gran mal se ha hecho a un hombre piadoso joven, pero esto no tuvo lugar sin el conocimiento o más allá del poder y el propósito de Dios. La enseñanza bíblica es que, “Dios ordena el mal, utiliza el mal y cumple con los propósitos infinitamente buenos a través del mal, pero nunca hace mal en Letters From a Skeptic [Cartass de un Escéptico], sin embargo, el teólogo de apertura Gregory Boyd describe un enfoque muy diferente de la relación de Dios con el mal. Él escribe:

Quiero señalar que, en definitiva, todos los males en el mundo provienen de voluntades libres ajenas a Dios. Lo que Dios quiere y hace siempre es bueno. Lo que no es bueno tiene su origen en alguien o algo que no es Dios.

Si estoy en lo cierto, el mal terrible que vemos a la gente causando unos a otros en este mundo es una posibilidad necesaria si este va a ser el tipo de mundo donde el amor es posible. Ni siquiera Dios podría haberlo hecho de otra manera.

Cuando una persona inflige dolor en otra persona, yo no creo que podamos ir a buscar “el propósito de Dios” en el evento…Por supuesto, Dios permitió que el evento se produjera porque su finalidad última incluye a los agentes libres. El conductor ebrio es el único culpable de la prematura muerte de la niña…. El único propósito de Dios en todo esto es Su diseño de permitir a las personas moralmente responsables del derecho a decidir beber de manera responsable o irresponsable…. Durante este período, preludio [vida en la tierra] el mal puede venir a nosotros de parte de personas que Dios no tiene control. (Enfasis mío)

Pero siga esta lógica hasta su conclusión. Como Bruce Ware pregunta: “Si Dios no está en el control de las trágicas experiencias entonces ¿qué o quién está en control de lo que ocurre?” Esta es una cuestión preocupante. Boyd y otros teístas de Apertura nos quiere hacer creer que hay muchas cosas, incluso el mal, que están fuera del control de Dios. Cuando ocurre una tragedia, no mire a Dios porque El no tenía nada que ver con eso – Está tan desconcertado e indefenso como nosotros. Dios sólo trae el bien, así que cuando aparece el mal podemos estar seguros de que la mano de Dios no estaba en ello. Dios no tiene ningún propósito en el sufrimiento, excepto permitir a la humanidad vivir su libertad de elección. Pero José y los escritores inspirados de la Escritura no lo veían así. Mientras que nunca niega la libre voluntad y la responsabilidad de las personas, ellos creían firmemente que Dios nunca perdió el control de nada ni de nadie. La tragedia, el sufrimiento y el mal, no son sólo el resultado de los pecadores, usando su libre albedrío, en última instancia, Dios tiene un plan, un propósito detrás de estas cosas.

Job

Un tema de esta naturaleza no puede ser investigadas adecuadamente sin al menos un vistazo al libro de Job. Lo que siempre me impresionó de Job es que él nunca sabía en ningún momento (por lo que sabemos) por qué tuvo que soportar tanta miseria y dolor. Nosotros, el lector, tenemos el privilegio de mirar detrás de la cortina, pero Job no, él simplemente vivió este doloroso episodio de la etapa de la vida. Él y los demás actores en este drama de la vida real, viéndose acorralados, ya que ofrecen aprender opiniones en cuanto a por qué el Director Divino estaba orquestando estas cosas en la vida de Job. Job y sus amigos cada uno habían desarrollado teorías que explicaban el comportamiento de Dios, pero ninguna de sus especulaciones estaban bien fudadas. Por último habló Dios, pero para nuestra sorpresa, en lugar de explicarse a Sí mismo El se reveló. Le dio a Job una lectura que detalla Su grandeza, poder y sabiduría. Cuando Dios terminó Job clamó: Yo conozco que todo lo puedes, Y que no hay pensamiento que se esconda de ti. ¿Quién es el que oscurece el consejo sin entendimiento? Por tanto, yo hablaba lo que no entendía; Cosas demasiado maravillosas para mí, que yo no comprendía. Oye, te ruego, y hablaré; Te preguntaré, y tú me enseñarás. De oídas te había oído; Mas ahora mis ojos te ven. Por tanto me aborrezco, Y me arrepiento en polvo y ceniza (42:2-6. Job no entendía todo lo que habían tenido lugar en su vida, pero finalmente sabía que podía confiar en Aquel que lo hizo. Como Carson dice: “Job no dice, ‘Ah, por fin lo entiendo!’ sino más bien, ‘me arrepiento’.”

Romanos 8:28,29

El mismo concepto se enseña en el Nuevo Testamento también. Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados, ha sido uno de las declaraciones más amadas en la Biblia. Como hijos de Dios (los que aman a Dios son llamados), estamos seguros de que Dios está obrando en todos los acontecimientos de nuestra vida (Dios hace todas las cosas, ayuden …). “Simplemente, no hay accidentes o tragedias en las que Dios es, por así decirlo, un espectador pasivo”. Más que eso El está realizando estos eventos para funcionen para nuestro bien, que en el contexto es la conformidad a la imagen de Cristo (v. 29). ¡Qué maravillosa promesa! Cuán trágico es, pues, encontrar a los teístas abiertos destripando este versículo de su poder a fin de mantener su punto de vista de la libre voluntad, en un intento equivocado por proteger la reputación de Dios. John Sanders (otro importante teísta abierto) nos dice que lo que este versículo realmente significa es que “Dios está obrando para lograr el bien en todas las cosas”, sin embargo, “los propósitos de Dios encuentran resistencia, e incluso de Dios no siempre consigue lo que quiere”(énfasis mío). Si Sanders está en lo correcto estamos en serios problemas, pero felizmente se ha ignorado el sentido claro de este pasaje para adaptarse a su teología. Que Dios soberanamente controla todas las cosas, mientras que al mismo tiempo no es el autor del pecado, es la enseñanza constante a través de la Biblia. Tenga en cuenta la clara enseñanza de la Escritura: Todo lo que Jehová quiere, lo hace, En los cielos y en la tierra, en los mares y en todos los abismos. (Salmo 135:6). Tema a Jehová toda la tierra; Teman delante de él todos los habitantes del mundo.Porque él dijo, y fue hecho; El mandó, y existió. Jehová hace nulo el consejo de las naciones, Y frustra las maquinaciones de los pueblos. El consejo de Jehová permanecerá para siempre; Los pensamientos de su corazón por todas las generaciones. (Salmo 33:8-11) Porque Jehová de los ejércitos lo ha determinado, ¿y quién lo impedirá? Y su mano extendida, ¿quién la hará retroceder? (Isaías 14:27) Acordaos de las cosas pasadas desde los tiempos antiguos; porque yo soy Dios, y no hay otro Dios, y nada hay semejante a mí, que anuncio lo por venir desde el principio, y desde la antiguedad lo que aún no era hecho; que digo: Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero” (Isaías 46:9-10).

Otros pasajes

Así que gran parte de la Biblia trata con el sufrimiento y el juicio y ni una sola vez se da a entender que Dios está observando impotentemente desde las puertas del cielo a medida que padecemos. Proverbios 16:4 es claro cuando indica: “Todas las cosas ha hecho Jehová para sí mismo, Y aun al impío para el día malo.” Romanos 8:35-37 nos dice que es sólo en el ámbito de sufrimiento descubrimos que, como cristianos, somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. En Santiago 1:2-4 y Romanos 5:1-5 se nos pide que tengamos por sumo gozo cuando nos encontremos con diversas pruebas, porque sabemos que son estas cosas las que Dios usa para producir la madurez en nuestras vidas.

Espacio, en un documento de esta naturaleza, no nos permite examinar cientos de otros pasajes, como Deuteronomio 32:39; I Samuel 2:6-7; Eclesiastés 7:13-14, Isaías 45:5-7; Lamentaciones 3:37-38, y Amós 3:6, que enseñan la misma cosa. Nuestro Dios es Uno que ama infinitamente, sin embargo, mantiene el control soberano sobre toda la creación, así como Él permite las opciones del libre albedrío en Sus criaturas.

¿Cómo puede ser esto? Esto y los propósitos bíblicos para el sufrimiento y el dolor serán el tema de nuestro próximo documento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s