La Lista ‘Top Ten’ de Año Nuevo

Posted on Actualizado enn

clip_image001La Lista ‘Top Ten’ de Año Nuevo

por Nathan Busenitz

Sólo tres días más hasta el Año Nuevo.

Todos sabemos lo que eso significa. Es hora de hacer un inventario de cómo vivimos en 2011 y pensar en algunos cambios muy necesarios para el año 2012. En otras palabras, es hora de hacer una lista de propósitos de Año Nuevo.

Muchas de nuestras listas serán necesariamente largas, y muchas se involucran un poco de ilusión, y la mayoría, si no todos, se incluyen algunas resoluciones recicladas que no se cumplieron el año pasado. Pero cual sean los detalles, todos están de acuerdo en un hecho clave: una vez que la pelota ha caído, el año pasado es historia, y el futuro está lleno de posibilidades.

Desde la pérdida de peso hasta ahorrar dinero, tradicionalmente los no cristianos asocian el Año Nuevo con la sobriedad, no sólo de la noche anterior, sino también de las decepciones y las distracciones de los anteriores 365 y ¼ días. Para aquellos que estaban demasiado ocupados, es hora de empezar a disfrutar de la vida. Para aquellos que fueron demasiado perezosos, es hora de organizarse o aprender algo nuevo. Y para aquellos que eran demasiado indulgentes consigo mismos, es hora de perder peso o salir de la deuda.

Incluso un vistazo rápido al típico “Top Ten de Propósitos de Año Nuevo”, es suficiente para ver que no contiene grandes sorpresas. Como era de esperar, las cosas que nuestro mundo valora más –tales como finanzas, la familia, ejercicio, amigos, y alimentos – siempre encabezan la listas populares de promesas hechas.

Un lista “Top Ten” que encontré en línea incluye las siguientes resoluciones:

1. Pasar más tiempo con familiares y amigos

2. Estar en buena forma física

3. Disminuir el bulto [bajar de peso]

4. Dejar de Fumar

5. Disfrutar más la vida

6. Dejar de beber

7. Salir de deudas

8. Aprender algo nuevo

9. Ayudar a los demás

10. Organizarse

Por supuesto, los diez elementos de la lista son metas admirables. Ciertamente no hay nada malo con la programación de ejercicio físico regular o el logro de la estabilidad financiera. Yo, por ejemplo, espero ser más organizado este año que viene.

Pero ¿no debería haber algo más que las resoluciones que hacemos como cristianos? Desde luego que sí.

¿Por qué? Bueno, para empezar, nuestro propósito en esta tierra es totalmente diferente. Mientras que en el mundo se disciplina para obtener beneficios físicos, tenemos que disciplinarnos para la piedad (1 Tim. 4:7-8). Mientras ellos se relegan a la sobriedad de un conductor designado, debemos a estar siempre sobrios en espíritu, con el propósito de la oración (1 Ped. 4:7). Mientras que ellos persiguen las diversas pasiones de este mundo que pasa (1 Juan 2:16-17), nosotros debemos buscar la santidad, de acuerdo con nuestro llamamiento santo (1 Tes. 4:7). Ellos tienen una perspectiva temporal, nosotros bebemos tenerla en lo eterno, ellos viven de su propio éxito personal, nosotros hemos de vivir para la gloria de Dios (1 Corintios 10:31.), ellos se conducen a si mismos en lo que consideran necesario, nosotros hemos de amar a Dios y guardar Sus mandamientos (Marcos 12:30).

Desde nuestra lealtad hasta nuestra actitud hacia nuestras acciones – somos totalmente diferentes al mundo nos rodea… o al menos se supone que debemos ser. Es por eso que Pedro nos llama “extranjeros y peregrinos” (1 Ped. 2:11) extranjeros en esta tierra extraña llamada la tierra (cf. Heb. 11:13).

Así que, mientras hace resoluciones de Año Nuevo para el 2012, no se conforme con una planificación para bajar algunas libras o ahorrar unos pocos centavos. En cambio, recordemos que, como creyentes, la vida es Cristo (Filipenses 2:21) y seguirlo es negarte a ti mismo y todos los días, tomar su cruz (Marcos 8:34). Él debe ser el objeto supremo de todos nuestros objetivos y afectos. Él es el Único quien debemos agradar; Él es el Único a quien hemos de alabar, y Él es el Unico al que debemos buscar. Todo lo demás, en comparación, no es más que basura (cf. Fil. 3:7-8).

En pocas palabras, las resoluciones que hacemos como cristianos (ya sea para el Año Nuevo o algún otro) deben ser mucho más profundas, y por lo tanto diferentes categóricamente, que las resoluciones adoptadas por los incrédulos.

Si ese es el caso, entonces, ¿qué tipo de resoluciones deberíamos estar haciendo?

Aunque no es una lista autorizada (en el sentido de que la Escritura es el único autorizado), las setenta resoluciones de Jonathan Edwards sirven como un ejemplo maravilloso para nosotros en este sentido. Sorprendentemente, Edwards escribió estas resoluciones cuando estaba en su adolescencia y primeros veinte años. Por otra parte, los compromisos que hizo eran actividades para toda la vida, no se limitaban a sólo el próximo año (como las resoluciones de Año Nuevo a menudo lo son).

Curiosamente, un estudio de las resoluciones de Edwards concluye que las setenta caen en diez categorías generales. Me parece interesante, aunque no sorprendente, cuan diferente son las “Top Ten de Resoluciones” de Edwards de los más seculares mencionadas anteriormente.

Aquí están las principales áreas en las que Jonathan Edwards resolvió:

1. Vivir para la gloria de Dios ( véanse las resoluciones # s 1, 4, 27)

2. Sacar el máximo provecho de esta vida, en términos de impacto eterno ( vea el # s 5, 6, 7, 9, 17, 19, 23, 52, 54, 69 )

3. Tomar en serio el pecado ( ver # s 8, 24, 25, 26, 37, 56, 57 )

4. Llegar a ser teológicamente astuto ( vea las # s 11, 28, 30, 39 )

5. Ser humilde ( vea las # s 12, 43, 68 )

6. Exhibir autocontrol en todas las cosas ( vea el # s 13, 14, 15, 20, 21, 40, 44, 45, 59, 60, 61, 64, 65 )

7. Hablar siempre con gracia y verdad ( vea el # s 16, 31, 33, 34, 36, 38, 46, 47, 58, 66, 70 )

8. Desarrollar constantemente un enfoque eterno ( vea las # s 10, 18, ​​22, 50, 51, 55, 67 )

9. Ser un cristiano fiel, en la oración y dedicación ( ver las # s 29, 32, 35, 41, 42, 63 )

10. Seguir todos los días un ferviente amor por Cristo ( ver # s 48, 49, 53, 62 )

* Edwards también se comprometió a mantener sus otras resoluciones ( ver las # s 2 y 3 )

Al considerar las resoluciones que hacemos para el año 2012, definitivamente podemos aprender algo del hombre ampliamente reconocido como el más grande teólogo de Estados Unidos.

Incluso cuando Edwards decidió utilizar su tiempo sabiamente ( ver # 5 ), a comer correctamente ( vea el # 20 ), o mantener relaciones sanas con los demás ( ver # 31 ) – resoluciones que parecen coincidir con la lista “top ten” – su resolución salió de una perspectiva enfocada en un Dios que es eterno en su alcance. Por lo tanto sus resoluciones no fueron ajustes de estilo de vida meramente temporales diseñados para resolver un hábito mal percibido. En cambio, eran decisiones seriamente espirituales hechas con el propósito de luchar contra el pecado y vivir una vida que glorifica a Dios.

Por otra parte, Edwards no dependía únicamente de su propia fuerza de voluntad o astucia inteligente para permanecer fiel a sus resoluciones. Sin duda, sus resoluciones requerían una enorme cantidad de disciplina personal y trabajo duro. Sin embargo, a diferencia de los compromisos hechos a sí mismo del mundo, en última instancia, Edwards se basó en la gracia de Dios que le ayudaría a lograr lo que él sabía que era humanamente imposible (cf. Fil. 3:12-13). En el preámbulo de su resolución, escribió: “Ser sensible que no puedo hacer nada sin la ayuda de Dios, yo humildemente le ruego por su gracia, que me permita mantener estas resoluciones, en la medida en que estén de acuerdo con Su voluntad, por amor a Cristo.”

Entonces, ¿qué tipo de resoluciones hará para este año? ¿Serán de las que reflejan las prioridades bíblicas? ¿Serán las que necesariamente dependan de la gracia divina para llevarlas a cabo? ¿Serán aquellas que sean acordes con la voluntad de Dios y la gloria de Cristo?

Si no, entonces ¿Qué hace a nuestras resoluciones diferentes de las buenas intenciones del mundo no creyente? Pero, si nuestra perspectiva es eterna y nuestras prioridades son bíblicas, entonces nuestras resoluciones serán categóricamente diferentes – incluso si nuestra lista incluye cosas como la mejor gestión del tiempo, una mayor auto-disciplina, y más amor por los demás.

Después de todo, como cristiano, las buenas intenciones no bastan… sólo las intenciones piadosas lo son.

Un comentario sobre “La Lista ‘Top Ten’ de Año Nuevo

    […] sobre el año anterior, y cómo han vivido sus vidas, y están haciendo resoluciones y determinaciones para vivir mejor en el próximo año, cual sea lo que puede significar. El proceso parece implicar […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s