El Amor Cubre Multitud de Pecados

Posted on Actualizado enn

clip_image001 El Amor Cubre Multitud de Pecados

Por Tim Challies

En sabiduría y amor Dios no abandona a su pueblo para vivir esta vida solamente, sino que nos llama a la comunidad. Uno de los inevitables tristes de la vida en comunidad es que vamos a pecar uno contra el otro. La invitación a la comunidad cristiana es una invitación a ser probado por el pecado y la debilidad de los demás.

Hay muchas maneras de reaccionar mal cuando se peca en contra de otro cristiano. Algunos de nosotros tendemos a reaccionar con mal humor y sentir lástima por nosotros mismos. Algunos van más allá y estallan mientras que otros ceden a una clase melancólica de ira. Algunos simplemente se van. Hay tantas maneras de reaccionar mal al pecado, ya que hay maneras de pecar contra el uno del otro. No hay casi muchas reaccionar bien al pecar en contra de uno. La Biblia nos da dos: el amor por alto ese pecado o el amor hace frente a ese pecado. La pregunta es, cuando debemos pasarlo por alto, y cuando debemos hacer frente a ello?

El conocido capítulo dieciocho de Mateo ofrece una ruta detallada para abordar el pecado, pero antes de que una persona sigue por ese camino, lo primero que tiene que determinar es si es o no es el tipo de pecado que puede simplemente pasar por alto. Dejar pasar un pecado se algo que pone en alto las Escrituras. Proverbios 19:11 dice: “La cordura del hombre detiene su furor, Y su honra es pasar por alto la ofensa.” Proverbios 12:16 dice que “El necio al punto da a conocer su ira; Mas el que no hace caso de la injuria es prudente.” y en el otro lado de la cruz, en 1 Pedro 4:8, se nos ordena, “Y ante todo, tened entre vosotros ferviente amor; porque el amor cubrirá multitud de pecados.”

El amor cubre multitud de pecados, pero el amor no siempre cubrirá multitud de pecados. Hay situaciones en las que la acción más amorosa es hacer frente a un pecado, para dar a conocer a la otra persona que has sido ofendido por sus palabras o hechos, y darle la oportunidad de arrepentirse y pedir perdón.

He aquí cómo usted puede determinar si se trata de una ofensa que debe pasar por alto, o un ofensa que debe abordar.

Examínese Usted Mismo

Antes de hacer o decir algo a otra persona, examínese a sí mismo. Trate de ver si hay una viga en su ojo que usted no ha visto en toda la fijación de la paja en el ojo de su hermano. Tanto como pueda, examine sus motivos para determinar por qué es que desea confrontación o por qué desea evitar la confrontación. ¿Está enojado y en busca de venganza?¿Ha dado usted un refugio a un rencor contra la persona y siente que sólo puede aliviar esta carga, hablándole de su delito en contra de usted? ¿Se sentirá mejor solo después de infligirle de culpa sobre él? A medida que se centre en su propio pecado y sobre sus motivos, es posible que el deseo de continuar la confrontación se desvanezca a la luz de la santidad de Dios y en la oscuridad de los motivos de impíos.

Examínese Usted Otra Vez

Después de haber establecido que sus motivos son puros y que no están pasando por alto un pecado similar en su propia vida, examínese a sí mismo para asegurarse de que usted tiene razón en este asunto. ¿Ha mirado a los principios bíblicos para determinar si realmente han pecado contra usted? ¿Hay una clara violación de un principio bíblico aquí, o estás tratando con una zona gris? Si usted encuentra que ésta es un área gris donde no existe una definición clara de lo bueno o lo malo, bien puede ser mejor simplemente poner el asunto a un lado.

Determine Que Tan Importante Es

Si usted ha pasado por los dos primeros filtros y todavía cree que este es un tema digno de confrontación, tenga en cuenta lo importante que es esta cuestión. ¿Está tratando con una cuestión de preferencia o una cuestión de un objetivo malo y bueno? ¿Es esta una cuestión que tendrá consecuencias a largo plazo o algo que poco importa de un modo u otro? ¿Está usted haciendo un dogma de una preferencia personal? Si, después de un examen, determina que este asunto no es de gran importancia o que es más sobre la preferencia que de cualquier otra cosa, simplemente déjelo pasar.

Busque Patrones

Hay veces que pecamos de una manera que está fuera del carácter. Por ejemplo, usted puede ser constantemente puntual pero entonces, un día, llega tarde a una reunión importante. En tal caso, probablemente no sería digno de mi hacerle frente a esta ofensa. Sin embargo, si usted está constantemente llegando tarde, incluso para las reuniones más importantes, esto puede ser un asunto que debería tratar con usted. A menudo hacemos mejor hacer frente a los patrones de pecado u ofensa que a incidentes aislados (aunque, obviamente, con ofensas más atroces que pueden necesitar hacerle frente de inmediato).

Sea Sensible

Antes de acercarse a la persona que le ha ofendido, asegúrese de que usted está siendo sensible a su situación única. Puede haber tensiones o deformaciones en la vida de esa persona que están causándole a él o ella actuar en formas que son atípicas. En tal situación no está excusando el pecado de la persona, sino más bien entendiendo esos momentos difíciles puede venir incluso del mejor cristiano para actuar en formas que son inusuales para él. Añadiendo la carga de una confrontación no puede ser lo más sensato o sensible de hacer en ese momento.

Busque Consejo

Puede ser útil buscar el consejo de otros cristianos maduros antes de buscar la confrontación, aunque se asegure que esto no es simplemente una oportunidad para el chisme y ventilarlo, al que usted se sentirá mejor y dejar que dejar que se corra. Discretamente al buscar el consejo sabio puede ser una muy buena manera de “comprobación de errores” a su evaluación de los cuatro pasos anteriores.

Si usted ha evaluado su propio corazón, ofensor y la ofensa, usted todavía siente que la confrontación es necesaria, buscar el perdón y la reconciliación en la manera en que Jesús lo describe en Mateo 18.

En la mayoría de los casos, sin embargo, creo que usted encontrará que es conveniente dejar el asunto. Esto significa que usted tendrá que revelar su orgullo e indignación. Usted tendrá que estar dispuesto a dejar el asunto así y realmente dejarlo caer, no diciéndole a otros acerca de ello y no dejar que llene su mente e indigne a su corazón. Es la gloria del hombre pasar por alto una ofensa, es un hombre necio y soberbio el que cree que todas las ofensas pequeñas son dignas de confrontación.

(Gracias a Chris Braun y su libro Unpacking Forgiveness al proporcionar esta base ayuda)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s