De Donde Nace el Pecado

Posted on Actualizado enn

clip_image002De Donde Nace el Pecado

Por John MacArthur

Nadie “cae” en adulterio. El corazón del adúltero está siempre en forma y preparado por pensamientos lujuriosos antes de que el hecho real se produzca. Del mismo modo, el corazón del ladrón se inclinó por la codicia. Y el asesinato es el producto de la ira y el odio. Todo pecado se incuba primero en la mente.

Jesús enseñó esta verdad a sus discípulos: “Pero lo que sale de la boca, del corazón sale; y esto contamina al hombre. Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias. Estas cosas son las que contaminan al hombre; pero el comer con las manos sin lavar no contamina al hombre.” (Mateo 15:18-20 , énfasis añadido).

Jesús estaba enseñando que el verdadero punto de la ley mosaica era la verdad moral, encarnada en los requisitos ceremoniales externos. Él restó importancia a los aspectos simbólicos del lavado y abstenerse de lo que se declara legalmente impuro. En su lugar hizo hincapié en la exigencia moral de la ley. La profanación, sugirió, no es principalmente un problema ceremonial o externo, lo que es verdaderamente profanación en el sentido espiritual, es la maldad que emana del corazón. En la Escritura, "el corazón" es el asiento de toda la persona –la mente, la imaginación, los afectos y la voluntad. El “Corazón” se utiliza a menudo como sinónimo de “mente.” En estos versículos, por lo tanto, nuestro Señor estaba condenando la maldad de una vida de pensamientos impuros.

Una y otra vez, Cristo reprendió a los fariseos por su observancia meticulosa de la ley externa, ceremonial y su abandono sin sentido de las exigencias morales de la ley. Ellos estaban preocupados por completo con el que parecía ser justo. Sin embargo, ellos estaban dispuestos a tolerar los más groseros pecados del corazón. Ellos pensaron que nadie más podría descubrir lo que realmente estaba dentro de ellos. Pero el Señor sabía lo que había en sus corazones (Mateo 9:4; 12:25). El los comparó con criptas elegantes, hermosos por fuera, pero llenos de inmundicia y muerte en el interior.

¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque limpiáis el exterior del vaso y del plato, pero por dentro están llenos de robo y de desenfreno. ¡Fariseo ciego! Limpia primero lo de adentro del vaso y del plato, para que lo de afuera también quede limpio. ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera lucen hermosos, pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia. Así también vosotros, por fuera parecéis justos a los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía y de iniquidad. (Mateo 23:25-28).

La enseñanza de los fariseos habían adoctrinado esta noción en la gente que se creía que los malos pensamientos no eran pecado, siempre y cuando no se convirtiesen en actos. Eso es precisamente la razón de que nuestro Señor dirige los pecados del corazón en Su Sermón del Monte.

Oísteis que fue dicho a los antiguos: No matarás; y cualquiera que matare será culpable de juicio. Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego….Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio. Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón. (Mateo 5:21-22, 27 -28).

¿Qué debería tener lugar en nuestras mentes y corazones? ¿Cuál debería ser el secreto más profundo de nuestras almas? La adoración a Dios.

Mas cuando tú des limosna, no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha, para que sea tu limosna en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público. Y cuando ores, no seas como los hipócritas; porque ellos aman el orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos de los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público. (Mateo 6:3-6).

Pecar en la mente, por lo tanto, es profanar el santuario en donde nuestra adoración más alta y mejor debe tomar su lugar.

Independientemente de cómo usted se presenta al mundo exterior, el Señor tiene un asiento de primera fila a todo lo que pasa en tu mente.¿Le está glorificando con sus pensamientos? ¿O esta usted cultivando hábitos pecaminosos mentales que paralizan su crecimiento espiritual y envenenan a su corazón? Los patrones de su vida de pensamiento se confirma en su comportamiento –¿Qué dicen lo suyos acerca de usted?

La próxima semana vamos a ver algunas maneras prácticas de la Escritura para protegerse contra los malos pensamientos y disciplinar a su mente.

(Adaptado de The Vanishing Conscience .)


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B120809
COPYRIGHT © 2012 Grace to You

2 comentarios sobre “De Donde Nace el Pecado

    yeniffer hernandez escribió:
    8 noviembre 2013 en 2:05 pm

    jesus el unico camono del perdon de pñecado

    Andrea escribió:
    23 mayo 2020 en 6:59 am

    Amén

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s