Pecado

Ama al Pecador, Odia el Pecado

Posted on

ESJ-127

Ama al Pecador, Odia el Pecado

Mateo 18: 15-17

Por Cameron Buettel

Vivimos en una cultura terapéutica que parece decidido a acabar con el pecado. El adulterio y toda forma de inmoralidad ha sido re-clasificada como adicciones sexuales. Adicciones a las drogas y el alcohol se clasifican como enfermedades, y no resultados de acciones deliberadas. Y las armas se perciben ahora como un mal mayor que asesinos apretando del gatillo. Cualquiera que sea el pecado, siempre parece existir una forma de excusa, redefinir, o minimizarlo.

Leer el resto de esta entrada »

El Lugar de la Disciplina Personal

Posted on

ESJ-099

 

El Lugar de la Disciplina Personal

Por Jerry Bridges

Pero nada tengas que ver con las fábulas profanas propias de viejas. Más bien disciplínate a ti mismo para la piedad. – 1 Timoteo 4:7

Es posible establecer convicciones con respecto a una vida de santidad, e incluso hacer un compromiso definitivo con ello, más sin embargo, dejar de lograr el objetivo. La vida está sembrada de resoluciones rotas. Podemos determinar por la gracia de Dios detener hábitos o pecaminosos específicos – entretener pensamientos lujuriosos, criticar a nuestro hermano cristiano, o lo que sea. Pero, por desgracia, con demasiada frecuencia nos encontramos no teniendo éxito. No logramos ese progreso en la santidad que deseamos tan intensamente.

Leer el resto de esta entrada »

Hipócritas en la Iglesia

Posted on

ESJ-095

Hipócritas en la Iglesia

Por R.C. Sproul

¿Por qué Jesús maldice la higuera en Marcos 11? Jesús, entre otras cosas, era un profeta. Una de las formas gráficas en que la mayoría de la comunicación profética en el Antiguo Testamento era la lección. El profeta tomaba algo de la naturaleza o la vida cotidiana, como Amos lo hizo con una plomada, y lo utilizó para comunicar la verdad de Dios. Aquí Jesús encontró un objeto que ilustra el pecado de la hipocresía. Tenía la apariencia de ser fructífera, pero en realidad era estéril. A lo largo de su ministerio terrenal, Jesús denunció enérgicamente el pecado de hipocresía. Esa fue Su crítica básica de los fariseos de Su tiempo (Lucas 12: 1). En varias ocasiones, Jesús castigó a los líderes religiosos por su espectáculo de espiritualidad y justicia a pesar de su falta subyacente de fruto.

Leer el resto de esta entrada »

Dando Puntapiés a las Restricciones de Dios

Posted on

ESJ-086

Dando Puntapiés a las Restricciones de Dios

Por Jeremiah Johnson

A raíz de una tragedia, el mundo incrédulo es siempre rápido en expresar su escepticismo espiritual con la pregunta: "¿Dónde estaba Dios?" La acusación subyacente es que Dios no debe ser tan bueno o poderoso si Él no puede contener la maldad y frenar el mal. Incluso los creyentes en momentos de profundo sufrimiento y dolor pueden ser llevados a la tentación de este tipo de pensamiento.

Pero la verdad es que, aparte de esos breves momentos de crisis, el mundo es agresivo y constantemente dando patadas a las restricciones que el Señor ha puesto en marcha para frenar el pecado y los efectos del mal.

Leer el resto de esta entrada »

Hacer Morir el Pecado

Posted on

Post-ESJ-205

Hacer Morir el Pecado

Por Jerry Bridges

Por tanto, considerad los miembros de vuestro cuerpo terrenal como muertos a la fornicación, la impureza, las pasiones, los malos deseos y la avaricia, que es idolatría. (Colosenses 3:5)

El Nuevo Testamento no deja ninguna duda de que la santidad es nuestra responsabilidad. Si vamos a buscar la santidad, debemos tomar alguna acción decisiva. Una vez discutí un problema de pecado en particular con una persona que dijo: “He estado orando para que Dios me motive a detenerme.” ¿Motivarlo a detenerse? Lo que esta persona estaba diciendo, en efecto, era que Dios no había hecho lo suficiente. Es tan fácil pedir a Dios que haga algo más porque eso pospone hacer frente a nuestra propia responsabilidad.

La acción que debemos tomar es hacer morir las obras de la carne (Romanos 8:13). Pablo usa la misma expresión en otro libro: "Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros" (Colosenses 3:5). ¿Qué significa la expresión hacer morir? La versión King James usa el término mortificar. Según el diccionario, mortificar significa “destruir la fuerza, vitalidad, o el funcionamiento de; someter o sojuzgar.”[1] Hacer morir las obras de la carne, entonces, es destruir la fuerza y la vitalidad del pecado, ya que trata a reinar sobre nuestros cuerpos.

Leer el resto de esta entrada »

Dios No es Equitativo y La Navidad lo Prueba, 3a. Parte

Posted on

ESJ-065

Dios No es Equitativo y La Navidad lo Prueba, 3a. Parte

Por Cameron Buettel

¡Eso no es justo!

Ese gemido quejumbroso hace eco a través de juegos infantiles, mesas de comedor, estadios deportivos, hilos de comentarios y páginas de opinión. Integrado en cada uno de nosotros es un fuerte sentido de lo que es y no es justo, y que a menudo somos rápidos para quejarnos cuando aparezca la inequidad.

Sin importar esto – aparte de la obra de iluminación del Espíritu Santo – toda nuestra perspectiva se basa en una definición falsa, subjetiva de lo que es verdaderamente "justo." Perdidos en la corrupción del pecado, no podemos medir con precisión lo que es la justicia en términos de la eternidad, y si pudiéramos, nos lo quisiéramos.

Leer el resto de esta entrada »

ADVIENTO: 1a. PARTE

Posted on

ESJ-046

ADVIENTO: 1a. PARTE

Podría obtener alguna palabra más gráfica, más específica, más inclusiva que esto? “Y el Señor vio que era mucha la maldad de los hombres en la tierra, y que toda intención de los pensamientos de su corazón era sólo hacer siempre el mal.” (Génesis 6:5, LBLA).

Está claro desde Génesis 6: 5, y está claro si usted mira las noticias de hoy, que algo está profundamente roto con la raza humana. Incluso las personas que no creen en la Biblia están de acuerdo en que algo está mal y la gente necesita ayuda. Pero, ¿cómo solucionar el problema?

Leer el resto de esta entrada »