La Doctrina Burpo-Malarkey

Posted on Actualizado enn

clip_image002La Doctrina Burpo-Malarkey

por Phil Johnson

Es curioso y preocupante que el libro más vendido evangélico de la última década es un relato fantasioso del cielo hilado a partir de la imaginación de un niño de cuatro años de edad. (Aunque no lo crea, La Vida Con Propósito y La Oración de Jabez están ahora a más de una década de antigüedad.) Vender de casa en casa ficción sobre la vida después de la muerte como no-ficción es la próxima gran cosa actual en el mundo editorial evangélico.

El Cielo es Real, por Todd Burpo, cuenta la historia del hijo de Burpo, Colton, quien dice que visitó el cielo mientras estaba anestesiado para una apendicectomía a los 4 años. Colton, ahora de 13 años, dice que en el cielo se puso un halo y alas de verdad (aunque eran demasiado pequeño para su gusto). También afirma que Jesús se sentó en el regazo mientras que los ángeles cantaron para él, vio a María de pie al lado del trono de Jesús, y se encontró con el Espíritu Santo (que, según Colton, es “un tanto azul”).

clip_image003 Más de siete millones de copias de este libro se encuentran en circulación, y la editorial ha ido reuniendo un catálogo considerable de de productos derivados, incluyendo una versión de la película prevista (que se producirá por el predicador evangelista de prosperidad televisivo TD Jakes).

Ese libro no debe ser confundido con El Niño que Regresó del Cielo, por Kevin Malarkey, —otro gran éxito de ventas abrumador. El libro de Malarkey es acerca de su hijo Alex, que a los 6 años casi fue muerto (y permanentemente paralizado) en un accidente de coche devastador. En el período inmediatamente posterior, y luego durante su rehabilitación, Alex dice que hizo varios viajes al cielo y regresó.

La versión de los Malarkeys del cielo es considerablemente más oscura y no tan llena de detalles como el de Burpos. “Hay un agujero en el cielo exterior”, dice Alex. “Ese agujero conduce al infierno.” El diablo evidentemente utiliza este portal libremente, porque él es una figura importante en la descripción de Alex Malarkey del paraíso. Alex dice que él personalmente ha visto muchas veces a Satanás, primero en la escena del accidente y más tarde en el cielo.

clip_image004De hecho, esta es quizás la parte más viva de toda el relato de Alex Malarkey: “La boca del diablo es un aspecto divertido, con sólo unos pocos dientes mohosos y nunca he notado ningún oído. Su cuerpo tiene una forma humana, con dos brazos huesudos y dos piernas huesudas. Él no tiene carne en su cuerpo, sólo algunas cosas con moho. Sus ropas están rotas y sucias. No sé sobre el color de la piel o ropas, todo es demasiado aterrador para concentrarse en estas cosas!”

Esos libros son parte de un floreciente género, actualmente una de las tendencias más populares de la edición: cuentos imaginativos que pretenden ser testigos presenciales del cielo y el más allá. (Tim Challies lo ha etiquetado como género de "Turismo del Cielo", con franqueza minimizando un éxito de ventas en la categoría de “basura pura de ficción bajo el disfraz de biografía y paganismo disfrazado de cristianismo.”)

Ejemplos de estas obras incluyen My Journey to Heaven: What I Saw and How It Changed My Life, por Marvin J. Besteman; Flight to Heaven: A Plane Crash . . .A Lone Survivor . . .A Journey to Heaven—and Back, por Dale Black; To Heaven and Back: A Doctor’s Extraordinary Account of Her Death, Heaven, Angels, and Life Again: A True Story, por Mary Neal; 90 Minutes in Heaven: A True Story of Death and Life, por Don Piper; Nine Days In Heaven, por Dennis Prince; 23 Minutes In Hell: One Man’s Story About What He Saw, Heard, and Felt in that Place of Torment, por Bill Wiese; y muchos otros. Varios de estos títulos han aparecido en varias listas de bestsellers, y la mayoría de ellos todavía están en su apogeo.

Este no es un fenómeno totalmente nuevo. Varios sobrevivientes de experiencias cercanas a la muerte han estado publicando ideas gnósticas sobre el más allá por lo menos dos décadas. El libro de Betty Eadie Embraced by the Light era el número uno en la lista de bestsellers del New York Times, hace exactamente 20 años. El éxito de ese libro desató una avalancha de cuentos similares, casi todos ellos con una fuerte Nueva Era y matices ocultos. Así que los psíquicos y de la Nueva Era-han estado haciendo heno con historias como estas durante al menos dos décadas.

Qué hay de diferente en la actual cosecha de testimonios de la vid después de la muerte que se están ansiosamente buscando y sin descanso producen ahí por los editores evangélicos. Se compran y son devorados por millones de personas que se describen a sí mismos como cristianos nacidos de nuevo creyentes de la Biblia. Cada libro que he mencionado en la lista anterior proviene de una fuente aparentemente evangélica. Muchos de ellos son los personajes principales de la vieja guardia de editores ECPA , no editoriales de vanidad o diletantes de rango carismático.

Estos libros están saliendo con frecuencia de tal manera que es prácticamente imposible de leer y revisarlos todos. Pero eso no debería ser necesario. Ningún evangélico verdadero debe tener la tentación de dar esos relatos cualquier crédito que sea, no importa que tan popular se vuelvan. Un problema importante y obvio es que estos libros incluso no están de acuerdo unos con otros. Le dan descripciones contradictorias del cielo y por lo tanto no pueden tener algún efecto acumulativo a largo plazo más que sembrar confusión y duda.

Pero el problema más grande es que ningún auténtico creyente debe perderse: la premisa detrás de cada uno de estos libros es contrario a todo lo que la Escritura enseña acerca del cielo.

En un próximo libro sobre este tema, John MacArthur dice:

Para cualquier persona que verdaderamente cree el registro bíblico, es imposible resistirse a la conclusión de que estos testimonios modernos —con su implacable enfoque en sí mismo y la atención relativamente escasa que prestan a la gloria de Dios— son sencillamente falsos. Ellos son o invenciones de la imaginación humana (sueños, alucinaciones, falsos recuerdos, fantasías y en los peores casos, mentiras deliberadas), o bien se trata de productos de engaño demoníaco.

Sabemos esto con absoluta certeza, debido a que la Escritura dice definitivamente que las personas no van al cielo y vuelven: ¿Quién subió al cielo, y descendió?” (Proverbios 30:4). Respuesta: “Nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo; el Hijo del Hombre, que está en el cielo.” (Juan 3:13, énfasis añadido). Todos los relatos del cielo en las Escrituras son visiones, no viajes hechos por muertos. E incluso visiones del cielo son muy, muy raras en la Escritura. Usted puede contar con todos ellos con una sola mano.

Sólo cuatro autores de toda la Biblia fueron bendecidos con visiones del cielo y escribieron acerca de lo que vieron: los profetas Isaías y Ezequiel, y los apóstoles Pablo y Juan. Otras dos figuras bíblicas —Micaías y Esteban—tiene atisbos del cielo, pero lo que vieron es mencionado simplemente, no descrito (2 Crónicas 18:18, Hechos 7:55). Como Pastor MacArthur señala, todos estas eran visiones proféticas, no experiencias cercanas a la muerte. Ni una sola persona que resucitó de entre los muertos en el Antiguo o Nuevo Testamento jamás registraron a nosotros lo que él o ella experimentó en el cielo. Eso incluye a Lázaro, quien pasó cuatro días en el sepulcro.

La experiencia de Pablo fue tan vívida que dijo que no sabía si iba allí corporalmente o no, pero él veía las cosas que eran inefables de pronunciar, por lo que no dio más detalles. Cubrió todo el incidente en tan sólo tres versículos (2 Corintios 12:2-4).

Los tres escritores bíblicos que vieron el cielo y describen sus visiones dan detalles relativamente escasos, pero están de acuerdo perfectamente (Isaías 6:1-4; Ezequiel 1 y 10, Apocalipsis 4-6). No están de acuerdo con la versión de Burpo-Malarkey sobr el cielo. Tanto su entonación y los detalles que resaltan son marcadamente diferentes. Los autores bíblicos están obsesionados con la gloria de Dios, el cual define el cielo iluminando todo lo que hay. Están abrumados, petrificados, mortificados, y callan en la majestuosidad pura de la santidad de Dios. Notablemente ausente de todos los relatos bíblicos son las características frívolas y atracciones juveniles que parecen dominar todos los relatos de los cielos en la actualidad en las listas de libros más vendidos.

Cada semana, contesto correos electrónicos y consultas de los evangélicos que están confundidos por la avalancha de relatos de los viajes más allá de la muerte. El porque los cristianos que profesan creer en la Biblia encuentran estas historias lo más mínimo atractivo es un misterio total, pero es una señal segura de que muchos en el movimiento evangélico han abandonado sus convicciones evangélicas. En concreto, han abandonado el principio de la sola Scriptura y perdido su confianza en la suficiencia de la Escritura. ¿Por qué se volverían de la clara enseñanza bíblica sobre el cielo y buscar un punto de vista alternativo en las experiencias místicas que no guardan ninguna semejanza con lo que la Escritura nos dice?

Esta tendencia a alejarse de la autoridad bíblica se observó incluso a principios de esta semana por un periodista secular en The New York Post Tenga en cuenta las implicaciones de esta cita:

Lynn Vincent, cuyo fantasma-escribió “El cielo es real” en nombre de la joven Colton Burpo y su padre, dijo que ella era inicialmente reacio a incluir la descripción de Colton de personas en el cielo con alas. “Si pongo que las personas en el cielo tienen alas, los cristianos ortodoxos van a pensar que el libro es un engaño.” Ella lo hizo y ellos no lo hicieron.

Las habilidades de discernimiento de los lectores evangélicos se encuentran en su punto más bajo de todos los tiempos, y es por eso que libros como éstos proliferan. A pesar del alto perfil, las cifras de ventas altas, y las altas cantidades en dólares que las editoriales cristianas pueden ordeñar de una tendencia como ésta, no es un buen augurio para el futuro de la editorial cristiana –o para el futuro del movimiento evangélico.

Esté atento a una nueva edición del libro clásico de John MacArthur La Gloria del Cielo procedente de Crossway la próxima primavera. El libro incluirá críticas a fondo de Heaven Is For Real [El Cielo es Real] y The Boy Who Came Back from Heaven [El Niño Que Volvió de Cielo], además de las evaluaciones extendidas de algunos best-sellers en el mismo sentido. Más importante aún, ofrece una exposición exhaustiva de lo que la Escritura enseña acerca del cielo.

Alerta: El cielo es mucho más glorioso que lo que cualquiera de estos best sellers actuales sugieren.


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B121018
COPYRIGHT © 2012 Grace to You

6 comentarios sobre “La Doctrina Burpo-Malarkey

    ray escribió:
    19 octubre 2012 en 12:09 am

    Simplemente las personas “cristianas” que leen estos seudolibros no son cristianos,,un “nacido de nuevo” jamas debe de leer esta basura de ficcion estilo hollywood…!!! A Dios sea la Gloria!

    link escribió:
    19 octubre 2012 en 1:44 pm

    Alerta: El cielo es mucho más glorioso que lo que cualquiera de estos best sellers actuales sugieren.
    JA!, notable.

    Osvaldo escribió:
    19 octubre 2012 en 4:37 pm

    Que perdida de tiempo que Macarthur tenga que escribir un libro confrontando estos temas, eso muestra el nivel espiritual de los cristianos en EEUU.
    Eso es igual a cuando anuncian la fecha del fin del mundo o el regreso del Señor, cuantos creen esas mentiras, falta mucha Biblia y rodilla de camello.
    Bendiciones.

    hote escribió:
    22 octubre 2012 en 10:19 am

    Estimado Ray, ten cuidado con los juicios, es verdad lo que dice el quye hizo este posteo. Lo malo es el porque alguien podria sentirse atraido a leer un libro de este tipo, no el leerlo en si mismo, el autor del post debe haber leido el libro para saber si es biblico o no y quizas muchos lo hacen asi. Solo Dios conoce los corazones, asi q mejor ten cuidado al juzgar. Esta bien que animes a no leer este tipo de libro, pero no esta bien condenar de una. Solo a Dios la gloria

    Raymundo escribió:
    22 octubre 2012 en 11:34 am

    creo que es importante que antes de leer cualquier libro,debemos de preguntar o investigar quien es el autor, de que habla el libro,cual es su doctrina y no irnos “a la primera” con cualquier panfleto que llegue a nuestras manos, Dios tambien nos pide y nos exige discernimiento y que no seamos atrapados por cualquier viento de doctrina, que estudiemos su Palabra con dedicacion,,,pero si no lo hacemos asi,,,,terminamos leyendo y ademas creyendo (que es lo peor de todo) este tipo de basura estilo Warren u Olsen ,,,,,A Dios sea la Gloria

    […] más de dos años, escribí un artículo titulado "La Doctrina Burpo-Malarkey," una crítica del increíblemente genero popular cristiano Yo Vi el Cielo y Asi es Como Es, más […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s