Día: 1 octubre 2012

El Llamado al Discernimiento

Posted on Actualizado enn

imageEl Llamado al Discernimiento

por Tim Challies

Guarda el buen depósito por el Espíritu Santo que mora en nosotros. -2 Timoteo 1:14

DEBE ser aterrador ser el hijo de un rey y ser heredero de un trono. Un príncipe vive siempre con el conocimiento de que, en algún momento, su padre va a morir, y él tendrá que intervenir como sucesor. Él tendrá que asumir el trono de su padre y el estado de la nación, y todo un país dependerá de su sabiduría y su capacidad. Un príncipe insensato imaginaria que esta es una tarea sencilla y puede descansar en el poder y la gloria que será suyo. Un príncipe sabio temblaría sabiendo de su insuficiencia para la tarea.

Sólo un hombre se describe así en la Biblia. Tras el gran rey David, a quien Dios describe en Hechos como "un hombre conforme a mi corazón" (Hechos 13:22), se puso a Salomón. A pesar de que ya era un hombre adulto cuando comenzó a reinar, Salomón era sabio y se consideraba como poco más que un niño aún dependiente de la sabiduría del Padre. En el libro de 1 Reyes nos enteramos de que, mientras que Salomón fue a Gabaón para ofrecer sacrificios al Señor, Dios se le apareció en sueños y le dijo simplemente: “Pide lo que quieras que yo te dé.” (1 Reyes 3:5). Se nos ha enseñado comúnmente que Salomón pidió a Dios sabiduría, y que Dios, siendo satisfecho con esta solicitud, instantáneamente lo bendijo con una gran efusión de este don. Sin embargo, en las palabras de Salomón vemos que el pide más que sabiduría: él pide discernimiento. La humilde oración de Salomón, se registra para nosotros en 1 Reyes 3:6-9:

Leer el resto de esta entrada »