El Evangelio Según la Historia de la Iglesia (1ª. Parte)

Posted on Actualizado enn

clip_image001 El Evangelio Según la Historia de la Iglesia (1ª. Parte)

Por Nathan Busenitz

Era poco más de 500 años atrás, en el otoño de 1510, que un monje católico romano desesperado hizo lo que pensó sería el peregrinaje espiritual de toda la vida.

Se había convertido en un monje cinco años atrás –para sorpresa y consternación de su padre, que quería que fuese abogado. De hecho, iba camino a casa desde la escuela de derecho, que este joven hombre –entonces de 21 años de edad, se encontró en medio de una fuerte tormenta eléctrica. El rayo fue tan intenso que estaba seguro de que iba a morir. Temiendo por su vida, y confiando en su educación católica romana, clamó pidiendo ayuda. "Santa Ana", exclamó, “¡Perdóname y me haré monje!” Quince días más tarde, dejó la escuela de derecho y entró a un monasterio agustino en Erfurt, Alemania.

El miedo a la muerte lo había llevado a convertirse en un monje. Y fue el miedo a la ira de Dios que lo consumió por los próximos cinco años, tanto es así, de hecho, que él hizo todo en su poder para aplacar su conciencia culpable y ganar el favor de Dios.

Se convirtió en el más exigente de todos los monjes en el monasterio. Se dedicó a los sacramentos, el ayuno y la penitencia. Incluso realizo actos de auto-castigo-como dejar de dormir, soportar las frías noches de invierno sin una manta, y azotarse sí mismo en un intento de expiar sus pecados. Al reflexionar sobre este momento de su vida, diría más tarde: “Si alguien podría haber ganado el cielo por una vida de un monje, era yo.” Incluso su supervisor, el jefe del monasterio, se preocupó de que este joven era demasiado introspectivo y demasiado consumido con preguntas acerca de su propia salvación.

Pero las preguntas inquietantes que no se irían.

Este joven monje se volvió particularmente obsesionado con la enseñanza del apóstol Pablo sobre la “justicia de Dios” en el libro de Romanos, y especialmente Romanos 1:17. En este versículo, Pablo dice del Evangelio: “En el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: “Mas el justo por la fe vivirá.”

Pero la comprensión de este joven de ese versículo se enturbió. La lectura a través de la lente de la tradición católica romana, torció su significado, pensando que tenía que ser de alguna manera justo a través de sus propios esfuerzos para vivir una vida de fe. Pero ahí estaba el problema. Sabía que no era justo. A pesar de todo lo que hizo para ganarse el favor de Dios, sabía que se quedaba corto de la norma perfecta de Dios.

Y así, como más tarde contaría, llegó a odiar la frase "la justicia de Dios" – porque vio en ella su propia condenación. Se dio cuenta de que si la justicia perfecta de Dios es la norma (que por supuesto lo es), y si él como un hombre pecador no podía cumplir con esa norma (que por supuesto no podía hacerlo), entonces lo dejaba totalmente condenado. Por lo tanto, la frustración y la desesperación, se hundió aún más fervientemente en las prácticas estrictas de la vida monástica, intentando trabajar más duro su camino a la salvación. Y se quedaba cada vez más desanimado y desesperado.

Así fue, cinco años después de que él se convirtió en un monje, en el año 1510, que este hombre desesperado hizo lo que pensó sería el peregrinaje espiritual de toda la vida. Él y un compañero monje viajó al centro del pensamiento y el poder católico, la ciudad de Roma. Si alguien puede ayudarle a calmar la tormenta que se libraba en su alma, seguramente sería el papa, los cardenales, y los sacerdotes de Roma. Por otra parte, se dijo que si él rendía homenaje a los santuarios de los apóstoles y se confesaba allí, en esa ciudad santa, se traduciría en la máxima absolución posible. Sin duda, ésta sería una manera de ganar el favor de Dios. El joven estaba tan emocionado que cuando llegó a la vista de la ciudad, cayó al suelo, levantó las manos y exclamó: “¡Salve a ti, santa, Roma! Tres veces santa por la sangre de los mártires derramada aquí.”

Pero pronto sería severamente decepcionado.

Él trató de sumergirse en el fervor religioso de Roma (visitando a las tumbas de los santos, la realización de actos rituales de penitencia, y así sucesivamente). Pero pronto notó una contradicción flagrante. Al mirar a su alrededor, en el Papa, los cardenales, los sacerdotes –el no vio justicia en absoluto. En cambio, él se sorprendió por la corrupción, la codicia y la inmoralidad.

Como el famoso historiador de la iglesia Philip Schaff explicó:

[El joven estaba] conmocionado por la incredulidad, la ligereza y la inmoralidad del clero. El dinero y la vida lujosa parecían haber reemplazado la pobreza y la abnegación apostólica. No vio nada, sino esplendor mundano en la corte del Papa. . . . . [Y] se enteró de los crímenes terribles de [los papas anteriores], que apenas conocían y creía en Alemania, pero hablaron libremente como hechos indiscutibles en el recuerdo fresco de todos los romanos. . . . . . . Se le dijo que “si hay un infierno, Roma se construyó sobre el,” y que este estado de cosas pronto debe terminar en un colapso.

Un hombre desesperado en un desesperado viaje, después de haber dedicado su vida a la búsqueda del legalismo farisaico y encontrarla vacía, fue a Roma en busca de respuestas. Pero lo único que encontró fue la bancarrota espiritual.

Sin nada que decir, Martin Lutero salió de Roma desilusionado y decepcionado. Informó que, en su opinión, “Roma, una vez la ciudad más sagrada era ahora de lo peor.” No mucho después, él abiertamente desafío al papa, llamándolo el mismo anticristo, el condenaría a los cardenales como charlatanes, y expondría la tradición apóstata del catolicismo romano por lo que se había convertido: un sistema destructivo de justicia de obras.

El viaje de Lutero a Roma fue un desastre. Sin embargo, jugó un papel fundamental en su camino a la verdadera fe salvadora. No mucho después, el monje fastidiado descubrió la respuesta a su dilema espiritual: Si era injusto, a pesar de sus mejores esfuerzos, ¿cómo podría hacerse justo ante un Dios santo y justo?

En 1513 y 1514, mientras daba una conferencia a través de los salmos y estudiaba el libro de Romanos,

Lutero se dio cuenta de la verdad gloriosa que se le había escapado tantos años antes: La justicia de Dios revelada en el evangelio no es sólo la justicia de Dios, de la cual todos los hombres no están a la altura, sino también la provisión de justicia de Dios por la cual, en Cristo, Dios imputa la justicia de Cristo a los que creen.

Las propias observaciones de Lutero resumen la transformación gloriosa que descubrió en su corazón:

Al fin meditando día y noche, por la misericordia de Dios, fui guiado por el contexto de las palabras: “En el evangelio la justicia de Dios se revela, como está escrito: El que justo por la fe vivirá.” Entonces empecé a entender que la justicia de Dios es a través del cual los justos viven por un don de Dios, es decir, por la fe. … Aquí me sentí como si hubiera nacido de nuevo por completo y había entrado en el paraíso mismo a través de las puertas que habían sido abiertas. Un lado totalmente nuevo de las Escrituras se abrió para mí. . . . . y ensalzó mi palabra más dulce con un amor tan grande como el odio con el que antes había odiado el término "justicia de Dios".

Después de una vida de culpa, después de años de lucha para hacerse justo, después de tratar de agradar a Dios por sí mismo, y después de un viaje a Roma decepcionante, Martin Lutero finalmente llego a comprender el corazón del mensaje evangélico. Él descubrió la justificación por gracia mediante la fe en Cristo, y en ese momento, él fue transformado.

Para Martín Lutero y sus compañeros reformadores, la doctrina de la gracia de Dios se convirtió en una parte central de su predicación y enseñanza, en directa contradicción con la doctrina católica romana de su tiempo.

Las cinco solas de la Reforma, Sola Fide, Sola Scriptura, Solus Christus, Sola Gratia, y Soli Deo Gloria no sólo incluyen “sola gracia,” sino también subrayan la gracia a cada paso. “Sólo la fe” significa que la justificación no es por obras, sino por gracia mediante la fe. No es una forma de fácil de fe, sino más bien la constatación de que nuestras obras no contribuyen en nada a nuestra posición justa delante de Dios. “Sólo Cristo” habla sobre el hecho de que Jesús es el Señor, y que es su trabajo, no el nuestro, por la cual somos salvos. “Para la gloria de Dios” indica que, porque la salvación es por gracia, no podemos jactarnos en nosotros mismos, sino sólo dar gloria a Dios. Y la “sola Escritura” es la autoridad a la que debemos derivar nuestra comprensión del evangelio.

Pero todo esto plantea una pregunta clave. ¿Fue algo nuevo la comprensión de la Reforma del evangelio tal como lo resume estas cinco solas? En otras palabras, ¿Martin Lutero y sus compañeros reformadores inventaron la doctrina de la justificación por gracia mediante la fe basada en la obra terminada de Cristo solamente?

Algunos católicos romanos ciertamente lo creen. Fue en mayo de 2007 que Francis Beckwith, entonces presidente de la Sociedad Teológica Evangélica, anunció que renunciaba al cargo, porque se iba al protestantismo para unirse a la Iglesia Católica Romana. Sus razones expuestas fueron en gran parte relacionadas con la historia de la iglesia, e incluye declaraciones de que: “La iglesia primitiva es más católica que protestante,” y que los católicos tienen “más poder explicativo para dar cuenta de todos los textos bíblicos sobre la justificación, así como la comprensión histórica de la iglesia de la salvación antes de la Reforma hasta llegar de nuevo a la antigua iglesia de los primeros siglos.”

Otro apologista católico romano (con el que me relacioné en un foro de debate en línea) lo dijo de esta manera: “Hasta donde ‘el cristianismo protestante’ vaya ya no existía hasta el año 1500. Desafío a cualquiera a encontrar las creencias y prácticas actuales protestantes antes del año 1500.” Además aclaró su postura afirmando que nadie podía demostrar “que la teología protestante existía antes del año 1500 (sola fide, sola scriptura, por ejemplo).” Él estaba afirmando que el evangelio evangélico no existía antes del siglo XVI en la historia de la iglesia, y que las doctrinas fundamentales protestantes como “sola fe” y “sola gracia” se hicieron esencialmente por los reformadores.

Eso sí que sería una carga devastadora, si fuera verdad. Afortunadamente, no lo es.

En esta serie de artículos, vamos a examinar la evidencia tanto del Nuevo Testamento y la historia anterior a la Reforma de la Iglesia, demostrando que los reformadores no inventaron nada sobre el evangelio. Más bien, ellos estaban comprometidos con la recuperación de ese mismo evangelio enseñado por los apóstoles y los Padres de la Iglesia –el evangelio aceptado por todos los creyentes verdaderos por todas las generaciones de la historia de la iglesia.

2 comentarios sobre “El Evangelio Según la Historia de la Iglesia (1ª. Parte)

    […] El Evangelio Según la Historia de la Iglesia (1ª. Parte) […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s