Institución de la Cena del Señor

Posted on

clip_image002 Institución de la Cena del Señor

Por John MacArthur

Y mientras comían, tomó Jesús el pan, y bendijo, y lo partió, y dio a sus discípulos, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo. Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo: Bebed de ella todos; porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados. (Mateo 26:26-28)

La Pascua era la más antigua de las fiestas judías, más antigua incluso que el pacto con Moisés en el Sinaí. Fue establecida antes que el sacerdocio, el Tabernáculo, o la ley. Fue ordenado por Dios mientras que Israel estaba esclavizado todavía en Egipto, y para el tiempo de Cristo había sido celebrada por el pueblo de Dios por unos mil quinientos años.

Sin embargo, la Pascua que Jesús estaba concluyendo con los discípulos en Mateo 26 fue la última Pascua divinamente aprobada jamás celebrada. Ninguna Pascua se celebro después de que se fue autorizada o reconocido por Dios. Tan significativo, estando bajo el Antiguo Pacto, se convirtió en un remanente de una economía pasada, una dispensación extinta, un pacto caducado. Su observancia desde entonces no ha sido más que una reliquia religiosa que no sirve a ningún propósito divinamente reconocido y no tiene ningún significado divinamente bendecido. Celebrar la Pascua es celebrar la sombra después de la realidad que ya ha llegado. Celebrar la liberación de Egipto es un sustituto débil para celebrar la liberación del pecado.

De hecho, Cristo puso fin a la Pascua e instituyó un nuevo monumento a Sí mismo. No se vería de nuevo a un cordero en Egipto como el símbolo del amor redentor y el poder de Dios, sino al Cordero de Dios, que, por el derramamiento de sacrificio de Su propia sangre, compró la salvación de todos los que creen. En esa sol comida Jesús puso fin al antiguo e inauguró el nueva.

Partir el pan sin levadura era una parte normal de la tradicional ceremonia de la Pascua. Pero ahora Jesús le dio un significado totalmente nuevo, diciendo: “Este es mi cuerpo” (Mateo 26:26). El pan sin levadura original simbolizaba la separación de la vida antigua en Egipto, no llevando nada de su “levadura” pagana y opresiva en la Tierra Prometida. Representaba una separación de la mundanalidad y el pecado y el comienzo de una nueva vida de santidad y piedad.

Por medio de su autoridad divina, Jesús transformó ese simbolismo a otro. A partir de entonces el pan representaría el cuerpo de Cristo, inmolado por la salvación de los hombres. Lucas registra que Jesús añadió: “Haced esto en memoria de mí” (Lucas 22:19), indicando que se establece un memorial de Su muerte sacrificial para ser guardada por Sus seguidores.

Al decir que el pan es su cuerpo, Jesús obviamente no estaba hablando literalmente. Un malentendido igualmente necio causo que los fariseos lo ridiculizaran y muchos discípulos superficiales le abandonaron (Juan 6:48-66). Es el mismo malentendido reflejado en la doctrina católica de la transubstanciación. Esa noción es una mala interpretación literal absurda de las Escrituras. La declaración de Jesús acerca de comer Su cuerpo no era más literal cuando Él dice que la vid y Sus discípulos son los pámpanos (Juan 15:5), o que Juan el Bautista lo llamara el Cordero de Dios (Juan 1:29).

Mientras los discípulos bebieron de la copa, Jesús dijo: “Esto es mi sangre del nuevo pacto” (Mateo 26:28). El evangelio de Lucas indica que el Señor especifica “nuevo pacto” (Lucas 22:20), es evidente que lo distingue de todos los pactos anteriores, incluida el de Moisés.

Cuando Dios hizo pactos con Noé y Abraham, fue ratificado con sangre (Génesis 8:20; 15:9-10). Cuando el pacto en el Sinaí fue ratificado, “tomó Moisés la sangre y roció sobre el pueblo, y dijo: He aquí la sangre del pacto que Jehová ha hecho con vosotros, según todas estas palabras” (Éxodo 24: 8). Cuando Dios trajo la reconciliación consigo mismo, el precio era siempre la sangre, porque “sin derramamiento de sangre no se hace remisión” (Hebreos 9:22;.Cf 1 Pedro 1:2). Un animal de sacrificio no sólo tenía que ser asesinado, sino que su sangre tenía que ser derramada. “Porque la vida de toda carne es su sangre” (Levítico 17:14), y para una vida verdaderamente sea sacrificada, su sangre tenía que ser derramada.

Por tanto, Jesús no sólo tiene que morir, sino tuvo que derramar Su propia sangre preciosa (1 Pedro 1:19). Aunque no se desangrara hasta la muerte, Jesús sangró tanto antes de morir y al morir –de las heridas de la corona de espinas, de las heridas de la flagelación, y de los agujeros de los clavos en Sus manos y pies. Después de su muerte, un gran volumen de Su sangre derramada de la lanza clavada en Su costado.

No había nada en la química de la sangre de Cristo que salvara. Y aunque el derramamiento de Su sangre era necesario, esta simbolizaba Su muerte expiatoria, la entrega de Su vida pura sin mancha, y totalmente justa por la vida corrupta, depravada y totalmente pecaminosa por hombres no regenerados. Esa sangre hizo expiación por los pecados de todos los que ponen Su confianza en el Señor Jesucristo.

Como se ha señalado anteriormente, el memorial de la Pascua divinamente aprobada terminó cuando Jesús lo celebró esa noche con Sus discípulos. Todo la observancia de ello desde entonces se ha basado únicamente en la tradición de los hombres, la perpetuación de una forma externa que hace tiempo que ha perdido su significado espiritual. Pero para aquellos que pertenecen a Cristo Jesús, ese evento en el aposento alto inició un nuevo recuerdo de la redención que el Señor honrará hasta que Él vuelva en gloria.

Mientras se prepara para celebrar la muerte y resurrección del Señor esta semana, tome algún tiempo para considerar la liberación fiel de Dios de Su pueblo. Si usted ha sido redimido, recuerde que su salvación es posible sólo a través del sacrificio de Cristo por usted (Efesios 2:8-9). Y si aún no dobla la rodilla en arrepentimiento y fe, sabemos que es sólo a través de la sangre derramada de Cristo que puede ser liberado de la cautividad de su pecado (2:1-7).

(Adaptado de Mateo 24-28: El Comentario MacArthur del Nuevo Testamento .)


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B130328
COPYRIGHT © 2013 Grace to You

Un comentario sobre “Institución de la Cena del Señor

    Giovanni Bustamante Vargas escribió:
    29 marzo 2013 en 10:02 am

    Excelente articulo,y saber la tristeza que da hoy dia la mala interpretacion de la Cena del SENOR que se dan hoy en muchas iglesias.
    Bendiciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s