4 Verdades Sobre el Infierno

Posted on

clip_image001

4 Verdades Sobre el Infierno

Por Tom Ascol

“Hay un defecto muy grave a mi mente en el carácter moral de Cristo, y eso es que El creía en el infierno.” Así escribió el agnóstico filósofo británico Bertrand Russell en 1967. La idea del castigo eterno por el pecado, observa, además, es “una doctrina que expresa crueldad en el mundo y la entrega a las generaciones del mundo a cruel tortura.”

Sus puntos de vista son al menos más consistentes que el filósofo religioso John Hick, quien se refiere al infierno como una “fantasía sombría” que no sólo es “moralmente repugnante,” sino también “una grave perversión del Evangelio cristiano.” Peor aún fue el teólogo Clark Pinnock que, a pesar de haberse considerado como un evangélico, descarto el infierno con una pregunta retórica: “¿Cómo puede uno imaginar por un momento que el Dios que dio a Su Hijo a morir por los pecadores a causa de su gran amor por ellos instalaría una cámara de tortura en algún lugar de la nueva creación con el fin de someter a aquellos que lo rechazan al dolor eterno?”

Entonces, ¿qué debemos pensar del infierno? Es la idea de esto realmente la responsable de toda la crueldad y la tortura en el mundo? ¿Es la doctrina del infierno incompatible con el camino de Jesucristo? No lo creo. De hecho, el maestro más prolífico del infierno en la Biblia es Jesús, y Él habló más sobre él que de lo que hizo sobre el cielo. En Mateo 25:41-46 nos enseña cuatro verdades acerca del infierno que nos deben causar llorar ante la perspectiva de cualquier persona que experimenta sus horrores.

1. El infierno es un estado de separación de Dios.

En el día del juicio, Jesús dirá a todos los incrédulos: "Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno" (v. 41)..Este es el mismo tipo de lenguaje que Jesús usa en otros lugares para describir el juicio final de los incrédulos (ver 7:23).

Estar separado de Dios es estar separado de cualquier cosa y todo lo bueno. Eso es difícil de concebir, porque incluso la persona más miserable goza de algunas de las bendiciones de Dios. .Respiramos su aire, son alimentados de la comida que le suministra, y experimentan de muchos otros aspectos de su gracia común.

En la tierra hasta los ateos disfrutan de los beneficios de la bondad de Dios. Pero en el infierno, estas bendiciones serán inexistentes. Los consignados habrán de recordar la bondad de Dios, e incluso tendrán un cierto conocimiento de los placeres interminables del cielo, pero no tendrán acceso a ellos.

.Esto no quiere decir que Dios estará completamente ausente del infierno. Él es y seguirá siendo omnipresente (Salmo 139:7-8). Estar separado del Señor y echado en el infierno no significa que una persona será finalmente libre de Dios. Esta persona permanecerá eternamente responsable ante El. Él seguirá siendo el Señor de la existencia de la persona. Pero en el infierno, una persona va a estar siempre separado de Dios, en Su bondad, misericordia, gracia y bondad. Él será consignado a tratar con Él en Su ira santa.

2. El infierno es un estado de asociación.

Jesús dice que el fuego eterno del infierno estaba "preparado para el diablo y sus ángeles" (Mateo 25:41). La gente estaba hecha para Dios. El infierno fue hecho para el diablo. Sin embargo, las personas que mueren en sus pecados, sin Jesucristo como Señor y Salvador, pasarán la eternidad en el infierno con el único ser que es muy diferente a Dios. Es una ironía trágica que muchos de los que no creen en el diablo en esta vida van a acabar siendo atormentados pasando la eternidad con él en el infierno.

3. El infierno es un estado de castigo.

Jesús lo describe como "fuego" (v. 41), y un lugar de "castigo" (v. 46). El infierno es un lugar de castigo donde se hace justicia a través del pago de los delitos.

El castigo debe ajustarse al crimen. La miseria y el tormento del infierno señalan a la maldad y la seriedad del pecado. Aquellos que protestan contra la doctrina bíblica del infierno por ser excesiva traicionan su comprensión inadecuada de la pecaminosidad del pecado. Para los pecadores ser consignados a nada menos que los horrores del castigo eterno sería un error de la justicia.

4. El infierno es un estado eterno.

Aunque a algunos les gustaría acortar la duración de este estado, las palabras de Jesús son muy claras. Él utiliza el mismo adjetivo para describir tanto el castigo y la vida en el versículo 46. Si el infierno no es eterno, tampoco lo es el cielo y la tierra nueva.

¿Cómo Dios puede exigir el castigo infinito para un pecado finito?.En primer lugar, porque la persona contra quien se comete todo pecado es infinito. Los delitos contra el infinitamente santo, infinitamente bueno, de infinita gracia, infinitamente y Gobernante supremo del mundo merecen un castigo sin fin. Además de eso, los condenados al infierno seguirán pecando por la eternidad. No hay arrepentimiento en el infierno. Así que el castigo seguirá siempre y mientras el pecado continúa.

El espanto del infierno profundiza nuestra alabanza agradecida por la salvación que tenemos en Cristo Jesús. El infierno es lo que merecemos. Y el infierno es lo que El experimentó en la cruz en nuestro lugar.

Creer la verdad sobre el infierno también nos motiva a persuadir a las personas a reconciliarse con Dios. Por la gracia de Dios los que están confiando en Cristo han sido rescatados de este destino horrible. ¿Cómo podemos amar a la gente y rehusarnos a hablar claramente con ellos acerca de las realidades de la condenación eterna y la provisión de la gracia de Dios de la salvación?

Una visión mas clara del infierno nos dará mayor amor hacia Dios y hacia las personas.

Este post ha sido publicado originalmente en la revista Tabletalk.

Un comentario sobre “4 Verdades Sobre el Infierno

    petróleo escribió:
    11 febrero 2019 en 9:52 am

    Claro, la idea del infierno hace que muchas personas sigan los caminos de Dios, quien querría tostarse por toda la eternidad, pero lo harían por miedo, pánico, y terror a alguien que tiene la potestad de quemarnos para siempre,donde queda el amor verdadero a Dios, aquello de seguir sus caminos por amor, porque se lo merece, porque se lo ha ganado, el amor no se impone, el terror si, quisiera ver que de pronto todos tuvieran la certeza absoluta de que el infierno no es real a ver cuantos quedarían en las iglesias, solo aquellos que amaron a Dios por su bondad y bendiciones, porque se merece ser amado, se irán todos los que estaban allí solo porque temían ser achicharrados por toda la eternidad, suena estúpido escuchar a un humano decir ámame o te quemaras, imagínese a Dios, por su puesto a un humano le puedes decir yo te amo, y te salvaras, aunque por dentro le temas y odies por ser tan cruel, pero a Dios no se le puede engañar, y me atrevería a decir que un enorme por ciento de los creyentes esta allí por temor al infierno, no por amor a Dios, yo no creo en esa doctrina, y le pido perdón a Dios si eso es verdad, pero entonces ese no sería el Dios al que yo amo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s