El Suelo del Evangelio de Prosperidad

Posted on

clip_image001El Suelo del Evangelio de Prosperidad

Por Jonathan Baer

Dos días después de Acción de Gracias, Paul Crouch se encontró con su Creador. Junto con su esposa Jan, Crouch estableció la Trinity Broadcasting Network (TBN) en 1973 y la convirtió en un imperio de medios de comunicación con 84 canales vía satélite, a más de 18.000 afiliados de televisión y cable, un parque de diversiones, y mucho más. TBN transmite todo el día para todos los continentes excepto en la Antártida, con gran parte de su contenido en la promoción del evangelio de la prosperidad que hizo a Paul y Jan Crouch tan ricos. Este mensaje apela claramente a muchas personas, lo que plantea la cuestión de cómo ha echado raíces en nuestra época.

Mientras que el evangelio de la prosperidad viene empaquetado en un número de diferentes formas –Palabra de Fe, Confesión Positiva, y así sucesivamente – el corazón del producto es consistente. En su corazón está la convicción de que las palabras humanas y la fe forman la realidad. Estamos facultados para llamar vida a la existencia, pero, lamentablemente, pocos de nosotros somos conscientes de este gran privilegio. La razón por la que no tenemos la seguridad económica, la salud, y el éxito que queremos es que no la clamamos ni la atraemos hacia nosotros mismos. Debajo de esta afirmación descansa una elevada antropología, que considera a los seres humanos como fundamentalmente buenos y finalmente poderosos.

Uno no necesita ir muy lejos para ver que este mensaje ha resonado con una audiencia masiva, tanto en Estados Unidos como en el extranjero. Joel Osteen, Creflo Dollar, Joyce Meyer, TD Jakes, Benny Hinn, —la lista de los predicadores de la prosperidad de la celebridad es aparentemente interminable, con muchos de ellos transmitiendo en TBN. Estos predicadores pregonan sus ministerios de televisión, libros, podcasts, CDs y retiros para los consumidores hambrientos ansiosos por saber cómo pueden maximizar su potencial para vivir una vida de plenitud y bienestar, para "salir" de la desesperación de los sueños rotos y esperanzas destruidas (como el último libro de Osteen instruye).

Es una pócima tentadora y embriagadora, apelando a las inclinaciones humanas básicas y deseos culturalmente condicionados, que ofrece una rápida, pero una desagradable resaca. Y es extremadamente lucrativo para sus proveedores, ya que una de las principales formas de demostrar la fe es sembrar semillas financieras, que es decir, dar regalos a los predicadores de prosperidad o comprar sus productos. Las flotas de automóviles de lujo, casas enormes y trajes italianos podrían impactar la crítica como centellas, pero los predicadores de la prosperidad replican con una sonrisa de que sus vidas y sus cuentas bancarias sólo comprueban la veracidad de sus mensajes.

¿Cómo hemos llegado a un lugar donde una forma degradada tan clara del cristianismo tiene influencia con tanta gente?

SEMILLA ANTIGUA, SUELO MODERNO

El evangelio de la prosperidad es la amarga cosecha de una antigua semilla plantada en el suelo moderno. Esta semilla es tan antigua como Adán y Eva, y tan duradera como la humanidad misma. Desde la caída en adelante, los seres humanos han tratado de crear dioses de sí mismos, hacer ídolos de las cosas buenas de la vida, y domesticar al Dios vivo y verdadero, para que podamos (ostensiblemente) reclutarlo en nuestros esquemas de enriquecimiento y engrandecimiento.

El suelo fértil, por su parte, se compone de varias características de la modernidad.

Modernidad

Los historiadores debaten sobre la periodización y el significado del término "modernidad", pero la mayoría llegan a la conclusión de que el esfuerzo humano para mejorar radicalmente nuestro control sobre todos los aspectos de la vida ha sido central en el proyecto moderno. Vemos esto en el ámbito científico, donde los nuevos métodos y herramientas han producido enormes capacidades para aprovechar los poderes de la naturaleza para bien y para mal. Lo vemos en la esfera política, donde nuestros Padres Fundadores Inspirados por la Iluminación lo declararon un novus ordo seclorum, como Thomas Paine proclama en Sentido Común: “Tenemos en nuestras manos empezar el mundo de nuevo.” Lo vemos en el ámbito tecnológico, donde los dispositivos portátiles ofrecen ahora la gente común, de capacidades inimaginables hace sólo unas décadas.

Pero también sabemos que estas promesas se quedan cortas. Ciencia produce curas médicas, pero también la eugenesia. La revolución política produce la democracia pero también la tiranía totalitaria y la devastación. La tecnología produce la Internet, que procedemos a llenar con pornografía, por no decir nada de los mecanismos cada vez más ingeniosos que los seres humanos han ideado para matar y aterrorizar a los otros.

La Postmodernidad

Los horrores de pesadilla del siglo XX produjeron reacciones violentas en contra de la arrogancia de la modernidad, dando lugar a una crisis de confianza y ansiedad existencial que se ha llamado "la postmodernidad." Si la modernidad afirma nuestra capacidad colectiva para mejorar la raza humana hasta el punto de la perfección posible a través de la aplicación de nuestros poderes a los problemas que enfrentamos, la postmodernidad ha puesto en duda todo "grandes relatos" que buscarían guiar nuestro camino. Esto ha arrojado al individuo sobre sí mismo en un mundo de fragmentación e incoherencia.

Pero como muchos comentaristas han señalado, la posmodernidad no es tan "post", como sus defensores les gustaría pensar. Si se ha echado por la borda el gran panorama de la modernidad, se ha extraído el individuo representado en la misma. Ya no creemos que la razón humana sea un rasgo universal de que, cuando se aplica correctamente, puede producir la unanimidad y nos guíe a los primeros principios. Sino culturalmente, todavía nos adherimos a la desconfianza de la modernidad y la tradición de la autoridad externa. Podemos desesperarnos del avance colectivo, pero estamos profundamente comprometidos con el desarrollo personal a través del poder individual y la liberación de las restricciones. El evangelio de la prosperidad encuentra una audiencia dispuesta en este contexto.

La Cultura de Consumo

Este individualismo marcado ha sido fomentado por muchos factores, entre ellos la cultura del consumo que impulsa el capitalismo moderno tardío. Teniendo en cuenta el dinero suficiente, el consumidor es soberano, saciando sus deseos y mejorando su vida. O eso es lo que los anunciantes nos dicen.

La lógica de la cultura de consumo nos obliga a querer cada vez más y seguir creyendo que los productos y servicios adquiridos nos hará mejores –más sexy, más saludables, más felices. Si un número suficiente de nosotros lo pusiéramos en entredicho, el PIB se estancaría y toda empresa se convierte en humo.

Lo que la cultura del consumismo no puede tolerar es el contentamiento, la sensación de que nuestra disposición es suficiente, que tengo más que suficiente, incluso si lo que tengo es lejos de ser perfecto. En lugar de ello, requiere de la inquietud, esfuerzo sin fin, la eterna competencia y la inseguridad.

Capitalismo

Sin embargo, con todos sus defectos, el capitalismo ha producido una enorme riqueza y nivel de vida, algo fácilmente pasado por alto por sus críticos. Funciona mejor que otras opciones existentes, incluso si se trata de un sistema profundamente problemático. Particularmente susceptibles a su encanto, y particularmente vulnerables a sus promesas vacías, está la movilidad social ascendente, la clase media aspirante, incluyendo a los inmigrantes y las minorías étnicas. No es casual que este es el público principal de los predicadores de la prosperidad de Estados Unidos.

El capitalismo no sólo genera riqueza, sino también eleva las expectativas para el bienestar material. Si él está libre de deudas y financieramente cómodo, ¿por qué no yo? Si ella tiene las comodidades de la vida sin la terrible monotonía de un trabajo sin futuro, ¿por qué yo no?

Avances Médicos

Del mismo modo, los avances en la atención de la salud han aumentado las expectativas para nuestra calidad de vida física. La vida como un "valle de lágrimas" tenía más sentido en un mundo de viruela, tuberculosis y cólera, sin analgésicos fiables. Vivimos en una época epidemiológica rara en el mundo desarrollado, de manera que salvo los accidentes y las aflicciones inusuales podríamos esperar razonablemente llegar a la vejez.

Pero, por supuesto, el dolor y la miseria permanecen, la debilitante enfermedad sigue siendo muy común, y de este lado del cielo nuestra encarnación implica sufrimiento. Así que los predicadores de prosperidad aprovechan nuestro anhelo de pureza, de cuerpos y mentes redimidas que ya no nos aflijan. Si usted tiene suficiente fe, así será.

Globalización

La globalización ha permitido que el mensaje de la prosperidad se difunda en el extranjero con una facilidad alarmante. A medida el capitalismo ha conquistado sus competidores y, mientras las comunicaciones y las tecnologías de transporte y los costos han mejorado, los grandes mercados se han abierto para los predicadores de la prosperidad.

Podemos aplaudir la difusión del cristianismo en África, el sudeste de Asia, y América Latina, pero es desalentador reconocer cuanto bajo la bandera cristiana es, de hecho, el evangelio de la prosperidad. Algunas de las iglesias más prominentes y líderes más reconocidos predican la prosperidad en los países pobres, como Edir Macedo, fundador de la Iglesia Universal del Reino de Dios en Brasil, y Enoc Adeboye de la Iglesia Redimidos Cristianos de Dios en Nigeria. A diferencia de los americanos que aspiran un trabajo de clase media que ven a Joel Osteen o Creflo Dollar en sus televisores de pantalla plana, muchos partidarios de la prosperidad de Brasil y de Nigeria no puede permitirse incluso los pocos dólares que dan con la esperanza de cosechar su propia bendición personal.

REGANDO LA SEMILLA: EL PENTECOSTALISMO Y EL MOVIMIENTO CARISMATICO

Por último, si la antigua semilla de la prosperidad de la soberbia, la codicia y la idolatría encontró tierra fértil en la modernidad, esta se ha regado por el pentecostalismo y el movimiento carismático. En su hambre de señales y prodigios, los primeros pentecostales buscaron la presencia y el poder de Dios en la sanidad divina y otras bendiciones tangibles. En la enseñanza de sanidad en la expiación, en paralelo a una salvación ofrecida a todos y recibida por la fe, los primeros pentecostales disminuyeron el misterio del dolor y el cuidado providencial de Dios. Ellos enseñaron que Dios ha amado todos los fieles cristianos para que sean sanos, y Cristo murió para que así fuera; los creyentes simplemente tenían que recibirla por fe. Si la sanidad no sobreviene, fue una clara señal de que el creyente no había ejercido la fe. Este transfirió el poder de un Dios trascendente, que tiene sus propios fines a seres humanos que desean ser saludables y prósperos.

Esta teología se superponen de manera clave a la sanidad mental promovida a finales del siglo XIX, y el movimiento del Nuevo Pensamiento de principios del siglo XX. En particular, EW Kenyon armonizó las ideas Pentecostales y del Nuevo pensamiento, y en la era de la posguerra Kenneth Hagin abrazó a su teología y la extendió a muchas de las principales figuras en el movimiento de las últimas décadas.

De ninguna manera todos los pentecostales y carismáticos apoyan el evangelio de la prosperidad, de hecho, en varios momentos los dirigentes y denominaciones han tratado de distanciarse de el, a veces muy vigorosamente. Pero sus caracter funfamental y sensibilidades espirituales lo han cultivado, al tener un entorno eclesiástico que recompensa y apenas verifica a empresarios espirituales independientes.

TOTALMENTE UN LEGADO

Paul Crouch murió de una enfermedad degenerativa del corazón a la edad de 79 años. Los informes sugieren que él y su esposa tienen trece casas de lujo, jets privados, y una casa móvil de 100.000 dólares para los perros de Jan. Él no s ellevó nada de eso con él. Es de suponer que el dejó su imperio y riqueza a Jan y sus hijos. Para muchos otros él dejó un legado de la herejía, engaño y desengaño.

Jonathan Baer es profesor asociado de religión en el Wabash College y diácono en la Primera Iglesia Cristiana en Crawfordsville, Indiana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s