El Pastor Como Apacentador

Posted on

clip_image002El Pastor Como Apacentador

Por John Macarthur

El Nuevo Testamento a menudo representa a los líderes espirituales como pastores del rebaño de Dios. Es una imagen adecuada, debido a que un pastor conduce, alimenta, consuela, corrige, y protege a las ovejas bajo su cuidado. Esas mismas responsabilidades pertenecen a todos los líderes de la iglesia. De hecho, la palabra pastor significa apacentar.

En los tiempos bíblicos, los pastores no tenían estatus. Ellos ocuparon los peldaños más bajos de la escala social. Para los pastores espirituales, este hecho servía como un recordatorio apropiado. El ministerio pastoral no está destinado a ser prestigioso o adulador. Como nuestro Señor explicó, "el que quiera ser el primero entre vosotros, será esclavo de todos" (Marcos 10:44).

Por diseño de Dios, el liderazgo en la iglesia es una posición de humildad y abnegación. La supervisión Iglesia es el ministerio, no la gerencia. Aquellos a quienes Dios ha designado como pastores espirituales son llamados a no ser monarcas que gobiernan o celebridades profesionales, sino esclavos humildes. En la sumisión a Cristo, deben ejemplificar sacrificio, devoción, sumisión y humildad.

Los apóstoles de todo corazón abrazaron esa perspectiva, a menudo refiriéndose a sí mismos como esclavos en la obra del Maestro. Incluso el mismo Cristo tomó la forma de siervo (Fil. 2: 7), cuando vino a dar su vida como rescate por muchos (Marcos 10:45). Estamos llamados a imitar su ejemplo supremo de humildad y amor.

En 2 Timoteo 2, Pablo usa siete diferentes metáforas para describir los rigores de liderazgo. Se imagina el ministro como un maestro, un soldado, un atleta, un campesino, un obrero, un vaso, y un esclavo. Esas imágenes evocan ideas de auto-sacrificio, trabajo y penurias. Ellos hablan con elocuencia de las responsabilidades complejas y variadas del liderazgo espiritual, pero ninguno de ellos lo hace ser glamorosa.

Después de todo, el ministerio genuino es un trabajo duro. Exige iniciativa, diligencia, paciencia y perseverancia. Por otra parte, se requiere la perspectiva de un humilde siervo. Eso es lo que significa ser un pastor. Sin embargo, la tarea vale la pena más el esfuerzo. Porque un día, cuando aparezca el Príncipe de los pastores, cada fiel pastor será generosamente recompensado por el servicio que ha prestado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s