Qué Hacer Después de Predicar

Posted on Actualizado enn

clip_image001

Qué Hacer Después de Predicar

Por Dave Harvey

La conclusión de un sermón es un momento peligroso para el predicador. Él acaba de pasar 30-45 minutos en un diluvio expositivo, vertiendo su estudio y celo sobre su congregación. Los 10 a 20 horas de preparación del sermón son historia antigua ahora y él está arriba en su coche para el viaje a casa. Lo más probable es que este agotado – emocional, espiritual y físicamente.

Si usted está llamado a predicar, dejara todo en el púlpito.

He estado allí. Y en los últimos 30 años, he aprendido algunas lecciones valiosas sobre lo que debo hacer y lo que no debería hacer después de un sermón. Aquí hay tres lecciones clave:

ESPERE EL ATAQUE:

La predicación recoge una pelea con su Enemigo cada semana. Pablo dijo a los corintios: "… agradó a Dios, mediante la necedad de la predicación, salvar a los que creen." (1 Cor. 1:21). Esto significa que son arrebatados de, "… el príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia" (Efesios 2:2). Mi punto es que Dios usa la predicación como un medio para cambiar a la gente – para sacarlos del dominio del enemigo.

El lado oscuro tiene una opinión sobre esa actividad. Debe ser detenido. No sea ingenuo al pensar que la entrega de su mensaje significa su retiro de su punto de mira. La preparación del Mensaje – con su estudio de las Escrituras, la meditación y la oración – tiene beneficios protectores. Después del sermón, usted esta típicamente gastado y vacío. Sólo otra manera de decir que usted es vulnerable a un ataque aéreo.

La carne es difícil en el trabajo también. La Predicación suscita la tentación. Por un lado está el orgullo sobre cómo Dios te está utilizando, por el otro provee condenación sobre la forma en que Dios no te está utilizando. Luego está el asunto del mensaje real, donde se ha hablado muchas palabras sabiendo que, “… En las muchas palabras, la transgresión es inevitable” (Prov. 10:19). Donde los hombres predican, las fallas abundan.

Si usted ha predicado por cualquier cantidad de tiempo, usted ahora sabe que cada mensaje tiene algunas deficiencias. Bueno, esas debilidades se vuelven amigables el domingo por la tarde al llamar a su puerta para visitarle. ¡No abras la puerta! Ellos invadirán tu casa, perturbaran tu paz y coloreará todo el mensaje en sus ojos. Se sentirá estúpido. Condenado. Como si todo el sermón se haya arruinado.

Hay un tiempo y lugar para cada cosa bajo el sol. La evaluación de su sermón inmediatamente después de su sermón hace que usted odie su sermón.

Después de predicar, debe prepararse para los ataques del enemigo y de la carne. Así como los soldados se preparan para el ataque del enemigo, asi usted debe prepararse para ser atacado.

Antes, durante y después de los ataques, huya a la buena noticia del Evangelio. Dese cuenta de que la predicación es sobre el poder de la palabra de Dios, no de sus palabras. Recuerde, no hay entrega de sermón en la historia del mundo que haya sido tan mala para drenar el poder de la palabra de Dios. Dios es lo suficientemente grande como para permitir que la gente recuerde sus palabras eternas y se olviden de las suyas. ¿Cree usted realmente que el propósito de Dios se basa en la calidad de su predicación? Eso no es para lo que usted predica. El domingo por la tarde es el momento de aplicar.

Después de predicar, prepárese para el ataque recordando que Dios es más grande que sus errores.

TRANQUILICE SU ALMA

Cuando usted está bajo ataque, su alma será fuerte. Los pensamientos acusadores golpearan la puerta de su mente, exigiendo su atención. O tal vez las ideas que le enaltecen, aquellas en las que su autoestima coge vuelo y usted piensa de sí mismo “más alto de sí que lo que debe pensar” (Rom. 12:3). En esos momentos, debe calmar su alma.

Aquiete su alma confiando en Dios los resultados de su sermón. Aquiete su alma fijando sus pensamientos en Dios y no en su desempeño. Si usted se siente orgulloso, recuerde que su mensaje no tiene sentido a menos que Dios elija hacerlo poderoso. Si usted se siente condenado, recuerde que la palabra del Señor no volverá vacía (Is. 55:11). Su sermón cumplirá exactamente lo que Dios desea. ¡Afortunadamente, usted no puede frustrar sus buenos planes!

Usted debe ignorar el ataque que está experimentando y fijar su mente en cosas superiores (Filipenses 4: 8). El mejor consejo para un predicador después de salir de un servicio de la iglesia es “Estad quietos, y sabed que yo soy Dios” (Sal. 46:10). Haciendo esto mantendrá tanto las críticas y los elogios en sus lugares legítimos.

Una vez que haya confiado su sermón a Dios, dele a su mente un descanso. Distráigase. Yo necesito por lo menos 2-3 horas para reagruparme después de un sermón. Me paso ese tiempo leyendo, viendo un programa o incluso durmiendo. Cuando nuestros hijos eran más jóvenes, yo podría hacer algo con ellos para desviarme y reponerme.

Alguien dijo una vez que predicar un sermón es el equivalente a 8 horas de trabajo manual. No estoy seguro de que sea verdad, pero sé que sin duda se siente de esa manera! El punto es tender su cuerpo y alma para que recuperen y se preparen para el siguiente mensaje.

NO HAGA PESCA

Debido a que la predicación mueve tanto la acusación como la admiración, podrá tener la tentación de ir de pesca por los cumplidos. Usted hará preguntas diseñadas para obtener la retroalimentación positiva – una especie de refuerzo de identidad. Lo he hecho demasiadas veces. Hay pocas cosas más huecas que un elogio solicitado. Excepto tal vez cuando usted está pescando un cumplido y captura una crítica zigzagueante. Es útil recordar que cuando esta de pesca, usted a menudo no saben lo que podría enganchar.

El problema más profundo detrás de esta expedición de pesca es que estamos demasiado centrados en la entrega. Queremos saber cómo nos encontramos. Cómo se "siente", como si eso fuera cierto barómetro de lo que Dios estaba haciendo en realidad, o hará. Sentimos la necesidad de apuntalarnos a nosotros mismos con la aprobación y la alabanza de los demás, en lugar de confiarnos a Dios.

Es bueno recordar que la mayoría de los predicadores reciben más estímulo en un mes de lo que otras profesiones obtienen en una década. No vaya de pesca. Y cuando llegue, transfiera la gloria a Dios.

Y por amor de Dios, no escuche a su propio podcast. He aquí por qué: usted es irremediablemente subjetivo a la hora de evaluar su sermón. Usted vierte 15-20 horas en la preparación, lo que significa que la objetividad se fue hace días atrás. Si realmente desea ayudar, elija algunos predicadores experimentados y confiables congregantes que no anhelen su aprobación y reclute de su ayuda para proporcionar retroalimentación constructiva. Luego, deles las gracias por darsela, independientemente de lo que digan.

CONCLUSIÓN

Charles Spurgeon, posiblemente el más grande predicador de los últimos 300 años, dijo la famosa frase: “fue hce mucho tiempo que prediqué un sermón en el que estaba satisfecho. Apenas recuerdo alguna vez haberlo hecho.”

Y a este tipo se le llamaba “El príncipe de los Predicadores”!

Si Spurgeon se encontró insatisfecho con sus sermones, es seguro decir que los simples mortales como usted y yo nos encontramos en la misma posición.

Estemos preparados para esos momentos.

Un comentario sobre “Qué Hacer Después de Predicar

    manuelaresti escribió:
    18 agosto 2015 en 12:09 am

    Reblogueó esto en Asociación Cultural Algorteña.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s