Enseñando a Nuestros Hijos las Partes Crudas de la Escritura

Posted on Actualizado enn

clip_image001

Enseñando a Nuestros Hijos las Partes Crudas de la Escritura

Por Nick Batzig

Una de las cosas que me di cuenta la primera vez que enseñé a través del libro de Génesis es que las narraciones patriarcales se ven mucho más como algo que podría verse en Showtime que algo que podría escucharse en Enfoque a la Familia. Ya sea el registro de Caín asesinando a su hermano, el pecado sexual de los hombres de Sodoma y Gomorra, el pecado de Abraham con Agar, el pecado de Judá con su prostituta fingiendo ser su nuera, Simeón y Levi tratando cruelmente a los hombres de Siquem , la traición de los hermanos José o el intento de la esposa de Potifar por atraer a José a su cama, usted no tiene que salir del primer libro de la Biblia para venir a través de lo que me gusta llamar a las "partes crudas de la Escritura. "

Como pastor, a veces tengo a padres expresando preocupación por aquello a lo que sus hijos pequeños están siendo expuestos en la iglesia. Ya sea que se trate de una referencia a la señal del Antiguo Pacto de la circuncisión en el órgano reproductor masculino o una parte de una historia bíblica que se discute en la Escuela Dominical – no hay manera de evitar exponer a nuestros hijos a las porciones crudas de las Escrituras en una iglesia bíblicamente fiel. De hecho, yo diría que estamos llamados a exponerlas a la realidad de estas cosas de la manera correcta. La Biblia es mucho más cruda a lo largo de lo que muchos de nosotros deseamos admitir. En palabras de Rich Mullins:

La Biblia no es un libro para los débiles de corazón – se trata de un libro lleno de toda avaricia, gloria, violencia, ternura, sexo y traición que beneficia a la humanidad. No es la colección de pequeñas anécdotas articuladas por un pequeño ratoncillo piadoso de iglesia – no mordisquea tanto nuestros zapatos, mientras que llega al corazón y parte la médula de los huesos. No nos da respuestas ajustadas a nuestras preguntas de mente estrecha, sino la verdad que va más allá de lo que siquiera sabemos preguntar.1

De hecho, el mensaje central de la Biblia es el más crudo – es decir, el asesinato del Hijo de Dios, quien fue tortuosamente golpeado, azotado y clavado en un madero por los hombres con el fin de sangrar hasta la muerte por los pecados de Su pueblo. Sin duda, tenemos que enseñar a nuestros hijos esa cruda verdad desde sus primeros días! Al considerar este tema extremadamente difícil (y ampliamente debatido), aquí hay tres razones para enseñar a sus hijos acerca de la depravación de los hombres, tal como se revela en las Escrituras:

1. Dios lo manda. El Señor mandó a los israelitas a repetir toda Su palabra a sus hijos. In En Deuteronomio 11:18-21 leemos:

Y las escribirás en los postes de tu casa y en tus puertas, para que tus días y los días de vuestros hijos se multipliquen en la tierra de la que el Señor juró a tus padres que les daría, como los días de los cielos la tierra. Grabad, pues, estas mis palabras en vuestro corazón y en vuestra alma; atadlas como una señal a vuestra mano, y serán por insignias entre vuestros ojos. Y enseñadlas a vuestros hijos, hablando de ellas cuando te sientes en tu casa y cuando andes por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes. Y escríbelas en los postes de tu casa y en tus puertas, para que tus días y los días de tus hijos sean multiplicados en la tierra que el Señor juró dar a tus padres, por todo el tiempo que los cielos permanezcan sobre la tierra.

Ciertamente este mandamiento, en el último libro de la ley (es decir, Deuteronomio), incluye enseñar a nuestros hijos esas porciones crudas del primer libro de la ley (es decir, Génesis). Además, incluye la enseñanza de esas leyes muy específicas contra el pecado sexual (por ejemplo, Éxodo 22:19; Levítico 18: 6-18; 23; 20:13, 15-16, 17). Esto no quiere decir que tenemos que entrar en gran detalle con nuestros hijos muy pequeños. Sin duda, la mayor parte de la sabiduría es enseñarles todo el consejo mediante la lectura de los libros de la Biblia y esperar hasta que hagan preguntas específicas acerca de las cosas que oyen. A pesar de que la Biblia es cruda en su contenido, existe una medida de discreción en la forma en la que habla sobre el pecado sexual. Por ejemplo, se utiliza el eufemismo "descubrir la desnudez" como un código de lenguaje para las relaciones sexuales. Utiliza la frase: “La conoció,” para describir la intimidad sexual de un marido con su esposa. Sin embargo, tenemos que llegar a un acuerdo con el hecho de que Dios le dijo a los miembros de la iglesia del Antiguo Pacto que no se les permitía “No te ayuntarás con ningún animal.” (Lev 18:23). Ellos debían enseñar a sus hijos esto también.

Pero no hablar nunca de las porciones crudas de la Escritura con nuestros hijos, sin darse cuenta sugerimos que Dios no debería haberlas incluido en la Escritura. No queremos caer en la trampa de ser "más decentes" que Dios. Eso sólo daña la fe de nuestros hijos cuando ellos finalmente se encuentran con estas porciones de las Escrituras sobre las que nunca tuvimos el valor de enseñarles. Cuando se enfrentan con estas cosas en el mundo, ellos o bien no sabrán cómo tratar a los incrédulos sexualmente perversos por causa del Evangelio (1 Cor. 5:10) o serán arrastrados a la perversidad de su pecado (Lev. 18:24). Irónicamente, muchos de los que piensan que están santificando a sus hijos al no exponerlos a las porciones crudas de la Escritura son en realidad dejando de hacer uso de lo que Dios ha dado para nuestra santificación. Dios nos manda enseñar diligentemente a nuestros hijos la Escritura – incluyendo las partes crudas – porque son un medio para nuestra santificación (Juan 17:17), cuando se enseñan a la luz del Evangelio.

2. La Cultura Lo Requiere. Un amigo y mentor me dijo hace poco: "Con el aumento de la accesibilidad y aceptación de la pornografía vamos a ver un aumento en el pecado sexual perverso en la iglesia." Tristemente – aunque yo no quiero que sea – sé que esto es cierto. Lejos de privar a la iglesia del Antiguo Pacto de saber acerca de inmoralidad, el Señor les dio instrucciones acerca de estas cosas a causa de la exposición que tendrían a ellos en virtud de su cercanía a las naciones paganas alrededor de ellos. Dios le dijo a Israel que necesitaban evitar estas cosas “porque por todas estas cosas se han contaminado las naciones” ( Lev. 18:24). Fue precisamente a causa de las acciones de los que les rodeaban que el Señor ordenó a Israel no practicar estas cosas. Así también, en nuestros días – con la cultura gloriándose en la inmoralidad sexual – incumbe a nosotros instruir a nuestros hijos acerca de lo que deben evitar. Irónicamente, cuando los padres no lo hacen, el resultado suele ser lo contrario de lo que habían previsto. Muchas veces, los niños – que han sido aislados de la verdad de la depravación del mundo y de sus propios corazones – terminan lanzándose a la perversión del mundo cuando llegan a la edad adulta. Aislar a nuestros niños de estas cosas no cambia sus corazones. Sus corazones sólo serán cambiados por la verdad del Evangelio y el funcionamiento soberano del Espíritu Santo para regenerarlos.

Además, la cultura exige que instruyamos a nuestros hijos en aras de la defensa de la fe. Dañará severamente nuestra efectividad en el testimonio si no estamos familiarizados con y somos capaces de explicar las porciones crudas de la Escritura. Muchas veces he sido desafiado por un incrédulo respecto a cosas tales como la guerra herem. Es importante para nosotros explicar a nuestros hijos por qué Dios ordenó a Israel erradicar a todos los habitantes (hombres, mujeres y niños) de la Tierra Prometida. Por supuesto, tenemos que saber más que simplemente que Él lo ordenó – también tenemos que saber por qué Él lo ordenó, con el fin de explicarlo. (Aquí está mi intento de traer a la importancia del elemento redentor-histórico). Tenemos que ser capaces de enseñar a nuestros hijos a distinguir entre dichas leyes ceremoniales del Antiguo Testamento – que eran sólo para Israel hasta que Cristo vino y los cumplió en la historia -redentora – y las leyes morales contra el pecado sexual encontradas en el mismos libros. En su artículo, "Ley del Antiguo Testamento y la Acusación de Inconsistencia," Tim Keller ha hecho un excelente trabajo en ayudar a defender nuestra fe en este sentido. Nuestros hijos necesitan crecer aprendiendo acerca de todo lo que Dios ha revelado en las Escrituras y cómo defender la fe en relación a la misma.

3. Nuestros Corazones Lo Necesitan. A veces me pregunto si los que son excesivamente prudentes y excesivamente celosos de proteger a sus niños de la exposición a la verdad de la depravación del mundo – tal como se revela en las Escrituras – simplemente no quieren enfrentar ni confesar su propia depravación. Permítanme explicar. En hogares, fundamentalistas legalistas, a menudo hay un intento de aislar del conocimiento de la depravación del mundo en nombre de la santidad, sin apropiarnos hasta el hecho de que no podemos aislarnos de la depravación de nuestros propios corazones. El corazón farisaico quiere reconocer la depravación "allá afuera" – e insistir en que la contaminación simplemente viene de alimentar –en lugar de señalar con el dedo "hacia dentro" – e insistir en que la depravación esta en todos nosotros a causa de la naturaleza de pecado que todos hemos heredado de Adán. Sin duda, queremos guardar nuestros corazones pecaminosos – y los corazones pecaminosos de nuestros hijos – de una contaminación innecesaria de la depravación "sin" (por lo que percibimos como una sobreexposición a la misma) – pero no lo hacemos al no hablar de ello. Lo hacemos mediante el reconocimiento de que tenemos la misma naturaleza que los que practican tales cosas, y que nuestro Dios nos ha enseñado acerca de la maldad de estas cosas para que podamos – por la gracia de nuestro Señor Jesucristo en el Evangelio – evitarlas.

Dicho esto, yo creo que hay una manera correcta de exponer a nuestros hijos a estas cosas. Puede haber un torpeza inapropiada con la que estas cosas se pueden presentar a los niños. En algunos hogares, el péndulo oscila hacia otro lado. Los padres inmaduros (y, sí, hay padres inmaduros en cualquier iglesia dada) que bromean sobre cosas pervertidas pueden – y sin duda – harán un un daño irreparable a sus hijos. Además – como ya he señalado – cuando la Biblia advierte contra el pecado sexual perverso, lo hace de forma muy específica – pero lo hace con una medida de decoro verbal. Afortunadamente, hay muchas otras cosas en la Biblia que estas partes crudas. Esto significa que nuestros hijos deben estar recibiendo una dieta saludable de todas las diferentes partes de la Escritura y verdades que se enseñan en las Escrituras. Las partes crudas son partes necesarias, pero no son las únicas partes. Se les debe enseñar en proporción a las otras verdades de la Escritura. Cuando nos comprometemos a leer a través de libros de la Biblia con nuestros hijos, esto se resolverá por nosotros.

Cuando un pastor está a punto de anunciar a través de un libro de la Biblia que contiene partes crudas (por ejemplo, Génesis, Levítico o Jueces), sería una buena cosa para él ayudar a preparar a los padres para lo que sus hijos están a punto de escuchar. Si un ministro está a punto de predicar sobre Jueces 19, podría ser prudente para él dar a los padres de los niños pequeños algún aviso – no para que los padres mantengan a los niños fuera del servicio del domingo, sino para que estén dispuestos a hablar con sus hijos sobre estas cosas si sus hijos les hacen preguntas después del servicio. Como pastor de una congregación con muchos niños pequeños, yo personalmente no permanezco en detalle en las partes crudas de un texto; sin embargo, yo no, las pasaría por alto puesto que estoy obligado por Dios a enseñar diligentemente todo el consejo. Al dar a los padres una "mano" con respecto a una parte intensamente cruda de la Escritura, un pastor llega realmente al lado de los padres, cuando instruyen a sus hijos en el hogar.

Siempre hay un espectro al respecto cuándo – así como que tanto o que cuan poco – exponemos a nuestros hijos jóvenes a la enseñanza bíblica sobre el pecado sexual, la violencia, etc. Me inclino hacia el lado de exponerlos por el bien de las razones establecidas al respecto. Otros, sin embargo se inclinan hacia el lado de la protección de sus mentes y corazones de lo que consideren es una exposición innecesaria. Desde luego, no insisto que tengo todo resuelto. Hay una incomodidad ineludible al hablar de estas cosas, debido a la vergüenza del pecado. No estoy sugiriendo que debemos tener una "Calificación-R de Historia de la Biblia para Niños", pero estoy sugiriendo que lo que hacemos a nuestros hijos un pobre favor al pasar por alto las partes crudas de la Biblia en la mayoría de las historias bíblicas de nuestros hijos. Después de todo, tenemos que hacer la pregunta, "¿Dónde está borracho y desnudo Noe en el pizarron de fieltro de la Escuela Dominical?" Enseñar a nuestros hijos las porciones crudas de la Biblia – tan difícil como puede ser – es una parte necesaria del proceso de santificación para ellos. Que Dios nos dé sabiduría para hacerlo por el bien de sus almas.

1. Un extracto del libro de Rich Mullin, El Mundo Como Mejor lo Recuerdo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s