¿Predica Usted desde un Manuscrito Completo?

Posted on

ESJ-047

¿Predica Usted desde un Manuscrito Completo?

Por Michael Kruger

Cuando se trata de la cuestión de cómo predicar, no hay escasez de libros, artículos y entradas de blog que ofrezcan asesoramiento y orientación. Y una vez que comience a seleccionar a través de estos materiales, se hace evidente que no hay escasez de desacuerdo sobre los detalles de la tarea de predicación.

Con ese contexto más amplio en mente, estoy indeciso en entrar en la lucha por la metodología de la predicación. Pero, hay una pregunta que mis alumnos me hacen, así que pensé que valdría la pena abordar. Y esa pregunta es: “¿Debo predicar de un manuscrito completo?”

Por "manuscrito completo" quieren decir que escriben su sermón exactamente cómo lo van a predicar, palabra por palabra.

Esta es una pregunta muy común entre los estudiantes del seminario porque (a) están recibiendo consejos contradictorios sobre el asunto, y (b) a menudo son temerosos de esa primera experiencia de predicación.

Pero, creo que se puede avanzar en esta cuestión si se mantiene una sola distinción importante, es decir, la diferencia entre escribir un manuscrito y el uso de un manuscrito. El primero es un ejercicio muy útil y valioso (en particular para los predicadores más jóvenes). Este último, en mi opinión, puede obstaculizar seriamente el desarrollo de los predicadores, así como la eficacia de su entrega.

Los beneficios de escribir un manuscrito completo son muchos. Obliga al predicador a pensar con claridad acerca de cada uno de sus puntos y cómo desarrollarlos, ayuda al predicador pensar a través de las transiciones entre los puntos (algo que a menudo se pasa por alto), que ayuda a mantener el sermón en el tiempo deseado, y el texto exacto permite mayor precisión teológica.

Y, por encima de todo esto, un manuscrito completo permite un predicador recuperar su sermón varios años más tarde y predicar de nuevo sin preguntarse lo que él dijo originalmente.

Pero, cuando se trata de usar un manuscrito en el púlpito, hay serios inconvenientes:

1. Conduce (casi) inevitablemente a la "burbuja de la predicación." Después de haber visto un sinnúmero de estudiantes de seminario utilizar manuscritos completos en los últimos años, casi siempre (hay algunas excepciones) terminan por leerlo. Si tiene el texto completo en frente de usted, palabra por palabra, y ya está preocupado por lo que va a decir, entonces la lectura es una conclusión inevitable.

Y cuando un predicador lee un manuscrito, casi siempre conduce a lo que yo llamo "la predicación de burbuja." Esto es cuando el predicador está en su pequeña burbuja, pasando a través de su mensaje línea por línea, con prácticamente ninguna conexión con la audiencia externa. Claro que tiene un contacto visual, en el momento justo cada siete segundos más o menos, pero nadie realmente siente un vínculo vibrante a la persona cuando él está predicando.

Predicación de la burbuja es cuando un predicador podría estar en el santuario completamente solo y no ser capaz de decir la diferencia –la entrega sería exactamente lo mismo.

Por supuesto, siempre hay excepciones a esta preocupación. Algunos son tan excepcionalmente dotados que son capaces de leer un manuscrito sin sonar como que están leyendo un manuscrito. Otros son capaces de tener un manuscrito en el púlpito, pero (de manera sobrehumana) resisten la tentación de leerlo.

Si estas excepciones se aplican a usted, entonces no dude en seguir usando un manuscrito. Pero, para el resto de nosotros los simples mortales, necesitaremos una alternativa.

2. Le da prioridad excesivamente el contenido. Permítanme aclarar, cuando se trata de predicar, el contenido manda. Como predicadores tenemos un mensaje por entregar y tenemos que tener ese mensaje correcto. Pero, la preocupación por el contenido puede dominar un sermón, que hay poca consideración a cómo (o qué) personas reciben el contenido. No estamos haciendo nuestro trabajo si tenemos correcto el contenido pero nunca se escucha debido a una pobre entrega. Un buen contenido no importa si nadie está escuchando.

Los predicadores que son capaces de salir de su burbuja, hacer contacto visual real, y se comprometen con la congregación, pueden ser, paradójicamente, más efectivos en la entrega de su contenido que los que usan un manuscrito.

Dándome la opción entre una entrega perfecta palabra por palabra en una burbuja, y una entrega imperfecta fuera de la burbuja, voy a tomar la segunda.

3. Retrasa el desarrollo de los predicadores. Ponerse de pie y leer un manuscrito todos los domingos impiden a la mayoría de los predicadores aprender a hablar improvisadamente. Da a un predicador menos oportunidades de aprender a hablar sobre sus pies. ¿Por qué son necesarias esas habilidades? Por un lado, como se señaló anteriormente, creo que este tipo de habilidades le hacen un comunicador más eficaz que esta más dedicado directamente con su congregación.

Pero, estas habilidades también son necesarias porque un pastor no siempre tiene un manuscrito frente a él cuando esté obligado a hablar fuera del pulpito. En una situación de consejería, por ejemplo, donde un pastor está aplicando la Palabra de Dios a un tema en particular, no puede preparar un manuscrito con antelación. Debe aprender a comunicarse de manera clara, convincente y persuasiva, sin manuscrito en absoluto.

O tal vez alguien haciéndole preguntas en una clase de Escuela Dominical que requiere respuestas inmediatas. O tal vez está testificando a su vecino y tiene que explicar las doctrinas importantes sobre la marcha. Ninguna de estas situaciones le permiten llevar un manuscrito, y sin embargo el debe hablar.

Alguien podría objetar que no tienen el conjunto de habilidades para hablar más contemporáneamente. Lo suficientemente justo. Pero, la pregunta no es si usted tiene las habilidades, sino cómo va a desarrollar esas habilidades en el futuro. Y esas habilidades no se desarrollan apegándose a un manuscrito completo.

4. Se entiende mal la diferencia entre la comunicación escrita y oral. Uno de los principales inconvenientes de escribir un sermón es que muy poca gente puede escribir un sermón en el tipo de lenguaje que efectivamente puede ser predicado. Lo que hace que a una comunicación escrita eficaz no siempre es lo que hace a una comunicación oral eficaz. De hecho, a menudo son como dos idiomas diferentes –el ritmo, el estilo, la cadencia, e incluso el vocabulario puede ser notablemente diferente.

Esta es la razón de porque la lectura de un manuscrito de sermón rara vez funciona. La lectura simplemente no suena en la manera en que la predicación suena. Suena bien, como lectura. Son dos géneros diferentes.

A la luz de estas cuatro preocupaciones, podría sugerir una alternativa a un manuscrito completo. En lugar de ello, animo a mis estudiantes a utilizar un bosquejo detallado. Esto es más que una página única (pequeña) de notas que Spurgeon tendría en el púlpito. (Cuando se le preguntó si él escribía sus sermones, Spurgeon famosamente bromeó: "¡Prefiero ser colgado"!).

No, a diferencia de Spurgeon, estoy hablando de varias páginas de notas detalladas. Y un bosquejo tan detallado, yo diría, demuestra la preocupación por su contenido y entrega.

Por el lado del contenido, el bosquejo proporciona las instrucciones necesarias para explicar detenidamente las cuestiones teológicas y textuales a la mano. Por otra parte, el hecho de que el bosquejo es detallado (y no sólo puntos en viñeta) todavía permite a un pastor volver al manuscrito más tarde y saber lo que predicó la primera vez.

Por el lado de la entrega, un bosquejo no permite una fácil lectura como un manuscrito. De hecho, uno no puede simplemente leer un bosquejo (a menos que sea sin sentido). Por lo tanto, el predicador se ve obligado a articular el punto más plenamente en sus propias palabras. Y esto ayuda a desarrollar la capacidad de hablar en público de los predicadores, sin mencionar su conexión con la congregación.

Por supuesto, solo tener un bosquejo no impide que un predicador de mantener la cabeza baja, atrapado en sus notas. Pero, por lo menos él no está obligado a meter la cabeza en sus notas (que es en gran medida el caso de la lectura). Un esquema al menos crea más oportunidades naturales para el contacto con los ojos y la conectividad de la congregación.

Al final, la decisión sobre el uso de un manuscrito no es una tarea fácil. Hay grandes predicadores que usan manuscritos completos. Y hay grandes predicadores que no lo hacen. Y así la gente va a llegar a diferentes conclusiones acerca de este problema.

Pero, todavía tengo que dar una respuesta a mis alumnos. Quieren saber qué método es el más eficaz en el desarrollo de los predicadores. No escritores, sino predicadores. Y la respuesta a esa pregunta, estoy convencido, no se encuentran en los manuscritos de sermones completos.

Un comentario sobre “¿Predica Usted desde un Manuscrito Completo?

    David escribió:
    3 diciembre 2015 en 9:24 am

    Pueden poner un ejemplo de bosquejo detallado gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s