Cómo ser Espiritualmente Miserable

Posted on

ESJ-104

Cómo ser Espiritualmente Miserable

Por Eric Davis

Usted tiene que hacer una cosa para asegurar un encuentro con la miseria: existir. En un mundo caído, es inevitable. Y, para muchos, es insoportable.

Miseria: un estado de insatisfacción, falta de plenitud y vacío. Es la consecuencia de la búsqueda de algo que no sea el Cristo bíblico para salvación, satisfacción y / o la estabilidad, pero al largo plazo. Aunque con engaño puede aparecer como felicidad a corto plazo, con el tiempo vuelve con una venganza, y, en algunos casos, eternamente. A menudo, cuanto más tiempo se retrasan sus efectos experienciales, peor será cuando se quiten su humo entumecido y espejismo.

Pero gran parte de la miseria comienza y se agrava en el corazón. A menudo es un asunto espiritual en su raíz. Y cierta línea de pensamiento puede verter combustible en el fuego de la miseria. Lo que significa que debemos discernir cómo funciona.

Aquí hay varias maneras de asegurar su propia miseria espiritual:

1. Medite en cómo le ha parecido recibir un "trato injusto" cuando las cosas son difíciles.

La lucha es inevitable. Pero, a través de Cristo, podemos acorralar a esos pensamientos fuera de control hacia un pensamiento bíblico (2 Cor. 4:16-1 , Colosenses 3:1-5). Pero, nos aseguramos de aumentar nuestra miseria cuando nos permitimos reflexionar sobre cómo hemos recibido menos de lo que nos merecemos, el extremo corto de la vara, y se nos han dado malas cartas. Es imposible estar agradecidos o alegres en esta forma de pensar.

2. Mientras piensa acerca de su "trato injusto" busque las soluciones del mundo para calmarse a sí mismo.

En lugar de atornillarse rápidamente en la sala del trono acogedor y misericordioso de Dios a través de Cristo (Heb. 4:14-16 ), encuentre esos antiguos ídolos fieles para algún tratamiento mundano. Haga una visita al cómodo “Spa de Rejuvenecimiento de Mi Carne Idólatra” por una hora (o días o semanas) del auto-cuidado del cuerpo. Y a medida que se siembra para la carne (incluso cosas que podrían no ser necesariamente pecado, Hebreos 12:1-2.), con seguridad usted cosechará aún más decepción, debilidad espiritual y, posiblemente, el infierno (Gál. 6:7- 8).

3. Reflexione a menudo cómo solían ser las cosas mucho mejor para usted de lo que son ahora.

Ya sea una relación actual, un trabajo, salud, o cualquier otra situación en la vida, estamos seguros de que agravará la miseria cuando utilizamos la meditación de “los buenos ‘viejos tiempos’” como un mecanismo de escape regular a partir de hoy. Eso no quiere decir que está mal estar agradecidos por las bendiciones pasadas. Pero hay una línea muy fina aquí entre la humildad del agradecimiento y la idolatría de la codicia. No digas: ¿Por qué fueron los días pasados mejores que éstos? Pues no es sabio que preguntes sobre esto (Ecl. 7:10).

4. Actúe con una mentalidad "uno para-ti y otro para mí" hacia Dios y el pueblo.

Este enfoque da la bienvenida a la miseria de dos maneras. En primer lugar, nos acercamos a la obediencia a Cristo en una relación de tipo cliente. Mientras él hace lo que quiero en mi vida, le rendiré cierta obediencia. Pero, cuando se pone difícil, bueno, él no ha cumplido, por lo que, no voy a rendirle servicio. Me alejo de la iglesia, el ministerio, la oración, y cualquier otra cosa que creo que él quiere que yo haga.

En segundo lugar, la mentalidad “uno-para-ti y-otro-para- mí” puede infectar a las relaciones con la gente. Cuando percibimos que la gente no nos está pagando nuestras cuotas relacionales (por ejemplo, elogios, invitaciones a acontecimientos, felicitaciones, regalos), disminuimos nuestro servicio en consecuencia. Esto puede agravar la miseria porque no estamos motivados por la gloria de Cristo (2 Cor. 5:9-10 , Col. 3:17 ). En lugar de ello, somos como un contador espiritual escrupuloso, guardando el seguimiento minucioso de quien ha desempeñado, dónde, cuándo y cuánto. Y cuando esa persona no ha pagado sus cuotas espirituales / relacionales, entonces es nuestro trabajo hacerles pagar.

  1. Medite  lo poco que otros parecen estar haciendo en comparación a usted.

El tiempo dedicado a compararse –ya sea su moral percibida, obras, ministerio, o condición de vida – a los que parecen ser inferiores a libera un zumbido santurrón temporal, sin duda. Pero, debido a que se alimenta de una adoración propia, cosechará las obras de la carne (Gálatas 5:19-21.). La paz de la gratitud centrada en Dios nunca va a florecer partiendo de esta forma de pensar.

6. Disminuya su ministerio y servicio para Cristo y para la gente, porque otros no están "poniendo su parte."

Similar a # 4, esta mentalidad opera como árbitro espiritual y denunciante. Cuando esta persona percibe que los demás en la vida o su iglesia están haciendo poco menos de lo que piensan que deberían, entonces, concluyen, "Bien, si tal y tal no están haciendo su parte, entonces yo tampoco.” Es una forma miserable de justicia propia. La demanda es que todo el mundo tiene que hacer lo mismo; todo el mundo debe ser tan buen jugador como yo. Y si no, tomo mi bate y mi bola, y me vuelvo a casa con una mala cara, de un mocoso 6 años de edad.

Pero, se olvidan de que ellos no son omniscientes. ¿Quién sabe qué otras cosas ha hecho la gente antes de que llegaran a la escena, que están haciendo detrás de la escena, y que van a hacer después? Aún más, esta forma de pensar haría bien en preguntarse: “¿He hecho una cantidad igual a Dios el Padre en la creación y ordenación de todas las cosas (incluyendo mi salvación), Dios el Hijo en quien sustenta todas las cosas y me redimió, y Dios el Espíritu en atraer, regenerar, y santificarme?” E incluso si todos en el mundo me odian y se niegan a levantar un dedo en el servicio a los demás, sigo teniendo el alto privilegio, exaltado de servir a Jesús con todo lo que tengo, porque él es digno (Rom . 12:1). “Así también vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que se os ha ordenado, decid: “Siervos inútiles somos; hemos hecho sólo lo que debíamos haber hecho.””(Lucas 17:10).

7. Medite en cómo la mayoría de las personas parecen tenerla más fácil y mejor que usted.

Pocas cosas tienen el potencial de agravar la miseria de ingratitud y amargura como esta. Y cuanto más miramos a nuestro alrededor con este corazón, más gente encontraremos que parecen tenerlo todo. La idolatría de esta forma de pensar hace que sea cada vez más fácil de detectar circunstancias superiores a la nuestra. Después de todo, de un modo narcisista enfermo, queremos encontrar a personas mejores que nosotros. Como Asaf, esta actitud sin control nos da parecido a una bestia salvaje en sentido furioso (Sal. 73:22).

8. De poco tiempo de prioridad a la oración y tomar la palabra de Dios.

Ilusiónese con pensamientos como: "Dios entiende que yo no tengo tiempo estos días para leer las Escrituras y la oración." No hay duda, que entiende que la vida es una batalla y estamos ocupados. Sin embargo, nunca haremos esa excusa de nuestra dieta física: “Dios, no tengo tiempo para comer esta semana, pero tu entiendes. Sólo mágicamente haz que el alimento llegue a mi estómago, ¿ok? "

9. Quejarse seguido, sobre todo acerca de otras personas en su iglesia local.

Ya sea quejarse a puerta cerrada con su cónyuge, con ese "amigo" suyo sin discernimiento que debería reprender su queja y no seguirle el juego, o en su propia mente (donde nadie puede confrontarme), quejarse promueve su miseria. Al igual que un cerdo sucio salta a un hoyo lodoso, quejarse promueve nuestra suciedad espiritual.

Aunque refunfuñar a veces ofrece un zumbido rápido de decir lo que pienso, se multiplican los efectos a largo plazo de este pecado. Quejarse no resuelve las protestas. Curiosamente, cuando los israelitas se quejaron, nunca hizo que las cosas mejoraran (por ejemplo, Núm. 11-13).

10. Medite sobre cómo nadie realmente entiende lo difícil que la está pasando.

Nuestra miseria sin duda aumentará cuando reflexionamos sobre cómo nosotros somos el único que entiende un determinado nivel de dificultad. Es un tipo inverso de orgullo: deriva una satisfacción oscura, no por ser el campeón en la cima, sino en la parte inferior. Pero al igual que una mala droga, exige más y deja a uno cansado de su alto nivel de idolatría.

11. Cuando se involucra con escaramuzas y conflictos interpersonales, espere a que la otra parte inicie el proceso de paz.

Durante el conflicto, este enfoque se niega a admitir culpa o pedir perdón hasta que tal y tal haga el primer movimiento. Justifica su táctica en el nombre de "mantener a personas responsables de hacer lo que es correcto." Sin embargo, al actuar como juez del hombre, es severamente orgulloso. Además de intensificar su propia miseria, esta es una manera segura de propagar la miseria de los demás a su alrededor.

12. Cuando las cosas se ponen realmente difíciles y desalentadoras en la vida, aléjese de la iglesia local.

. Esta es una manera segura de aumentar su miseria. En la fase inicial, promete cosas como el descanso, el rejuvenecimiento, y una pausa necesaria. Pero esa mentalidad es como un soldado en combate, que concluye que, porque la batalla es grave y agotador, no debe tomar tiempo en beber agua y comer alimentos. El hombre no vive sólo de pan ( Mat. 4:4 ). Tampoco solitarios solos (40 unos a los otros).

Algunos de los momentos más peligrosos en retirarse de la iglesia de Dios son cuando usted se siente herido por alguien en la iglesia, tiene luchas de relación normales, o se siente espiritualmente demasiado sometido a presión para irse. El animal cansado necesita de su rebaño más cuando está enfermo. Una vez más, vamos a cosechar lo que sembramos.

13. Confiar en su propio rendimiento moral para perdón de pecados y posición correcta con Dios.

Nada cansa a los seres humanos como tratar de lograr, y mantener, la aceptación de Dios a través de su propio mérito moral. Y nada es tan mortal. La culpa nunca se irá. El pecado será cambiado por el pecado. Es el gran suicidio espiritual. Este tipo de miseria cuelga una zanahoria delante de la nariz, sin embargo, la zanahoria nunca puede ser obtenida. La persecución es perpetua, y agotadora. Y las consecuencias son eternas. “y por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él.” (Romanos 3:20).

Sin embargo, a través de su perfecta vida, muerte y resurrección, Cristo completó el trabajo para estar en posición favorable con Dios. La solución de la miseria es el Salvador que sufre y su cruz.

Debido al mundo, la carne y el diablo, la miseria agravada siempre está esperando. Pero, por la gracia de Dios, podemos ser purgados de la idolatría detrás de la miseria. Y al final, incluso si nuestra miseria experimental no parece aumentar mientras hacemos cualquiera de estas cosas, todavía debemos arrepentirnos, ya que son pecados contra nuestro buen Dios.

2 comentarios sobre “Cómo ser Espiritualmente Miserable

    Bastian Andres Tapia Valenzuela escribió:
    18 enero 2016 en 7:18 am

    Buen articulo! bendiciones hno.

    Ángel Gabriel Aránguiz escribió:
    14 abril 2016 en 11:47 pm

    Tremendo comentario! Gracias por ello. Bendiciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s