Prescribiendo la Hospitalidad para el Crecimiento en la Vida Cristiana

Posted on Actualizado enn

ESJ-119

Prescribiendo la Hospitalidad para el Crecimiento en la Vida Cristiana

Por Jason Hsieh

Como consejeros bíblicos, siempre estamos buscando sugerir formas prácticas de vivir lo que creemos. ¿Cuántas veces escuchamos a los amigos y a los aconsejados (de aquí en adelante sólo “amigos”) que ellos saben lo que dice la Biblia, pero no están seguros de qué hacer o cómo conectar la doctrina con sus luchas? En respuesta, normalmente les hacemos recordar los propósitos de Dios para las pruebas, confiar, orar, y llenarse de la Palabra de Dios.. Todo lo cual se debe hacer. Pero la mayoría de nosotros nos olvidamos sobre la prescripción de Pedro en relación a la hospitalidad a un pueblo que sufre (1 Pedro 4:9) como una manera de demostrar fe, incluso en medio de la persecución y las dificultades.

La hospitalidad ofrece una receta de vital importancia para el crecimiento, porque toca muchos aspectos de la forma en que vivimos nuestras vidas. Según el Nuevo Testamento, debemos tener en cuenta las necesidades de los demás, compartir el evangelio, amar y ser intencionales con nuestros recursos; la hospitalidad ofrece una manera tangible de practicar todo eso. Este post tiene como objetivo animar a los consejeros a entender la hospitalidad bíblicamente y prescribirla como una manera de ayudar a sus amigos a crecer en la semejanza de Cristo y conectar la fe con la acción.[1]

Qué Implica la Hospitalidad Bíblica

Cuando se prescribe la hospitalidad a los amigos, se planteará una pregunta natural: ¿Qué es la hospitalidad bíblica? La Escritura muestra que la hospitalidad bíblica consiste en:

  • El amor a los extraños y no sólo a los amigos [2]
  • Ofrecer atención para aquellos que no pueden pagar en alguna forma [3]
  • Asistencia a aquellos que son verdaderamente obreros evangélicos [4], y cerrar las puertas a los falsos maestros [5]

En otras palabras, la hospitalidad no tiene por qué ser complicada, ni siquiera económicamente costosa. Ni siquiera tiene que girar en torno a una comida. Pero sí requiere discernimiento y una disposición a renunciar a su comodidad, a su conveniencia, y posiblemente incluso a su seguridad y reputación. [6] Por ejemplo: Jesús dice a los fariseos que albergaran a los marginados socialmente, no a las personas populares; [7] Onesíforo viajó lejos para atender a un Pablo encarcelado; [8]. y David atendió a un hombre lisiado relacionado con Saúl, el mismo hombre que trató de matarlo [9]

La Prescripción de la Hospitalida

¿Quién tiene que practicar la hospitalidad? Todo el mundo, pero tenga en cuenta el impacto que tendría al practicar la hospitalidad en estas personas:

  • Los drogadictos que buscan una experiencia eufórica – el servir a los demás les permite ser más como Cristo – el mismo tipo de experiencia “trascendente” que están buscando
  • Fanáticos del control – cualquier cosa puede suceder y sucede en la hospitalidad, y los fanáticos del control puede aprender a estar bien cuando las cosas no van perfectamente ya que el punto de atención no está en ellos, sino en servir a los demás
  • Gente perezosa – la hospitalidad les capacita y les obliga a ser intencional con sus pensamientos, tiempo y recursos
  • Las personas que quieren darse importancia – se les recuerda que nada puede ser más importante que contarle a alguien del evangelio o ayudar a los que lo hacen compartir el evangelio

Sin embargo, al igual que con el evangelismo, existen muchas excusas para no ser hospitalarios, incluyendo una supuesta falta de dones o pensar que otros lo harán. En su esencia, sin embargo, la falta de hospitalidad puede mostrar una falta de comprensión acerca del evangelio de la gracia y la falta de amor por los demás, por lo que usted podría servir a los demás bien para ayudar a destruir tales excusas.. Como siempre, llevelos de vuelta a los elementos fundamentales del evangelio y sus implicaciones.

A continuación, puede que tenga que ayudar a su amigo a través pensar cómo pasar esto. Repase lo que implica la hospitalidad bíblica y luego camine a través de una oportunidad de hospitalidad específica. Recuerde, la hospitalidad no tiene que ser y no debe limitarse a sólo una comida; considerar algunas otras maneras que usted puede ayudar a alguien espiritualmente, en la práctica, y físicamente. A continuación se presentan algunas preguntas que usted puede utilizar para provocar sus pensamientos.

1. ¿Quién está en necesidad en mis relaciones?

  • ¿Quién es nuevo a la iglesia?
  • ¿Cuál de mis amigos o familiares no han escuchado el evangelio?
  • ¿Quién ha estado en la iglesia por algún tiempo, pero sus amigos se han ido?
  • ¿Quién está al margen de la iglesia?

2.¿Cómo puedo amar a los necesitados?

  • ¿Qué tipo de preguntas y conversaciones serán más edificantes?
  • Específicamente, ¿Quiénes son las personas que necesitan y cuando están en necesidad de ello?
  • ¿Qué le ayudaría a mi invitado (s) sentirse bienvenido y bien servido?
  • ¿Qué sería adecuado y fructífero de hacer participar amigos y familiares no cristianos?

3. ¿Qué tipo de hospitalidad puedo hacer yo tan a menudo como sea posible?

  • ¿que cosa en mi horario podría dejar o cambiar para permitir más la hospitalidad, y que no se puede?
  • ¿Con quién puedo colaborar?
  • ¿Por qué razón Dios me ha dado tiempo y posesiones?
  • ¿Cómo puede participar mi familia en la práctica de la hospitalidad?
  • ¿Qué será una dadiva realista de mi presupuesto?

Su amigo también puede necesitar a orar, ofrecer un mayor estímulo y dirección de algunos temores o dudas. ¡Sólo porque algo es bíblico o mandado no significa que sea fácil de hacer!

Por último, de seguimiento a sus amigos. Hable acerca de cómo la oportunidad hospitalidad fue y qué impacto tuvo sobre ellos, al servir a otros con su tiempo y recursos. Continue fomentando la hospitalidad y solucionar cualquier problema que puedan tener. Puede hacerlo recordando a sus amigos por qué la hospitalidad es tan importante, ayudarles a encontrar a otros con quien asociarse, hablar de los resultados de abnegación contra el egoísmo, y animarlos a orar mientras se preparan y practican la gloriosa tarea de amar a los extraños por causa de Cristo.


[1] . Mediante el uso de la palabra “prescribir”, no me refiero un mandamiento opaco de hospitalidad a algo que es opcional, sino más bien el objetivo es animar a los consejeros para sugerir que con gracia y gentilmente practiquen la hospitalidad con sus amigos. Por tanto, cualquier “suavidad” en el uso del término “prescribir” y sus variaciones se debe inferir usarlo en el asesoramiento de una persona en lugar de la forma en que se retrata en la Escritura.

[2]. Romanos 12:13, Hebreos 13: 2, y 1 Timoteo 3: 2

[3]. Lucas 14: 1-14, Éxodo 22:21; Deuteronomio 14: 28-29; 2 Samuel 9: 7-13

[4]. Romanos 16: 1-2 y 3 Juan: 7-8

[5]. 2 Juan: 10-11

[6] Hechos 17: 5-9

[7] Lucas 14: 1-14

[8] 2 Timoteo 1: 16-18

[9] 2 Samuel 9: 7-13

Fuente

3 comentarios sobre “Prescribiendo la Hospitalidad para el Crecimiento en la Vida Cristiana

    Fer escribió:
    28 enero 2016 en 2:07 am

    Gracias por compartir. Dios los bendiga. La traduccion es pesima y se hace dificil leer de corrido.

    elpandelperegrino escribió:
    28 enero 2016 en 3:46 am

    Muchas gracias por el post!!, me tocó lo de “fanáticos del control” porque es un defecto que muchas veces me impide servir como en Señor quiere. ¡¡Implica negarse a uno mismo!!

    NoéBlog escribió:
    28 enero 2016 en 11:04 am

    Como siempre muchas gracias por el esfuerzo de traducir estos artículos.
    Ha sido de bendición para mi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s