Una Objeción a la Soberanía de Dios que la Demuestra

Posted on

ESJ-015 2016 0309

Una Objeción a la Soberanía de Dios que la Demuestra

Por Mike Riccardi

En Romanos 9, Pablo habla de la libertad absoluta de Dios en sus propósitos de salvación. Él usa la ilustración de los gemelos, Jacob y Esaú, que indica que la elección de Dios de Jacob sobre Esaú no tenía nada que ver con ninguno de ellos. Más bien, Dios escogió "para que [Su] propósito de acuerdo a su elección permaneciera." Esta elección fue "no por las obras sino por el que llama" (Romanos 9:11). Él continúa diciendo que la salvación "no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia" (Rom 9,16), y luego apoya su afirmación al referirse al endurecimiento del corazón de Faraón por Dios para el propósito expreso de demostrar su poder y proclamar Su nombre a través de los acontecimientos que siguieron (Romanos 9: 17; ver Ex 9:16 ). Luego Pablo resume su punto declarando: "De manera que Él tiene misericordia de quien quiere, y endurece a quien quiere" (Romanos 9:18).

Entonces, Pablo anticipa una objeción: “Me dirás entonces: ¿Por qué, pues, todavía reprocha Dios? Porque ¿quién resiste a su voluntad?”

En primer lugar, vamos a entender la objeción en sí. El interlocutor imaginario (o tal vez no tan imaginario) de Pablo ha entendido todo lo que Pablo ha dicho acerca de Dios hasta este punto.

  • Se entiende que la salvación es enteramente una obra de la gracia de Dios, y no se debe a nada en el hombre.
  • También entiende que es la voluntad de Dios, no la voluntad del hombre, la que es determinante y decisiva en la salvación (de nuevo, Romanos 9:16; cf. Juan 1:13). El hace una pregunta retórica para subrayar este punto: Es decir, "Nuestro Dios está en los cielos;" ¿Quién ha resistido a su voluntad? "" Nadie se resiste a la voluntad de Dios. " Todo lo que quiso ha hecho "(Salmo 115: 3). Él lleva a cabo toda Su buena voluntad (Isa 46:10 ), y ninguno de Sus propósitos puede ser frustrado (Job 42: 2 ).
  • El objetor también entiende que Dios todavía mantiene al hombre responsable. “El aun sigue encontrando una falta.”

Entonces la pregunta es, "Ya que nadie puede resistirse a la voluntad de Dios, ¿cómo es justo que Él todavía encuentre culpa?"

Dando Sentido a la Objeción

Esta objeción ha demostrado ser muy útil en la comprensión de los cristianos de la naturaleza de la soberanía de Dios en la salvación. Porque independientemente de cual sean nuestras conclusiones acerca de las doctrinas de la gracia, deben tener sentido de esa objeción.

Y el hecho es: que la única manera de que esta objeción tiene sentido en absoluto es si tres cosas son ciertas: (1) El hombre debe arrepentirse y ser salvo según lo ordenado por Dios, (2) El hombre no tiene la capacidad moral para arrepentirse y ser salvo; y (3) Dios todavía mantiene al hombre responsable de arrepentirse y ser salvo, y los castigará por su incapacidad para hacerlo. En términos filosóficos, esta objeción sólo tiene sentido si "debe" no implica "puede", es decir, si al ordenar algo de alguien, no significa necesariamente que son capaces de hacer lo que manda. En términos teológicos, esta objeción sólo tiene sentido si las doctrinas de la depravación total, elección incondicional y la gracia irresistible son ciertas.

Pero es repugnante a la mente natural que podríamos ser responsables de algo que no somos capaces de hacer –especialmente si decimos que es un Dios de amor que impone esta norma. Y así diferentes escuelas de pensamiento elaboran comprensiones alternativas de la soberanía de Dios en un esfuerzo de salvarlo de lo que ellos creen que es injusto. Sin embargo, ninguna de estas alternativas da sentido a la objeción en Romanos 9:19. Vamos a considerar estas alternativas.

Universalismo

Una alternativa es el universalismo. Dios ha requerido algo de la humanidad que no es capaz de hacer, por lo que barre sus pecados bajo la alfombra – después de todo, los niños son niños, ¿verdad? – Y Él les deja libres de culpa. Ahora, aparte de ser patentemente no bíblico, esta posición estaría negando que Dios "todavía encuentra culpa" con la humanidad. Nadie puede resistirse a Su voluntad, así que El simplemente no encuentra ninguna falta con ellos.

La Elección Condicional Sobre la base de la Fe Prevista

Otra alternativa es negar que la elección de Dios es incondicional, y en lugar de afirmar que está condicionada a la fe que Dios previó en una persona en particular. Dicho de otra manera: Los eligió porque sabía que lo elegirían. Puesto que nuestras mentes naturales considera injusto que la gente rinda cuentas por algo que ellos no son capaces de hacer, esta posición teológica sostiene que en realidad fuimos capaces de hacer algo, a saber, creer, esto da como resultado que Dios nos conceda misericordia.

Pero si este fuera el caso, el compañero imaginario de Pablo no habría hecho la objeción en Romanos 9:19. No sería ningún misterio de por qué Dios "todavía encuentra culpa", con los que no creen. Ellos simplemente no tienen la fe necesaria para ser elegidos.

Libre Albedrío Libertario

Todavía otra alternativa, similar a la anterior, es afirmar que Dios es verdaderamente soberano, pero Dios ha escogido soberanamente conceder una clase-de-soberanía a la humanidad en forma de libre albedrío libertario. Dios ordena el arrepentimiento y la fe, y El va a encontrar culpa en los que no se arrepienten y creen. Pero de acuerdo con este punto de vista, los que no se arrepienten y creen lo hacen porque tienen el libre albedrío de aceptar o rechazar a Dios. Dios hizo todo lo posible, y El podría salvar a todo el mundo si El pudiera, pero dejó la decisión final a la salvación sobre el hombre. En otras palabras, pueden "resistir a Su voluntad."

Una vez más, nos encontramos con que la objeción en 9:19 no tendría ningún sentido. No habría ningún misterio en cuanto a por qué Dios encontrar falta en los que lo rechazan. Pero el interlocutor de Pablo hace la declaración (a través de una pregunta retórica) que nadie resiste a la voluntad de Dios.

El Genio de la Gracia

Y así, si vamos a dar algún sentido de la objeción que Pablo plantea en Romanos 9:19, no podemos explicar la soberanía de Dios y la incapacidad del hombre, apelando a la elección condicional o libre albedrío libertario. Esta objeción sólo tiene sentido si las doctrinas calvinistas de la depravación total, elección incondicional y la gracia irresistible son ciertas.

Pero, ¿es eso justo? ¿Cómo puede Dios mandar lo que es imposible, y aún así hacer a la gente responsable? ¿Cómo puede ordenar a la gente nacer de nuevo, a pesar de que el nuevo nacimiento depende enteramente de "Dios, que tiene misericordia" (Romanos 9:16)? Pues bien, al que pregunta que trata de poner en duda la justicia de Dios, la respuesta de Pablo es una reprensión punzante: (Romanos 9:20) " ¿quién eres tú, oh hombre, que le contestas a Dios?". Si busca encontrar defectos en el carácter de Dios, tendrá una comprensión sesgada de la justicia, porque no hay injusticia en Dios, por definición. (Rom 9:14 ; cf. 3:5b–6 ). Usted, una criatura del polvo, está contendiendo con su Creador, y Pablo dice que mejor poner la mano sobre la boca rápidamente.

Pero hay una manera de hacer la pregunta desde un deseo sincero de entender a Dios y adorarle de cómo El se ha revelado. Y si la pregunta se hace en ese espíritu, creo que hay una respuesta clara. Y esto es: Dios concede a su pueblo lo que Él requiere de ellos. Este es el genio de la gracia. Al ordenarles algo que a todo el mundo le es imposible de hacer, Dios magnifica la verdadera impotencia e incapacidad de la humanidad relacionada con nuestra condición espiritual. Y debido a que Él manda sólo lo que es posible para Dios mismo llevar a cabo, Él magnifica su propia suficiencia y la plenitud de la gloria. Como Pablo va a explicar, Él hace esto para "dar a conocer las riquezas de su gloria sobre los vasos de misericordia" (Romanos 9:23).

Al conceder lo que requiere, Dios se muestra a Sí mismo como todo en todos. Él coloca a la humanidad en nuestra posición apropiada, como mendigos necesitados deseosos de recibir de Su mano. Entonces, como nuestro benefactor, Él concede lo que requiere y por lo tanto capta nuestros afectos, de manera que lo veamos totalmente deseable, totalmente digno, y totalmente maravilloso.

2 comentarios sobre “Una Objeción a la Soberanía de Dios que la Demuestra

    pedro7idiart escribió:
    9 marzo 2016 en 5:05 pm

    Excelente

    […] Origen: Una Objeción a la Soberanía de Dios que la Demuestra […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s