Guardando la fe En Una Época Sin fe: la Iglesia como una Minoría Moral

Posted on

Post-ESJ-244

Guardando la fe En Una Época Sin fe: la Iglesia como una Minoría Moral

“El mayor problema de nuestro tiempo", decía el historiador Will Durant, "no es el comunismo contra el individualismo, no Europa contra Estados Unidos, ni siquiera Este contra el Oeste; es si los hombres pueden vivir sin Dios.” Esa pregunta, ahora parece, será respondida en nuestro propio tiempo.

Durante siglos, la iglesia cristiana ha sido el centro de la civilización occidental. La cultura occidental, el gobierno, la ley y la sociedad se basan en los principios cristianos de forma explícita. La preocupación por el individuo, un compromiso con los derechos humanos, y el respeto por el bien, la belleza y la verdad; todo esto surgió de las convicciones cristianas y la influencia de la religión revelada.

Todos éstos, ahora apresuramos a añadir, están bajo un ataque serio. La misma noción de bien y el mal está ahora descartada por grandes sectores de la sociedad americana. Cuando no se descarta, a menudo es degradada. Tomando una página de Alicia en el País de las Maravillas, los secularistas modernos simplemente llaman al mal, bien y el al bien, mal.

El teólogo Quaker D. Elton Trueblood una vez describió a Estados Unidos como una "civilización de flor cortada." Nuestra cultura, argumentó, esta cortada de sus raíces cristianas como una flor cortada en la roda. Aunque la flor mantendrá su belleza durante un tiempo, está destinada a marchitarse y morir.

Cuando Trueblood dijo esas palabras hace más de dos décadas, la flor podría todavía ser vista con un poco de color y señales de vida. Pero la flor ha perdido desde hace tiempo su vitalidad, y es hora de que los pétalos caídos sean reconocidos.

“Cuando Dios ha muerto", argumentó Dostoievski, "todo está permitido." La permisividad de la sociedad moderna de Estados Unidos difícilmente puede ser exagerada, pero puede atribuirse directamente al hecho de que los hombres y mujeres modernos actúan como si Dios no existe, o es impotente para cumplir Su voluntad.

La iglesia cristiana se encuentra ahora frente a una nueva realidad. La iglesia ya no representa el núcleo central de la cultura occidental. Aunque los puestos avanzados de influencia cristiana se mantienen, éstas son excepciones y no la regla. En su mayor parte, la iglesia ha sido desplazada por el reinado del secularismo.

El periódico trae un bombardeo constante que confirma el estado actual de la sociedad americana. Esta época no es la primera en ver un indescriptible horror y maldad, pero es el primero en negar cualquier base consistente para identificar el mal como bueno o malo como bueno.

La iglesia fiel es, en su mayor parte, tolerada como una sola voz en el ámbito público, pero sólo con tal de que no intente ejercer alguna influencia creíble sobre el estado de las cosas. Si la iglesia habla enérgicamente sobre una cuestión de debate público, se castiga como coercitiva y pasada de moda.

¿Cómo piensa la iglesia de sí misma a medida ue hace frente esta nueva realidad? Durante los años 1980, era posible pensar en términos ambiciosos en la iglesia como la vanguardia de una mayoría moral. Esa confianza se ha visto seriamente sacudida por los acontecimientos de la última década.

Poco progreso hacia el restablecimiento de un centro de gravedad moral puede ser detectado. En cambio, la cultura se ha movido con rapidez hacia un abandono más completo de toda convicción moral.

La iglesia confesante ahora deben estar dispuesta a ser una minoría moral, si eso es lo que exige los tiempos. La iglesia no tiene derecho a seguir la llamado de la sirena secular hacia el revisionismo moral y las posturas políticamente correctas sobre las cuestiones del día.

Cualquiera que sea el problema, la iglesia debe hablar como iglesia, es decir, como la comunidad de caídos pero redimidos, que están bajo la autoridad divina. La preocupación de la iglesia no es conocer su propia mente, sino conocer y seguir a la mente de Dios. Las convicciones de la Iglesia no deben surgir de las cenizas de nuestra propia sabiduría caída, sino a partir de la Palabra de Dios con autoridad que revela la sabiduría de Dios y Sus mandamientos.

La iglesia debe ser una comunidad de carácter. El carácter producido por personas que están bajo la autoridad del Dios soberano del universo, inevitablemente, estará en contradicción con la cultura de la incredulidad.

La iglesia estadounidense se enfrenta a una nueva situación. Este nuevo contexto es tan actual como el periódico de la mañana y tan antiguo como las primeras iglesias cristianas de Corinto, Éfeso, Laodicea, y Roma. La eternidad registrará ya sea que la iglesia norteamericana está dispuesta a someterse únicamente a la autoridad de Dios o no; o si la iglesia va a renunciar a su vocación para servir a dioses menores.

La iglesia debe despertar a su estatus como una minoría moral, y aferrarse al Evangelio que se nos ha confiado predicar. De este modo, los brotes profundos de la verdad permanente revelarán la iglesia para ser un oasis que da vida en medio del desierto moral de América.

Este artículo fue publicado originalmente el 16 de julio, 2009.

R. Albert Mohler Jr.

3 comentarios sobre “Guardando la fe En Una Época Sin fe: la Iglesia como una Minoría Moral

    pedro7idiart escribió:
    20 abril 2016 en 9:00 pm

    Excelente!!!

    […] Por Albert Mohler, bajo el titulo original “Guardando la fe en una época sin fe: la iglesia como una minoría moral”, aquí. […]

    […] Por Albert Mohler, bajo el titulo original “Guardando la fe en una época sin fe: la iglesia como una minoría moral”, aquí. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s