Doctrinas Mortales: Enfrentando al Mal como Serpientes y Palomas

Posted on

ESJ-2017 0221-001

Doctrinas Mortales: Enfrentando al Mal como Serpientes y Palomas

Por Tim Challies

Desde sus primeros días, la iglesia ha sido plagada de falsos maestros y doctrina letal. Nunca ha habido un período de descanso, un tiempo en que los cristianos pudieron relajar su guardia. Satanás se ha opuesto a la iglesia desde el día de su fundación, y él continuará oponiéndose a ella hasta el día de su destrucción.

Naturalmente, entonces, Pablo estaba seriamente preocupado por los falsos maestros y la doctrina letal, advirtiéndoles en casi cada una de sus cartas. Cuando llega al final de su carta a los Romanos, recuerda a la iglesia que debe estar en guardia, ya que los falsos maestros son hábiles en usar halagos y palabras suaves para engañar a los creyentes. Pablo ama a esta iglesia y quiere que sean conscientes de los desafíos que enfrentarán los maestros depredadores. Pero su solución nos sorprenderá. Él le dice a estos cristianos “quiero que seáis sabios para lo bueno e inocentes para lo malo.” (Romanos 16:19b).

Pablo parece estar haciendo eco de Jesús aquí. En el libro de Mateo, leemos de Jesús enviando a sus discípulos y advirtiéndoles de la inminente persecución de los enemigos del evangelio. Él les dice cómo comportarse en medio de tales pruebas: “Mirad, yo os envío como ovejas en medio de lobos; por tanto, sed astutos como las serpientes e inocentes como las palomas.” (Mateo 10:16). Jesús y Pablo piden sabiduría e inocencia. Veamos cómo estos dos pasajes nos enseñan a protegernos a nosotros mismos y, a nuestras iglesias de los falsos maestros y su doctrina mortal.

Serpientes y Palomas

Jesús había enseñado y orientado a sus discípulos, y ahora estaba listo para enviarlos a una misión a corto plazo. Irían a sus hermanos judíos para decirles del Mesías. Eran como ovejas enviadas a una manada de lobos peligrosos. Los lobos son viles, y las ovejas son indefensas. Los lobos son astutos, y las ovejas son torpes. ¿Cómo podrían sobrevivir estas ovejas? Necesitarían aprender de otras dos criaturas – las serpientes y las palomas.

Las serpientes son animales astutos, capaces de hacer juicios astutos. Son capaces de evaluar las circunstancias y comportarse de una manera apropiada. Cuando ven peligro, se deslizan fuera de la vista sin vacilación. Las palomas, mientras tanto, son animales inocentes. Las palomas son criaturas simples y puras que no causan problemas. Sin embargo, su sencillez es propensa a ponerlos en peligro, porque no pueden huir cuando un depredador se acerca. Su pureza está asociada con su credulidad.

Donde los cristianos son propensos a ser tan inocentes como serpientes y astutos como palomas, Dios nos llama a algo mucho más noble y mucho más eficaz. Douglas Sean O’Donnell lo expresa de esta manera: “Debemos ser piadosos, pero no crédulos-serpiente inteligente, pero no serpiente engañosa. Porque nuestro carácter encomienda a Cristo; Nuestra piedad proclama el evangelio.” Debemos comportarnos de una manera que llama la atención sobre el evangelio, no sobre nosotros mismos. Debemos asegurar de que cualquier ofensa que damos es una ofensa del evangelio, no una ofensa de nuestra propia depravación. Debemos predicar el evangelio sabiamente, evaluando situaciones para descubrir la manera más apropiada de hablar la verdad de manera más clara. La sabiduría y la inocencia sirven mejor a la causa del evangelio.

Sabio e Inocente

Pablo toma prestadas las palabras de Jesús y las aplica a un contexto diferente. Si Jesús llama a un testimonio puro, el llamado de Pablo se inclina hacia una mente pura. Pablo no nos proporciona ningún símil para desempacar e interpretar. Sabiendo que los falsos maestros y su letal doctrina están al alcance de la mano, los cristianos deben ser "sabios en cuanto a lo que es bueno e inocente en cuanto a lo que es malo" (Romanos 16: 19b). JB Phillips parafrasea así: “Quiero veros expertos en el bien, y ni siquiera principiantes en el mal.”

Paul era consciente de la tentación de ponerse tan preocupado por el mal que desarrollamos una obsesión hacia ello. Podemos asumir que la mejor manera de guardar nuestra fe es llegar a ser expertos en doctrina falsa, estudiar los detalles finos del error para que la verdad pueda destacarse. Pero hay al menos dos problemas graves con este enfoque. Primero, somos demasiado débiles y el mal es demasiado fuerte para que nos sumemos en el mal y permanezcamos intactos. Nuestro conocimiento del mal puede convertirse pronto en una atracción para el mal. En segundo lugar, defender la verdad mediante el estudio del error es un error de un necio. La verdad de Dios es provechosa, pero el mal es una falsificación inútil, una perversión de la verdad. La verdad de Dios es fija e inmutable, pero el mal siempre está cambiando, siempre adaptándose a las tendencias de la época. Convertirse en un experto en la verdad estudiando el error es peligroso y derrochador, un enfoque de retroceso y peligroso.

Pablo ofrece una solución mucho más segura y mucho más efectiva. Debemos enfocar lo mejor de nuestra atención en lo que es bueno, puro y encantador (Filipenses 4: 8). Debemos hacer de la verdad, más que del error, el centro de atención de nuestros estudios y el deleite de nuestros corazones. Debemos confiar en que la manera infalible de identificar la falsa doctrina es llegar a ser expertos en la verdadera doctrina. Como dice John MacArthur: “No estudien falsa doctrina, no estudien el pecado, no estudien el error. Apégate a la verdad y la obediencia piadosa.”

Nuestra prioridad debe ser siempre la verdad. Defendemos mejor la fe cristiana cuando nuestra comprensión de la sana doctrina es profunda y amplia. El creyente con gran conocimiento de la verdad está preparado para defenderse de todo error.

La Postura del Cristiano

Cuando se trata de enseñanzas falsas, la postura apropiada es el conocimiento sin obsesión. Hacemos bien en saber de la existencia del error y su estrategia para infiltrarse en la iglesia. El cristiano perspicaz estará familiarizado con los desafíos principales de su época, los errores más prominentes, los principales vendedores ambulantes de herejía. Sin embargo, seguirá siendo inocente al equiparse con la verdad, en lugar de obsesionarse con el error. A medida que surjan herejías, él responderá aumentando su familiaridad con la Palabra de Dios, confiando en que la luz de la Palabra de Dios expondrá la oscuridad de cada error.

Concederé, por supuesto, que habrá momentos en que es aconsejable adquirir mayor familiaridad con errores prominentes y perniciosos -el tipo de errores que amenazan con "engañar los corazones de los ingenuos" (Romanos 16:18). Algunos creyentes están especialmente preparados para estudiar la falsa doctrina para poder refutarla con la Palabra de Dios. Muchos de nosotros nos hemos beneficiado del trabajo de estos hombres y mujeres. Sin embargo, como Robert Mounce dice muy bien: “Dios nunca quiso que sus hijos se hiciesen íntimos con el mal para comunicar el evangelio a los que están a su alcance.” Nunca debemos permitir que el estudio del error obstaculice nuestra búsqueda de la verdad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s