La Santidad Personal del Pastor es Importante

Posted on Actualizado enn

ESJ-2017 0411-001

La Santidad Personal del Pastor es Importante

Por Jason Helopoulos

Ten cuidado de ti mismo y de la enseñanza; persevera en estas cosas, porque haciéndolo asegurarás la salvación tanto para ti mismo como para los que te escuchan. 1 Timoteo 4:16

Robert Murray M’Cheyne, el famoso pastor presbiteriano escocés del siglo XIX, dijo una vez: “La mayor necesidad de mi pueblo es mi propia santidad”.[1] A primera vista puede parecer que M’Cheyne está minando el evangelio con tal declaración, pero sólo hay que leer algunos de sus sermones para ver la alta perspectiva que tenía de Cristo y del evangelio. M’Cheyne está enfatizando lo que el apóstol Pablo comparte cuando instruye a Timoteo que se mantenga vigilante sobre sí mismo (1 Timoteo 4:16). Nuestra santidad es importante. Es importante no sólo en nuestra salvación, sino también en la salvación de la gente que el Señor ha puesto bajo nuestro cuidado (1 Timoteo 4:16).

Un pastor que busca continuamente a Cristo y crece en santidad busca lo más importante para su propia alma y también para aquellos bajo su cuidado. Ellos necesitan un pastor que ama y esté creciendo en el Señor para conducirlos a amar y crecer. No podemos llevarlos a donde no hemos pisado. No podemos dar lo que no tenemos. No podemos enseñar lo que no sabemos. No podemos dar ejemplo cuando no buscamos apasionadamente al Señor nosotros mismos. Donde nuestros afectos se han enfriado, la iglesia sufrirá. Cuando nuestra confianza en el Señor es pobre, la iglesia sentirá el efecto. La iglesia requiere, por el designio de Dios, pastores que sean líderes que buscan la santidad, la edificación de la fe, la predicación del evangelio, que sean motivados por el amor, movidos por la gracia y afectuosos del pueblo de Dios. Los hombres que están sólidamente apegados al cinturón del Gran Pastor, conocen Su gracia, y viven en Su verdad son los hombres que necesitamos en nuestros púlpitos (1 Corintios 6: 19-20, Filipenses 3: 8-11). Este precepto no puede ser exagerado y no debe minimizarse.

Mientras escribo este capítulo y reflexiono sobre esta verdad, recuerdo muchos eventos que he presenciado en los últimos dos años. He observado la vida de tres pastores cristianos destruidos por falta de vigilancia sobre sus propias almas (1 Timoteo 4:16). A cada uno de ellos amaba, respetaba y contaba como amigo. Todos ellos tenían esposas e hijos amorosos. Sin embargo, sus lujurias los consumían. Para cada uno de estos hombres, empezó como algo pequeño –una mirada a un sitio web o el pincel de la mano de alguien. Hoy, los tres pastores están fuera del ministerio. Uno se sienta en una prisión, y dos de ellos están separados de sus hijos y su esposa. Cada uno de ellos perdió su hogar, sus amigos, su iglesia, su ministerio y su reputación. El pecado es mortal (Romanos 6:23); puede destruir todo en nuestras vidas. Como pastores, nuestro pecado tiene la capacidad de dañar no sólo a nosotros mismos, a nuestras familias y a nuestros amigos, sino también a la miríada de personas bajo nuestro cuidado. Y el pecado puede ser increíblemente sutil. Si bien podemos esconderlo por una temporada, con el tiempo agotará la energía, la eficacia y los frutos de las vidas de las personas a las que servimos. Si no es vigilado, puede ser una herramienta en manos de nuestro adversario para el estorbo y la destrucción de la vida espiritual de innumerables otros.

Manténgase atento a sí mismo manteniendo los tiempos de quietud diarios, la adoración familiar y la adoración corporativa comprometida con el corazón. Sea un hombre que no sólo predica la necesidad de la oración y la lectura diaria de las Escrituras, sino que también la practiquen. Un tiempo de silencio diario (Mateo 6:6) es esencial, y practicar la adoración familiar en el hogar es igualmente necesario para nuestras vidas espirituales. Por supuesto, no se olvide de adorar personalmente mientras se reúne corporativamente con el pueblo de Dios cada semana. Cada uno de estos ámbitos de adoración provee la oportunidad de continuar examinando su propio corazón para ver donde el pecado pudo haber tomado posesión. Una vez que un pecado es descubierto, busque mortificarlo por la gracia de Dios. Busquemos la santidad con devoción comprometida. Nunca predique un sermón, enseñe una clase de escuela dominical, o proporcione una meditación sin ser afectado por el texto de la Escritura usted mismo. Toda nuestra preparación para la enseñanza pública y la predicación en el ministerio debe dirigirse primero a nuestros corazones.

Nuestro llamado es un llamado santo. Si la santidad no nos marca, entonces no debemos sorprendernos cuando no marca nuestras iglesias. Hay pocas cosas más importantes en la vida de la iglesia que la santidad de sus pastores. Recuérdese de esto diariamente mientras busca al Señor y cuida de su pueblo.

[1] Citado en John Piper, “He Kissed the Rose and Felt the Thorn: Living and Dying in the Morning of Life,” mensaje en Desiring God 2011 Conference para Pastores, 1 Febrero de 2011, http://www.desiringgod.org/biographies/he-kissed-the-rose-and-felt-the-thorn-living-and-dying-in-the-morning-of-life.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s