Versículos Frecuentemente Abusados: ¿Condena Dios el Debate? (2 Timoteo 2:14)

Posted on

ESJ-2017 0413-001

Versículos Frecuentemente Abusados: ¿Condena Dios el Debate? (2 Timoteo 2:14)

Por Jeremiah Joohnson / John F. Macarthur

“Hace casi veinte años, durante la conferencia de la Semana del Fundador del Instituto Bíblico Moody, escuché a Jim Cymbala hacer la siguiente petición de unidad:

Piense en la división de hoy en el Cuerpo de Cristo. Tenemos todos estos nombres que no existen para Dios: Bautista, Presbiteriano, Nazareno, Pentecostal, Carismático. Dios no tiene idea de lo que significan, porque Él sólo tiene un Cuerpo. . . . . . . Él tiene un Cuerpo-el Cuerpo del Señor Jesucristo. Evangélico-evangélico ni siquiera existe para Dios. Estamos usando palabras que no están en la Biblia. Estamos enalteciendo la Biblia y siendo anti-bíblicos mientras la enaltecemos. Él sólo tiene – hay un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, un solo Cuerpo. Y Él no quiere que dividamos Su Cuerpo. [1] Jim Cymbala, “The Victorious Church,” February 5, 2000.

En el momento, me pareció absurdo. Por supuesto que Dios sabe lo que significan nuestros títulos denominacionales; por supuesto, entiende dónde se han trazado las líneas doctrinales en la arena.

Pero entonces, ¿quién va a argumentar a favor de la división ?

La fascinación actual de la iglesia con el suave ecumenismo de identificar y celebrar el terreno común depende de una falsa dicotomía: que toda división aflige a Dios. Ellos apuntan a una variedad de textos -frecuentemente sacados de su contexto original- para afirmar este punto.

El texto de Cymbala, por ejemplo, fue Marcos 3:20-26, un pasaje en el cual Cristo respondió a las acusaciones de que Su poder provenía de Satanás. El Señor señala correctamente que sería ilógico usar el poder de Satanás para expulsar demonios -que "una casa dividida contra sí misma, esa casa no será capaz de sostenerse." Cymbala convirtió esa declaración en una reprensión a una iglesia dividida.

Hoy en día, otro texto flota frecuentemente como un mandato para la unidad: “Recuérdales esto, encargándoles solemnemente en la presencia de Dios, que no contiendan sobre palabras, lo cual para nada aprovecha y lleva a los oyentes a la ruina.” (2 Timoteo 2:14). A menudo, eso se toma para decir que no debemos debatir nuestras diferencias doctrinales, que no debemos dejar que la doctrina nos divida en absoluto. Si decimos que somos cristianos, debemos centrarnos en lo que estamos de acuerdo, y dejar a un lado cualquier cosa en la que no lo estamos.

Bajo ciertas circunstancias, esa postura podría ser aceptable. Pero, como explica John MacArthur, en un mundo invadido por evangelios falsos y falsos cristos, no podemos darnos el lujo de borrar simplemente toda línea doctrinal en la arena.

A través de los siglos, la corriente constante de la falsedad se ha convertido en un mar más profundo, más amplio y cada vez más destructivo de impiedad. Las falsas enseñanzas sobre Dios, sobre Cristo, sobre la Biblia y sobre la realidad espiritual son pandémicas. El padre de mentira está trabajando implacablemente para pervertir y corromper la verdad salvadora y santificadora de la Palabra escrita de Dios, la Biblia y de la Palabra viviente, Su Hijo Jesucristo.

Las sectas "cristianas" abundan hoy como nunca antes, al igual que todo tipo de religión falsa. Muchas denominaciones protestantes que una vez defendieron la Palabra inerrante de Dios y el evangelio salvador de Jesucristo se han vuelto hacia la filosofía humana y la sabiduría secular. Al hacerlo, han abandonado las verdades centrales del cristianismo bíblico -incluyendo la Trinidad, la deidad de Cristo, Su expiación sustitutiva y la salvación sólo por la gracia. Al rechazar la verdad de Dios, han llegado a condonar y abrazar incontables males -el universalismo, el hedonismo, la psicología, la auto-salvación, la fornicación y el adulterio, la homosexualidad, el aborto y una serie de otros pecados. Los efectos de la enseñanza impía han sido devastadores y condenatorios, no sólo para los miembros de esas iglesias, sino para un número incontable de los no salvos que han sido confirmados en su impiedad por la religión falsa. [2] John MacArthur, The MacArthur New Testament Commentary: 2 Timothy (Chicago: Moody Press, 1995), 68.

Como escribe en su libro, The Truth War , hoy necesitamos ser más fervientes en nuestra defensa de la verdad.

El mandato de Judas de "contender fervientemente por la fe" no es meramente descuidado en la iglesia contemporánea; a menudo es saludado con desprecio absoluto. Hoy en día, cualquiera que pida discernimiento bíblico o se manifieste claramente contra una perversión popular de la sana doctrina es tan semejante como los propios maestros falsos que incurren en la desaprobación de otros cristianos. Eso puede incluso ser un eufemismo. Saboteadores y los vándalos dela verdad a menudo parecen tener un tiempo más fácil hacer su trabajo que el creyente consiente que sinceramente trata de ejercer el discernimiento bíblico.

Prácticamente cualquiera hoy puede abogar por las ideas más extravagantes o innovaciones y todavía ser invitado a unirse a la conversación evangélica. Pero que alguien cuestione seriamente si una idea que está ganando aceptación en la corriente principal evangélica es realmente bíblicamente sólida, y la persona que plantea la preocupación es probable que sea considerada por otros como un "cazador de herejía" o dejada de lado como un molesto delator. Ese tipo de reacción ha ocurrido con una regularidad tan predecible que las voces claras del verdadero discernimiento bíblico casi se han extinguido. Los evangélicos contemporáneos han abandonado casi por completo la noble práctica de los Bereanos, que fueron elogiados por escudriñar cuidadosamente incluso las enseñanzas del apóstol Pablo. Ellos estaban “escudriñando diariamente las Escrituras, para ver si estas cosas eran así.” (Hechos 17:11).

Pero en nuestra generación a veces parece como si entre más agresivamente algo se comercializa a los cristianos como lo último y la mayor novedad, menos probable es que la mayoría de los evangélicos lo examinen críticamente. Después de todo, ¿quién quiere ser ridiculizado constantemente como guardián de la ortodoxia en una cultura posmoderna? Defender la fe es un papel que muy pocos parecen querer más. [3] John MacArthur, The Truth War (Nashville, TN: Thomas Nelson, 2007), 97 – 98.

Lejos del giro moderno de 2 Timoteo 2:14, gran parte de lo que Pablo escribió a su aprendiz tenía que ver con la defensa de la iglesia y el aferramiento a la sana doctrina. En su primera carta a Timoteo, Pablo escribió:

Como te rogué al partir para Macedonia que te quedaras en Efeso para que instruyeras a algunos que no enseñaran doctrinas extrañas, ni prestaran atención a mitos y genealogías interminables, lo que da lugar a discusiones inútiles en vez de hacer avanzar el plan de Dios que es por fe, así te encargo ahora….. Esta comisión te confío, hijo Timoteo, conforme a las profecías que antes se hicieron en cuanto a ti, a fin de que por ellas pelees la buena batalla, guardando la fe y una buena conciencia, que algunos han rechazado y naufragaron en lo que toca a la fe.” (1 Timoteo 1: 3-4, 18-19)

El mismo tipo de exhortaciones están cubiertas por la escritura de Pablo. En Hechos 20: 28-30 advirtió a la iglesia de Efeso,

Tened cuidado de vosotros y de toda la grey, en medio de la cual el Espíritu Santo os ha hecho obispos para pastorear la iglesia de Dios, la cual El compró con su propia sangre. Sé que después de mi partida, vendrán lobos feroces entre vosotros que no perdonarán el rebaño, y que de entre vosotros mismos se levantarán algunos hablando cosas perversas para arrastrar a los discípulos tras ellos..

Exhortó también a los tesalonicenses: “Antes bien, examinadlo todo cuidadosamente , retened lo bueno; absteneos de toda forma de mal.” (1 Tesalonicenses 5: 21-22). Pablo claramente no era alguien que se alejara de un debate doctrinal. Era un apasionado defensor del Evangelio y un incansable guardián de la verdad.

Entonces, ¿qué debemos hacer de su exhortación a Timoteo "no contiendan sobre palabras" (2 Timoteo 2:14)? Así lo explica John MacArthur.

El propósito de Pablo era motivar y alentar a Timoteo a mantener una firme comprensión de la misma verdad y transmitirla a otros que harían lo mismo (2 Timoteo 2: 2). Es sólo con un conocimiento profundo de la verdad de Dios que la falsedad y el engaño pueden ser reconocidos, resistidos y opuestos. . . . . . .

Logomacheo lleva consigo la idea de llevar a cabo una guerra de palabras, en este caso con falsos maestros, que más tarde se describirán como "siempre aprendiendo y nunca llegando al conocimiento de la verdad" (2 Timoteo 3: 7). Estos engañadores usan la sabiduría y la razón humanas para socavar la Palabra de Dios, y los creyentes no debaten con ellos, especialmente dentro de la iglesia. [4] The MacArthur New Testament Commentary: 2 Timothy , 70–72.

Él continúa explicando por qué esa advertencia es particularmente oportuna para la iglesia hoy.

El aluvión de ideas y verborrea impías que hoy está asaltando a la sociedad en general, e incluso a la iglesia evangélica, es aterrador. Más aterradoras que las ideas falsas mismas, sin embargo, está la indiferencia hacia ellas, y a menudo la aceptación de ellas, por aquellos que mencionan el nombre de Cristo y afirman haber nacido de nuevo. El aborto, la evolución teísta, la homosexualidad, el divorcio sin culpa, el feminismo y muchos otros conceptos y actitudes no bíblicos han invadido la iglesia a un ritmo alarmante y en un grado alarmante. Una de las enseñanzas falsas más populares y seductoras es la promoción de una elevada autoestima como virtud cristiana, cuando, en realidad, es el fundamento mismo del pecado. Esas ideas destructivas son inevitables cuando los cristianos escuchan al mundo por encima de la Palabra, y son más persuadidos por la sabiduría de los hombres que por la de Dios. Muy pocos líderes en la iglesia de hoy pueden decir honestamente con Pablo que su “exhortación no procede de error ni de impureza ni es con engaño” (1 Tesalonicenses 2:3).

A medida que los cristianos se vuelven cada vez menos familiarizados con la Escritura y la sana doctrina de primera mano y regularmente, se convierten en presa fácil de la jerga que suena cristiana pero mitiga fuertemente contra la verdad de Dios. Tales ideas no bíblicas y arbitrarias como "muertos en el Espíritu" y "atar a Satanás" frecuentemente reemplazan o son valoradas por encima de la enseñanza clara y la sumisión a la Escritura. [5] The MacArthur New Testament Commentary: 2 Timothy , 73.

El pueblo de Dios no debe ser combativo; no debemos caminar con fichas doctrinales sobre nuestros hombros, buscando una pelea. Pero también debemos tener una visión suficientemente elevada de la Palabra de Dios para que estemos dispuestos a defenderla. No debemos condenar el debate doctrinal o el desacuerdo; debemos usarlos para la gloria de Dios y el bien de su iglesia.


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B170412
COPYRIGHT ©2017 Grace to You

Un comentario sobre “Versículos Frecuentemente Abusados: ¿Condena Dios el Debate? (2 Timoteo 2:14)

    Nora escribió:
    13 abril 2017 en 10:01 pm

    Que buen tema. Gracias por la exposición tan clara.
    Una consulta… que es eso de “muertos en el Espíritu” ??

    Saludos fraternos. Dios les bendiga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s