Seis Cosas Que Usted Necesita Saber Sobre la Ira de Dios

Posted on

ESJ-2017 0522-004

Seis Cosas Que Usted Necesita Saber Sobre la Ira de Dios

Por Colin Smith

Así como la paz es una verdad ampliamente amada, la ira es una verdad ampliamente detestada. Muchos en la historia de la iglesia han sido avergonzados por la ira de Dios y han querido revisar esta verdad bíblica.

Sin embargo, este tema de la ira (o enojo) de Dios hacia el pecado y los pecadores es claramente y ampliamente enseñado en la Biblia. Esta verdad está tan entretejida con la esperanza de nuestra paz unos con otros y con Dios que si perdemos nuestra comprensión sobre una, perdemos nuestra esperanza de la otra.

Seis cosas que Usted Necesita Saber Sobre la Ira de Dios

La ira de Dios es, según John Stott, "su constante, implacable, incansable, intransigente antagonismo al mal en todas sus formas y manifestaciones". [1]

1. La ira de Dios no es como nuestra ira.

Cuando hablamos de la ira de Dios, recuerden que es la ira de Dios. Así que todo lo que sabemos acerca de Dios – es justo, es amor y es bueno – necesita ser vertido en nuestra comprensión de su ira.

Las palabras "ira" y "enojo" nos hacen pensar en nuestra experiencia. Usted puede haber sufrido por alguien que está habitualmente enojado, pierde su temperamento, o se vuelca en una rabia. Nuestra ira a menudo puede ser impredecible, mezquina y desproporcionada.

Aunque estas cosas son a menudo verdaderas de la ira humana, ninguna de ellas es verdadera de la ira de Dios. La ira de Dios es la respuesta justa y medida de su santidad hacia el mal.

2. La ira de Dios es provocada.

La ira de Dios no es algo que reside en él por naturaleza; es una respuesta al mal. Es provocada.

La Biblia dice: "Dios es amor". Esa es su naturaleza. El amor de Dios no es provocado. Él no nos ama porque ve en nosotros alguna sabiduría, belleza o bondad. Él te ama porque te ama, y ​​nunca puedes ir más allá de eso (Deuteronomio 7:7).

Pero la ira de Dios es diferente, su santa respuesta a la intrusión del mal en su mundo. Si no hubiera pecado en el mundo, no habría ira en Dios. Así que la enseñanza de la Biblia acerca de la ira de Dios es diferente de las mitologías antiguas, los dioses que corren frustrados y humeantes. La ira de Dios es su resolución establecida de que el mal no prevalecerá.

3. Dios es lento para la ira.

¿Por qué Dios permite que el mal continúe en el mundo? ¿Por qué no lo erradica?

Dios ofrece la gracia y el perdón en Jesucristo (2 Pedro 3:9). La gente viene a él en fe y arrepentimiento cada día, y Dios pacientemente abre la puerta de la gracia. El día de la ira de Dios vendrá, pero Dios no tiene prisa en traerlo porque entonces la puerta de la gracia será cerrada.

4. La ira de Dios se revela ahora.

¿Cómo revela Dios su ira? cuando los pecadores suprimen la verdad acerca de él, intercambian la verdad por una mentira y adoran las cosas creadas en lugar del Creador? Dios los abandona (Romanos 1):

  • Por consiguiente, Dios los entregó a la impureza en la lujuria[q] de sus corazones (1:24).
  • Por esta razón Dios los entregó a pasiones degradantes (1:26).
  • Dios los entregó a una mente depravada, (1:28) .

Un escritor afirma: “Pablo no está enseñando que un día Dios castigará a la civilización romana por su vicio y decadencia. Por el contrario, el vicio y la decadencia son ellos mismos el castigo de Dios … Su castigo fue su codicia, envidia, contienda, engaño, violencia e infidelidad.” [2] Cuando vemos la estructura moral de nuestra cultura desgarrada, debemos clamar a Dios por misericordia.

5. La ira de Dios está almacenada.

Toda la historia de la Biblia lleva a un día en que Dios tratará todo el mal completamente, finalmente y para siempre. Este será el día de la ira, cuando Dios recompensará todo mal y llevará a juicio todo pecado.

Dios hará esto en perfecta justicia. El castigo por cada pecado será igual al delito. Cuando se haga el juicio, se detendrá toda boca, porque todos sabrán que Dios ha sido juzgado en justicia y equidad. Entonces Dios anunciará un nuevo cielo y una nueva tierra, la cual será el hogar de la justicia.

6. La ira de Dios está sobre los pecadores.

En Juan 3:36, él no dice: "La ira de Dios vendrá [a los desobedientes]". Él dice: “el que no obedece al Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios permanece sobre él.” Ya está allí. ¿Por qué ya está ahí? Por naturaleza, somos hijos de ira (Efesios 2:3). Es el estado en el que hemos nacido.

¿Cuál es, al final del día, el mayor problema humano? No es que estamos perdidos y necesitamos encontrar nuestro camino en un viaje espiritual. No es que estamos heridos y necesitamos ser sanados. En el centro del problema humano es que somos pecadores bajo el juicio de Dios, y la ira divina cuelga sobre nosotros a menos que y hasta que sea quitada.

Cómo se Elimina la Ira de Dios

La Biblia habla de que la ira de Dios fue derramada en la cruz: “Ahora pronto derramaré mi furor sobre ti y descargaré mi ira contra ti” (Ezequiel 7: 8). Esto nos lleva al corazón de lo que sucedió allí: La ira divina hacia el pecado fue derramada sobre Jesús. Él se convirtió en la "propiciación" por nuestros pecados (Romanos 3:25), lo que significa que el pago por nuestros pecados fue derramado sobre Jesús en el Calvario.

Nunca se le ocurra la idea de que Dios te ama porque Cristo murió por ti. No, es al revés. ¡Cristo murió por ti porque Dios te amó! ¡Te amó incluso cuando fuiste el objeto de su ira! Dios amó tanto a los objetos de su ira que derramó la ira sobre sí mismo en la cruz.

El derramamiento de la ira de Dios fue el mayor acto de amor que este mundo haya visto jamás.

La esperanza para los pecadores es que entre nosotros y la ira de Dios está la cruz de Jesús. El pecado fue puesto sobre Jesús y la ira divina hacia ella fue derramada, vertida y agotada en la oscuridad del Calvario. Y cuando hubo terminado, Jesús clamó a gran voz: "¡Consumado es!" La ira de Dios que un día será derramada sobre todo pecado fue vertida en la cruz con respecto a todos los que están en él.

Entonces Cristo resucitó de entre los muertos, y hoy se presenta ante usted, ¡un Salvador vivo! Él le ofrece el inestimable regalo de la paz con Dios. Él está listo para perdonar sus pecados y puede llenarle con su Espíritu. Él puede salvarle de la ira y reconciliarle con el Padre. Él ha abierto la puerta del cielo, y él puede dejarle entrar.

[1] John Stott, The Cross of Christ , p. 171, InterVarsity Press, 2006. [2] Don ald Macleod, The Wrath, Present and To Come , The Monthly Record of the Free Church of Scotland, p. 171, InterVarsity Press, 2006..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s