Eliminando Toxinas Espirituales

Posted on

ESJ-2017 0522-003

Eliminando Toxinas Espirituales

1 Pedro 2:1-3

Por John F. Macarthur

Considere a una persona que ejerce de manera fastidiosa y mantiene una dieta estricta, pero también abusa de alcohol y drogas. Ese tipo de conducta esquizofrénica suscitaría muchas preguntas, y con razón.

Lo mismo ocurre con los cristianos que guardan cuidadosamente su dieta espiritual, pero no hacen ningún esfuerzo para evitar o eliminar toxinas pecaminosas, espirituales de sus vidas. El estudio fiel de la Palabra de Dios es vital para nuestro crecimiento, pero no es el único factor. Necesitamos reconocer actitudes y motivaciones pecaminosas como carcinógenos que pueden causar estragos en nuestras vidas espirituales.

En estos momentos, estas toxinas pecaminosas podrían envenenar tu vida, consumir tu utilidad y causar todo tipo de ruina y destrucción. Pedro reconoció la amenaza que estos pecados representan para nuestra salud espiritual y ordenó a sus lectores que “desechando toda malicia y todo engaño, e hipocresías, envidias y toda difamación” (1 Pedro 2:1).

La traducción King James de 1 Pedro 2:1 nos dice que "dejemos a un lado" todas estas cosas negativas. La palabra griega que se usa aquí significa "quitarte la ropa". Es lo mismo que se dice en Hebreos 12: 1 donde se nos dice que “despojémonos también de todo peso y del pecado que tan fácilmente nos envuelve.” Pedro destaca cinco toxinas específicas que debemos despojar de nuestras vidas por el bien de nuestra salud espiritual: la malicia, el engaño, la hipocresía, la envidia, la difamación.

Elimine la malicia. En tiempos bíblicos, la malicia significaba "maldad" o "mal pagano", el mal característico del mundo que rodea a la joven iglesia cristiana. Pedro no aconseja dejar a un lado malicia; el quiere que todo desaparezca. Los cristianos de hoy no son diferentes a los del primer siglo. A muchos de nosotros nos gusta jugar con el cristianismo mientras nos zambullimos en las prácticas mundanas. Pero no hay lugar en la vida del cristiano para la basura del mundo.

Un joven se acercó a un gran maestro de la Biblia y le dijo: "Señor, daría el mundo para conocer la Biblia como usted la conoce." El maestro lo miró a los ojos y dijo: "Y eso es exactamente te costará!" Si queremos crecer y desarrollarnos como cristianos, necesitamos examinarnos a nosotros mismos e identificar esos restos mundanos y restos a los que nos aferramos.

Elimine el engaño. Pedro también nos instruye que todo engaño tiene que ser desechado de nuestras vidas. Los motivos impuros están en la raíz del engaño y esto siempre conduce al engaño consciente de los demás. Pero el engaño nunca ofrece ningún beneficio a largo plazo, siempre está expuesto eventualmente.

Esta es una lección difícil de enseñar a los niños. Solía ​​decirle a mis propios hijos: "Es realmente mucho más caro mentir, porque cada vez que te descubro en una mentira vas a ser castigado mucho más severamente que si me hayas dicho la verdad". Tuve que probar esto en ocasiones, y siempre fue una dura lección para todos -para mí enseñar y para ellos que aprendieran- pero valió la pena.

Elimine la hipocresía. La hipocresía es una consecuencia natural del engaño. A los inconversos siempre les gusta señalar que la iglesia está llena de hipócritas, y desafortunadamente tienen razón.

Los cristianos a veces responden a esta acusación observando justamente que la iglesia -donde la gente puede escuchar el evangelio y ser enseñada la Biblia de la manera correcta- es el mejor lugar para que los hipócritas estén. Sin embargo, como Pedro claramente nos muestra, no podemos contentarnos con eso como el status quo. La hipocresía, una vez descubierta, se necesita arrepentirse de ella. No hay lugar para ello en la vida de un cristiano sincero. Si el creyente excusa su hipocresía, él está aprovechándose de la gracia de Dios y es un hipócrita más grande que nunca.

Eliminar la envidia. Reducido a sus componentes básicos, la envidia es simplemente egocentrismo. La envidia es siempre la última cosa a morir, porque sólo muere cuando el yo muere. Pero como la mayoría de los cristianos saben, el yo es difícil de matar.

¿Cuántas iglesias han sido destruidas, cuántas organizaciones de misioneros han sido acribilladas con discordia, cuántas familias han sido destruidas-todo por envidia? En su carta, Santiago se une a Pedro para advertir a los cristianos acerca de la influencia demoníaca de la envidia:

Pero si tenéis celos amargos y ambición personal en vuestro corazón, no seáis arrogantes y así mintáis contra la verdad. Esta sabiduría no es la que viene de lo alto, sino que es terrenal, natural, diabólica.Porque donde hay celos y ambición personal, allí hay confusión y toda cosa mala. (Santiago 3:14-16)

Elimine la difamación. En pocas palabras, Pedro nos está diciendo que dejemos de chismear. Los chismes podrían ser el pecado más atractivo para los cristianos. Podemos asentir vigorosamente cuando el predicador advierte sobre ello desde el púlpito, pero en el camino a casa o incluso al caminar al coche nos involucramos en ello de muchas maneras. Somos muy inteligentes, por supuesto, para enmascarar detrás de palabras como, "Estoy tan preocupado por María" o "¿Puede decirme un pco mas para poder orar al respecto?" El chisme excesivo continúa bajo el disfraz de oración y una piedad fingida.

Vale la pena observar cómo todos estos cinco pecados están interconectados. La malicia (mundanalidad) inevitablemente aviva las llamas del engaño o artimaña. Y el engaño y la artimaña conducen a la hipocresía, que produce la envidia. Y el fruto de la envidia a menudo conduce a hablar mal – chismes calumniosos.

Tan mortales como son estas toxinas, todavía gravitamos hacia ellas. Para romper su dominio de nuestras vidas, debemos desarrollar un gusto por lo que Pedro llama la leche de la Palabra de Dios. Dice: “desead como niños recién nacidos, la leche pura de la palabra, para que por ella crezcáis para salvación, 3 si es que habéis probado la benignidad del Señor” (1 Pedro 2:2-3). Pedro está diciendo a sus lectores que han probado la gracia de Dios al dar ese primer paso en la salvación. La semilla imperecedera ha brotado y ahora necesitan alimentar la nueva vida que tienen dentro. Para el nuevo cristiano especialmente, la Palabra de Dios es como la leche. La leche es crucial para el crecimiento de cualquier bebé y la Palabra de Dios es crucial para el crecimiento del nuevo cristiano.

Pablo tuvo la misma idea cuando escribió a los cristianos de Tesalónica y dijo: "Pero nosotros fuimos gentiles entre vosotros, como la madre que amamanta a sus propios hijos" (1 Tesalonicenses 2:7). Pablo transmitió la misma idea a Timoteo, animándolo a permanecer firme ante la apostasía. Le recordó a Timoteo que, si es fiel en instruir a los hermanos en la verdad de la Palabra de Dios: “serás un buen ministro de Cristo Jesús, nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina que has seguido.” ( 1 Timoteo 4: 6 ).

Tan importante como la leche es, sin embargo, el cuerpo humano necesita otros alimentos para obtener toda su nutrición adecuada. Mientras que algunos cristianos están haciendo bastante bien eliminando la comida chatarra espiritual, están tal vez demasiado contentos siendo alimentados con un biberón semanal por su predicador. Están fallando en entrar en la Palabra de Dios por sí mismos donde pueden masticar comida más sólida.

El verdadero alimento espiritual para el creyente es la Palabra de Dios. Sin embargo, como dijo Pablo a los Corintios, hay más en la Palabra de Dios que la leche (ver 1 Corintios 3: 1-2). La leche es un buen comienzo para nuestro crecimiento espiritual, pero también debemos desear la carne, las ricas verdades espirituales que Dios quiere que tengamos si queremos realmente cambiar y convertirnos en lo que Él quiere que seamos.

(Adaptado de Why Believe the Bible . )


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B170522
COPYRIGHT ©2017 Grace to You

Un comentario sobre “Eliminando Toxinas Espirituales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s