El Fruto del Espíritu: Amor

Posted on

ESJ-2017 0526-003

El Fruto del Espíritu: Amor

Por Dave Dunham

No es sorprendente que Pablo comience su lista del fruto del Espíritu con amor. En el capítulo 5 solo él ya ha enfatizado la importancia y el significado del amor. En el versículo 6 dice que sólo "la fe que obra por amor" cuenta. En el versículo 13 afirma que la libertad del creyente debe usarse en el servicio amoroso del uno al otro. Finalmente, en el versículo 14, se hace eco de Jesús enseñando que toda la ley se cumple en el mandamiento de amar a tu prójimo como a ti mismo. El amor es un indicador importante de la obra del Espíritu de Dios en nuestras vidas.

El lenguaje de "fruto del Espíritu" es importante. Es importante porque es distinto del lenguaje "obras de la ley". El fruto no es una obra, sino más bien la evidencia producida naturalmente de la vida en el árbol. Como explica muy amablemente Christopher Wright:

¿Por qué un árbol da fruto? No porque haya alguna ley de la naturaleza que dice que debe. Sino simplemente debido a la vida dentro de ella, levantándose de la tierra y del agua que alimenta sus raíces y fluye en la savia a través de cada rama y un ramita. Un árbol no da fruto guardando las leyes de la naturaleza (si podemos usar nuestra imaginación y pensar como un árbol), sino simplemente porque es un árbol vivo, siendo y haciendo lo que un árbol es y hace cuando está vivo. (Cultivando el Fruto del Espíritu, 21)

El amor, entonces, indica la vida espiritual porque fluye naturalmente del corazón afectado por el amor. El apóstol Juan dice esto cuando dice que "todo el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios". Él dice esto porque "Dios es amor" (1 Juan 4:7-8). Cuando experimentamos el cambio de vida y el amor de vida, el amor de Dios, entonces naturalmente comenzaremos a amar a los demás. Es un fruto producido por la vida del Espíritu en nosotros.

¿Como es esto? Pablo nos da una imagen a través de Gálatas de actos de servicio, tangibles, vividos, ordinarios, diarios de bondad y el cuidado de unos a otros. En el capítulo 6 habla de “llevar las cargas de los demás” (v.2). Él hace la conexión con el amor diciendo que “llevando las cargas del uno al otro,” “cumplimos la ley de Cristo.” Él está, una vez más, aprovechando la enseñanza de Jesús acerca del cumplimiento de la ley, pero formulándola en términos concretos. Si el amor es demasiado abstracto, entonces aquí, dice Pablo, les daré un ejemplo tangible: ayúdense unos a otros en las luchas de la vida. También significa "restaurar unos a otros" cuando el pecado está involucrado (v.1), y más generalmente "hacer el bien" (v.9-10). El amor es concreto para Pablo. Es más que una emoción o sentimientos positivos de afecto unos por otros. El amor tiene una actividad al respecto, un servicio orientado a los demás. El amor hace un verdadero esfuerzo en el cuidado de las necesidades de los demás.

Sabemos que este es un fruto del Espíritu precisamente porque es la demostración de Dios mismo. Así es como Jesús vivió entre nosotros. Es cómo murió. Él "demostró su amor por nosotros en esto, siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros" (Romanos 5:8). No hay mayor amor que esto: dar su vida por sus amigos (Juan 15:13). El amor es el ejemplo de Jesús. De hecho, todo el fruto del Espíritu puede aplicarse correctamente a Jesús, pero ciertamente podemos ver lo que se evidencia en este particular fruto. Jesús es el modelo perfecto de amor, y aquellos que tienen Su Espíritu lo demostrarán en su amor por los demás (Juan 13:35).

Por supuesto amar a otros, incluso a otros creyentes, puede ser difícil. El amor, como toda fruto, crecerá naturalmente por medio del Espíritu. Sin embargo, como toda fruto, puede tomar tiempo e intencionalmente madurar. Queremos cultivar este fruto de cualquier manera que podamos. Queremos desafiar nuestro propio egoísmo, esforzarnos por ser humildes servidores, hacer de los actos de bondad una parte intencional de nuestra rutina, y orar por el fruto maduro del amor. Pablo incluso advierte a los gálatas a no "cansarse de hacer el bien" (6: 9), porque, por supuesto, que es una amenaza real. Por lo tanto, el amor es difícil, pero debe existir entre el pueblo de Dios. Ya que las personas son habitadas y fortalecidas por el Espíritu Santo de Dios, debemos demostrar el fruto del amor. Si Dios es amor, entonces Sus hijos deben amar también.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s