El Fruto del Espíritu: Gozo

Posted on

ESJ-2017 0526-005

El Fruto del Espíritu: Gozo

Por Dave Dunham

La Biblia está repleta de mandamientos para "regocijarse" o tener alegría. Es realmente impactante, pero Dios exige que Sus hijos estén gozosos. Sin embargo, Él no sólo lo demanda, sino que también lo concede. El gozo es fruto del Espíritu de Dios en la vida del creyente; es algo que Dios hace en nosotros. El deber de deleitar es realmente un regalo de Dios.

El gozo se hace referencia 70 veces en el Nuevo Testamento. Se utiliza para comunicar una sensación de bienestar enraizada en las realidades espirituales. Aunque a menudo pensamos en el gozo en términos de comodidad circunstancial o placer, la Biblia no tiene ningún problema identificando el gozo incluso en medio de la tristeza y la prueba. Así, tanto Pablo como Santiago pueden afirmar que debemos alegrarnos en el sufrimiento (Romanos 5:3-5, Santiago 1:2-4). El gozo es más profunda que las circunstancias y las situaciones; está arraigada en la experiencia de una relación íntima con Dios. Como dice John MacArthur:

El gozo es el desbordamiento inevitable de recibir a Jesucristo como Salvador y de que el creyente conoce Su presencia continua. ( Galatians , 166 )

El gozo se deriva de conocer a Dios y ser conocido por Él. Se deriva del evangelio mismo que es el gozo de nuestra salvación (1 Pedro 1:8-9).

En toda la Biblia vemos que el gozo es un don de Dios. Jesús, por ejemplo, habla de impartir Su gozo a nosotros (Juan 15:11). Pablo, por otro lado, conecta el gozo con el Espíritu Santo:

Porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia y paz y gozo en el Espíritu Santo. (Romanos 14:17)

Y el Dios de la esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo. (Romanos 15:13)

Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad (Gal. 5:22)

El Antiguo Testamento también relacionaba nuestro gozo con nuestra relación con Dios. Leemos:

Me darás a conocer la senda de la vida; en tu presencia hay plenitud de gozo; en tu diestra, deleites para siempre (Salmo 16:11)

Pues le haces bienaventurado para siempre; con tu presencia le deleitas con alegría. (Salmo 21:6)

Entonces llegaré al altar de Dios, a Dios, mi supremo gozo; y al son de la lira te alabaré, oh Dios, Dios mío (Salmo 43:4)

El gozo, verdadero bienestar profundo y contentamiento, viene de estar en una relación espiritualmente rica con Dios a través de Jesucristo. Supera todo placer circunstancial y perdura para siempre.

Nuestra experiencia hace eco de esta verdad. Pues, a menudo encontramos la felicidad fugaz y nuestras actividades de placer a menudo se ven obstaculizadas. Parece que no podemos mantener la felicidad en esta vida. Si debemos tener algo tan asombroso como el gozo debe originarse de Dios. No hay otra manera de lograrlo. Porque, incluso cuando obtenemos aquellas cosas que creemos que nos harán más felices, nos encontramos que a menudo nos traicionan – sólo pregúntele al borracho, o al adicto, o al compulsivo. Si queremos tener un gozo verdadero, profundo y duradero, debe venir de Dios. Tenemos el mandamiento de deleitarnos, pero Dios nos da este deleite en El. Él debe darlo.

Sin embargo, hay una extraña paradoja en juego en las Escrituras. Por un lado, Dios exige gozo. Por otro lado, sólo Él puede darnos gozo. Es extraño que Dios nos ordene hacer, experimentar y expresar algo que sólo Él puede hacer en nosotros. Como hemos dicho anteriormente, el fruto no puede ser forzado. Crece en virtud de su naturaleza. Sin embargo, podemos y debemos hacer ciertas cosas para cultivar el fruto. No podemos causarlo, pero ciertamente podemos prepararnos para ello. Si el gozo está conectado con nuestra relación con Dios a través de Jesucristo, entonces podemos cultivar el gozo profundizando en nuestra relación. Podemos ser más serios en la oración, más estudiosos en la lectura de la Escritura, más consistentes en la adoración. Podemos buscar a Dios en todos los medios de gracia que Él provee. La paradoja del deber y del don es importante. No somos pasivos, pero no confiamos en nuestros propios esfuerzos para producir el gozo. La paradoja es importante porque nos mantiene humildes y dependientes. Es importante porque la paradoja impide, como dice John Piper: “nuestras estrategias en la lucha por el gozo van desde degenerar hasta técnicas y legalismo” ( Cuando No Deseo a Dios , 54). No puedo manipular a Dios para que me dé gozo a través de mi deber. Yo busco activamente el gozo, más bien, porque sé que Dios quiere dármelo y en Su tiempo lo hará.

El gozo es un fruto del Espíritu e inevitablemente se manifiesta en la vida del creyente. Sin embargo, tal gozo claramente no es producido por nosotros, viene de Dios mismo. Ya que busco cultivar el gozo, entonces, buscaré profundizar en mi relación con Dios. Pues aunque me manda regocijarme, también le encanta darme el gozo de hacerlo.

Un comentario sobre “El Fruto del Espíritu: Gozo

    Efren Gonzalez Quiros. escribió:
    26 mayo 2017 en 8:42 pm

    Todo aquel que es bendecido con el don del gozo, se debe distinguir permanentemente entre la multitud de los creyentes, porque su conducta hace la diferencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s