No Deje a Esos Niños Solos

Posted on

ESJ-2017 0619-001

No Deje a Esos Niños Solos

Por Gabriel Williams

Debido a la obsesión de lo que se ha llamado la "cultura juvenil", se ha dicho que 1 Timoteo 4:12 (“No permitas que nadie menosprecie tu juventud …”) puede ser el pasaje más incomprensible en nuestra moderna cultura americana . Una mirada superficial a nuestra cultura (como nuestras selecciones de prendas de vestir, regímenes de dieta y cuentas de redes sociales) demuestra fácilmente el enamoramiento con la juventud. Sin embargo, creo que hay un libro entero de la Biblia que es incomprensible en nuestra cultura: el libro de Proverbios. Considere los pasajes iniciales de Proverbios:

Oye, hijo mío, la instrucción de tu padre, y no abandones la enseñanza de tu madre; porque guirnalda de gracia son para tu cabeza, y collares para tu cuello. (Proverbios 1:8-9).

Hijo mío, si recibes mis palabras, y atesoras mis mandamientos dentro de ti, da oído a la sabiduría, inclina tu corazón al entendimiento; … ( Proverbios 2:1-2) .

Hijo mío, no te olvides de mi enseñanza, y tu corazón guarde mis mandamientos, porque largura de días y años de vida y paz te añadirán. La misericordia y la verdad nunca se aparten de ti; átalas a tu cuello, escríbelas en la tabla de tu corazón. (Proverbios 3:1-3).

Oíd, hijos, la instrucción de un padre, y prestad atención para que ganéis entendimiento, porque os doy buena enseñanza; no abandonéis mi instrucción. También yo fui hijo para mi padre, tierno y único a los ojos de mi madre, ( Proverbios 4:1-3).

Hay muchos más pasajes que se pueden agregar aquí, pero hay un tema constante que recorre las páginas de los Proverbios – a saber, las locuras de la juventud. Proverbios enseña claramente dos verdades importantes para nuestra cultura moderna: (1) la locura sólo puede ser curada por la adquisición de sabiduría y (2) la sabiduría verdadera no puede ser adquirida por nosotros mismos en aislamiento, sino debe ser enseñada a nosotros. Aunque la sabiduría es inseparable del conocimiento, la sabiduría en Proverbios no se refiere a la concepción griega de la sabiduría como mera teoría filosófica. La sabiduría implica la comprensión magistral y la habilidad junto con la comprensión y la discreción dentro de las esferas éticas, morales y espirituales. Esta es la razón por la cual algunos han definido la sabiduría bíblica como la habilidad aprendida de la vida piadosa. En la sabiduría, actuamos sobre el conocimiento moral-espiritual que hemos interiorizado para que podamos prosperar en medio de los enigmas y las adversidades de la vida. Por lo tanto, la posesión de la sabiduría es necesaria para mejorar la vida de un individuo y / o una comunidad. Sin embargo, las cualidades de la sabiduría (como la perspicacia, el discernimiento, la comprensión holística, etc.) suelen estar ausentes en hombres y mujeres jóvenes.

Esta sabiduría ético-espiritual es un don divino que es adquirido por cualquiera que la valora por encima de todo lo demás (ver Proverbios 2: 6, 3:13-18, 8:11-12) y al tomar la decisión de aceptarla en humildad. No puede ser comprada con dinero o adquirida meramente por una observación aguda y una reflexión convincente (ver Proverbios 30: 1-6). En otras palabras, debemos ser instruidos y crecer en los caminos de la sabiduría. Debemos mirar al Dios de toda sabiduría para recibirla. Aunque la Palabra de Dios es la fuente de toda sabiduría espiritual, debe señalarse que Dios siempre ha usado su comunidad de pacto como entorno y medio primario en el que esta sabiduría se transmite de generación en generación. Dentro del Antiguo Testamento, los caminos de la sabiduría fueron transmitidos dentro de la comunidad del pacto desde los ancianos de Israel (y padres) hasta las generaciones posteriores (ver Deuteronomio 4:9, Salmo 34:11-16, Salmo 78:1-8). Los jóvenes que fueron educados dentro de la comunidad del pacto aprendieron a adquirir sabiduría al recibir y escuchar esta instrucción. Dentro del Nuevo Testamento, la responsabilidad de transmitir la sabiduría de generación en generación reside dentro de la iglesia. Es dentro de la iglesia local que los ancianos pastorean e instruyen al pueblo de Dios (1 Pedro 5:1-2 y Efesios 4:11-16) y es dentro de la iglesia local que los santos de edad sirven como testimonio a los jóvenes creyentes (cf. Tito 2:1-4).

En resumen, Dios usa Su iglesia para nutrir discípulos y librar a aquellos de nosotros que todavía pueden ser jóvenes en necedad. Nuestra necedad se manifiesta de muchas maneras (tales como nuestro orgullo, nuestra irreflexión, nuestra miopía, nuestro temor a la opinión del hombre, nuestra rebelión contra la autoridad, nuestro amor por la facilidad y el placer, etc.); sin embargo, Dios usa la predicación de la Palabra, el cuidado pastoral de nuestros ancianos y el testimonio de santos piadosos maduros para confrontarnos en nuestra necedad y guiarnos en el camino de la sabiduría espiritual. Dentro de la iglesia local, Dios usa a los santos maduros para enseñarnos a ser sobrios, dignos, controlados, sólidos en la fe, en el amor y en la constancia.

Esto también explica por qué el enamoramiento con la cultura juvenil es profundamente problemático. Este enamoramiento fomenta la rebeldía natural y el orgullo de la juventud en lugar de confrontarla.C Ryle en su sermón " Los Peligros de los Jóvenes " escribió:

“¡Qué frecuente es ver a jóvenes testarudos, altaneros e impacientes cuando alguien quiere darles consejos! ¡Son frecuentemente groseros y descorteses con todos los que los rodean, pues piensan que no son valorizados y honrados como lo merecen! ¡Con cuánta frecuencia ni se detienen para escuchar lo que un adulto les sugiere! Se creen que lo saben todo, y, por eso, son muy engreídos. Consideran que los mayores, especialmente los de su parentela, son estúpidos, aburridos y atrasados. No quieren ni creen necesitar que les enseñen o instruyan. Según ellos, lo entienden todo. El mero hecho de que les hablen los pone de mal humor. Como los potros, no soportan el menor control. Quieren ser independientes y salirse con la suya. Parece que piensan como los que menciona Job, “Ciertamente vosotros sois el pueblo, y con vosotros morirá la sabiduría” (Job 12:2). Y todo esto es orgullo.”

El orgullo de la juventud nos ciega en la verdadera extensión de nuestra necedad y da la impresión de que sólo el consejo de la juventud es digno de escucharse. El rey Roboam era tal persona, que despreciaba por completo el consejo de los ancianos experimentados y escuchaba el consejo de los jóvenes de su propia generación (ver 1 Reyes 12:1-15). Roboam vivió para cosechar las consecuencias de su necedad y su necedad produjo ramificaciones para numerosas generaciones. En lugar de aprender del error de Roboam, nuestra cultura nos ha animado a repetir la necedad de Roboam animando a una generación de cristianos a abandonar la sabiduría de los santos maduros y escuchar sus propias ideas únicas.

Además, una infatuación con la juventud ha desplazado el papel que Dios ha propuesto para los santos maduros piadosos dentro de muchas iglesias. Como cristiano joven, nada es más alentador que la comunión con hombres y mujeres que han estado caminando con el Señor durante varias décadas. Sus palabras se miden y se llenan con la sabiduría que trae la experiencia y su vida es un testimonio de la fidelidad del pacto de toda la vida de Dios. Por el contrario, hay algo incompleto e inquietante acerca de una iglesia llena de jóvenes sin la bendición de cabellos grises en la congregación. Por extensión, existe el peligro de que cualquier iglesia (o denominación) desplace la sabiduría de los santos maduros y permita que los jóvenes e inexpertos tracen su curso. Derribar los medios designados por Dios y abandonar esos caminos antiguos sólo puede conducir al peligro. Ignorar la voz y la sabiduría del pasado demuestra que no tenemos verdadero respeto por el futuro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s