Redima Su Tiempo

Posted on

ESJ-2017 0620-002

Redima Su Tiempo

Por Tim Challies

¿Hay algo más trágico que el tiempo? ¿Hay algo que traiga un dolor más profundo que ver pasar el tiempo, que reconocer cuánto ya ha transcurrido y cuán poco queda? Nosotros, los que fuimos hechos para vivir para siempre, ahora se nos dan un simple "setenta años y… ochenta años” (Salmos 90:10) antes de que nos hayamos ido. “Ciertamente, si un hombre vive muchos años,” dice el viejo y sabio Salomón “que en todos ellos se regocije, pero recuerde que los días de tinieblas serán muchos. Todo lo por venir es vanidad” (Eclesiastés 11:8).

Hombres cristianos, se les ha dado una carrera para correr, y han sido llamados a correr para ganar. A veces esta carrera parecerá un maratón y a veces un sprint. Durante los tiempos de dolor o adversidad, los días pueden parecer arrastrar, cada uno con el peso de una vida, días agotadores dando paso a largas noches sin dormir. Pero durante los momentos de alegría los días pasarán, y se maravillará con lo rápido que ha pasado el tiempo. Un velocista olímpico pasa años en el entrenamiento para prepararse para un evento que termina en 10 segundos. A veces parecerá que tu vida se ha ido tan rápido, que el niño que acabas de acunar en tus brazos está ahora sujetando tu brazo mientras te escolta por el pasillo. Ya sea que la vida camine pesadamente o velozmente, usted es responsable de cada momento. Si usted va a correr para ganar, debe redimir su tiempo.

Redima el tiempo

No hay nada que tengas que no te haya sido dado, ninguna cosa buena que posees que no sea un don de la gracia de Dios. Usted que no merecen sino la ira y la condenación han recibido innumerables bendiciones. Usted es responsable ante Dios de administrar fielmente a cada uno de ellos. Si Dios le ha dado la bendición del matrimonio, siempre debes tener en cuenta que su esposa es la primera hija de Dios, su creación. Su principal responsabilidad es cuidarla de una manera que honra y complazca al Padre. Si Dios os ha dado hijos, primero son sus hijos, creados a su imagen y para su gloria. El llamado del padre es disciplinar e instruir a sus hijos en nombre de Dios. Si Dios le ha dado dinero, es su dinero, y usted debe destinarlo para usarlo como si Dios le requiriera una contabilidad de cada centavo. Lo que es cierto de una esposa y los hijos y el dinero es verdad del tiempo. Sin embargo, como dice Donald Whitney: "Si la gente arrojara su dinero tan descuidadamente como se echa a perder su tiempo, los consideraríamos locos".

Dios le ha dado el don del tiempo, y él se lo ha dado en confianza con la expectativa de que lo usará sabiamente y que se comprometerá diligentemente a los más altos propósitos. Cuando Pablo escribe a la iglesia en Efeso, los llama a vivir vidas de extraordinaria santidad, y luego dice: “Por tanto, tened cuidado cómo andáis; no como insensatos, sino como sabios, 16 aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.” (Efesios 5:15-16). “Hacer el mejor uso del tiempo" es, más literalmente, "redimir el tiempo". El tiempo debe ser redimido liberándolo de actividades inútiles y dedicándolo a los más altos propósitos. El tiempo se da ante usted, y debe ser comprendido, debe ser aprovechado de todos los fines innobles que de otro modo podrían robar y desperdiciarlo. Usted se relaciona bien con el tiempo cuando lo entiende como un regalo precioso para ser usado, no una posesión sin valor para ser desperdiciada.

Dios sabe el número de años, meses y días que le ha asignado. No se puede agregar o quitar de ellos. Pero lo que puede hacer en mayor o menor medida es poner ese tiempo en uso. Mientras todavía era un hombre joven, Jonathan Edwards resolvió "nunca perder un momento de tiempo; sino mejorarlo de la forma más provechosa que pueda.” Comprendió que el tiempo le había sido dado en confianza, y que tenía la intención de usarlo bien. Él, como el siervo sabio y leal en la parábola de Jesús de los talentos, anhelaba oír: “Bien, siervo bueno y fiel; en lo poco fuiste fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.” (Mateo 25:21).

Tiempo Perdido, Tiempo Redimido

El tiempo es un regalo que está destinado a aceptar y atesorar. Sin embargo, hay muchas cosas que compiten por su tiempo, muchas tentaciones de mal usarlo. Consideremos algunas maneras comunes de desperdiciar el tiempo.

Usted pierde tiempo en la pereza. Si Solomon tan regularmente advirtió de la pereza en su día, ¿cuánto más necesitamos protegernos en un mundo de entretenimiento interminable y medios sociales ubicuos? El hombre perezoso es el que hace cualquier excusa para no trabajar, el que se acuesta en la cama o en el sofá cuando hay trabajo que hay que hacer, el que empieza proyectos pero nunca los termina, el que no puede aprender porque se considera a sí mismo extraordinariamente sabio (Proverbios 26:13-16). Su madre puede haberle advertido que "las manos ociosas son el taller del diablo". Detrás del cliché está una advertencia sobria, para aquellos que pasan sus días en la ociosidad que son los que prácticamente imploran a Satanás para tentarlos a pecar.

Usted pierde tiempo en la ocupación. La ocupación es un primo de la pereza y no más noble que su pariente. Es una plaga moderna. Incluso si usted rechaza la pereza, puede moverse hacia el polo opuesto de la ocupación, llenando cada momento con actividad y juzgándose por el número de tareas completadas. Hoy en día prácticamente esperas que cuando le preguntas a un amigo cómo lo está haciendo, él responderá: "¡ocupado! ¡Bien ocupado! Sin embargo, la ocupación no debe confundirse con la diligencia, el número de actividades con logros significativos. Dios le ha dado una pequeña vida corta y espera que, de todas las grandes cosas que pueda hacer, identificará y perseguirá a las pocas que más importan. Debido a que sólo hay mucho que puede hacer, la diligencia y redimir el tiempo implica decir "no" a un millón de buenas oportunidades para centrarse plenamente en algunas excelentes.

Usted pierde tiempo en el descuido espiritual. Fue Martin Luther quien dijo que sus momentos más ocupados también debían ser sus más fervorosos. Cuando las responsabilidades amenazaban con aplastarle, sabía que estaba demasiado ocupado para no orar.

No puedes redimir tu tiempo cuando fallas en priorizar tu crecimiento y tu salud espiritual. Si la vida está demasiado ocupada para que usted pueda leer la Palabra de Dios, pasar tiempo en oración y asistir a la iglesia local, está demasiado ocupado. Si estás demasiado desmotivado para comprometerse con disciplinas tan básicas, estás en peligro espiritual. Antes de hacer cualquier otra cosa, de un paso fuera del torbellino de la ocupación y reevalúe sus prioridades a la luz de la eternidad.

Pierdes tiempo cuando no descansas. Dios mismo escogió trabajar seis días, luego descansar para uno. Hizo esto no porque estuviera desgastado, sino para establecer un patrón que seguiríamos. Somos criaturas débiles y limitadas que necesitan descansar. Nuestra necesidad de descanso requiere que dediquemos lo suficiente de nuestro tiempo para dormir y en actividades que refresquen nuestras mentes y espíritus. El descanso y la recreación son necesarios para renovarnos y prepararnos para llevar a cabo diligentemente las tareas que Dios nos ha asignado.

Hazlo Ahora

¡Ahora mismo es el momento de redimir su tiempo! Considere cómo puede comprometerse a administrar diligentemente sus momentos y sus días.

  • Busque y comprenda una comprensión bíblica de la productividad. Bien entendida, la productividad no es "hacer mucho" o "hacer más que el otro.” La productividad es utilizar sus dones, talentos, tiempo, energía y entusiasmo para el bien de los demás y la gloria de Dios. Una comprensión bíblica de la productividad le liberará de las actividades menores y te ayudará a concentrarte en las que más importan.
  • Planee ser disciplinado. Es muy revelador decir que cuando estamos ocupados o perezosos, las disciplinas espirituales tienden a estar entre las primeras cosas que descuidamos. Asegúrese de planificar el tiempo, el lugar y el contexto en el que leerá la Palabra de Dios y orará todos los días. Asegúrese de dar prioridad a la adoración con la iglesia local y nunca permita que nada la suplante. Y luego, una vez que hayas puesto primero las cosas primero, planifica cómo y cuándo harás tu trabajo más significativo a lo largo de la semana.
  • Resuelva restringir o eliminar enemigos de su diligencia. En nuestros días, no hay escasez de distracciones ansiosas por traerlo de un trabajo significativo a una pereza sin sentido. ¿Qué necesita ser recortado o restringido significativamente de su vida para que pueda redimir el tiempo? ¿Necesita limitar el tiempo de Netflix para que pueda pasar más tiempo conectándose con su esposa e hijos? ¿Necesitas eliminar aplicaciones de medios sociales que te alejen de la diligencia durante todo el día? Si usted va a correr para ganar, usted necesita quitar cualquier cosa que le está retardando.
  • Hable con alguien que lo haga bien. Todos hemos encontrado personas que modelan el uso fiel del tiempo. Encuentre a una de estas personas y preguntarle cómo y por qué lo hace. Pidale consejos prácticos sobre el uso diligente del tiempo.

¡Corra para ganar!

Usted vino a este mundo sin nada y dejará este mundo sin nada. Todo lo que tienes entre el principio y el fin es un don de la gracia de Dios, y eso incluye el pequeño trazo en tu lápida. Esa línea simple representará el tiempo dado a usted. Se le confió con la expectativa de que usted se provecharía de él y lo pondría al uso mejor y más alto. Si usted va a correr para ganar, debe redimir su tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s