¿Por Qué Creó Dios?

Posted on

ESJ-2017 0327-001

¿Por Qué Creó Dios?

Por Steven Lawson

¿Por qué creó Dios? Ciertamente no porque necesitaba a alguien para amar. A lo largo de toda la eternidad pasada, Dios gozó de amor perfecto y comunión íntima dentro de su propio ser. Las tres personas de la Divinidad-Padre, Hijo y Espíritu- disfrutaban de relaciones perfectas y se llenaban completamente unas a otras. Así, Dios no estaba interiormente solo ni personalmente vacío; Era totalmente satisfecho de sí mismo, contento consigo mismo y contenido en sí mismo. Así que Dios no creó debido a alguna limitación dentro de sí mismo. En cambio, Él creó todo de la nada para poner Su gloria de manifiesto para el deleite de Sus seres creados y para que pudieran declarar Su grandeza. El libro de Génesis registra el extraordinario despliegue de soberanía de Dios en hablar a la creación a existir -y en salvarla.

En Génesis, Moisés registró por primera vez la impresionante demostración de la soberanía de Dios en la creación. Dios no miraba hacia abajo al túnel del tiempo y veía el universo evolucionar de la nada. Él no previo un big bang y luego adoptó los resultados caóticos como Su plan eterno. Por el contrario, Dios intencionalmente llamo a existir todo de la nada. No estaba bajo ninguna coerción para crear. No hubo presión externa sobre Él. Más bien, Su acto de creación exhibió magníficamente Su soberanía imperial. Ninguna restricción exterior puede ser puesta sobre la suprema autoridad de Dios, ni por Satanás y sus ángeles caídos, y ciertamente no por hombres.

AW Pink escribe con maravilla reflexiva de la extraordinaria soberanía de Dios antes de la creación:

En la gran extensión de la eternidad, que se extiende detrás de Génesis 1: 1, el universo no nació y la creación sólo existía en la mente del gran Creador. En Su majestad soberana Dios habitó solo. Nos referimos a ese período lejano antes de que se crearan los cielos y la tierra. Entonces no había ángeles para cantar himnos de alabanzas a Dios, ni criaturas que ocuparan su atención, ni rebeldes para ser sometidos a sujeción. El gran Dios estaba solo en medio del horrible silencio de Su propio vasto universo. Pero incluso en ese momento, si el tiempo podía ser llamado, Dios era soberano. Podría crear o no crear de acuerdo a Su propio placer. Podría crear de esta manera o de aquella manera; Él podría crear un mundo o un millón de mundos, y ¿quién estaba allí para resistir Su voluntad? Podría llamar a la existencia un millón de criaturas diferentes y colocarlas en igualdad absoluta, dotándolas con las mismas facultades y situándolas en el mismo ambiente; O, podría crear un millón de criaturas que se diferencian de las demás, y que no poseen nada en común excepto ser creados, y ¿quién estaba allí para desafiar Su derecho? Si Él así quisiera, Él podría llamar a la existencia un mundo tan inmenso que sus dimensiones fueran completamente más allá de la computación finita; y si estuviera tan dispuesto, podría crear un organismo tan pequeño que nada más que el microscopio más poderoso podría revelar su existencia a los ojos humanos. Era Su soberano derecho crear, por una parte, a los serafínes exaltados que ardían alrededor de Su trono, y por otra parte, al diminuto insecto que muere en la misma hora en que nace. Si el poderoso Dios optó por tener una vasta graduación en Su universo, desde el serafín más elevado hasta el reptil que se arrastra, desde mundos giratorios a átomos flotantes, desde macrocosmos hasta microcosmos, en lugar de hacer todo uniforme, ¿quién estaba allí para cuestionar Su soberano placer?

La deslumbrante manifestación de Dios de soberanía en la creación fue una cartilla sobre su derecho a gobernar en asuntos de salvación. Dios, que ordenó que apareciera la luz en el primer día de la creación, pronto ordenaría que la luz del evangelio brillara en los oscuros corazones de los pecadores espiritualmente ciegos. Dios, que separó las aguas en el segundo día, haría que un infinito abismo lo separara de los pecadores. Dios, que juntó las aguas juntas en el tercer día, juntó a los pecadores a Sí mismo. Dios, que creó el sol, la luna y las estrellas en el cuarto día, crearía omnipotentemente la fe salvadora. Dios, que comenzó a crear el reino animal en el día cinco, gentilmente enviaría a su Hijo para ser el Cordero de Dios que quitara el pecado. Dios, que creó a Adán y Eva en el día seis, pronto volvería a crear a los pecadores a Su imagen. Su gracia libre realizaría el segundo Génesis en la salvación de hombres y mujeres perdidos.

Este extracto se toma de Foundations of Grace por Steven Lawson.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s