Acepte Su Liderazgo

Posted on

ESJ-2017 0816-003

Acepte Su Liderazgo

Por Tim Challies

Algunas facetas de la vida en nuestro mundo moderno se hacen más difíciles de lo que realmente necesitan ser. Han sido debatidos y escritos hasta tal punto que se han vuelto casi imposiblemente complicados. Estoy convencido de que una de esas áreas es el liderazgo, y especialmente el liderazgo en el hogar y la familia. Lo que debe ser claro se ha convertido en lamentablemente enlodado.

Mientras tanto, nuestro mundo clama por liderazgo: buen liderazgo, liderazgo confiado, liderazgo humilde, el tipo de liderazgo que usa la autoridad para bendecir más que para maldecir, para dar en lugar de tomar. Si eres un esposo o un padre, estás llamado a ese tipo de liderazgo. Esposo, Dios te llama para dirigir a tu esposa. Papá, Dios te llama para guiar a tus hijos. Al considerar juntos lo que significa vivir una vida que honra a Dios, llegamos a una verdad indispensable: Si vas a correr para ganar, debes aceptar tu liderazgo.

Por Qué Los Hombres No Lideran

El liderazgo no es fácil. El liderazgo no viene naturalmente a mucha gente, y verdaderamente el liderazgo bíblico no viene naturalmente a nadie en absoluto. Es una cualidad tan rara que pocos de nosotros hemos podido aprender de ejemplos piadosos. Es una cualidad tan preciosa que atesoramos los pocos ejemplos que tenemos. Afortunadamente, Dios nos ha dado todo lo que necesitamos en su Palabra para aprender a liderar.

Antes de que nos volvamos allí para aprender de Dios juntos, tal vez sea mejor considerar por qué tantos hombres no guían a sus familias. Sugiero las siguientes cuatro razones.

Ignorancia. Algunos hombres simplemente no entienden que están llamados a liderar. No han leído los pasajes bíblicos apropiados o nunca han luchado con ellos lo suficiente como para entender sus implicaciones. Muchos asisten a iglesias que no han enseñado fielmente a sus miembros que Dios llama a los hombres a aceptar y abrazar su papel como líderes en el hogar.

Incertidumbre. Algunos hombres saben a qué Dios los llama, pero sufren de dudas de sí mismos. Se preguntan si y cómo podrían ser líderes. Algunos saben que sus esposas son más inteligentes, más piadosas, más conocedoras o más maduras de lo que son, y permiten que estos factores les impidan abrazar su papel. Otros han intentado y han encontrado resistencia, intentado y se han rendido, o probado y mandado a volar. Su confianza se disparó, y viven en un lugar de incertidumbre.

Miedo . Algunos hombres sucumben al miedo. Pueden sentirse intimidados por la responsabilidad ligada al liderazgo o silenciados por las muchas voces que lo menosprecian. El liderazgo a veces involucra personas que no desean ser dirigidas y tomar decisiones impopulares. ¡Ambos pueden estar temerosos! Igualmente aterradoras son las voces que nos rodean burlándose de los cristianos por nociones anticuadas como una división de roles dentro de la familia. El miedo hace que muchos hombres retrocedan de su papel dado por Dios.

Apatía. Algunos hombres son simplemente apáticos. Ellos saben que deben dirigir, pero simplemente no se preocupan lo suficiente para hacerlo. Ellos saben lo que la Biblia dice, ellos saben las expectativas sobre ellos, pero les resulta demasiado difícil o demasiado exigente. Así que se sientan y no hacen nada en absoluto.

Cómo Deben Dirigir los Hombres

Hoy nos estamos ahogando en libros sobre liderazgo. Maridos, padres, pastores y empleadores tienen un catálogo interminable para consultar si desean crecer en su capacidad y confianza. Al mismo tiempo, la sociedad tiende hacia una especie de igualitarismo que desacredita tantas formas de liderazgo. Es un lugar desconcertante para estar. Sin embargo, como esperábamos, la Biblia ofrece una claridad eterna.

En su carta a los Efesios, Pablo se dirige tanto a esposos como a esposas y lo hace, al menos en parte, para asegurar que cada uno entienda el papel único que Dios les ha dado. A las esposas dice: “Las mujeres estén sometidas a sus propios maridos como al Señor. 23 Porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, siendo El mismo el Salvador del cuerpo. Pero así como la iglesia está sujeta a Cristo, también las mujeres deben estarlo a sus maridos en todo.” (Efesios 5:22-24). Esto afirma un patrón que Dios ha incorporado en la estructura misma de su creación: que los maridos deben conducir a sus familias y que las esposas se coloquen con gozo y con gusto bajo el liderazgo de su esposo.

Puesto que Pablo le ha dicho a las esposas que "se sometan a sus propios maridos", naturalmente asumiríamos que al dirigir su atención a los maridos les dirá: "Maridos, guíen a sus esposas". Pero él no lo hace. Él asume que un esposo dirigirá, pero es consciente de que sin instrucción adicional este liderazgo será duro, egoísta o inadecuado. Para contrarrestar esto, él define cuidadosamente la calidad del liderazgo de un esposo. Tal liderazgo debe ser gentil y tierno, imitar el amor de Jesucristo por su iglesia. “Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia y se dio a sí mismo por ella … Así también deben amar los maridos a sus mujeres, como a sus propios cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama.” (Efesios 5:25, 28)

En el mundo de Dios, los papeles de esposos y esposas son complementarios, no idénticos o intercambiables. Pedro lo expresa en términos similares: "Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos …” y “Y vosotros, maridos, igualmente, convivid de manera comprensiva” (1 Pedro 3: 1, 7). Al marido cae el rol de liderazgo –un liderazgo definido por la dulzura, el amor, el respeto y la comprensión. De todo lo que podríamos decir sobre el liderazgo, este debe seguir siendo preeminente: El primer llamado en el liderazgo es el amor. El liderazgo cristiano no es primero trazar una visión o dar órdenes, sino modelando y expresando un carácter piadoso. El liderazgo cristiano no se interesa primero en el líder, sino en aquel que esta siendo liderado. El noventa y nueve por ciento del liderazgo de un esposo es liderazgo en carácter. Su llamado es levantarse en santidad, estar obsesionado con la piedad, no detenerse en nada para crecer en justicia. Él debe ser gentil con su esposa pero brutal hacia su pecado. Él debe atesorar a su novia, pero rechazar su depravación. Debe demostrar claramente en su liderazgo que ama a su esposa más que a sí mismo.

Y, por supuesto, debe comportarse de la misma manera con sus hijos. Después de que Pablo ha hablado con maridos y esposas, él se vuelve a los hijos, luego a los padres. “Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en la disciplina e instrucción del Señor" (Efesios 6:4). El hecho de que él habla a padres y no a madres enfatiza el liderazgo del hombre dentro del hogar, y quizás también su tendencia a ignorar sus responsabilidades y ceder la crianza de los hijos a su esposa. Sin embargo, Dios impone al padre la responsabilidad de ser amables con sus hijos, de tratarlos con dignidad y de asumir la responsabilidad de su crecimiento espiritual.

Hay mucho más que podríamos decir. Podríamos discutir los entresijos del liderazgo. Podríamos hablar de proporcionar visión, dirección, y todo eso. Pero en vez de eso, quiero llamarles una vez más a enfocarse en el carácter, porque aquí está el punto: si lo hacen bien aquí, la dirección y la toma de decisiones será mucho más simple. El marido que vive en la depravación encontrará que su familia desconfía y se resiste a su dirección y decisiones. Por supuesto que lo harán, porque ha demostrado ser inadecuado para el liderazgo. Pero el esposo que busca la santidad y crece en carácter típicamente encontrará que su familia confía en él y abraza alegremente sus decisiones. Lidere en carácter, y el resto caerá en su lugar; deje de liderar en carácter, y el resto será caos.

¡Hagalo Ahora!

Aquí hay algunos consejos prácticos sobre cómo empezar a liderar con amor.

Priorizar la devoción. Sea un hombre de la Palabra y un hombre de oración. Nada de lo que hagas lo formará tu familia como tu caminar personal con Dios. Comprométase a leer la Biblia y a orar. Consiga un plan y sigalo. Cuente a su familia lo que ha estado aprendiendo y comparta con ellos cómo ha estado orando por ellos.

Dirija devociones familiares. Con su vida devocional personal llevada a cabo, también conduzca a su familia en devociones. Encuentre un momento en la mañana o en la noche donde pueda construir el hábito de reunir a la familia para leer un breve pasaje de la Biblia y orar juntos.

Conduzca a su familia a la iglesia. También guíe a su familia en su asistencia a la iglesia y compromiso. Sea el que está más emocionado de estar en la iglesia, sea el que canta más fervorosamente y escuche con más atención. Sea el que hable con la familia después de preguntar lo que han aprendido y compartir cómo Dios actuó en y por medio de usted.

Abrace su liderazgo. Considere las cuatro razones que ofrecí que los hombres tienden a no dirigir y si alguna de ellas se aplica a usted. Arrepentirse de sus fracasos en dirigir y determine que va a ser el líder que su esposa y sus hijos necesitan que usted sea.

¡Corra Para Ganar!

Su familia necesita ser dirigida. Su esposa y sus hijos necesitan que usted sea el líder que Dios le llama a ser. Él le llama a dirigir en amor, a estudiar la vida y el carácter de Jesucristo, ya imitarlo. Haga eso y Dios estará complacido. Haga eso y su familia será bendecida. Corre para ganar aceptando y abrazando su liderazgo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s