Las Cinco Multitudes de Charlottesville

Posted on

ESJ-2017 0816-002

Las Cinco Multitudes de Charlottesville

Por Jordan Standridge

Permítame decirles que nuestros corazones están rotos por los acontecimientos que tuvieron lugar ayer en nuestro propio patio trasero en Virginia. Banderas nazis y gente con sombreros de KKK que caminan alrededor en un campus de la universidad a la luz del día es insano. Uno pensaría que si se afilia con esos grupos, querría mantenerlo en secreto y, sin embargo, se hizo para que el mundo lo vea. Nuestros corazones se rompen por el racismo y el terrorismo y nuestra única esperanza y solución es el Evangelio, que, créanlo o no, pueden quebrantar incluso a los más malvados de los corazones e incluso dar al hombre más orgulloso y lleno de odio una nueva vida.

Hay tantos puntos de vista cuando ocurre un evento como este. El impacto de tal evento producirá muchas preguntas y mucha discusión durante los próximos meses. Muchas personas tendrán la tentación de hablar sin pensar y muchos otros serán tentados a albergar resentimiento y a esperar que sus hermanos y hermanas en Cristo reaccionen de una manera particular. Sin embargo, hay ciertas verdades en las que debemos estar de acuerdo como cristianos.

Eventos como estos exponen el corazón malvado del hombre y muestran cuán depravados pueden ser los corazones. También es importante para nosotros, como cristianos, pensar en este evento y ponernos en la piel de los que nos rodean.. Es útil, sin embargo, pensar bíblicamente sobre cada grupo de personas que un evento como Charlottesville trae a la luz.

Los Supremacistas Blancos

Este grupo es aterrador. Este grupo nos expone lo malvado que puede ser un corazón. Como cristianos, todos sabemos lo orgullosos y los inclinados hacia el mal que nuestros propios corazones pueden ser, pero verlo en acción es espantoso. Los sombreros KKK, las banderas nazis, los cantos de muerte son sólo síntomas de un problema mayor: un problema de orgullo en el corazón humano y un sacudir el puño contra el Creador del universo. Este Creador del universo ha declarado claramente que Él tiene la intención de salvar a la gente de cada tribu, lengua y nación, y ha escogido a aquellos que se humillan por Su gracia para ser Sus hijos.

Un supremacista blanco piensa que es inherentemente mejor simplemente por el color de su piel, y lo que tan sorprendentemente olvida es que Dios no mira la apariencia externa, sino que mira el corazón. Y cuando Dios mira el corazón de un supremacista blanco, ve orgullo, racismo y un corazón asesino que va a pasar toda la eternidad en el infierno.

A pesar de eso, debemos recordar que Dios está actuando para traer gloria a sí mismo tomando hombres y mujeres que hacen un mal indescriptible y dándoles corazones nuevos que odian sus vidas anteriores perversas y dan gloria a Dios con sus nuevas vidas. Debemos compartir el Evangelio con estas personas porque Dios, sólo a través de Su poder, es capaz de despertar a sus almas muertas.

Los Contra-Manifestantes “Todo el Mundo Acepta a Todos”

Este grupo también da miedo. Porque mientras muchos cristianos quieren marchar contra esa maldad perversa, y unirse al coro, reconocemos el hecho de que el coro está diciendo cosas con las que fundamentalmente no estamos de acuerdo. Ya se trate de los cantos de¡Estamos aquí! ¡Somos gay!¡Luchamos contra el KKK!,” O si es la cita de Nelson Mandela, que famosamente dijo: “ … porque el amor llega más naturalmente al corazón humano que a su contrario.” Sabemos que lo contrario es, de hecho, cierto, que el amor es imposible para el corazón humano.

Muchos de ellos han estado gritando: "¡Esto no es lo que somos!" O "Esto no es lo que Estados Unidos representa", y sin embargo nada es más condescendiente para los afectados porque una simple mirada a la historia muestra que esto está exactamente en el ADN de Estados Unidos, que las marchas que vimos y que fueron rechazadas por Charlottesville estaban predominantes hace décadas. Y una simple mirada a la Escritura nos muestra que este es el corazón humano y esta es la mentalidad humana. Por lo tanto, nos afligimos por este grupo también, que tan desesperadamente quiere ser amado y aceptado, pero no tiene idea de lo que es el amor o cómo lograrlo.

Estamos de acuerdo con ellos y condenamos a los nazis y al KKK, pero no podemos y nunca debemos odiarlos validando y aceptando estilos de vida e ideas que van en contra de su Creador y que eventualmente los separarán de Él por toda la eternidad. Debemos resistir el impulso de unirnos con ellos en su odio, y por lo tanto descuidar el Evangelio, que es lo único que en última instancia puede salvar sus almas y darles el gozo que buscan.

Dios tiene el poder, por supuesto, de abrir los ojos para ver su necedad y darles nuevos corazones también, y Él lo hará a través de nuestros labios mientras navegamos en las ásperas aguas de condenar públicamente las injusticias que legítimamente odian, mientras no aceptando su comportamiento que Dios mismo odia y compartir valientemente el Evangelio con ellos.

El Afroamericano No Cristiano Temeroso

Nos guste o no, el hecho de la cuestión es que hay personas que caminan por Estados Unidos en constante temor. Este hecho es obvio. Si usted cree que los medios exacerban el problema con noticias falsas, o si usted cree que sus temores son exagerados, la realidad es que la mayoría de las personas que se consideran una minoría tienen miedo. Cuando escuchan que los miembros de KKK abiertamente desfilan por nuestras calles, se asustan. Cuando se enteran de que otro hombre negro ha sido asesinado por un policía, se asustan de que les pueda pasar a ellos.

Lo último que necesitan nuestros vecinos es una conferencia sobre cómo pensar con más claridad. El miedo es una emoción y cuando se arraiga en el corazón de un hombre o una mujer, es muy difícil de tratar. En el corazón del miedo está un reconocimiento de que no tenemos el control. Todo corazón humano quiere estar seguro de algo que, en última instancia, es imposible en esta vida: seguridad garantizada. Por supuesto, la seguridad debe ser un simple derecho inalienable, pero debemos recordar que el dios de este mundo no está en el negocio de cuidar de los derechos inalienables, le encanta acariciar el miedo del hombre, y luego animar a estos hombres y mujeres a buscar el consuelo en todos los lugares equivocados.

Aunque todos debemos orar para que Dios actúe  incluso a través de los políticos para poner fin a todas las formas de injusticia, incluido el racismo, como creyentes, debemos traer a todas las personas una verdadera esperanza y un consuelo duradero recordando que la solución definitiva a cualquier tipo de miedo es el Evangelio que tiene el poder de guiarnos a decir: "Ya no temo a los que pueden matar mi cuerpo, temo a aquel que puede matar mi cuerpo y arrojar mi alma al infierno". Si realmente creemos las palabras de Jesús, entonces no temeremos a nadie que se vea diferente de nosotros, sino simplemente veremos almas en desesperada necesidad de salvación.

El Cristiano Temeroso Afroamericano

Este grupo, en particular, debe ser precioso para nosotros. Este grupo es nuestra familia. Pasaremos la eternidad con nuestros hermanos y hermanas de cada tribu, lengua y nación, y nos necesitan estar a su lado. Se enfrentan a una gran tentación; el tirón del segundo grupo es fuerte. El segundo grupo (los manifestantes de todo el mundo que aceptan a todos) están viniendo junto a ellos vocalmente y denunciando fuertemente este mal que hemos presenciado, pero sus motivos no son puros. Ellos quieren amor y aceptación del pecado a cambio.

. Como Iglesia, debemos salir en apoyo de nuestros hermanos y hermanas que serían significativamente afectados por lo ocurrido y llamar y condenar el racismo. Debemos mostrarles que nos preocupamos por sus miedos y sus heridas, y debemos ayudarles a encontrar su consuelo en Cristo ahora más que nunca. La tentación de segregar aún dentro de la iglesia podría ser aún más fuerte ahora, pero necesitamos orar para que la gente de diferentes lugares dentro de nuestras iglesias se unan para adorarle y que la Iglesia sirva como un ejemplo para el mundo acerca de cómo verdaderamente amarse unos a otros

También necesitan oración para la paciencia. Tienen que ser pacientes con nosotros que han descuidado este tema durante tanto tiempo. Al igual que los videos de Paternidad Planeada que despertaron a muchas personas que nunca consideraron o estuvieron expuestos a las atrocidades del aborto, las escenas de Charlottesville expusieron la verdad que tantos de ellos han conocido y han estado declarando durante años, que el racismo está vivo y coleando, y que hay muchos por ahí que odian a aquellos que parecen diferentes de ellos.

El Cristiano que No le Interesa

Este grupo necesita examinar sus corazones. Su lema podría ser: "Si no me afecta, entonces no importa". También podrían pensar que hay males más grandes por ahí que necesitan nuestra atención y podrían ser tentados a mirar hacia abajo a sus hermanos y hermanas en Cristo que parecen ser afectados realmente por esto, pero no tanto sobre otras injusticias.

Aquel a quien no le importa en absoluto podría querer recordar las palabras de Pablo en Romanos 12:15 donde nos llama a llorar con los que lloran. Pueden necesitar mirar alrededor a tantos creyentes que están llorando sobre los eventos malvados de Charlottesville. Y para el grupo que está demasiado centrado en las injusticias "más importantes" para tener tiempo para preocuparse por esto, tal vez necesitan estar más equilibrados y aprender a ser más que una persona de una sola cuestión. Hay espacio en su nuevo corazón para odiar más que sólo el aborto o cualquier injusticia que su mente suele enfocarse.

Eventos como estos evocan extremos muy peligrosos. En un extremo, puede evocar odio y una sensación de desesperanza. Por otro lado, puede conducirnos al compromiso y a la aceptación del pecado. Puede llevarnos a buscar remedios mundanos y a hacernos perder el enfoque de Cristo y Su Palabra. Estoy agradecido por todos los Cristianos esperanzados y desconsolados que saben que la injusticia es una realidad de este mundo. Aquellos que no ponen su esperanza en la política, o en la bondad de la humanidad. Aquellos que ponen todo su valor y tesoro en el Cielo, y que aman venir junto a sus hermanos y hermanas heridos. No tienen miedo de las personas ni de lo que puedan hacerles. Están enfocados en agradar a Cristo y vivir sus vidas temiendo solamente a Dios. Predican sin temor el Evangelio a cualquiera que escuche y vea más allá de la apariencia humana y sólo vea las almas. Aunque sienten el peso de la injusticia, estos hombres y mujeres luchan contra sus sentimientos y confían en la firme Palabra de Dios.

Que todos recordemos cuidar a todos los que son parte de nuestras iglesias y odiar lo que Dios odia, comenzando con el pecado en nuestros propios corazones.

Aquí hay algunos pensamientos que compartí con nuestra iglesia.

Un comentario sobre “Las Cinco Multitudes de Charlottesville

    El evangelio y el racismo. – armandonoe escribió:
    16 agosto 2017 en 2:22 pm

    […] “Las cinco multitudes de Charlottesville.” Artículo en español […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s