¿Es Permisible la Cohabitación Sin el Matrimonio?

Posted on

ESJ-2017 0310-004

¿Es Permisible la Cohabitación Sin el Matrimonio?

Por Jim Newheiser

Tal vez el cambio cultural más dramático en la generación pasada es la práctica generalizada de la cohabitación, en la que un hombre y una mujer solteros viven juntos y se involucran en una relación sexual. La cohabitación en los Estados Unidos ha aumentado en más de 1.500 por ciento en el último medio siglo.1 “Dos tercios de las parejas casadas en 2012 compartieron un hogar juntos por más de dos años antes de que alguna vez bailaran el vals ” .2 En la mayoría de los casos, estas personas están considerando el matrimonio, y su tiempo inicial de convivencia es considerado como un período de prueba para determinar si la relación funciona.3 Después de todo, no compraría un coche sin tomarlo para una prueba de manejo. Otros cohabitan sin planes de casarse. Algunos esperan una secuencia de tales relaciones durante la vida. Otros esperan que su relación perdure, pero se resisten a casarse por una razón u otra. A estas relaciones comprometidas a largo plazo les llaman por otros nombres, como asociaciones.

Otra transformación social notable es la aceptación social generalizada de esta práctica, que solía llamarse “vivir en pecado”. Una minoría cada vez menor de estadounidenses desaprueba la convivencia de las parejas.4 La cohabitación también está aumentando entre cristianos profesantes. He aconsejado a jóvenes que profesan ser creyentes cristianos, pero afirman nunca haber sido conscientes de que la actividad sexual antes del matrimonio es pecaminosa.

Este cambio dramático hacia la práctica y la aceptación de la cohabitación ha impactado a la sociedad y a la familia de muchas maneras. Por ejemplo, la edad en la que los jóvenes se casan por primera vez ha aumentado significativamente, no porque los jóvenes están retrasando la actividad sexual, sino porque están cohabitando, con frecuencia con una secuencia de parejas, antes del matrimonio. Además, hay muchos más niños que nacen fuera del matrimonio y debido a que los padres que cohabitan tienen más probabilidades de romper que los que están casados, 5 el resultado perjudicial es que cada vez son menos los niños que son criados por ambos padres.

¿CUÁL ES LA DIFERENCIA?

La mayoría de las parejas que cohabitan exteriormente se parecen mucho a las parejas casadas. Ellos mantienen un hogar juntos y tienen que trabajar a través de temas de finanzas compartidas, responsabilidades domésticas, y sexo. Ellos se socializan como una pareja y están involucrados con las familias del otro. Tienen expectativas el uno del otro en términos de compromisos de tiempo y fidelidad sexual. También esperan que sus amigos y familias acepten plenamente su relación. Afirman que un anillo y un pedazo de papel realmente no tienen un impacto en la fuerza de su relación.6 Algunos podrían incluso afirmar que están “casados ​​a los ojos de Dios”.

La principal diferencia entre la cohabitación y el matrimonio es el nivel de compromiso. La persona que entra en el pacto de matrimonio dice: “Yo estoy comprometido contigo en sin importar las formas en que cambies, físicamente, emocionalmente, intelectualmente y espiritualmente, por el resto de tu vida. Te amaré no sólo por lo que eres, sino por todo lo que haces hasta que Dios, por medio de la muerte, nos separe.” En los votos de matrimonio, ambas personas prometen que, independientemente de lo que el futuro pueda traer (dificultades, atracción a otra persona, etc.), lucharán para preservar su matrimonio y cumplir sus compromisos.

Por otra parte, la persona en una relación de cohabitación está esencialmente diciendo: “Estoy dispuesto a quedarme contigo mientras ninguno de nosotros cambie demasiado. Si cambias de maneras que no me gustan, me reservo el derecho de dejar la relación. O si, debido a cambios en mi vida o personalidad, decido que puedo ser más feliz sin ti, puedo salir en cualquier momento.” Como dice Tim Keller: “No te amo lo suficiente como para cancelar todas mis otras opciones para la vida.”7 Esto pone mucha presión en cada parte en la relación para realizar.8

¿POR QUÉ ALGUNOS ARGUMENTAN POR LA COHABITACIÓN?

Muchos afirman que vivir juntos antes del matrimonio ayudará a asegurar que una pareja será compatible dentro del matrimonio. Los estudios han demostrado, sin embargo, que los matrimonios de las parejas que cohabitaron antes del matrimonio son mucho más propensos a terminar en divorcio que los matrimonios de no-cohabitantes9. Se han sugerido varias causas para este fenómeno. Tal vez la explicación más razonable es que estas relaciones, que comienzan sobre una base pobre de un nivel reducido de compromiso, tienen dificultad para pasar al nivel más alto de compromiso exigido por el matrimonio. Desde un punto de vista práctico, las responsabilidades y los compromisos aumentan, pero los beneficios siguen siendo más o menos los mismos. Desde el punto de vista bíblico, nunca ganas cuando desafías a Dios. El pecado tiene consecuencias. Pablo aconseja: “No os dejéis engañar, de Dios nadie se burla; pues todo lo que el hombre siembre, eso también segará.” (Gálatas 6: 7).

LA COHABITACIÓN ES INCORRECTA PORQUE LA PALABRA DE DIOS LO DICE

Dios, que es el único sabio, ha decretado que los privilegios de la intimidad personal y sexual entre un hombre y una mujer sean disfrutados exclusivamente por aquellos que han entrado en un pacto matrimonial. Además, ha decretado que toda actividad sexual fuera del matrimonio es pecaminosa: “Sea el matrimonio honroso en todos, y el lecho matrimonial sin mancilla, porque a los inmorales y a los adúlteros los juzgará Dios” (Hebreos 13: 4) 10. El sexo con alguien que no sea un compañero de matrimonio es una distorsión del diseño de Dios y es esencialmente una mentira. La pareja que cohabita busca gozar de los privilegios y beneficios del matrimonio, mientras se niega a hacer el compromiso que Dios requiere como requisito previo para disfrutar de estas bendiciones. Su relación física declara un nivel de compromiso y unidad que no existe verdaderamente (1 Corintios 6:16). También es importante enfatizar que el pecado sexual no es sólo lo que hacemos con nuestros cuerpos. La raíz del problema está en nuestros corazones. Según Jesús, “Porque de adentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, fornicaciones, robos, homicidios, adulterios,” (Marcos 7:21). Caemos en pecado sexual porque no confiamos en que el camino de Dios es el mejor (Proverbios 3:5-6) y en cambio creemos que nuestros corazones pueden estar satisfechos con lo que Dios ha prohibido, en lugar de encontrar nuestro último gozo en el Señor ( Isaías 55: 1-2).

¿PODEMOS VIVIR JUNTOS SI PROMETEMOS COMPORTARNOS?

Me he topado con varios casos en los que un hombre y una mujer cristianos solteros quieren vivir como compañeros de cuarto o compañeros de casa sin tener sexo. En algunos casos, no hay relación romántica. Ellos simplemente quieren compartir un espacio de vida, por lo general por razones económicas, ya sea dos o más chicos o chicas comparten un apartamento. También he encontrado situaciones en las que una pareja que cohabita ha llegado a la fe y tienen la intención de casarse, pero afirman que debido a que no pueden permitirse dos hogares separados, deben permanecer juntos. Están de acuerdo, sin embargo, en abstenerse de otra actividad sexual hasta después del matrimonio.

Si bien es cierto que la Biblia -en su prohibición del sexo fuera del matrimonio- no prohíbe explícitamente que las personas solteras vivan en el mismo hogar, muchos principios bíblicos hablan de estos arreglos. La Escritura nos aconseja repetidamente que evitemos situaciones tentadoras. Pablo instruye a Timoteo: “Huye, pues, de las pasiones juveniles y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que invocan al Señor con un corazón puro.” (2 Timoteo 2:22). Además, insta a todos los creyentes a “vestíos del Señor Jesucristo, y no penséis en proveer para las lujurias de la carne.” (Romanos 13:14). A los que dicen que son lo suficientemente fuertes como para resistir la tentación, Pablo advierte: “Por tanto, el que cree que está firme, tenga cuidado, no sea que caiga.” (1 Corintios 10:12). Incluso cuando el hombre y la mujer afirman su situación es solo de compañero de habitación sin atracción romántica, los sentimientos a menudo cambian y las tentaciones surgen.11 Otra razón de que tales situaciones de vida son inapropiadas es el pobre testimonio a otros, incluyendo incrédulos, que asuman que están cohabitando, y otros cristianos, que pueden ser tentados a seguir su ejemplo (Efesios 5:3).

Cuando un hombre y una mujer afirman que viven juntos por razones económicas, deben seguirse otras opciones. La iglesia puede ser capaz de ayudar haciendo coincidir a compañeros de cuarto del mismo sexo. O miembros de la familia en la iglesia pueden invitar a una mujer a salir del apartamento que había estado compartiendo con su prometido y vivir con ellos hasta la boda. Algunas parejas retrasan el matrimonio porque están ahorrando su dinero para la boda “perfecta” y la luna de miel. Si de lo contrario están ya listos para el matrimonio, sería más prudente para ellos casarse antes con una boda más modesta. Pablo aconseja: “Pero si carecen de dominio propio, cásense; que mejor es casarse que quemarse.” (1 Corintios 7: 9).

¿DEBERIAN CASARSE AQUELLOS QUE HAN ESTADO COHABITANDO?

Si bien en muchos casos puede ser conveniente ayudar a una pareja que cohabita a entrar en el pacto matrimonial, la Biblia no requiere que las parejas que han vivido juntas y se han involucrado sexualmente se casen.12 Si una persona es creyente y la otra no es creyente, el principio bíblico contra un matrimonio religiosamente mixto impediría que el creyente se case con el incrédulo. Cuando hay hijos involucrados (incluyendo un embarazo), en muchas situaciones, puede ser más sabio y honorable buscar el matrimonio. No podemos decir por las Escrituras, sin embargo, que la pareja deba casarse. Más de una mujer embarazada, después de arrepentirse de su pecado de fornicación, ha elegido sabiamente no casarse con el padre si es un hombre irresponsable e impío. Incluso si un hombre no se casa con la madre de sus hijos, debe hacer todo lo posible para cumplir sus obligaciones financieras para ella y sus obligaciones personales con sus hijos.

SEGUIR EL PLAN DE DIOS PARA EL MATRIMONIO TRAE MAYOR BENDICIÓN

Aunque muchos factores contribuyen a un matrimonio gozoso y que honra a Dios, aquellos que honran a Dios manteniendo su relación pura antes del matrimonio están en posición de gozar plenamente de los privilegios del matrimonio. El Señor no hizo reglas con el propósito de arruinar nuestro deleite de la vida. Más bien, sus caminos son siempre los mejores caminos para el bien de Su pueblo y para Su propia gloria. Hay pocas áreas en la vida en las cuales nuestra fe será más probada que en nuestro acercamiento al romance y al matrimonio.

RESUMEN

A medida que nuestra cultura continúa alejándose del ideal bíblico para el matrimonio, los cristianos sentirán la presión de seguir la tendencia hacia la cohabitación antes del matrimonio. Pero Pablo nos exhorta: “Y no os adaptéis a este mundo, sino transformaos mediante la renovación de vuestra mente, para que verifiquéis cuál es la voluntad de Dios: lo que es bueno, aceptable y perfecto.” (Rom 12:2). El plan de Dios es que su pueblo goce de los grandes privilegios del matrimonio, incluida la unión sexual, sólo después de que se haya hecho el pacto matrimonial.

– PREGUNTAS PARA LA REFLEXIÓN –

1. ¿Qué diría usted a los cristianos profesantes que planean vivir juntos antes del matrimonio?

2. ¿Cómo debe la iglesia tratar a las parejas que desean convertirse en miembros?

3. ¿Hay alguna vez un momento en que una pareja que cohabita debe ser tratada como casada?

4. ¿Deben los cristianos permitir que un pariente y su pareja en una relación de convivencia se queden en su casa? ¿Puede un cristiano permanecer en el hogar de una pareja que cohabita? ¿Hace una diferencia si aquellos que viven juntos dicen ser cristianos?

5. ¿Debe un matrimonio casarse si se han involucrado en relaciones sexuales premaritales? ¿Qué pasa si hay un embarazo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s