3 Estrategias Para Predicar En Las Festividades

Posted on

ESJ-2017 1204-002

3 Estrategias Para Predicar En Las Festividades

¿Debo detener mi predicación expositiva en las festividades?

Por Phil Newton

Me encanta predicar una serie expositiva. Esa ha sido mi práctica durante 39 años de ministerio pastoral. Entrar en un libro, trabajar a través de su riqueza cada semana y aplicar la verdad a mi propia vida y a la congregación ha sido inusualmente satisfactorio.

Entonces vengan las festividades.

Es cierto que, mientras trabajo en mis planes de predicación, a veces me sorprende un momento al considerar si quiero o no un sermón de temporada. Eso significa detener mi línea de pensamiento, elegir un texto al azar, trabajar a través de su contexto bíblico y hacer aplicaciones que pueden no estar relacionadas con el tema que he estado predicando.

Aún así, he encontrado esta pausa útil en muchas ocasiones.

También descubrí que no todas las festividades requieren una pausa en serie. Algunas veces, si corresponde, puedo referirme a la temporada en la presentación de la serie normal o en algún momento del camino sin predicar un sermón diferente. En otras ocasiones, un sermón enfocado resulta apropiado.

Aquí hay tres áreas de sensibilidad para ayudarlo a decidir si necesita salirse de su serie de exposición cuando se acercan las festividades.

1. Sea teológicamente sensible

Piense en la gran imagen de lo que le estás enseñando a tu congregación. Deseas que entiendan la historia de las Escrituras. Hacer una pausa para pensar más intensamente sobre la encarnación en Navidad y la resurrección en Pascua se ajustará a ese objetivo teológico. A veces, participar en una mini serie sobre la encarnación o las narrativas de Pasión le ayudará a conectar los puntos teológicos de toda la Escritura mucho mejor que un solo sermón para la temporada. La interrupción de su serie expositiva es ciertamente apropiada para ese objetivo.

¿Todos en la congregación entienden estos importantes temas bíblicos de la encarnación y la resurrección? Asegúrese de revisarlos regularmente, ya que son fundamentales para ver a Cristo en todas las Escrituras. Esta práctica solidifica la comprensión de la Escritura de la congregación y la comprensión de la teología bíblica.

Por otro lado, Acción de Gracias, Día de la Madre, Día del Padre, Día de Año Nuevo y días festivos similares no tienen el mismo peso en la enseñanza de la teología bíblica a su congregación como Navidad, Domingo de Ramos y Semana Santa. Entonces, debemos ampliar nuestras sensibilidades a otra consideración.

2. Sea culturalmente sensible

Las festividades por la Navidad y Pascua pueden ser un buen momento para romper su serie y hacer una aplicación bíblicamente apropiada. Para abordar el tema anualmente, normalmente predico un sermón orientado a la familia en el Día de la Madre pero no necesariamente en el Día del Padre. Prediqué a través de Efesios el año pasado, incluidos varios sermones sobre la familia en noviembre. Mi pastor asociado predicó “¿Quién está Edificando Su Casa?” Del Salmo 127 en el Día de la Madre, y yo prediqué desde Efesios 2 el Día del Padre sin referencia a la ocasión. Me gustaría llegar a eso en cinco meses.

En otras ocasiones, debido a problemas en la comunidad o al aumento en el asesoramiento matrimonial, he usado las dos fiestas familiares para predicar sobre la perspectiva cristiana del matrimonio o la crianza de los hijos. ¿Debes hacer lo mismo? No necesariamente, pero sé sensible a las necesidades de tu congregación.

Ya que entretejo gratitud en la urdimbre y la trama de mi predicación, oraciones pastorales y comentarios en la adoración, generalmente no me detengo a hacer un mensaje por separado en Acción de Gracias. Pero ese soy yo. Su entorno podría beneficiarse de eso. En ocasiones, cuando la transición al nuevo año viene con una ansiedad extraordinaria, podría hacer un sermón por separado sobre esta preocupación en el Domingo de Año Nuevo. Dependiendo de mi serie expositiva actual, puedo interrumpir el domingo de la Reforma para abordar uno de los discursos de la Reforma. De lo contrario, ilustraré el sermón de una figura o evento de la Reforma.

3. Sea Pastoralmente Sensible

Aquí es donde la conciencia del liderazgo del Espíritu enfoca sus planes de predicación. ¿Es oportuno interrumpir su serie para predicar sobre un tema relacionado con las fiestas? Finalmente determinamos que no se trata de lo que alguien recomienda o de lo que sentimos que queremos hacer, sino que los planes para la predicación deben seguir siendo sensibles a los impulsos del Espíritu. La predicación de planificación implica más que el calendario y los textos. Debemos buscar los deseos del Señor.

Además, usted y la congregación pueden necesitar un pequeño cambio de dieta a partir de una larga serie de exposiciones al hacer uno o dos sermones durante un período de festividades. Por ejemplo, si has estado predicando a través de un Evangelio durante un año y te queda otro año, hacer una pausa en alguna ocasión será bueno para usted, para no perder de vista temas bíblicos más amplios, y para la iglesia, por temor a que los miembros se pregunten si alguna vez predicarás de otro libro.

Dado que los sermones de tema festivo generalmente tienen un rango textual más limitado, puede que le cueste encontrar un texto diferente para las festividades de otro año. Enfrente el hecho de que repetirá las narrativas de los nacimientos de Mateo y Lucas y que los filipenses “olvidando lo que queda atrás”. ¡Y con razón! Está bien repetir esos textos.

Su estudio previo y notas pueden acelerar el tiempo de preparación, por lo que es posible que disfrute un poco de las festividades en particular con su familia. Programar esos textos repetidos en su plan de predicación le permite recuperar el aliento para que pueda renovar sus energías hacia su serie expositiva habitual. En tales casos, sea pastoralmente sensible a usted mismo, el pastor.

Una congregación puede esperar un sermón con tema festivo. Si su permanencia entre ellos es breve, entonces sea lento para cambiar esa expectativa, pero no se deje intimidar por ella.. En definitiva, responderá al Señor por lo que predica. Deliberadamente trabaje para enfocar su atención en la exposición regular de la Palabra de Dios. Utilice los sermones de festividades para la instrucción teológica y la aplicación pastoral en lugar de limitarse a encajar en un molde por el bien de la temporada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s