Desentrañando el Linaje del Señor

Posted on

ESJ-2017 1204-004

Nudos en el Árbol Genealógico de Cristo: Desentrañando el Linaje del Señor

Por John F. Macarthur
Mateo 1: 1-17; Lucas 3:23-38

Una de las tradiciones navideñas de nuestra familia siempre ha sido la lectura de la historia navideña de los evangelios. Lo hemos hecho todos los años, desde que tengo memoria. Cuando era niño, mi padre leía el relato de Mateo o Lucas mientras estábamos sentados a sus pies. Ahora yo hago la lectura.

Hace unos años, mientras estudiaba a través de Mateo, reflexioné sobre la pregunta de por qué las lecturas familiares de Mateo 1 siempre comienzan a la mitad del capítulo. Mateo comienza su relato del nacimiento de Cristo con una amplia genealogía, pero nunca lo habíamos hecho parte de nuestra lectura navideña.

Saltarse la genealogía en una lectura familiar es comprensible, especialmente cuando tienes niños pequeños que se aburren fácilmente. Soy el primero en admitir que las genealogías en las Escrituras no hacen las lecturas públicas más estimulantes. Pero al darme cuenta de que estábamos omitiendo este pasaje en nuestra celebración de Navidad despertó mi curiosidad, y comencé a estudiar Mateo 1:1-17 en serio. Fue fascinante. Prácticamente todos los nombres en la lista revelan alguna lección sobre la gracia de Dios. Juntos muestran claramente cuán importante fue la gracia de Dios de generación en generación, ya que El nutrió y protegió el linaje que había elegido para dar a luz al Mesías.

Una Crónica de la Gracia de Dios

Las genealogías están incluidas en las Escrituras por esa misma razón. No solo rastrean la línea real de Israel, sino que también describen los tratos de Dios con Su pueblo. Revelan cómo la mano soberana de Dios ha ordenado que los eventos humanos cumplan Sus propios propósitos a pesar de enormes obstáculos. El peor pecado, la rebelión y la traición de la humanidad han fracasado completamente en frustrar la gracia de Dios.

El linaje de los reyes de Judá regresó a David. La promesa de Dios fue que la descendencia de David produciría a Aquel que liberaría a Israel y reinaría como Rey. En 2 Samuel 7:16, hablando a través del profeta Natán, Dios le prometió a David: “Y será afirmada tu casa y tu reino para siempre delante de tu rostro, y tu trono será estable eternamente.”

Lo que esto significaba era que cualquier demandante del trono de Israel tenía que demostrar genealógicamente que descendía de David y estaba en la línea de la realeza. La Escritura registra el registro infalible y autoritativo de ese linaje.

Las genealogías tenían otros usos prácticos en el Israel del Antiguo Testamento. A menudo eran esenciales para la conducción de negocios importantes. Las leyes que rigen la compra y venta de propiedades, por ejemplo, fueron diseñadas para mantener intactos los límites internos. La tierra no se podía comprar ni vender a través de líneas tribales. Por lo tanto, se requirió la genealogía de una persona simplemente para validar la venta de la propiedad.

El sacerdocio entero también dependía de genealogías. Todos los sacerdotes de Israel tenían que ser descendientes de Leví. Después del cautiverio de Babilonia, Esdras usó las genealogías para determinar qué sacerdotes tenían un derecho legítimo a un oficio. Aquellos que no pudieron probar su herencia no pudieron servir como sacerdotes.

Por todas esas razones, las genealogías fueron cuidadosamente registradas y guardadas. Los más importantes fueron preservados en las Escrituras. Esta práctica continuó durante siglos, durante el tiempo del nacimiento de Jesús.

De hecho, cuando comienza el Nuevo Testamento, encontramos que José y María suben para ser registrados según su propia ascendencia en Belén, su hogar ancestral (Lucas 2:3-4). La nación aún identificó personas genealógicamente.

Una Mirada a las Aparentes “Contradicciones”

Dos genealogías

Las dos genealogías finales en las Escrituras trazan el linaje de Jesús (Mateo 1:1-17, Lucas 3:23-38). Algunos ven estas dos genealogías como contradictorias. Una mirada cercana muestra que no lo son. Mateo comienza con Abraham y sigue la línea a través de David a Jesús a través de la familia de José. Lucas comienza con Jesús y describe la genealogía de la familia de María a través de David y hasta Adán.

Tenga en cuenta que Mateo no se refiere a José como José, el padre de Jesús, sino como “marido de María, del cual nació Jesús” (Mateo 1:16). La Escritura es clara en cuanto a que José no fue el padre de Jesús, sino Dios.

Debido a que Jesús no tenía un padre humano, no podía ser descendiente de David, sino por medio de su madre. Aún así, el derecho legal de gobernar siempre venía del lado del padre, y esto era cierto incluso en el caso de Jesús, porque era legalmente el hijo mayor de José. Por lo tanto, tenemos dos genealogías necesarias. Lucas muestra que a través de María, Jesús fue literalmente un descendiente de sangre de David. Mateo prueba que a través de su padre adoptivo José, Jesús estaba legalmente en la línea real. De todas las maneras posibles, Él tenía el derecho de gobernar.

Dos Profecías

De hecho, la ascendencia de Jesús fue una solución elegante a uno de los dilemas más preocupantes de la profecía mesiánica del Antiguo Testamento. Dios había maldecido la línea real. Jeremías 22:30 registra el juicio de Dios sobre Jeconías, también conocido como Conías o Joaquín: “Así ha dicho Jehová: Escribid lo que sucederá a este hombre privado de descendencia, hombre a quien nada próspero sucederá en todos los días de su vida; porque ninguno de su descendencia logrará sentarse sobre el trono de David, ni reinar sobre Judá.”

Esto no significa que Jeconías en realidad no tendría hijos, sino que los efectos de la maldición anularían el derecho de nacimiento. El linaje de reyes terminaría; sus hijos no serían sus herederos. Su derecho a gobernar, así como todos los demás privilegios de la primogenitura real, fueron quitados permanentemente de él y sus descendientes. La línea real fue en esencia terminada, como si Jeconías no hubiera tenido hijos.

Dios quiso tomar las cosas con seriedad. Jeconías fue de hecho el último rey en la línea Davídica. Fue sucedido en el trono de David no por su hijo, sino por su tío, Sedequías (2 Reyes 24:17). El reinado de Sedequías marcó el final de Judá como un reino. Y así la profecía de Jeremías se cumplió literalmente. Ni uno de los hijos de Jeconías ni ninguno de sus descendientes volvió al trono. Fue un triste final para la dinastía Davídica.

La profecía de Jeremías al principio parece ser una contradicción flagrante a la promesa mesiánica. El Mesías debía estar en la línea real de David, pero esa línea efectivamente terminó con Jeconías. ¿Cómo se podrían cumplir estas dos profecías igualmente inspiradas e infalibles? El Mesías tenía que venir del linaje real de David y, por lo tanto, ser descendiente de Jeconías. Pero, ¿cómo podría gobernar como rey sin violar la profecía de que ningún descendiente de Jeconías reinaría alguna vez?

El hecho es que si Jesús hubiera sido el hijo literal de José, nacido de su simiente, nunca podría reclamar el trono de David. Él estaría bajo la maldición. Y sin embargo, debido a que Él todavía era el hijo legal de José, Él heredó el derecho de gobernar, ya que no estaba bajo la maldición que se le había transmitido a todos los nacidos en el linaje real desde los días de Jeconías.

La orquestación soberana de Dios de los eventos para traer a Su Hijo al mundo es verdaderamente maravillosa. Pero no termina ahí. La próxima vez consideraremos cómo Dios tejió a los pecadores y marginados en el linaje del Señor como ilustraciones adicionales de Su gran gracia.

(Adaptado de The Miracle of Christmas .)


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B171204
COPYRIGHT ©2017 Grace to You

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s