La Ira Pecaminosa Es Más Personal Que Interpersonal

Posted on

ESJ-2018 0126-003

La Ira Pecaminosa Es Más Personal Que Interpersonal

Por Dave Dunham

Cuando comencé a reunirme con Erin y Calvin (no con sus nombres reales), estaba convencida de que simplemente se habían distanciado a lo largo de los años y de que podía ayudarlos con algunos consejos básicos sobre el matrimonio. Necesitaban hacer más ejercicios de crecimiento espiritual juntos y mejorar sus habilidades de comunicación. Sin embargo, no fue en quince minutos de nuestra primera reunión, antes de que Calvin se pusiera de pie y se elevara sobre su esposa y gritara a todo pulmón. Su rostro se puso rojo y sus gestos de las manos fueron rápidos y exagerados. Cuando las cosas finalmente volvieron a asentarse, comencé a preguntarle sobre su temperamento. Descubrí que se enojaba a menudo y en muchos escenarios diferentes. Sus problemas fueron más grandes que su discordia marital. Había un conflicto real entre él y Erin, pero no tenía sentido tratar de resolver este conflicto mientras Calvin no tenía control sobre su temperamento. Sus respuestas siempre harían imposible la resolución. Nuestro enojo es a menudo más un problema personal que un problema interpersonal.

Podría ser importante aclarar primero qué queremos decir con la palabra “enojo”. El Dr. David Powlison dice que la ira es una “emoción moral”. Dice “esto está mal”. No dice simplemente que está mal, dice está mal e “importa”. La ira pecaminosa se agrega a esta afirmación con la frase adicional, “importa más que tú”. La ira hace juicios y siempre surge de lo que valoramos. Donde los valores están alineados con los de Dios, entonces nuestro enojo puede ser justo, pero donde no lo sea, se inclinará hacia fines pecaminosos y egoístas. Nuestra experiencia de ira, sin embargo, a menudo nos lleva a sacar conclusiones diferentes a las del Dr. Powlison.

Desde muy pequeños aprendemos a pensar que la ira es algo que nos empujan fuerzas externas. “Me hiciste enojar”, parece una expresión lógica y se convierte en un medio para justificar mi comportamiento. “Si no me hubieras hecho enojar …” indica que el verdadero quid de la responsabilidad está fuera de mí, y generalmente con la víctima de mi ira. La suposición de nuestra parte es que la ira es una respuesta natural provocada por la incitación de otros. Como tal, siempre es de naturaleza interpersonal.

La Biblia ve la ira pecaminosa de manera diferente. Dentro de las Escrituras se nos dice que la ira surge de nuestros propios deseos internos. El apóstol Santiago lo dice de esta manera:

¿De dónde vienen las guerras y los conflictos entre vosotros? ¿No vienen de vuestras pasiones que combaten en vuestros miembros? Codiciáis y no tenéis, por eso cometéis homicidio. Sois envidiosos y no podéis obtener, por eso combatís y hacéis guerra. No tenéis, porque no pedís. (Santiago 4:1-2)

La ira es sobre mí. Es sobre lo que deseo y exijo. Se trata de mis pasiones, expectativas, deseos, necesidades, antojos y lujurias. Cuando no me salgo con la mía, me enojo. Cuando impides mis deseos, me enojo contigo. La dinámica interpersonal de nuestra ira es evidente en la forma en que respondemos el uno al otro, pero su origen está dentro de mí. Jesús dice claramente: “De la abundancia del corazón habla la boca” (Lucas 6:45). Nuestros corazones impulsan lo que hacemos.

Existen, por supuesto, muchos tipos de asesoramiento donde la resolución de conflictos es una herramienta valiosa. La presencia de un patrón de ira explosiva y volátil, sin embargo, señala que los problemas son más personales que interpersonales. En tales escenarios, intentar navegar por la resolución de conflictos suele generar más explosiones y más destrucción, lo que puede arruinar todos los intentos de reconciliación.

A medida que los consejeros y pastores aprenden a ver la ira correctamente, Bíblicamente, podemos intervenir de manera apropiada. Una persona enojada no puede aprender a resolver un conflicto hasta que haya aprendido a no intensificarlo. Donde se encuentran patrones de enojo, las personas necesitan asesoramiento personal antes de que se pueda navegar por el asesoramiento relacional. A menudo, la ira es más sobre lo que hay en nuestro corazón que sobre quién es nuestro enemigo. Entonces, comenzamos con el corazón de la ira.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s