La Simplicidad de Dios

Posted on

ESJ-2018 0502-002

La Simplicidad de Dios

Por James E. Dolezal

La teología es el estudio de Dios y de las criaturas en su relación con él. El objetivo es conocer a Dios y adorarlo en verdad. En este sentido, los cristianos justamente confiesan una profunda distinción entre Dios el Creador y Sus criaturas. Negar esta distinción parecería llevar inevitablemente hacia una identificación parcial o completa de Dios con el orden de las criaturas, algo que Romanos 1:22-25 juzgaría como idólatra. Mantener la distinción Creador-criatura es indispensable para asegurar que nos mantengamos alejados de la adoración falsa. Sin embargo, aquí descubrimos una dificultad: los cristianos a veces pueden dejar de reconocer o caracterizar adecuadamente esta importante distinción. Y cuando hacemos esto, podemos caer inconscientemente en la trampa de adorar a la criatura en lugar de al Creador.

Considere el lapso del apóstol Juan en Apocalipsis 22. Un ángel enviado por Dios lo guió en un viaje apocalíptico que culminó en una visión del lugar santísimos en el que Juan vio la luz y el agua de vida que emana del trono de Dios y del Cordero (21:22-23; 22:1) Seguramente, podríamos imaginar, no se puede confundir acerca del objeto apropiado de la adoración en un momento de tan glorioso rapto. Y, sin embargo, Juan sorprendentemente registra tal confusión en 22:8: “me postré para adorar a los pies del ángel que me mostró estas cosas.” La confusión de Juan no lo absolvió de culpabilidad moral. El ángel lo reprende con severidad, diciendo en 22:9: “No hagas eso; yo soy consiervo tuyo y de tus hermanos …Adora a Dios. . . .” De hecho, adorar a Dios es el corazón del asunto. Para todos los efectos, el Apóstol trataba al ángel como si fuera divino. Sin duda, Juan vio algo glorioso en el ángel y quizás incluso percibió una gran distinción entre el ángel y él mismo. Sin embargo, esta era una distinción entre dos criaturas. No importa cuán exaltado el santo ángel pudo sido por encima del aún no glorificado Apóstol, sin embargo se mantuvo con Juan del lado de las criaturas y siervos de Dios con respecto a la distinción Creador-criatura y por lo tanto no era un objeto adecuado de adoración.

Esta es una escena aleccionadora. Incluso el apóstol Juan no fue inmune a este grave error de confundir al Creador con la criatura. Debería impresionarnos que el mantenimiento constante de la distinción Creador-criatura requiere determinación y vigilancia. Simplemente reconocer que existe tal distinción no es suficiente. Después de todo, hay grandes diferencias entre las criaturas mismas: entre los ángeles y los humanos, entre los humanos y los animales, y así sucesivamente. La distinción de Dios de todas las criaturas no debe ser meramente confesada, sino ubicada adecuadamente, y sus implicaciones claramente pensadas. Esto es crucial tanto para el ordenamiento correcto de nuestra adoración como para fomentar la esperanza confiada a medida que atravesamos este mundo de adversidad (Sal. 46:10; Hebreos 6:13-18).

Felizmente, no somos los primeros en pasar por aquí. Muchas generaciones de teólogos cristianos han ido antes que nosotros y han dejado atrás un cuerpo profundo y reflexivo de reflexión teológica sobre el ser y la esencia de Dios, basado en la auto-revelación de Dios en la creación y la Sagrada Escritura. Si bien esta literatura no es uniforme en todos los aspectos, podemos discernir un amplio consenso de afirmaciones centrales sobre Dios que se extiende desde el siglo II hasta el XVII, un consenso que a veces recibe el apelativo de “teísmo cristiano clásico.” Es este consenso que se encuentra en las declaraciones conciliares de las épocas patrística y medieval, así como en las confesiones protestantes de los siglos XVI y XVII. Incluye doctrinas tales como la aseidad de Dios (autosuficiencia), la eternidad, la inmutabilidad, la impasibilidad y la simplicidad. Durante gran parte de la historia de la iglesia, estas doctrinas constituyeron una gramática teológica mediante la cual se ayudó a los cristianos a ubicar correctamente la distinción entre criatura y creador. El teísmo clásico tiene como objetivo proteger la Divinidad de Dios de la proclividad humana de distorsionarla o asignar erróneamente su divinidad a lo que no es Dios. Una convicción significativa que subyace a las afirmaciones centrales del teísmo clásico es que Dios no debe ser enumerado entre aquellos seres que de algún modo causados-a-ser, es decir, criaturas.

Particularmente prominente entre las doctrinas clásicas acerca de Dios es la simplicidad divina. Los primeros protestantes, como los anglicanos, los presbiterianos, los congregacionalistas y los bautistas, confesaron que Dios no tiene partes, como lo tuvieron los cristianos durante un milenio y medio antes que ellos. Sin embargo, a lo largo de los últimos siglos, esta doctrina se ha oscurecido cada vez más, y para nosotros, los modernos, puede sonar erróneo o insultante llamar simple a Dios. Tendemos a considerar las cosas simples entre las menos inspiradoras, las más cercanas al no ser. Sin duda, las cosas complejas son más impresionantes y más capaces de realizar actos poderosos que las cosas simples, como la diferencia entre un Boeing 747 y un grano de arena, por ejemplo. Y si Dios es el Creador de todas las cosas, ¿entonces no necesitaría ser el más complejo de todos?

La ortodoxia cristiana clásica sostiene que la primera causa de todo ser debe ser simple por la sencilla razón de que las cosas complejas o compuestas dependen de partes que son más fundamentales en el ser que ellas mismas. Y nada es más primario en ser que Dios. Las partes son realmente muchas causas que dan cierta forma de realidad a las entidades en las que están integradas y les permiten operar como lo hacen, como los seis millones de partes de un Boeing 747. Los seres compuestos son doblemente dependientes: primero, sobre sus diversos partes componentes, y segundo, sobre cualquier agente o poder que actúe para unificar sus partes en ellos. Pero si así era como Dios tenía Su ser, entonces no podía ser el Creador absoluto y la fuente de todas las cosas. Habría causas de que el propio Dios sea más primitivo y fundamental que Él mismo. El puritano Stephen Charnock destila esta afirmación básica:

Dios es el ser más simple; porque lo que es primero en naturaleza, no teniendo nada más allá, de ninguna manera puede considerarse compuesto; porque todo lo que es, depende de las partes de las cuales está compuesto, y no es el primer ser: ahora Dios es infinitamente simple, no tiene nada en sí mismo que no sea él mismo, y por lo tanto no puede hacer ningún cambio en sí mismo, él es en su propia esencia y existencia.

Esto tiene enormes implicaciones para la forma en que concebimos la existencia, la esencia y los atributos de Dios.

En primer lugar, significa que no podemos postular una distinción entre Dios y Sus atributos de la manera que podríamos hacerlo entre una criatura y sus atributos. Un hombre, por ejemplo, puede ser sabio, justo y poderoso. Pero él no es idéntico a la sabiduría, la justicia y el poder con que lo es. Cada una de estas es una parte que le aporta alguna forma de ser, y cada una es distinta del hombre como un todo. Él depende de estas cualidades para ser como él es. Debido a que Dios es simple, no es así como Él tiene Sus atributos. Hablando con propiedad, Dios no tiene sabiduría, justicia, poder, etc., atributos realmente distintos de su ser como Dios. Más bien, Dios simplemente es la sabiduría por la cual Él es sabio, la justicia por la cual Él es justo, y el poder por el cual Él es poderoso, y así sucesivamente para todos Sus otros atributos.

En segundo lugar, y más profundamente, la simplicidad divina significa que Dios no está compuesto de existencia y esencia. Al igual que con Sus atributos, Dios no tiene existencia o esencia como principios realmente distintos de Su ser como Dios. Más bien, Dios simplemente es el acto de existencia por el cual Él existe y la esencia de la divinidad por la cual Él es Dios. Pero esto no es así con las criaturas. El ser humano, por ejemplo, es ser un cierto tipo de criatura. Pero ningún ser humano es la humanidad como tal. Más bien, cada uno posee a la humanidad como un principio que lo determina a ser el tipo de ser que es. Además, ser humano no explica por qué existe un ser humano en particular. Más bien, el acto de existencia de cada hombre es un principio que posee además de su esencia. En resumen, no es la esencia de la humanidad ser. Para los teístas clásicos, este es el lugar apropiado de la distinción Creador-criatura. Las criaturas poseen la existencia como un don (ver Hechos 17:25, 28, Apocalipsis 4:11) que es realmente diferente de sus respectivas esencias, mientras que Dios simplemente es Su propia existencia, no habiendo ninguna composición de principios de existencia y esencia en Él.

Todo lo que está en Dios es Dios. Él, siendo su propia existencia y esencia, y por lo tanto no derivado de causas como lo son todos los demás seres, es el único adecuado para dar cuenta en última instancia de todo lo que está causado-a-ser. Él es Aquel de quien, y por quién, y para quién son todas las cosas (Romanos 11:36). Esto lo identifica como el único y digno objeto de toda nuestra adoración y gratitud. En última instancia, todas las cosas miran a Él para su existencia, pero Él no mira a ninguna. Si bien la simplicidad divina no es la única forma de caracterizar la distinción entre criatura y creador, es una doctrina sin la cual la distinción se vuelve casi imposible de mantener. Nos ayuda a ver por qué Dios no puede ser reinventado como un súper ángel a pesar de que los ángeles son seres inmateriales de inmenso poder, gloria y santidad. Un ángel, no importa cuán magnífico, todavía depende de los principios de existencia más primitivo que sí mismo y, por lo tanto, claramente no es la primera causa y el Creador de todas las cosas. La doctrina clásica de la simplicidad divina merece una atención renovada por parte de los cristianos modernos a medida que buscamos estar siempre atentos para mantener la distinción entre Creador y criatura y para dar a Dios solo la adoración que se le debe.


El Dr. James E. Dolezal es profesor asistente de teología en la Escuela de Divinidad de la Universidad de Cairn en Langhorne, Pensilvania. Es autor de God without Parts y All That Is in God.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s