Ideas Erróneas Sobre El Liderazgo

Posted on

ESJ-2018 0503-002

Ideas Erróneas Sobre El Liderazgo

Por Jared Olivetti

Cuando pensamos erróneamente sobre el liderazgo en la iglesia, la iglesia sufre. A veces convertimos a las personas equivocadas en líderes. Otras veces, distorsionamos la relación entre la iglesia y sus líderes. Lo que sigue a continuación es un intento de señalar amablemente tres de los errores más comunes que he visto en las iglesias reformadas al pensar en el liderazgo de los ancianos en la iglesia de Jesús.

(Nuestra familia de la iglesia espera una elección para nuevos ancianos esta semana. Durante los últimos dos domingos he predicado y enseñado sobre las cualidades morales y espirituales para los ancianos. Estos pensamientos provienen de esos sermones).

Error # 1 – No se lee correctamente 1 Timoteo 3

En 1 Timoteo 3, Pablo le da a Timoteo, y a través de Timoteo a la iglesia, la lista de cualidades morales para los ancianos. Incluye aspectos positivos como “irreprensibilidad… dominio propio, respetable, hospitalario …” También incluye aspectos negativos como “no ser un borracho, no ser violento …” Y luego da tres requisitos finales con motivos relacionados: un anciano debe mostrar una buena administración del hogar, no ser un recién convertido y necesita de una buena reputación. La lista en sí es clara y fácil de entender.

Pero me he dado cuenta de que las personas interpretan esta lista de dos maneras equivocadas. El primero es leer estos requisitos como la ley de Dios contra la cual no se puede tolerar ninguna infracción. En esta forma de leer, nadie estará calificado excepto aquellos que han pretendido ser perfectos. El segundo es leer estos requisitos como algunas buenas sugerencias, pero no reglas rígidas. En esta forma de leer, casi todos los hombres de la congregación parecen elegibles para el cargo de ancianos.

Si nuestra lectura de 1 Timoteo 3 nos lleva a creer que nadie está calificado o que casi todos están calificados, no hemos entendido el pasaje. Pablo le escribió a Timoteo con la plena expectativa de que él podría encontrar hombres así en las iglesias a las que estaba sirviendo. Y también escribió con la plena expectativa de que algunos serían descalificados del oficio. Leer 1 Timoteo 3 requiere sabiduría, darse cuenta del equilibrio: Dios no requiere perfección en los líderes, pero sí requiere piedad.

Error # 2 – Viendo el Anciano como el Pináculo

Dios llama a su pueblo a “que reconozcáis a los que con diligencia trabajan entre vosotros, y os dirigen en el Señor y os instruyen” (1 Tes. 5:12). Es bueno y correcto respetar a los ancianos de la iglesia. Pero surge un peligro sutil cuando suponemos que los ancianos son necesariamente los cristianos más importantes entre nosotros. Y con eso viene la idea nunca mencionada, pero a menudo presumida, de que ser anciano en la iglesia es, de alguna manera, el colmo del cristianismo, el pináculo al que todo hombre debería aspirar, y el pico que las mujeres nunca pueden escalar en absoluto. El resultado es elevar el oficio tan alto que se establece una distinción insalubre entre los ancianos y el resto de la iglesia.

En contraste, la Biblia enseña que la mayoría de los cristianos están descalificados del concilio de ancianos, no sobre la base de requisitos morales sino sobre la base de requisitos espirituales. Ser un anciano requiere que un hombre no solo haga frente a los requisitos en 1 Timoteo 3, sino que muestre los dones espirituales de liderazgo (Romanos 1:28) y enseñanza (Tito 1:9). Y mientras Dios da esos dones a unos pocos, Él le da muchos otros dones al resto de la iglesia. Algunos están llamados a liderar, mientras que todos son llamados (y dotados) para servir de alguna manera.

En cada iglesia saludable, habrá ancianos que servirán con liderazgo sacrificial y enseñanza bíblica. Y también habrá muchos otros cristianos piadosos sirviendo al Señor según sus propios dones. El liderazgo ordenado en la iglesia no es el pináculo de la espiritualidad cristiana. La fidelidad productiva lo es.

Error # 3 – Ver a los Diáconos como Ancianos Secundarios

Relacionado con una idea excesivamente elevada del anciano está la idea común, aunque habitualmente no expresada, de que ser diácono es el campo de entrenamiento para convertirse en un anciano. Una pregunta demostrará que este es un problema común: ¿cuándo fue la última vez que oyó que un anciano era elegido diácono? Un estudio de la iglesia en el Nuevo Testamento debería dejar en claro cuán malo es tratar el diaconado como los oficiales de la universidad menor. No solo sirve para devaluar en gran medida el trabajo de los diáconos, sino que también ayuda a eliminar las diferencias importantes entre los dos oficios, por no mencionar ignorar los estándares de nuestra iglesia que consideran que el oficio del diácono está abierto tanto a mujeres como a hombres.

Es cierto que los requisitos morales para los dos oficios son muy similares. Pero los requisitos espirituales para los dos oficios son muy diferentes porque su área de trabajo es muy diferente. Y aunque es concebible que un hombre pueda tener dones espirituales que lo califiquen para cualquiera de las dos funciones, es bastante raro. Si todos los ancianos de la iglesia son ancianos diáconos, estamos eligiendo mal a nuestros diáconos o nuestros ancianos. A la luz de esto, di esta exhortación a nuestra congregación: “Tenemos cuatro hombres piadosos que sirven como diáconos. Si quieren votar por ellos para ser ancianos, está bien … pero no voten para que se vuelvan ancianos porque son diáconos. Vote por ellos porque cree que sus dones espirituales significan que serán mejores ancianos que diáconos.”

Un diácono que sirve fielmente durante muchos años de acuerdo con sus dones espirituales debe ser honrado y valorado por la iglesia. Mientras que los hombres que son diáconos deberían estar dispuestos a ser llamados por Dios para convertirse en ancianos, nunca deberían experimentar la presión de “avanzar” hacia el liderazgo de anciano.


Espero que esta publicación no parezca demasiado negativa. No creo que estos sean problemas insuperables o terribles. Pero sí creo que la iglesia estaría más sana si descubriéramos estos problemas y al alumbrarlos finalmente se deshicieran de ellos.

Jared Olivetti. Soy pastor de Immanuel RPC en West Lafayette, Indiana. Dios me ha bendecido con una maravillosa esposa, seis hijos y una amorosa familia de la iglesia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s