Simplemente Deténgase, 2ª. Parte: Cómo Arrepentirse de la Mentira

Posted on Actualizado enn

ESJ-2018 0529-001

Simplemente Deténgase, 2ª. Parte: Cómo Arrepentirse de la Mentira

Por Clint Archer

Esta es una de esas preguntas de matemática que no parece una pregunta matemática, y cuando la ves en una prueba te hace querer llorar:

Si te encuentras con dos hombres en el bosque, cada uno guardando un camino, y todo lo que sabes es que uno de ellos siempre dice la verdad y el otro siempre dice una mentira, pero no sabes cuál es el mentiroso, ¿cuál pregunta podría hacer para determinar qué camino tomar?

Podría hacer una pausa aquí y jugar con las posibles respuestas, pero eso sería como tratar de no rascarse. Entonces, déjame liberarle de la frustración …

Podría preguntarles a cualquiera de ellos: “¿Qué diría el otro hombre?”

Y luego tomas el camino opuesto.

¿Por qué?

Porque el mentiroso te diría lo contrario del camino correcto (que es el camino que el hombre veraz habría revelado), y la respuesta del hombre veraz sería lo contrario del camino correcto (ya que su respuesta indicaría lo que el mentiroso te diría).

Tristemente, tener que ordenar qué creer y cómo responder a lo que la gente afirma no se limita a enigmas hipotéticos. Puede ser tan absurdo tratar con un aconsejado o un discípulo al que usted rinde cuentas, o simplemente a cualquier persona en la iglesia que tenga un secreto para esconderse o una historia que embellecer.

¿Cuál es el camino correcto para el arrepentimiento por mentir? Depende de a quien le preguntes.

En el artículo pasado vimos lo que dice la Biblia sobre el arrepentimiento en ” Instrucciones sobre cómo arrepentirse.” “Hoy consultaremos al Dios de la verdad sobre qué camino tomar para arrepentirnos de la mentira.

Proceso de 3 pasos para desentrañar la red del engaño

1. ABSTENERSE: DESPOJARSE DE LA FALSEDAD

Efesios 4:25 Por tanto, dejando a un lado la falsedad…

Llámelo mentiroso, fanfarrón, deshonestidad, duplicidad, mala dirección, falta de sinceridad o ser económico con la verdad, el pecado de mentir es tan antiguo como el discurso mismo.

Satanás le mintió a Eva, Caín le mintió a Dios, y esta infección todavía corrompe las conversaciones de hoy. Los anuncios exageran, los políticos se ofuscan y nos engañamos mutuamente mientras tratamos de parecernos más jóvenes de lo que somos y conducimos los coches más bonitos que podemos permitirnos.

La única manera de dejar de mentir se encuentra en las Escrituras: por tanto, dejando a un lado la falsedad …

El mandato es bastante simple. Todos estaríamos de acuerdo en que la mentira es incorrecta, pero tal vez no nos damos cuenta de cuán sutilmente el engaño puede dar sabor a nuestro discurso.

a) Verdades a medias: es una mentira cuando usted dice parte de la verdad y niega parte de la verdad para crear deliberadamente una falsa impresión. En Génesis 20 Abraham le dijo a Abimelec que Sara era su hermana. Bueno, ella era técnicamente su hermana (medio hermana), pero también era su esposa. Si le dices a tu esposa que llegas tarde del trabajo debido a una reunión de negocios, pero olvidas decirle que la reunión se celebró con bebidas y una mesa de billar en el bar, eso es una verdad a medias, también conocida como una mentira.

b) Omisiones: es una mentira cuando deja a alguien en la ignorancia con el fin de engañarlos o deliberadamente permitir que lleguen a una conclusión inexacta. Por ejemplo, cuando admira el arreglo floral en el vestíbulo de la iglesia, el pastor pasa caminando y dice: “Gracias por su servicio al proporcionar flores tan hermosas”. Y solo sonríe. Puede pensar que no ha mentido, pero lo ha hecho … por omisión. En Hechos 5, Ananías y Safira dijeron que vendieron su tierra y le dieron el dinero a la iglesia. Pero omitieron mencionar que los detalles no estaban claros, guardaron algo para ellos mismos (lo cual era su derecho a hacer), pero creando la impresión de que lo habían dado todo. Pedro llamó a esa ofuscación, “mentir al Espíritu Santo.”

c) Tácticas de negociación deshonestas: miente cuando le dice a su contraparte: “No me lo puedo permitir, estás manejando un negocio difícil, mis hijos pasarán hambre esta noche.” Pero luego se van a casa y dicen: “Cariño, yo” disputé este gran precio con mi superior destreza de negociación.” Proverbios 20:14 “Malo, malo, dice el comprador, pero cuando se marcha, entonces se jacta.”

d) Publicidad falsa: ofrecer tres meses de acceso gratuito a Internet, sin declarar por adelantado que esto requiere un contrato de dos años, es una mentira. Proverbios 11:1 “La balanza falsa es abominación al Señor.”

e) Compromisos de ruptura: hacer promesas que no tienes intención de cumplir, solo para apaciguar a alguien, es una mentira. No pagar las deudas que debe, que se comprometió a pagar, es una mentira. Proverbios 25:14 “Como las nubes y el viento sin lluvia es el hombre que se jacta falsamente de sus dones.”

f) Hipocresía: pretender que tienes todo resuelto, financiera, espiritual y emocionalmente cuando no lo haces, es una mentira. Proverbios 13:7 Hay quien pretende ser rico, y nada tiene; hay quien pretende ser pobre, y tiene una gran fortuna.

g) Exagerar: es una mentira cuando se rellena la verdad, se embellecen los detalles, se infla la presentación de los hechos para engañar a los demás.

Los errores genuinos no son mentiras. Las estimaciones que salen mal no son mentiras (un alivio para los meteorólogos). Y la desinformación que es una parte acordada de la interacción, como en el deporte -cuando aparentas ir a la izquierda pero vas a la derecha, no es una mentira. Bromear (la revelación tardía de una verdad) probablemente tampoco sea mentir en el verdadero sentido, aunque si se hace para herir a otros y no muestra amor, podría ser otro pecado. Proverbios 26:18-19 “Como el enloquecido que lanza teas encendidas, flechas y muerte, así es el hombre que engaña a su prójimo, y dice: ¿Acaso no estaba yo bromeando?”

2. RENOVAR: CAMBIE SU MENTE

Efesios 4:25 Por tanto, dejando a un lado la falsedad, hablad verdad cada cual con su prójimo, porque somos miembros los unos de los otros.

Informe a su mente con el conocimiento de la Escritura que da forma a su pensamiento.

Pablo trae algo de claridad para que los cristianos renueven nuestras mentes y limpien ese tipo de pensamiento. Efesios 4:24 y os vistáis del nuevo hombre, el cual, en la semejanza de Dios, ha sido creado en la justicia y santidad de la verdad.

Tienes una nueva naturaleza y un nuevo padre. Dios, tu Padre, nunca miente (Tito 1: 2).

Pero Satanás solo miente.

Cuando mientes, desconoces a Dios y llamas a Satanás papá.

Mentir no está mal porque podría dañar tu reputación o meterte en problemas. Está mal porque la naturaleza de Dios es verdad y él odia el engaño. Y tú eres su hijo.

3. REEMPLAZAR: REVESTIRSE DE PALABRAS DE VERDAD

Efesios 4:25 Por tanto, dejando a un lado la falsedad, hablad verdad cada cual con su prójimo, porque somos miembros los unos de los otros.

El siguiente paso en el arrepentimiento es adoptar el comportamiento correcto. Lo opuesto a mentir no es silencio, es decir la verdad.

Quizás su jefe no confía en usted o su cónyuge sospecha de usted. La forma de combatir eso es comenzar a ofrecer la verdad por tu cuenta. Asegúrate de que la persona sepa la verdad.

Algunos consejos prácticos:

-Pide perdón. Tan pronto como se dé cuenta de que ha mentido, simplemente corríjase usted mismo. Puede ser embarazoso, pero es mejor que pecar.

-Permanecer en silencio. Este es un truco ingenioso y subutilizado: si no quiere mentir y no quiere decir la verdad, simplemente ofrezca una versión educada de “no es tu asunto.” Si alguien hace una pregunta personal como “¿Usted y su esposa pelean mucho?” Usted puede decir: “Mi esposa y yo no hablamos sobre nuestra relación con los demás.” Si alguien le pregunta qué piensa de la sugerencia claramente temeraria de su empleador, puede responder con “No me toca juzgar la decisión de la administración.”

-Desarrolle una reputación para hablar honestamente y de hacer lo que dices que harás.

Deje que su sí sea sí y su no sea no. Cuando se comprometa, haga su mejor esfuerzo por cumplirlo.

-No hagas promesas que no puedas cumplir. Los votos matrimoniales dependen de usted, pero el clima no es así, así que no le prometa a su hijo un viaje a la playa en un día determinado.

-Cultive un ambiente veraz en su hogar, matrimonio y amistades al desalentar las creencias mentirosas y falsas de sus hijos.

CONCLUSIÓN:

No puedes hacer esto sin Jesús. Solo el Espíritu Santo es quien nos fortalece para detenernos, cambiar nuestro pensamiento y luego realinear nuestros caminos con los caminos de Dios. Debes estar bien con Dios al poner tu fe en la salvación comprada por Jesús en la cruz y luego, con el poder del Espíritu, hacer que la opinión de Dios sea tu meta más alta en la vida. Sin Él no puedes arrepentirte. ¡Pero con la ayuda del Espíritu puedes detenerte!

2 comentarios sobre “Simplemente Deténgase, 2ª. Parte: Cómo Arrepentirse de la Mentira

    […] vimos las instrucciones sobre cómo arrepentirse y luego específicamente, cómo arrepentirse de la mentira y la ira. Hoy volvemos nuestra atención al […]

    […] vimos las instrucciones sobre cómo arrepentirse y luego específicamente cómo arrepentirse de la mentira , la ira y el robo . En nuestro texto de hoy, Pablo saca el cepillo de fregar y el jabón de los […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s