El Mandato Masculino

Posted on

ESJ-2018 0711-001

El Mandato Masculino

Richard D. Phillips

Vengo de una familia de caballería, como los soldados a caballo. Mi bisabuelo era un explorador de caballería en la frontera occidental. Mi abuelo comandó el último regimiento de caballería del ejército (en 1938, créalo o no). En ese momento, nuestra familia cambió de caballos a tanques, y tanto mi padre como yo servimos como oficiales de tanques. Baste decir que poseo una buena cantidad de parafernalia de caballería. De hecho, estoy escribiendo este capítulo en un escritorio debajo de la huella de un caballo de caballería que dispara desde su silla de montar.

De todas las grandes películas de caballería, ninguna tiene un lugar más querido en mi corazón que el clásico de John Wayne, She Wore a Yellow Ribbon. Representando al Capitán Nathan Briddles, un veterano canoso de la Guerra Civil que enfrenta el final de su carrera, el Duque es una cornucopia ambulante de hombría. Cuando era un joven oficial de camarote blindado, no solo veía esta película aproximadamente mil veces, sino que también absorbía gran parte de su ethos. Cualquiera que haya visto esta película puede decirle que el enfoque del Capitán Briddles con respecto a la hombría puede resumirse en dos palabras: ¡Nunca se disculpe! Una y otra vez, él interroga a sus desafortunados lugartenientes, siempre con el mismo énfasis: “¡Nunca se disculpe, señor!” Me temo que tomé este consejo demasiado en serio, con el resultado de que mis veinte años eran un poco más desagradables de lo que debían ser.

Cuando me convertí en cristiano, sin embargo, aprendí que no todos los dichos varoniles en las películas de John Wayne deberían adoptarse. “Nunca pedir disculpas” puede sonar muy bien en teoría, pero en la práctica puede combinarse con la naturaleza pecaminosa de un hombre para hacerlo dominante y arrogante. A medida que me familiaricé con las Escrituras, aprendí sobre dos palabras diferentes que hacen un mejor trabajo al resumir cómo debe vivir un hombre. Estas son las dos palabras que leyó en el Capítulo 1, palabras que revisaremos a lo largo de este libro: “trabajo” y “cuidado.”

En conjunto, estas dos palabras sirven como un resumen del mandato de la Biblia para el comportamiento masculino. Los hombres son llamados a ser hombres, cumpliendo nuestro llamado ante Dios en este mundo: “Entonces el Señor Dios tomó al hombre y lo puso en el huerto del Edén, para que lo cultivara y lo cuidara” (Génesis 2:15). Nuestra vocación en la vida realmente es así de simple (aunque no por eso fácil): debemos dedicarnos a trabajar / construir y cuidar / proteger todo lo que esté a nuestro alcance.

¿Qué significan exactamente estas dos palabras? Tomemos unos momentos para mirar más de cerca.

TRABAJO: CULTIVAR COMO JARDINERO

Primero, consideremos avad, el término hebreo traducido en Génesis 2:15 como “trabajo.” Esta es una palabra extremadamente común en el Antiguo Testamento, y puede aparecer en forma de verbo o sustantivo. Como verbo, con frecuencia significa “trabajo,” “servir,” “labor,” “cultivar” o “realizar actos de adoración.” Como sustantivo, generalmente indica “siervo,” “oficial” o “adorador.” Debido a que el contexto de Génesis 2 es el Jardín del Edén, primero debemos considerar cómo se aplica avad en un sentido agrícola. Adán fue llamado por Dios para labrar y cultivar el jardín para que crezca y produzca abundantes frutos. Por lo tanto, el mandato de “cultivar” se vincula con el mandato anterior de “fructificar … y llenar la tierra” (Génesis 1:28).

¿Qué hace un jardinero para hacer crecer su jardín? Él cuida el jardín; él lo trabaja. Planta semillas y poda ramas. Él cava y fertiliza. Su trabajo hace que los seres vivos sean fuertes, bellos y exuberantes. Mientras trabaja, puede retroceder y ver que ha logrado cosas buenas. Hay hileras de árboles altos, ricos campos de trigo, viñedos abundantes y camas de flores de colores.

Mi trabajo de verano favorito en la universidad fue trabajar para un paisajista. Todos los días íbamos a un sitio de trabajo, a menudo a la casa de alguien, para plantar árboles, construir muros de jardín y poner hileras de arbustos. Fue un trabajo duro pero satisfactorio. Lo que más me gustó fue mirarme al espejo mientras nos alejábamos para ver que habíamos logrado algo bueno y floreciente.

Según la Biblia, este tipo de trabajo describe una de las dos tablas principales en el llamado de un hombre. No es que los hombres trabajen literalmente como jardineros. Más bien, estamos llamados a “trabajar” cualquier “campo” que Dios nos haya dado. Los hombres deben ser plantadores, constructores y productores. La vida laboral de un hombre se debe gastar en lograr cosas, generalmente como parte de una empresa u otra agrupación de personas. Debemos invertir nuestro tiempo, nuestras energías, nuestras ideas y nuestras pasiones para crear cosas buenas. Un hombre fiel, entonces, es aquel que se ha dedicado a cultivar, construir y crecer.

Tomemos la vida profesional de un cristiano, por ejemplo. Voy a abordar esto con más detalle en el próximo capítulo, pero por ahora observemos que nuestro llamado al trabajo significa invertirnos en lograr cosas de valor. Los hombres deberían usar sus dones, talentos y experiencias para tener éxito en causas que valen la pena y que (si están casados) proveen a sus familias. Esto puede ser cualquier cosa que logre el bien. Un hombre puede hacer anteojos, hacer investigaciones científicas o administrar una tienda; los ejemplos son casi infinitos. Pero en cada caso, nuestro mandato para trabajar significa que deberíamos dedicarnos a construir cosas buenas y lograr resultados que valgan la pena. No hay nada malo con un hombre que trabaja simplemente para ganar un salario, pero los cristianos ciertamente quieren que sus trabajos rindan más que dinero para ellos y sus familias. Los hombres cristianos también deberían desear cultivar algo que valga la pena para la gloria de Dios y el bienestar de sus semejantes.

Por supuesto, nuestro “jardín” incluye no solo cosas sino personas. Varios capítulos de este libro se centran en las relaciones, pero por ahora simplemente reconozcamos que el llamado de los hombres a cultivar significa que debemos involucrarnos en los corazones de las personas colocadas bajo nuestro cuidado: personas que trabajan para nosotros, personas a quienes enseñamos y mentores, y especialmente nuestras esposas e hijos. Los dedos de un hombre deberían estar acostumbrados a trabajar en la tierra del corazón humano, los corazones de aquellos a quienes sirve y ama, para poder realizar parte del trabajo más valioso e importante de esta vida.

Este mandato bíblico para trabajar -aquí con énfasis en cultivar y cuidar- explota una gran idea errónea con respecto a los roles de género. Nos han enseñado que las mujeres son los principales cuidadores, mientras que los hombres deben ser “fuertes y silenciosos.” Pero la Biblia llama a los hombres a ser cultivadores, y eso incluye un énfasis significativo en cuidar los corazones de los que se nos dan a nuestro cargo.

Un esposo es llamado a nutrir emocional y espiritualmente a su esposa. Esto no es una muestra secundaria de su llamado como esposo, pero es fundamental y central para su llamado masculino en el matrimonio. Del mismo modo, un padre es llamado a ser intencional para arar y nutrir los corazones de sus hijos. Cualquier consejero que haya tratado problemas de la infancia puede decirle que pocas cosas son más perjudiciales para un niño que la distancia emocional de su padre. Hay una razón por la cual muchas personas se obsesionan con su relación con sus padres: Dios ha dado el llamado primario de nutrición emocional y espiritual a los hombres, y muchos de nosotros no lo hacemos bien.

Es el brazo masculino alrededor del hombro o la palma en la espalda que Dios permite tener el acceso más rápido al corazón de un niño o empleado. Los hombres que buscan vivir el Mandato Masculino serán sustentadores.

CUIDAR: PROTEGER COMO UN PORTADOR DE ESPADA

La otra mitad del Mandato Masculino se encuentra en la palabra cuidar. Aquí, el significado básico es “guardar” o “proteger.” Esto se captura en otra palabra hebrea común, shamar, que se traduce por términos en inglés como “vigilar,” “guardar,” “proteger,” “tomar bajo custodia” o “ejercer cuidado.” La palabra se usa para los soldados, pastores, sacerdotes, custodios y funcionarios del gobierno. Me encanta especialmente la forma en que Dios usa esta palabra con respecto a sí mismo. El Señor frecuentemente declara que Él guarda y protege a aquellos que confían en Él. De hecho, Shamar es la idea detrás de la poderosa imagen bíblica del Señor como una torre o fortaleza fuerte.

Tomemos, por ejemplo, las grandes palabras del Salmo 121, que comienza así: “Levantaré mis ojos a los montes; ¿de dónde vendrá mi socorro? Mi socorro viene del Señor, que hizo los cielos y la tierra” (vv. 1- 2). A medida que continuamos el salmo, vemos que la mayor parte de la ayuda que Dios nos da viene en la forma de “guardar,” la misma palabra que usa el llamado de Adán en Génesis 2:15. El salmo dice: “No permitirá que tu pie resbale; no se adormecerá el que te guarda.” (Sal. 121:3). Esto dice que Dios está cuidando a su pueblo para que no caigamos. “He aquí, no se adormecerá ni dormirá el que guarda a Israel.” (Sal. 121:4). El Señor siempre está trabajando, cuidando a su pueblo. El salmo concluye: “El Señor te protegerá de todo mal; El guardará tu alma. El Señor guardará tu salida y tu entrada desde ahora y para siempre.” (Sal. 121:7-8). Dios vela por los creyentes en todo momento, para protegernos del daño y especialmente para preservar nuestras almas inmortales para Sí mismo. ¡Qué maravillosa descripción del ministerio de Dios! Su llamado a los hombres cristianos es similar: debemos vigilar y mantener a salvo todo lo que el Señor ha puesto a nuestro cuidado.

Este llamamiento para mantener al margen el Mandato Masculino de la Biblia. Un hombre no solo debe empuñar el arado, sino también debe portar la espada. Siendo el jefe adjunto de Dios en el jardín, Adán no solo debía hacerlo fructífero sino también debía mantenerlo a salvo. De la misma manera, nuestro mandato básico como hombres cristianos es cultivar, construir y crecer (tanto cosas como personas), pero también hacer guardia para que las personas y las cosas se mantengan a salvo, de modo que se preserve el fruto del cultivo y la crianza en el pasado.

Ser hombre es estar firme y actuar cuando hay peligro u otro mal. Dios no desea que los hombres permanezcan quietos y permitan el daño, o permitan que la iniquidad se ejerza. Más bien, estamos llamados a mantener seguros a los demás dentro de todas las relaciones de pacto a las que ingresamos. En nuestras familias, nuestra presencia es hacer que nuestras esposas e hijos se sientan seguros y tranquilos. En la iglesia, debemos defender la verdad y la piedad contra la usurpación de la mundanalidad y el error. En la sociedad, debemos tomar nuestros lugares como hombres que se levantan contra el mal y que defienden a la nación de la amenaza del peligro.

COMO SE MANIFIESTA LA GRANDEZA

El resto de este libro aplicará este Mandato Masculino a los diversos ámbitos de la vida y el servicio varonil: el trabajo, el hogar y la iglesia local. “Entonces el Señor Dios tomó al hombre y lo puso en el huerto del Edén, para que lo cultivara y lo cuidara” (Génesis 2:15), y sigue llamando a los hombres para que hagan cosas buenas para crecer y para mantener las cosas preciosas a salvo. Si reflexionamos un momento, estos son los compromisos que tendemos a admirar en los grandes hombres, y esto no debería sorprendernos. Los hombres verdaderamente grandes son siervos que se entregan a una causa digna y líderes que defienden lo que es correcto. Ahora que lo pienso, esto es lo que admiramos en todas esas películas de John Wayne. Elimine el dicho tonto, “Nunca se disculpe,” de She Wore a Yellow Ribbon, y vemos que prácticamente todo lo que hizo el Capitán Briddles cayó en las categorías de construir o mantener a salvo.

Si queremos ser los hombres que Dios nos llama ser -hombres que son justamente admirados y respetados por aquellos a quienes amamos, hombres que fielmente cumplen con nuestro deber ante Dios – entonces haremos como nuestro lema y consigna el Mandato Masculino que nosotros como hombres hemos recibido de Dios: trabajaremos y cuidaremos.

Un comentario sobre “El Mandato Masculino

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    11 julio 2018 en 12:27 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s