¿Cuánto Tiempo Debe Permanecer En Su Iglesia?

Posted on

ESJ-2018 0720-005

¿Cuánto Tiempo Debe Permanecer En Su Iglesia?

Por Paul Lamey

Con el sudor cayendo por mi mejilla, mi padre me dijo: “Baja la cabeza; enfócate en el camino que tienes delante. No mires a la derecha o a la izquierda. Toma tu tiempo. No termines rápido, pero termina bien.”

Así es como mi papá me enseñó a cortar el césped. Su consejo también es relevante para el pastorado, especialmente para mantener la longevidad en el ministerio. Es raro que los pastores permanezcan en una iglesia por mucho tiempo, y mucho menos que permanezcan en un solo lugar hasta que se complete su ministerio.

La mitad de los ministros que comienzan su pastorado no sobrevivirán cinco años. Se autodestruirán o serán masticados antes de que la tinta en su grado de seminario esté seca. También he oído que el tiempo promedio de permanencia en una iglesia es de menos de tres años. Si estas estadísticas son incluso cercanas a la realidad, entonces la vida del pastorado promedio en una iglesia es demasiado breve.

Numerosos problemas contribuyen a los pastorados a corto plazo. Algunos pastores vuelan de una iglesia a otra, nunca se quedan en cualquier lugar por mucho tiempo. Son como aves migratorias; cambian de ubicación con las estaciones. Estos pastores tienden a tratar el ministerio como un sprint (o un trampolín) y no como el maratón que es. Por otro lado, también hay iglesias que cambian de pastores, barajando en pocos años. Además, algunas denominaciones con frecuencia mueven a sus ministros de un lugar a otro, una práctica que tampoco ayuda al problema.

Pastor, en lo que dependa de usted, quédese en su iglesia a largo plazo. No se rinda. Sea paciente, amoroso y fiel a la Palabra. Si es posible, quédese en su iglesia hasta que el Señor los arranque para estar con Él en la eternidad. Al final, esto será lo mejor para usted y su congregación.

Creo que lo mejor se logra cuando el pastor se compromete a permanecer con la misma congregación:

1) Predicar a través de los libros de la Biblia (Hechos 20:27; 2 Tim 4:1-5)

La exposición fiel es escasa. La proclamación de la Palabra requiere un compromiso inquebrantable para explicar el significado original del texto y su aplicación a la iglesia. Predicar de manera expositiva y secuencial a través de los libros de la Biblia lleva tiempo, y predicar el “completo consejo de Dios” simplemente no es posible cuando el pastor se queda solo unos pocos años.

2) Entrenando a la próxima generación de líderes (2 Tim 2:2)

Es responsabilidad de la iglesia reconocer y entrenar a la próxima generación de líderes. Aunque una educación en el seminario es invaluable, debe considerarse como un complemento y no como un sustituto de la capacitación dentro de la iglesia local. Por lo tanto, incumbe a los pastores actuales y a los ancianos tomar la perspectiva a largo plazo para cultivar futuros líderes de entre su propia congregación. Los pastores deben ser dueños de la responsabilidad de entrenar a los hombres en su iglesia para el ministerio, equiparlos para la tarea y afirmar su carácter y capacidad.

3) Pastoreo del rebaño (Hechos 20:28, 2 Cor 12:15, 1 Ped 5, 1 Tes. 5:14, Gal 6)

El pastoreo fiel requiere un compromiso extendido para alentar a los tímidos, fortalecer a los débiles y restaurar al rebelde. Un largo tiempo ayuda a desarrollar la confianza de las ovejas. Después de todo, los pastores no están por encima del rebaño, sino que forman parte de él. Aquellos que permanecen con sus ovejas el tiempo suficiente para sufrir y regocijarse con ellos cosecharán el fruto de sus esfuerzos perdurables.

4) Modelar una vida doméstica ejemplar (1 Tim 3:4-5)

El ministerio es modelar, y la familia del pastor fiel es un ejemplo de sumisión a Cristo y su Palabra. Con esto en mente, conduzca a su esposa e hijos a amar al rebaño como alguien que está profundamente comprometido con la iglesia, no un mercenario que simplemente pasa el tiempo hasta que llegue la siguiente “gran cosa”. Un compromiso perdurable también es una bendición para su esposa y sus hijos, ya que establecen las raíces del ministerio en un solo lugar sin tener que volver a empezar cada pocos años.

5) Proteger al rebaño de la falsa enseñanza (Hechos 20:28, 1 Tim 1:13, 2 Tim 4: 3-4, Tito 1:9)

Los pastores están llamados a ser guardianes de la confianza, alimentar al rebaño con sana doctrina y mantenerlos alejados del error y de las tendencias contaminantes. La longevidad le permite al pastor desarrollar la confianza necesaria para guiar y proteger efectivamente a su gente. Con el tiempo, puede establecer un historial equilibrado de exhortar a los fieles y refutar los nocivos. Además, su constante y amorosa proclamación de las Escrituras a través de los años proporciona un poderoso amortiguador contra las enseñanzas errantes que buscan ganar un punto de apoyo.

6) Desarrollar patrones de fidelidad (Hechos 20:19, 1 Cor 4:16, 11: 1, Filipenses 3:17, 1 Pedro 5:6)

Hay algo que decir acerca de la fidelidad constante. Los hábitos modelados por aquellos en el liderazgo espiritual establecen un patrón para que las personas en la iglesia lo sigan (Lucas 6:40). Pero lleva tiempo cultivar fidelidad y humildad en el ministerio. Cuando permaneces en el mismo lugar durante mucho tiempo, la congregación puede observar y seguir los patrones de tu ministerio (Filipenses 3:17).Por supuesto, eso no significa que tengas que ser perfecto, brillante o famoso. Simplemente significa que debes ser fiel.

¿Cuánto tiempo?

¿Cuánto tiempo deberías quedarte en tu iglesia? No estoy sugiriendo que todos sean como Laban Ainsworth que pastoreó la misma iglesia durante setenta y seis años (el más largo de todos los tiempos en Estados Unidos). Sin embargo, solo un tercio de su mandato sería una gran mejora en el clima actual de liderazgo.

Pastor, quédese el tiempo suficiente para decir con Pablo: “no rehuí declarar a vosotros nada que fuera útil, y de enseñaros públicamente y de casa en casa” (Hechos 20:20). ¿Cuántos de nosotros podemos decir que le hemos dado a nuestras iglesias todo dentro de unos pocos años? He estado con mi congregación trece años y de alguna manera siento que recién estamos comenzando. Hay muchos más sermones para predicar, ovejas para guiar y líderes para entrenar. Como mi padre me aconsejó: “Baja la cabeza; enfócate en el camino que tienes delante. No termines rápido . . termina bien!”

“¿Pero qué pasaría si?,” Preguntas. Considera la sabiduría de un pastor experimentado:

Algunas veces el ministerio de un pastor a una iglesia en particular llega a su fin y el cambio es mejor para ambos, pero la decisión debe ser conjunta. Todo el liderazgo de la iglesia debería participar, y si eso ocurre, no debería haber acritud. Se debe orar extensamente, explorar en cada detalle y manejarlo de una manera abierta y clara. Ambas partes deberían estar realmente de acuerdo en que este es el mejor plan para el Reino de Dios. Cuando se hace eso, creo que podemos esperar que Dios bendiga esos cambios. Pero contratar y despedir continuamente a los pastores, y para que los pastores salten de iglesias, debe ser desagradable para el Señor y es muy perturbador para las congregaciones (Curtis C. Thomas, Sabiduría Práctica para Pastores , 144).

Fuente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s