15 Recordatorios Aleccionadores Sobre El Infierno (Y Lo Que Significa Para Nosotros)

Posted on

ESJ-2018 0730-004

15 Recordatorios Aleccionadores Sobre El Infierno (Y Lo Que Significa Para Nosotros)

Por Darin C. Smith

“Resolución 55: Resuelvo empeñarme al máximo, para actuar así, de la manera que pienso que debería hacerlo, si ya hubiera visto la felicidad del cielo y los tormentos del infierno. 8 de julio de 1723.”

Mientras recientemente volví a leer más sobre Jonathan Edwards, me sorprende el enfoque del hombre en la eternidad y su diligencia para vivir a la luz de ello. Tanto el cielo como el infierno, a los 18 años, lo ocuparon.

Mientras Edwards buscaba la santidad en su vida, se propuso escuchar con un oído a los aleluyas del cielo y el otro oído a los gritos y gemidos de las almas atormentadas en el infierno. Una estimación y meditación tan sobria sobre estas almas le dieron a Edwards una perspectiva eterna que marcó los pasos a seguir de su vida.

Si vamos a enseñar y predicar como Jesús, debemos abordar el tema del infierno. Aquí hay quince verdades bíblicas sobre el infierno cuando consideramos la eternidad y nuestro ministerio en estos días. Después de leer esto, ofreceré algunas lecciones y aplicaciones prácticas de fe pastoral.

1. El infierno es un lugar real en el mapa de Dios (Mateo 8:12, Lucas 16:28). El infierno no es solo una pesadilla en la mente de alguien. Los que van al infierno van a un lugar geográfico muy real.

2. El infierno es absolutamente necesario. Tiene que haber un infierno. Los mismos atributos de Dios requieren que así sea. La santidad de Dios (Hab 2: 4 – ningún pecado puede estar en la presencia de Dios), la justicia de Dios (Hebreos 2: 2 – cada pecado recibirá un castigo justo), el amor de Dios (Efesios 1 – Dios ama a los suyos) tanto que quiere protegerlos de toda clase de gente vil en este mundo), y la ira de Dios (Salmos 5, 7, 11, etc. – Dios está airado con los malvados todos los días) nos muestra más que “Sonríe, Dios te ama” vale la pena considerarlo.

3. El infierno está muy poblado. Más gente irá al infierno que el cielo. Amplio es el camino a la destrucción (Mateo 7.13). El infierno estará lleno de las peores personas y las mejores personas (1 Co. 6: 9ff). Incluso aquellas personas que piensan que están sirviendo a Dios en la iglesia, pero que nunca son verdaderamente salvas, estarán en las entrañas del infierno (Mateo 7: 21-23). Hay muchos caminos al infierno, pero solo un camino angosto al cielo (Proverbios 14:12).

4. El infierno es la separación eterna. El infierno no es una separación de Dios. Quizás sorprendentemente, Dios estará en el infierno y el que inflige la ira. Dios estará en el infierno porque él es omnipresente (Salmo 139, etc.). No hay una pulgada cuadrada donde Dios no esté y el infierno es creado por su mano. Además, aquellos en el infierno no infligirán castigo, ni el diablo. Aquel que puede administrar la ira de Dios lo hará directamente en el infierno (Apocalipsis 14:12).

5. El infierno es un horno ardiente. Esto habla del calor severo e intenso de aquellos que son cocidos vivos (Mateo 13:42). Francamente, es gráfico: los que están en el infierno son asados ​​vivos pero nunca pueden morir. El cuerpo resucitado será perfecto para su nuevo entorno en el infierno. Del mismo modo, aquellos en el cielo, que se han arrepentido y han creído el Evangelio bíblico (1 Corintios 15: 1-18), nunca se cansarán, servirán a Cristo y lo adorarán por siempre. Las almas condenadas serán encerradas en fuego y nunca habrá ningún alivio fuera del fuego (Dan 12:2; Marcos 9:44-49, etc.).

6. El infierno es un lago de fuego. Todo sobre el infierno es fuego (Apocalipsis 19:20). No hay estado inconsciente o “sueño del alma” en el infierno. Todos están completamente despiertos, alertas y en existencia consciente. Las personas están, literalmente, inmersas en el fuego y envueltas en fuego e incapaces de nadar fuera del lago de fuego. En otras palabras, se están ahogando en el fuego. Esto no es simbólico, es literal. La imagen nunca representa completamente la realidad de lo que retrata (Mateo 25:41).

7. El infierno es fuego inextinguible. Este fuego nunca se apagará o rebajará (Mateo 3:12). Este Dios eterno mantendrá el fuego eterno por su ira eterna por los siglos de los siglos (Marcos 9:43).

8. El infierno es fuego eterno. Esto es similar al punto anterior. Sin embargo, no tiene fin en los siglos venideros, continuará para siempre (Mateo 25:41, Judas 7). El infierno será mientras el cielo exista. Algunos enseñan el “aniquilacionismo” que postula que un Dios de amor solo mantendrá a aquellos en el infierno por un breve momento y eventualmente los “desaparecerá.” El problema con eso es que las mismas palabras griegas usadas para describir la longitud del cielo se usan para describir el infierno.

9. El infierno es día y noche. Apocalipsis 14:11 declara que “no hay descanso día y noche”. Apocalipsis 20:10 dice que aquellos en el infierno serán “atormentados día y noche”. No hay día de vacaciones o un botón fácil.

10. El infierno no se mitiga. Es decir, nunca es moderado, ya que siempre es severo e intenso. Mateo 13:42 y 50 nos dicen que el infierno es “el lloro y el crujir de dientes”. Todo el llanto en la historia del mundo (guerras, familias, muertes, etc.) no se compara con aquellos que están en el infierno. La gente en el infierno no se está arrepintiendo por su pecado. Por el contrario, están más enojados con Dios que cuando estaban vivos en la tierra. Están al punto de ruptura … pero nunca se rompen (Lucas 16:28; Apocalipsis 14: 10-11). Todos están gritando y llorando. Esta es la Palabra de Dios.

11. El infierno es las tinieblas de afuera. El pánico de ser ciego y no poder ver es una cosa. Aquellos en el infierno vivirán en la existencia de la oscuridad exterior. Nunca más podrán ver nada con sus ojos (Mateo 8:12, 22:13, 25:30). RC Sproul señaló: “No se puede pensar en el infierno por mucho tiempo sin casi volverse loco”.

12. El infierno es conciencia consciente. La mente de uno nunca estará más activa, alerta y aguda que cuando está en el infierno. Para siempre en sus mentes, aquellos en el infierno estarán reviviendo el tormento de su memoria al rechazar el Evangelio (Lucas 16:25). Al parecer, Dios les dará la habilidad para volver sobre sus pasos de cómo llevó personas para compartirles el evangelio. Tales oportunidades los perseguirán por los siglos por venir (Apocalipsis 20:19-20).

13. El infierno es un pozo ineludible (Apocalipsis 9:2). El infierno es tan profundo que uno no puede avanzar lentamente o encontrar las llamas del fondo. Hay muchos caminos que conducen al infierno pero ninguno que los haga salir. Las puertas están encerradas en el infierno y la llave es desechada. No hay libertad condicional, no hay tiempo libre y no hay permiso de fin de semana. De nuevo, uno está allí para siempre.

14. El infierno es de fácil acceso. Tienes que esforzarte para atravesar la puerta estrecha hacia el cielo (Lucas 13:24). Sin embargo, es fácil ir al infierno. ¿Qué haces? Nada. Solo permanece donde estás. Si eres un incrédulo, ya te diriges de esa manera cuando te niegas a creer que solo Jesús es Señor, Salvador, Juez y Redentor.

15. El infierno debe evitarse (Mateo 5:22, 28-29). Tales verdades sobre el infierno requieren lidiar con el pecado de una manera dramática. Es mejor perder una parte de tu cuerpo ahora que tu cuerpo entero en el infierno. Una vez que estás adentro, no puedes salir.

Al considerar esta doctrina bíblica, ¿cuáles son algunas lecciones de fe para nuestra vida y ministerio?

1. Si no te despertaste en el infierno esta mañana, o en mil desgracias que pasaron por el mundo anoche, hay un gran motivo para agradecer. Reflexionando sobre la pérdida que a menudo sufren los cristianos en este mundo, Richard Sibbes dijo: “Es mejor es ir cojeando al cielo que bailando al infierno.”

2. Si no hay pecado, ira e infierno en lo que enseñas, no hay evangelio en lo que predicas. Si siempre hablas de la gracia pero nunca hablas de la ley, el pecado o el infierno, en realidad nunca hablas de la gracia. Cuando la iglesia atiende a una cultura impía para mantenerla dentro del redil, el evangelio se pierde, Dios no es honrado y la cultura se va al infierno.

3. La gloria de Dios no se vería disminuida y la creación no sufriría ninguna pérdida si nos permitiera seguir nuestro curso hacia el infierno sin la menor intervención. Si no sabemos que merecemos el infierno, no conocemos a Cristo. Si quieres saber cuánto odia Dios al pecado, mira solo la cruz de Cristo y la realidad del infierno.

4. Quiero estar más preocupado por la condenación eterna de mi prójimo en el infierno que por mi propia vergüenza al contarle sobre ello. Charles Spurgeon dijo: “Si los pecadores son condenados, al menos que salten al infierno sobre nuestros cuerpos.”

5. La diversidad étnica del infierno es una doctrina crucial. Ningún grupo étnico puede jactarse de la exclusión. Todos merecen condenación.

6. Todo pecado, todo crimen será castigado, ya sea en el infierno o en la cruz. Nadie en ninguna parte en ningún momento se sale con nada. Confía en la justicia del Señor mientras caminas en esta tierra injusta.

Desde las alturas del cielo hasta las profundidades del infierno, ¡Jesús de Nazaret es el Señor! Alábele. Adórelo. Sígalo. Imítelo. Confíe en El. Amelo. Obedézcalo. Sírvale Proclámele. Glorifíquele. Todo hasta que venga el reino.


Darin C. Smith es el pastor principal de Tower View Baptist Church en Kansas City, Missouri. Tiene su Licenciatura en Comunicación de William Jewell College, una Maestría en Divinidad del Midwestern Baptist Theological Seminary, y actualmente está cursando su Ph.D. en Apologética del Seminario Bíblico Puritano Reformado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s