La Cultura Y La Iglesia Local

Posted on

ESJ-2018 0923-001

La Cultura Y La Iglesia Local

Jeffrey D. Johnson

El objetivo principal y único de la iglesia es traer gloria a Dios. Sin embargo, glorificar a Dios no puede suceder sin santidad, y la santidad no puede existir separado de la verdad. Fue con este propósito que el Señor estableció la iglesia: glorificar a Dios siendo un medio de evangelizar a los perdidos y santificar a los santos a través de la verdad.

Dado que la iglesia es el pueblo santo y unido de Dios a quien se ha confiado la verdad, posicionalmente, se deduce que Dios solo está pidiendo a la iglesia que sea lo que es, prácticamente. Estaría fuera de lugar, por ejemplo, que la iglesia tratara de redefinirse en un deseo de aumentar su influencia y aceptabilidad en el mundo. En cambio, la iglesia está llamada a ser ella misma y vivir su propia naturaleza en un mundo oscuro, hostil y profano. En términos prácticos, la iglesia no debe ser influenciada y moldeada por la cultura, sino que debe ser una influencia santificadora sobre la cultura.

Es en este mismo punto -la manera en que la iglesia se involucra con la cultura- que la iglesia está tentada a abandonar su propósito. La Biblia es clara en que la iglesia es santa y está llamada a ser santa, y el mundo no es santo y siempre será profano. La cultura del mundo está conformada por sus valores, las cosas de la carne, mientras que la cultura de la iglesia está determinada por sus valores, las cosas del Espíritu.

Debido a que los cristianos viven en ambas esferas (el reino de Dios y el reino de este mundo), habrá cierta superposición en las actividades culturales de las que disfruta el cristiano (por ejemplo, música, idioma, comidas, vestimenta, etc.). Pero, cuando la iglesia olvida que las principales influencias sobre la cultura secular son los valores mundanos, y cuando la iglesia olvida que los valores del mundo están en oposición a los valores espirituales de la iglesia, no pasará mucho tiempo antes de que la iglesia se moldee por los valores del mundo. Cuando la iglesia comienza a ser influenciada por los valores del mundo y olvida la distinción entre santidad y mundanalidad, pronto olvidará su propósito. Cuando la línea entre una iglesia santa y el mundo secular se difumina, indudablemente la iglesia se volverá antropocéntrica (centrada en el hombre) en lugar de Cristocéntrica (centrada en Cristo).

Minimizando la Santidad De La Iglesia

Las iglesias a menudo comienzan este viaje lejos de Dios al comprometer su búsqueda de la santidad con el fin de ampliar su impacto e influencia sobre la sociedad. Esto no quiere decir que influir en la cultura es un objetivo malo, pero es un objetivo que nunca debe superar su objetivo principal. ¿Por qué? Porque una vez que alcanzar al hombre es una preocupación mayor que glorificar a Cristo, entonces la búsqueda de la iglesia será dada al método que sea más efectivo para atraer a la gente a la iglesia.

El problema es que las personas seculares no están interesadas en adorar y someterse a un Dios santo. Como la gente carnal no se siente atraída por una iglesia llena de personas santas que adoran a un Dios santo, la iglesia está tentada a secularizar la santidad para ganar la atención y la aprobación de una sociedad secular. Es decir, para vencer el desprecio natural de la cultura secular por la santidad, la iglesia está tentada a tomar lo que es sagrado (la iglesia de Jesucristo) y envolverlo deliberadamente con papel de regalo secular para hacerlo más atractivo para la gente secular que está formada por valores seculares.

Por el bien de la comunidad, el enfoque, la energía y los recursos de la iglesia comenzarán a alejarse de la doctrina (que conduce a la santidad), a la creación y mantenimiento de diversas actividades y programas, que conducen a la expansión. El éxito se determinará no en base a la conversión continua de los pecadores y al grado de santidad de la membresía, sino a cuán efectiva es la iglesia en llegar a la comunidad, como lo demuestra su crecimiento numérico.

Por lo tanto, las iglesias comienzan a competir para ver quién puede adquirir la mayoría de las personas. En este punto, la carrera es para ver qué iglesia puede construir las instalaciones más impresionantes. Todo, desde cafeterías hasta gimnasios, han sido empleados por las iglesias para ser más creíbles y atractivas para las personas que juzgan las iglesias con base a estándares mundanos.

Las iglesias de hoy no solo buscan atraer a la gente por medios tangibles, como programas, instalaciones y café, sino que también utilizan medios intangibles, como crear el ambiente y la atmósfera adecuados. Para llegar a la sociedad, las iglesias buscan ser culturalmente relevantes al contextualizar su apariencia, su adoración y su mensaje para mantenerse en contacto con la cultura secular. Esto puede comenzar inocentemente por parte de la iglesia que busca eliminar obstáculos innecesarios que pueden dificultar que las personas que no asisten a la iglesia crucen las puertas de la iglesia. Uno de los primeros pasos para crear un ambiente acogedor es rebajar el atuendo de camisa y corbata a blue-jeans y camisetas. Esto no se trata tanto del vestido (que en sí mismo es bastante inocente), sino que está creando un ambiente que se siente menos reverente y más informal. Luego, la iglesia necesita alejarse lentamente del canto de la congregación hacia un estilo de adoración que parece más entretenido, como una actuación en un concierto. Mientras más se estimulen los sentidos a través de la música, la iluminación y las velas, mejor. Estos cambios son importantes para crear una atmósfera relevante que los no cristianos puedan disfrutar y relacionarse con ellos, permitiendo una transición suave y cómoda de un concierto secular el sábado por la noche a la adoración el domingo por la mañana.

Este cambio en el propósito también ha afectado la estructura de los edificios de la iglesia. Las iglesias ya no quieren parecer eclesiásticas, por lo que tratan de eliminar los campanarios y encontrar un viejo almacén o una sala de conciertos para llevar a cabo su adoración.

Es más, incluso la manera en que la iglesia retrata a Cristo necesita ser contextualizada. El Señor Jesús ya no necesita ser representado como santo y con reverencia , sino como alguien que es moderno y relevante. Las iglesias deben trabajar arduamente para seguir siendo relevantes a las tendencias y modas cambiantes del mundo si quieren mantenerse a la vanguardia. Aquellos en el personal de la iglesia (o al menos aquellos que serán vistos en el escenario) deben aparecer a la moda y atractivos. Toda la imagen o persona de la iglesia debe ser llamativa.

De la misma manera que Starbucks se ha marcado exitosamente al crear una experiencia personal en la tienda para los clientes, la iglesia ha buscado promocionarse a sí misma proporcionando una impresión multi sensual similar para los visitantes. Si un popurrí de aromas, música suave mezclada en el fondo y colores relajantes de tonos tierra pueden estimular la venta de café, tal vez las personalidades, la iluminación y la música adecuadas pueden estimular el crecimiento de la iglesia.

Al final, para obtener una audiencia más amplia, la atmósfera, el culto, el mensaje y la imagen de la iglesia deben ser aceptables y atractivos para la cultura.

Cuando las Escrituras hablan de que el hombre tiene un encuentro personal con la Divina Presencia, representa al hombre tan impresionado con la santidad de Dios y respondiendo con temor, humildad y luego alegría. La atmósfera que estaba presente cuando Isaías entró en el Templo, con los querubines cubriendo sus rostros y gritando “SANTO, SANTO, SANTO”, y haciendo que Isaías cayera de bruces y gritara: “¡Ay de mí!”, no es exactamente el estado de ánimo que la iglesia moderna está buscando reproducir. donde la gente anima un canto de J.E.S.S.U.S. antes de tocar en sus sandalias. Una vez más, estos cambios representan a quien la iglesia busca agradar.

Minimizando La Impiedad Del Mundo

Después de que la iglesia sensible al buscador baje el nivel de santidad dentro de la iglesia, el siguiente paso lógico es elevar el nivel de bondad de aquellos que están fuera de la iglesia. Cuando sea difícil distinguir entre la cultura de la iglesia y la cultura del mundo, entonces la iglesia pronto percibirá a la humanidad como básicamente buena. El gran problema de la sociedad no es el pecado, sino el hambre y otras cuestiones sociales. El mundo ya no necesita que Cristo sea un Redentor que salva a la humanidad de su depravación, sino que Cristo es el gran ejemplo que brinda alivio a los desfavorecidos, enfermos y hambrientos. La misión de la iglesia pasa de redimir a los pecadores a redimir la cultura.

Las iglesias que ponen al hombre por encima de Dios, al final, predicarán un evangelio social que es antropocéntrico. Estas iglesias habrán abandonado la verdad autoritativa de la Palabra de Dios, comprometido la santidad (por ejemplo, tolerar la homosexualidad, etc.), y habrán eliminado la doctrina de la depravación al exaltar la bondad de la humanidad. A cambio, lo mejor que estas iglesias liberales pueden hacer es ayudar al hombre a ayudarse a sí mismo proporcionándole una guía moral y unos cuantos tazones de sopa caliente a lo largo del camino.

Una Advertencia de Charles H. Spurgeon

En 1888, Charles Spurgeon vio a la iglesia en su día comprometer su propósito para ampliar su influencia en el mundo y emitió esta advertencia:

o tiene caso proseguir al viejo estilo, trayendo a uno de por aquí y a otro de por allá, procedentes de la gran masa. Necesitamos una manera más rápida de hacer las cosas. Esperar hasta que la gente sea nacida de nuevo, y se vuelva seguidora de Cristo, es un largo proceso: debemos abolir la separación entre regenerados y no regenerados. Vengan a la iglesia, todos ustedes, convertidos e inconversos. Puesto que ustedes tienen buenos deseos y buenas resoluciones, eso será suficiente: no se preocupen por algo más. Es cierto que no creen en el Evangelio, pero nosotros tampoco creemos. Ustedes creen en una cosa u otra. Vengan, si no creen en nada, no importa; su “duda honesta” es mucho mejor que la fe. “Pero” – dirás- “nadie habla así”. Posiblemente no usen las mismas palabras, pero este es el significado real de la religión del presente día; esta es la tendencia de los tiempos. Yo puedo justificar esta amplia afirmación que estoy haciendo basándome en la acción o en el lenguaje de ciertos ministros, que están traicionando arteramente a nuestra santa religión bajo la pretensión de adaptarla a esta era progresiva. El nuevo plan es asimilar la iglesia al mundo, y de esta manera incluir un área más extensa dentro de sus límites. Mediante actuaciones semidramáticas hacen que las casas de oración se asemejen a un teatro; convierten sus servicios en exhibiciones musicales, y sus sermones los transforman en arengas políticas o ensayos filosóficos; de hecho, convierten al templo en un teatro, y a los ministros de Dios los convierten en actores cuyo oficio es divertir a los hombres. ¿Acaso no es cierto que el día del Señor se está volviendo cada vez más un día de recreación o de holgazanería, y la casa del Señor es, ya sea un templo lleno de ídolos chinos, o un club político, donde hay más entusiasmo por un partido que celo por Dios? ¡Ay de mí! Los vallados están aportillados, derribados son sus muros, y para muchos, a partir de este momento, no hay iglesia excepto como una porción del mundo, y no hay Dios excepto como una fuerza imposible de conocer por la cual operan las leyes de la naturaleza. [ 1 ]

La Mundanería Es El Problema

¡Por favor, no malinterprete! El alcance a la comunidad, invitando a los no creyentes a la iglesia, actividades sociales, jeans azules, instalaciones modernizadas y frappuccinos no están equivocados en sí mismos. Una iglesia no debe ser juzgada si tiene un campanario o no. Revisar las tradiciones anticuadas y hacer cambios para ayudar a los visitantes puede ser algo bueno. Ayudar a los necesitados es digno, y todas las iglesias deben evangelizar a los perdidos. Además, ¿qué feligrés tendría un problema con una buena taza de café?

El problema entra en juego, sin embargo, cuando las iglesias se preocupan más por comercializar y calificar una imagen (al crear una impresión estética que atrae a los cinco sentidos), que por buscar ser conocidos como el pilar y la base de la verdad. El problema es cuando la iglesia está más centrada en crear una imagen basada en la estética exterior (por ejemplo, edificios, estilo de música, coreografía y puesta en escena del servicio, etc.), que construir una reputación basada en una belleza interior de santidad. Cuando la iglesia minimiza su papel como un medio de santificación para los santos, y seculariza aquello que se supone que es santo para hacer el evangelio más atractivo para el mundo, corren el peligro de perder la pista de su verdadero propósito: la gloria de Dios.

La Iglesia No Debería Imitar Al Mundo

John MacArthur nos recuerda que “la mundanalidad es el pecado de permitir que los apetitos, las ambiciones o la conducta se moldeen según los valores terrenales.” [2 ] Por lo tanto, cuando la iglesia a sabiendas y deliberadamente persigue las tendencias e influencias del mundo para ayudar obtener la aprobación del mundo, entonces la iglesia misma se vuelve mundana.

Sin embargo, lo que el mundo necesita no es otra iglesia mundana. La iglesia no necesita agregar la mezcla de Kool-Aid a las aguas vivas para endulzar su atractivo. Agregar edulcorante al evangelio no solo deshonra a Cristo, sino que tampoco satisface a los que realmente tienen sed. Los enfermos, los tristes, los agonizantes y los que saben que están perdidos no buscan un cristianismo frío o un mensaje que haya sido contextualizado para adaptarse a una cultura de Hollywood; sino un evangelio serio, sincero y sin adornos. El evangelio antiguo y sencillo sigue siendo relevante para los que están pereciendo, y todavía se conecta con aquellos que son vivificados por el Espíritu para depositar su confianza en Cristo Jesús.

La Santidad Interior Afecta Las Apariencias Externas

Los sandalias o los trajes no son el verdadero problema, y ​​el legalismo y el ascetismo no son la respuesta. Igualar el vestido puritano y la himnología con la santidad no es bíblico, y tratar de librar a la iglesia de todas las influencias culturales es una locura.

El legalismo y el ascetismo no son la respuesta a la mundanalidad, porque la santidad no se origina desde fuera de la persona para abrirse camino en ella; sino, más bien, la santidad comienza desde dentro de la persona por obra del Espíritu Santo y se resuelve por sí misma (Mateo 23:25-26). Las iglesias que buscan establecer la santidad desde el exterior mediante la imposición de regulaciones estrictas no producirán nada más que orgullo y autojustificación dentro de sus membresías. Imponer leyes externas nunca puede cambiar el corazón. En cambio, la verdadera santidad viene de arriba por medio del Espíritu que aplica la verdad de la Palabra de Dios al corazón. Esta es la razón por la cual las iglesias deben tratar de limpiar el interior de la copa antes de enfocarse en limpiar el exterior de la copa (Mateo 23:26).

Las iglesias que se enorgullecen de su estricto código de vestimenta (o aquellas que deliberadamente buscan lucir pasadas de moda y desactualizadas) corren el riesgo de hacer lo mismo que las iglesias que intencionalmente intentan marcarse a sí mismas siendo modernas y de moda; ambas se enfocan en lo externo. Y, cuando el punto de atención está en lo externo, muestra a quién la iglesia busca complacer: el hombre.

Buscar la santidad no se trata tanto de regular lo externo (trajes o sandalias) como de enfocarse en la devoción interna y el amor que la iglesia tiene por Dios. Sin embargo, la devoción privada por Dios se reflejará en la conducta y la vestimenta externa. La santidad interna sí funciona. Cuando los cristianos son cambiados desde adentro, otros lo notarán. A medida que los cristianos se interesan más por las cosas de Dios, se preocuparán menos por las cosas del mundo (1 Juan 2: 15-17). Cuando las mujeres cristianas desean agradar a Dios, querrán vestirse con modestia (1 Timoteo 2: 9). En otras palabras, cuando la santidad aumenta, la mundanidad disminuirá.

De esta manera, las apariencias externas sí importan. Por ejemplo, Pedro afirma que la belleza que las mujeres piadosas deberían tratar de exhibir no es una belleza externa que consiste en vestimentas simplemente costosas e impresionantes, sino más bien una belleza interior que consiste en la gentileza y la quietud del espíritu (1 Pedro 3:3-4). Pablo incluso implica que la ropa impúdica y cuestionable puede distraer a otros de ver la belleza interior de la persona oculta del corazón (1 Timoteo 2:9-10). A medida que las mujeres cristianas deciden cómo vestirse, necesitan verificar sus motivos y preguntarse a quién están buscando complacer, y a qué buscan llamar la atención de los demás: ¿su belleza externa o interna?

¿Por qué una iglesia local desea ser conocida como “la iglesia que está a la vanguardia”? Esto está centrando la atención en lo incorrecto; más bien, la reputación que toda iglesia debería desear es la de la verdad, la unidad y la santidad. No parece razonable que una iglesia, buscando promover la belleza interna de la santidad dentro de su membresía, busque también una imagen externa que corresponda con la vanidad de las costumbres en constante cambio de una cultura cada vez más secular. El hecho de que vivamos en Vanity Fair no significa que tengamos que parecernos a Vanity Fair para advertir a los amantes de Vanity Fair que abandonen Vanity Fair .

Motivos

Nuevamente, ¡no entiendas mal! La respuesta no es que la iglesia se retraiga de todas las influencias culturales y elimine cualquier preocupación por la estética exterior. Esto no solo es imposible, no es el verdadero problema. Por ejemplo, cuando Pablo instó a las mujeres piadosas a preocuparse más por mostrar su belleza interior que por su belleza externa, no estaba sugiriendo que dejaran de cepillarse los dientes y eliminaran toda preocupación que pudieran tener por su aspecto exterior. De la misma manera, hay un lugar para el embellecimiento exterior de las instalaciones de la iglesia, tocar instrumentos musicales con destreza y vestirse apropiadamente para la adoración. Sin embargo, estas cosas externas no deben eclipsar o distraer a otros de lo que es importante: el evangelio de Jesucristo.

Las iglesias con diferentes características demográficas se verán naturalmente diferentes. Una mega-iglesia en Seattle puede no necesitar parecerse a una pequeña iglesia rural en Mississippi, pero ninguna de las dos iglesias debería tratar de marcarse por su apariencia externa particular. Una iglesia de vaqueros, una iglesia inconformista, una iglesia de cuello blanco o de cuello azul puede ser atractiva para grupos particulares de personas, pero esa marca pone el punto de atención en lo incorrecto.

Por lo tanto, el verdadero problema aquí es el motivo detrás de dicho marketing y marca. ¿Cuál es la razón por la cual la iglesia quiere apelar a los sentidos físicos de las personas? ¿Están buscando honrar a Cristo, o están buscando obtener una audiencia más amplia al apelar al deseo de las personas de entretenerse y de tener sus sentidos físicos estimulados por una experiencia multisensorial? ¿Por qué una iglesia trataría deliberadamente de adornar el glorioso evangelio con imágenes que son culturalmente conocidas (incluso por personas perdidas) por ser atrevidas, atrevidas y tabúes? Las iglesias también deben tener cuidado de que sus motivos no estén originados por un deseo oculto de conmocionar a conservadores, fundamentalistas y tradicionalistas al apelar al espíritu rebelde natural del hombre perdido.

Rompiendo Barreras Culturales

Es necesario construir un puente y tender un lazo de amor. Sin embargo, la mejor manera de romper las barreras culturales y conectarse con los pecadores es presentando un evangelio claro que se habla con amor, sinceridad y humildad. El método bíblico para atraer a los pecadores a Cristo y a su iglesia no se encuentra en las estrategias superficiales de mercadotecnia, sino en la exhibición de la verdad, la unidad, y la santidad. Los que están fuera de la iglesia deberían ver algo en una iglesia que no tienen, algo que envidian, algo que necesitan y algo que Starbucks y Hollywood no pueden ofrecerles: la santidad que solo viene por el glorioso evangelio de Jesucristo.

La verdad y la santidad son relevantes para todas las personas y trascienden todas las barreras culturales. El hombre busca universalmente un remedio para su culpa, y así el evangelio puede conectarse con todo tipo de pecadores porque es la única cura real para una conciencia contaminada. Esta son buenas noticias para la iglesia y el cristiano. La iglesia no tiene que ser un vaquero o una iglesia inconformista para llegar, comprender y conectarse efectivamente con vaqueros o hipsters. El cristiano no tiene que parecer deliberadamente un friki para ser testigo de los nerds, o no se le exige que cubra su cuerpo con tinta para ser un evangelista eficaz en el centro de la ciudad. Si usa botas de vaquero, está bien, o si usa chanclas, bien, lo importante es no buscar atención innecesaria en su aspecto exterior, y asegurarse de llevar el evangelio a todas las personas con amor y humildad. Si la gente te rechaza, no será porque se sintieron ofendidos por tu apariencia externa, sino porque fueron ofendidos por tu Maestro (Juan 15:20).

Conclusión

En resumen, la iglesia no necesita volver a empaquetar el evangelio en papel de regalo secular para hacer que todo lo Hermoso sea más atractivo y aceptable para la cultura secular. La marca distintiva de toda verdadera iglesia no debería ser sus instalaciones, sus programas relacionados con la edad, su estilo de música o cualquier otro tema secundario, sino la verdad.

Llegar a la cultura es un buen objetivo, pero no debe convertirse en el objetivo principal. Cuando lo hace, la iglesia no puede llegar a la cultura de manera efectiva. Un testigo comprometido es lo último que el mundo necesita. Más bien, las Escrituras enseñan que el objetivo de la iglesia debería ser la búsqueda de un Dios santo. Cuanto más difícil y más rápido la iglesia corre detrás de Dios (a través de la verdad), más brillante será su iluminación espiritual que brillará en este mundo impío y secular. Y, solo cuando la iglesia es Cristocéntrica y no se avergüenza de todo el consejo de Dios, es una luz verdadera para el mundo.

Preguntas De Repaso Para Discusión Grupal

1. ¿De qué manera la iglesia está tentada a perder el enfoque de su propósito en su intento de alcanzar la cultura?

2. ¿De qué manera ve a la iglesia comprometer su testimonio para ampliar su atractivo?

3. ¿Por qué es importante que la iglesia se centre en Dios en su intento de alcanzar al hombre?

4. ¿Por qué la santidad es un problema de corazón?

5. ¿Por qué la santidad afecta las acciones externas?

6. ¿Son todas las actividades culturales amorales (ni buenas ni malas)?

7. ¿Debería el cristiano preocuparse por las apariencias y percepciones negativas?

8. ¿Debería la iglesia buscar presentarse a sí misma como culturalmente a la moda?

9. ¿Cuál debería ser la marca distintiva de cada iglesia local?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s