Las Malas Noticias Sobre La Navidad

Posted on

ESJ-2018 1126-003

Las Malas Noticias Sobre La Navidad

Por Paul David Tripp

Aceptando Nuestra Condición

El bebé en el pesebre vino a decirnos las peores noticias de todas, porque hasta que aceptemos las peores noticias de todas, nunca desearemos las mejores noticias de todos los tiempos.

El nacimiento de Jesús fue una mala noticia. No era solo una típica mala noticia; fue la peor noticia de todas. Tal vez estés pensando en este momento, “Pablo, ¿de qué estás hablando? ¿Cómo podría haber una mejor noticia que la venida del Mesías a la tierra?” Bueno, necesitas entender que hay dos partes de la historia de Navidad, y que necesitas ambas partes para que toda la historia tenga un sentido adecuado. La parte de la historia que tiende a obtener la gran crédito (y debería) es la asombrosa y milagrosa narración de Dios poniendo encarnándose y viniendo a la tierra en forma de un bebé. Qué asombroso es pensar que Dios está en ese pesebre. Dios fue amamantado por María.Dios creció en la casa de María y José. Dios caminaba por las polvorientas calles de Palestina. Dios soportó el hambre, el rechazo, el dolor físico, la injusticia, y sí, incluso la muerte. Recuerde, el milagro del nacimiento de Jesús es que él era completamente Dios y completamente hombre. Dios se entregó a nosotros en un indignante amor redentor. Dios se expuso a lo que todos enfrentamos en este mundo terriblemente quebrantado y disfuncional. Esta historia es tan sorprendente, más allá de nuestras categorías normales para dar sentido a las cosas, y tan hermosa que es difícil envolver los pensamientos de tu cerebro y las emociones de tu corazón a su alrededor. Dios ha venido a la tierra. ¿Podría haber alguna vez mejores noticias que esta?

Las Buenas Noticias

Pero hay una segunda parte de la historia que hace que el impactante trabajo de intervención de Dios tenga sentido. ¿Por qué haría Dios algo así? ¿Qué lo motivaría a ir a una medida tan impensable? Cuando vea que las personas hacen lo inesperado o lo inusual, es natural preguntarse por qué pensaron que su acción radical era necesaria. Aquí es donde la historia de Navidad es la peor noticia de todas. Les voy a pedir que abran humildemente su corazón a esta segunda parte, la parte de las malas noticias de la historia de Navidad. Dios tiene que invadir nuestro mundo en la persona de Jesús porque simplemente no había otra manera. ¿Y por qué no había otra manera? Prepárate para las malas noticias. No había otra manera porque nuestro gran problema en la vida no es familiar, histórico, social, político, relacional, eclesiástico o financiero. La cosa más grande y oscura que todos tenemos que enfrentar, y que de alguna manera, de alguna manera influye en todo lo que pensamos, decimos y hacemos, no está fuera de nosotros; está dentro. Si no tuviera ninguno de los problemas anteriores en su vida, todavía estaría en grave peligro, debido al peligro que es para usted. Si lo único que necesitaban los seres humanos era un pequeño ajuste externo de las circunstancias de su vida, entonces la venida de Jesús a la tierra no tendría ningún sentido. Pero si el mayor peligro para todos nosotros vive dentro de nosotros y no fuera de nosotros, entonces la intervención radical de la encarnación de Jesús es nuestra única esperanza.

Claro, puedes huir de una mala relación, puedes dejar un mal trabajo, puedes mudarte de un vecindario peligroso y puedes dejar una iglesia disfuncional, pero no tienes capacidad alguna para escapar de ti mismo. Tú y yo simplemente no tenemos la capacidad de rescatarnos del mayor peligro en nuestras vidas. Esto significa que sin el nacimiento de Jesús, estamos condenados a ser destruidos por el peligro que acecha dentro de nosotros desde el momento de nuestro primer aliento.

La Alegría De La Navidad

No necesita mirar muy lejos en la Biblia para saber qué es este peligro. Su mancha está en cada página de la Escritura. Romanos 3:23 expone este peligro con unas pocas y sencillas palabras: “por cuanto todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios.” El pecado es la mala noticia de la historia de Navidad. Jesús no vino a la tierra para hacer un recorrido de predicación o para pasar un rato con nosotros por un tiempo; Él vino en una misión radical de rescate moral. Vino a rescatarnos porque sabía que no podríamos rescatarnos a nosotros mismos. Él sabía que el pecado nos separa de Dios y nos deja culpables ante él. Él sabía que el pecado nos convierte en enemigos activos contra Dios, y lo que dice es bueno, correcto y verdadero. Él sabía que el pecado nos ciega a la gravedad de nuestra condición y nuestra necesidad extrema de ayuda. Él sabía que el pecado nos hace reemplazar la adoración de Dios con un catálogo interminable de cosas creadas que capturan las más profundas lealtades de nuestros corazones. Él sabía que el pecado nos hace incapaces de vivir como fuimos diseñados para vivir. Y sabía que el pecado era la enfermedad terminal final que, sin ayuda, nos mataría a todos.

Pero la historia de la navidad nos dice algo más. Nos dice que Jesús sabía que incluso si estuviéramos conscientes del gran peligro que hay dentro de nosotros, en nuestra propia sabiduría y fortaleza no podríamos ayudarnos a nosotros mismos. Para todo ser humano, el pecado es el enemigo invencible definitivo. Nos captura y nos controla a todos, y no hay nada que podamos hacer. Es la altura de la arrogancia o la profundidad del engaño pensar que estás bien. Ninguno de nosotros está bien, sin la invasión de la gracia, que es el propósito central de la venida de Jesús.

Ahora, si eres como yo, tienes problemas para creer estas malas noticias. Cuando haces algo mal, probablemente intentas echarle la culpa al estrés o la enfermedad, a un mal jefe, a un cónyuge problemático, a un niño atormentado por los nervios, o simplemente a las presiones genéricas de la vida. Cuando otros se acercan a usted para señalar un error, es probable que su respuesta inicial no sea de agradecimiento. Si eres como yo, saltas en tu propia defensa, porque es difícil creer que eres el pecador que están describiendo.

Por eso quiero animarte hoy de una manera nueva a aceptar las malas noticias de la historia de Navidad porque, si lo haces, las buenas noticias se vuelven aún más reconfortantes y gloriosas. La historia de Navidad te dice que has sido liberado para siempre de negar o minimizar el peligro que vive dentro de ti porque Jesús vino para rescatarte, perdonarte, transformarte y, en última instancia, liberarte. Ese bebé en el pesebre llevó consigo a la tierra todo lo que los pecadores necesitan. Solo cuando admites la necesidad, podrás celebrar plenamente la solución que es Jesús.

Este artículo está adaptado de Come, Let Us Adore Him: A Advent Devotional de Paul David Tripp.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s