El Llamado De La Navidad A La Humildad

Posted on

ESJ-2018 1225-002

El Llamado De La Navidad A La Humildad

Por Jordan Standridge

Es difícil comprender cuán humilde era Jesús. ¡El Creador del universo, en un vientre que Él creó! ¡Nacido en una familia pobre, en una insignificante ciudad, en un pesebre sucio! ¡Y sólo adorado por algunos pastores pobres y algunos sabios!

La razón principal por la que vino el Creador del universo fue salvar a los pecadores, pero también enseñar a esos pecadores arrepentidos cómo vivir. Y eso es emular su humildad.

Vivimos en un día y época que adora la autopromoción. Se nos dice que para tener éxito debemos construir un grupo de seguidores, debemos gestionar a otras personas y tener cosas más agradables que las de nuestro semejante. Todo para exaltarnos por encima de los que nos rodean.

Pero el orgullo abierto sobresale incluso en nuestros días. Ya sea que los políticos o los atletas se consideren semidioses, la humildad sobresale como un pulgar dolorido.

Quizás, el mejor recordatorio que necesito en esta Navidad es que Jesús fue todo lo contrario. El mejor regalo que puedo darme a mí mismo y a mi familia esta Navidad es seguir el ejemplo de Jesús en Filipenses 2:6-8. Pablo nos da cuatro razones por las cuales la humildad de Jesús es tan impactante y vale la pena emularla.

La primera razón por la cual la humildad de Jesús fue tan impactante es porque él era DIVINO.

“… el cual, aunque existía en forma de Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse” (Fil. 2:6).

El era el Dios. Él no se convirtió en Dios. Él no era meramente humano. Él no era parte dios y parte humano. Él era verdaderamente hombre y verdaderamente Dios. Él siempre existió, nunca tuvo un comienzo, y ahora estaba acostado en un pesebre incapaz de hablar, caminar o alimentarse.

Yo, un humano insignificante, tengo dificultades para soportar cualquier incomodidad, mientras que Jesús, el Dios divino, soportó una blasfemia y un sufrimiento increíbles en su venida a la tierra.

La Biblia nos dice que Jesús se negó a sí mismo.

“… sino que se despojó a sí mismo tomando forma de siervo, haciéndose semejante a los hombres….”

Jesús merecía adoración. En cambio, lo vemos maltratado. Se privó continuamente de los derechos divinos. A pesar de ser eternamente grande se permitió sufrir daños. A pesar de disfrutar de una comunión eternamente perfecta y un amor perfecto con la Deidad, se vació y vino a la tierra.

Incesantemente mientras estaba en la tierra, se negó a sí mismo sus derechos divinos, el mayor ejemplo de los cuales, mientras que en la cruz abandonó su privilegio de que los ángeles lo sacaran de la cruz y golpearan a los hombres que lo lastimaron, todo por el bien de aquellos que pondrían su fe en Él, algunos de los cuales estaban presentes ese día.

Me cuesta mucho negarme a mí mismo y pienso constantemente que merezco cosas que no merezco de verdad, mientras que Jesús, que lo merece todo, se rebaja a sufrir como un criminal en la cruz por mí.

La Biblia también nos permite saber que él mismo se DEGRADÓ .

… Y hallándose en forma de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.

Aquí estaba en carne humana. Conociendo a los pecadores, pero estando completamente libre de pecado. Vivió durante treinta años en la oscuridad. El que merecía la adoración de los ángeles y de todo ser viviente fue descuidado e ignorado durante treinta años. Vivía con una mujer a la que probablemente se consideraba adúltera. Y luego pasó a morir la muerte más vergonzosa. A pesar de merecer la gloria, Él sufrió una gran vergüenza.

A los pecadores indignos nos cuesta soportar cualquier humillación, pero Jesús la abrazó por causa de nuestra salvación. Es difícil para nosotros servir a alguien sin recibir algo a cambio, pero aquí Jesús está sirviendo y convirtiéndose en el esclavo de la humanidad pecadora!

La razón final por la que vale la pena emular su asombrosa humildad es porque sirvió todo el camino hasta la MUERTE .

Este bebé, nacido en un pesebre, nació para morir. Y no murió por buenas personas por las que valía la pena morir. Murió por personas que eran indignas.

Algunas personas podrían considerar morir por personas buenas, pero, como dice la Biblia, nadie en el mundo moriría por sus enemigos. Jesús murió por personas que estaban abiertamente en guerra con él, cuyo crimen era digno de condenación eterna. ( Rom. 5:7 )

La Navidad es un llamado a la humildad. Es un llamado a morir a usted mismo y a servir a los que le rodean, incluidos sus enemigos.

Si no conoces a Jesús, lo mejor que puedes hacer es humillarte y pedirle que te salve. Si lo conoces, entonces sigue sus pasos y humíllate y pídele que te ayude a servir a los que te rodean.

Esta Navidad, el mejor regalo para recibir es el don de la humildad.

¡Feliz Navidad de Cripplegate!

¡Feliz Navidad de Evangelio!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s