El Mandato De La Tutoría Masculina

Posted on

ESJ-2019 0124-001

El Mandato De La Tutoría Masculina

Por Gavin Peacock

En la década de 1980, cuando era un joven futbolista cristiano y profesional (¡eso es fútbol soccer para los desinformados!), vi a los jugadores mayores como mentores de los más jóvenes. Un jugador estrella con experiencia se interesó por mí. Alentó y corrigió mi juego, y desarrolló mi carácter.

El entrenador de la Premiership, Tony Pulis, habló en la radio de la BBC sobre la gran necesidad de mentores en el fútbol de hoy. Señaló que los aprendices de hoy en día son indisciplinados y carecen de dominio propio. Lo achacó a la desintegración de la familia y a la ausencia de figuras paternas en la vida de los jóvenes. Pero sí citó los valores de la familia cristiana como algo que tuvo un buen efecto.

Una de las grandes necesidades de la iglesia hoy en día es que los hombres sean mentores de otros hombres en las cosas de Dios – una mentoría claramente masculina frente a una cultura que no valora la hombría. Dios diseña la iglesia para que crezca bajo la protección y provisión de hombres bíblicos. Pero no aparecerán simplemente. Los hombres de Dios deben cultivar a hombres de Dios.

Cuatro Requisitos Para La Tutoría Masculina

1. Presencia

La mentoría es la paternidad espiritual (1 Corintios 4:15), y requiere no sólo tiempo de calidad sino también tiempo de cantidad. Jesús, el último mentor, tenía a 12 hombres constantemente en su presencia antes de enviarlos. Pablo tenía treinta hombres diferentes con él como compañeros de trabajo en el evangelio, quienes terminaron yendo a un nuevo ministerio. Hay un valor en la capacitación en el trabajo. El tiempo individual con el mentor es crucial.

Un mentor debe orar y buscar a los hombres, pero debe llamarlos a seguirlo. Los beneficiarios deben sacrificar tiempo y conveniencia para seguir al líder, reconociendo que no es un derecho sino un privilegio ser mentor. Conseguir que la estructura de autoridad sea la correcta al principio ahorra la ruptura de la relación con respecto a las expectativas que se puedan tener más adelante.

Suelo orar por ciertos hombres. Luego les pregunto si han considerado ser mentores. Si no aceptan la oferta después del tercer intento, me retiro pero aún así oro. Entonces me comprometo a estar con ellos regularmente. Algunas de las maneras en que implemento esta relación de tutoría uno a uno es reuniéndome con hombres para almorzar en mi casa en pequeños grupos de mentores, e incluso invitando a algunos a venir conmigo al extranjero en viajes ministeriales en los que pueda verter en ellos durante el tiempo concentrado que pasen juntos.

2. Enseñanza y Pruebas

Jesús vino a predicar y enseñar (Lucas 4:43). La doctrina es crucial, y la transmisión de una enseñanza sólida a los hombres fieles que pueden hacer lo mismo es el requisito clave para la salud y la longevidad de la iglesia local (2 Tim. 2:2).

En general, estoy buscando enseñar y luego probar qué tipo de convicción tienen los hombres acerca de lo que dicen. ¿Se profundiza o se sostiene a la ligera? Hablamos de todos los temas del evangelio, y lo aplicamos al matrimonio, la crianza de los hijos, el trabajo y el ministerio.

Además, siempre estoy mirando lo que esto significa para ellos como hombres cristianos en un mundo que no valora a los hombres, ya sean solteros, casados, sin hijos o que tengan múltiples hijos.

Siempre es un gozo cuando un hombre que ha sido enseñado y exhortado a orar lo hace con su esposa y experimenta la bendición en el matrimonio. La enseñanza lo ha transformado y ha sido probado en las pruebas.

3. Carácter Y Ejemplo

Hay una diferencia entre un gurú y un mentor masculino. Un gurú enseña cosas verdaderas, pero un mentor impresiona al carácter varonil. La verdad ha transformado al mentor. Por lo tanto, se requiere que los mentores practiquen lo que enseñan. La integridad de la vida y la doctrina es clave. El carácter siempre triunfará sobre la competencia.

Por eso la presencia es tan importante. Cuanto más tiempo pases con un alumno, más se expondrá a tu carácter en casa, en la iglesia durante las visitas pastorales y en la evangelización. Él verá una enseñanza que transforma. Quiero que los hombres me imiten en la forma en que dirijo y amo a mi esposa, hijos e iglesia. Quiero impresionar la piadosa masculinidad sobre otro hombre. No creo que debamos avergonzarnos de esto. Sin embargo, quiero que los hombres me imiten en la medida en que yo imito a Cristo por la fe. Pablo dice: “Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo.” (1 Cor. 11:1). Cristo dijo: “Sígueme.” Así que un mentor siempre debe estar listo para admitir su pecado y deficiencia y convertir a su aprendiz a Cristo. Un mentor debe demostrar que también está creciendo.

4. Sabiduría Y Paciencia

Sabiduría es la habilidad de aplicar la verdad bíblica hábilmente en el momento oportuno, de la manera correcta y en el temor del Señor (Prov. 1:7). Al igual que ser padre de un hijo, ser mentor de un hombre requiere sabiduría, paciencia y tiempo.

Hay algo de impetuosidad en la juventud. Los jóvenes deben ser animados, como Pablo animó a Timoteo, “No permitas que nadie menosprecie tu juventud;” (1 Tim. 4:12), pero también advirtió, “no te desprecien por tu arrogancia.” Los hombres inmaduros a menudo piensan que saben mucho más de lo que saben. Su pensamiento no está bien desarrollado. El orgullo se eleva.

Hay momentos en los que hay que presionar con fuerza y otros en los que hay que dejar que aprendan de sus errores, siempre dispuestos a levantarlos cuando caen. Saber cuándo consolar y cuándo corregir es una cuestión de discernimiento. Juzgar la madurez de un hombre es clave para saber qué esperar de él. La sabiduría de John Newton sobre el crecimiento cristiano, de Marcos 4:28, es útil aquí. La promesa de la santificación es que la gente crecerá en piedad con el tiempo. La tutoría te permite caminar ese camino con ellos, corrigiendo donde sea necesario y extendiendo la gracia también.

Dos Objetivos En La Tutoría Masculina

Finalmente, he aquí dos objetivos de la tutoría masculina:

1. Maduro No Macho

Pablo dice a los hombres de Corinto: “portaos varonilmente” (1 Corintios 16:13). Los hombres deben actuar de manera masculina, no afeminada. Pablo no mima a los hombres porque sabe que produce autocompasión. Y la autocompasión es la plaga de la hombría porque conduce a la pasividad. El abuso es noticia, pero la pasividad es el asesino silencioso de la hombría. Sabemos esto por la indiferencia pasiva de Adán que causó la caída del hombre. En contraste, la pasión proactiva de Jesús estaba en el corazón de la redención.

La hombría bíblica no se trata de ser macho, sino maduro. Un hombre bíblico es humilde, gentil y fuerte, y uno que ejerce autoridad para el bien de otros, no importa lo que le cueste en tiempo, dinero o reputación.

En el corazón de la masculinidad está el liderazgo a semejanza de Cristo. Los hombres que se sienten con derecho no serán hombres maduros que caminan hacia el peligro en el amor para proteger y proveer para las mujeres y los niños. No serán considerados con los demás porque están demasiado preocupados por sí mismos. A veces pongo a prueba a un joven no dándole lo que espera o quiere. Por lo general, su respuesta muestra si tiene un sentido de derecho o gratitud.

La madurez se trata también de ser sobrio, no sombrío: no miserable, sino un hombre de gran gozo. Los hombres necesitan ser vigilantes para que puedan evaluar las cosas con claridad y sabiduría bíblica. Sus mentes deben ser estables para que puedan ver la realidad. Ellos saben que Satanás es un enemigo poderoso, pero su propio pecado es el asesino. Son hombres de fe en Cristo, su Palabra como arma y oración como poder.

Busco desarrollar hombres que sean sensibles al pecado, se sometan a la autoridad, asuman responsabilidad, tengan instinto para proteger a las mujeres y quieran sacrificarse por el bien de los demás.

2. Piadosos no Presumidos

El objetivo final de la tutoría masculina es producir piadosos, no presumidos. No hombres ligeros, culturalmente relevantes, sino hombres santos, que sienten el peso de la gloria y los propósitos de Dios. Los piadosos aman a Dios por encima de todo y aman a las personas, no a sí mismos. Ellos conocen su Palabra y la manejan hábilmente. Planean mucho, pero oran más. Son hombres valientes, de amor firme y compasión tierna (1 Cor. 16:14).

La necesidad de un mentor masculino es desesperada porque la escasez de hombres es la muerte de una iglesia local y de la familia. Los hombres fueron hechos para tomar la iniciativa y cultivar la vida y la piedad en aquellos bajo su cuidado.

La verdadera hombría es el liderazgo amoroso cruciforme, como el verdadero hombre, Jesús: quien tomó la iniciativa para la gloria de Dios, y a pesar de la vergüenza, venció al pecado, a Satanás y a la muerte en la cruz, levantándose de nuevo para dar vida y redimir la masculinidad misma.

Un comentario sobre “El Mandato De La Tutoría Masculina

    El Mandato De La Tutoría Masculina – Enrique Sarria escribió:
    25 enero 2019 en 12:56 pm

    […] via El Mandato De La Tutoría Masculina […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s