La Transfiguración: Jesús Consuela A Los Suyos.

Posted on

ESJ-2019 0125-001

La Transfiguración: Jesús Consuela A Los Suyos.

Por Dustin Benge

En Mateo 17: 1–8, nos llevan a un entorno donde solo tres discípulos pueden presenciar: Pedro, Santiago y Juan. Seis días antes, Jesús había advertido a sus discípulos qué esperasen una vez que entraran a Jerusalén. Describió los eventos de su rechazo, la crucifixión y el sufrimiento que sufrirá una vez que llegue a la ciudad santa (Mt 16: 21-23). Jesús advirtió a sus discípulos que identificar y abrazar al Mesías era abrazar a un Mesías sufriente, y para seguirlo también ellos deben tomar su cruz cada uno (Mat. 16:24). Escuchar tales palabras habría conmocionado sus expectativas mesiánicas. Se les instruyó durante toda su vida para que vigilaran a un Mesías militante, no a un humilde siervo que sufría. Cuando nos encontramos con este grupo interno de discípulos de Jesús en Mateo 17, ellos se desaniman, se desalientan y se ven derrotados. Con el sufrimiento y la muerte en el horizonte, Jesús desea animar a este grupo de discípulos emocionalmente aplastados con algo mucho más glorioso que la conquista romana.

La Transformación Del Hijo

De acuerdo con el relato paralelo en Lucas 9:28–36, Jesús había guiado a este círculo interno de discípulos hasta el monte. Hermon una tarde “para orar.” No se sugiere por qué oró Jesús ni cómo participaron los discípulos en esta reunión de oración. Sin embargo, después de un tiempo, se volvieron “muy somnolientos” y, evidentemente, se quedaron dormidos (Lc 9, 32). Quien se despertó primero debe haber sacudido rápidamente a los demás para que se despertaran cuando vieron la escena delante de ellos: “Se transfiguró ante ellos, y su rostro resplandeció como el sol, y su ropa se puso blanca como la luz” (Mt 17, 2). .

Los discípulos se despiertan del sueño y Jesús está enmarcado por mil estrellas de verano y su vestimenta es de un blanco deslumbrante. No solo su ropa brillaba más que el sol, sino que Mateo agrega que “su rostro brillaba como el sol” (Mt 17, 2). Jesús fue “transfigurado”, o más literalmente “metamorfoseado” ante sus discípulos. Por un breve momento, se levantó el velo de la humanidad de Jesús y se permitió que su verdadera gloria pre-encarnada brillara con total brillantez. Pedro, Santiago y Juan están como muertos en el suelo mientras contemplan este atesorado espectáculo. Juan reflexionaría más tarde: “hemos visto su gloria, gloria del único hijo” (Jn 1:14).

El Advenimiento de Dos Profetas

Como si el despliegue de la gloria de Jesús no fuera suficiente para asimilar, a los discípulos se les da algo más: “Moisés y Elías se les aparecieron, hablando con él” (Mt 17, 3). Moisés, el gran legislador, y Elías, el gran profeta, fueron el resumen definitivo del Antiguo Testamento y ahora es apropiado que aparezcan con Jesús a medida que se revela su gloria. Según Lucas, este concilio celestial conversaba acerca de la venida de la crucifixión de Jesús: “hablaban de la partida de Jesús, que El estaba a punto de cumplir en Jerusalén” (Luc. 9:31).

La aparición de Moisés y Elías señaló la verdad de que Jesús fue el cumplimiento final de Dios y la palabra concluyente para la humanidad. Jesús logró lo que el sistema de sacrificios estaba enseñando. Jesús obedeció perfectamente todos los puntos de la ley que la nación de Israel no obedeció. Todo aquello hacia lo que su religión e historia se habían movido inexorablemente estaba convergiendo ahora como un poderoso río que culminaba dentro de esta persona, el Hijo de Dios. Esta impresionante escena estaba destinada a alentar a los discípulos y darles esperanza a la sombra de la cruz que se avecina.

La Valentía de Pedro

En esta escena perfecta entra un hombre que siempre tiene algo que decir cuando no se debe decir nada en absoluto. En el mejor de los casos, la respuesta de Pedro en el versículo 4 fue un reflejo cortés que deseaba servir a Jesús y a sus visitantes celestiales. Quería construir tabernáculos, o más bien cabañas de paja, para que los discípulos pudieran servir a Jesús, Moisés y Elías. Algunos comentaristas piensan que Pedro pudo haber pensado que esto era la inauguración del reino y que toda la charla de Jesús sobre la muerte y el sufrimiento nunca llegaría a suceder. Un rápido repaso del Nuevo Testamento revela que Pedro a menudo desea evitar el sufrimiento de la cruz, hasta el punto que eventualmente negará tres veces que conoce a Jesús. En el mejor de los casos, no sabemos todo lo que está sucediendo en la mente o en los motivos de Pedro, pero sí sabemos la respuesta de nuestro Señor: silencio total.

La Maravilla De La Gloria De Dios

Añadiendo otro elemento a esta magnífica escena, Mateo escribe: “Mientras estaba aún hablando, he aquí, una nube luminosa los cubrió;” (Mat 17: 5). Esto no es una nube ordinaria. Un estudio del Antiguo Testamento revela que una nube luminosa, la nube de gloria shekinah, era una señal y manifestación de la presencia de Dios, la forma en que Dios a menudo se revelaba a Israel. La nube que ahora envolvía a los discípulos era la misma nube de gloria que pasó por Moisés cuando Dios lo cubrió en la hendidura de la roca con su mano para que Moisés solo viera el resplandor de Dios (Ex. 33:18–23). Esta fue la misma nube que cubrió la carpa de reunión casi completa y llenó el nuevo Tabernáculo con la gloria de Dios que Moisés no pudo entrar (Ex. 40:35). Esta fue la misma nube que llenó el Templo de Salomón el día de la dedicación para que los sacerdotes no pudieran entrar al Templo (1 Rey. 8:10; 2 Cron 7:1). Habían pasado seiscientos años desde que alguien en Israel había visto esta nube, esta gran gloria shekinah.

Aquí están Pedro, Santiago y Juan en medio de la gloria que a Moisés no se le permitió contemplar directamente. Pudieron permanecer en esta gloria ilimitada porque Jesús estaba presente con ellos. Mientras estaban brillando con Cristo en la nube, esto no era solo una declaración acerca de Cristo, sino una profecía de lo que iba a venir. En el futuro, en la muerte, se encontrarían con Cristo resucitado en las nubes de gloria incandescentes para estar con él para siempre (1 Tes. 4:17–18). Esta es la bendita esperanza de que no solo los discípulos fueron llamados a envolver sus brazos, sino a todos los cristianos de todas las épocas. Jesús estaba expresando el hecho de que el sufrimiento debe venir antes que la gloria. El camino de la cruz es un camino pavimentado por la sangre, pero la gloria está en el horizonte.

La Afirmación Del Padre

En el silencio de este momento, una voz sale de la nube diciendo: “Este es mi Hijo amado en quien me he complacido; a El oíd.” (Mat 17:5). Esta era la voz de Dios Padre, quien había dicho casi exactamente lo mismo en el bautismo de Jesús. Dios estaba expresando que la ley (Moisés) y los profetas (Elías) son solo expresiones y realidades parciales. Aquí, coronado en gloria, está la declaración final de Dios, “¡a El oíd!” El escritor de Hebreos señala la declaración final de Dios: “Dios, habiendo hablado hace mucho tiempo, en muchas ocasiones y de muchas maneras a los padres por los profetas, en estos últimos días nos ha hablado por su Hijo”(Heb 1:1-2).

Todo lo que ha venido antes, todo lo que Dios ha dicho antes, todo lo que Dios ha logrado antes, ahora converge en su Hijo, el Señor Jesucristo, “¡a El oíd!”. Este es un mandato directo a Pedro, Santiago y Juan para que Escuche lo que Jesús dijo acerca de la necesidad de su muerte y de abrazar la paradoja de la cruz. Este es un mandato para que abracen las palabras de Jesús en Marcos 8:35: “Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por causa de mí y del evangelio, la salvará.” Que no escuchemos ninguna otra voz.

Conclusión

En Mateo 17: 8 leemos: “Y cuando alzaron sus ojos no vieron a nadie, sino a Jesús solo.” Tan repentinamente como parecía, la gloria había desaparecido, la voz del Padre se calmó, Moisés y Elías se habían retirado, y en las laderas del Monte Hermón sólo estaban Pedro, Santiago y Juan con Jesús. Esto es lo que toda nuestra experiencia, toda nuestra teología, todo nuestro ministerio, todo nuestro trabajo debe venir a hacer – ver sólo a Jesús. Cuando esto sucede, nuestros corazones lo honran en la adoración, nos amamos los unos a los otros como debemos, y ofrecemos nuestras vidas en su servicio. Jesús, como sus amados discípulos, desea animarnos, incluso cuando nos llama a abrazar la paradoja de la cruz. Él desea animarnos con la gloria que está por venir, una gloria que brillará más que el sol por toda la eternidad.

Fuente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s