Rechazando La Ética Sexual Cristiana

Posted on

ESJ-2019 0129-002

Rechazando La Ética Sexual Cristiana

Por Grant Castleberry

Uno de mis amigos me preguntó una vez si era moralmente permisible acostarse con su novia. Ella lo presionaba para que se acostara con ella, y él contemplaba ceder a sus peticiones. Para cuando se acercó a mí, casi se había convencido a sí mismo.

Cuando nos sentamos a tomar un café, me volví a 1 Corintios 6:9-11 donde Pablo dice: “¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios.”

Le expliqué que el punto de vista de Pablo con respecto a la ética sexual de un cristiano es que el sexo sólo puede tener lugar en los límites dados por Dios de un matrimonio de pacto entre un hombre y una mujer. Es por eso que la Reina Valera traduce correctamente la palabra griega pornoi en 1 Corintios 6:11 como “fornicarios.” La fornicación se define como cualquier acto sexual fuera del pacto matrimonial entre un hombre y una mujer.

Como si esto no estuviera suficientemente claro, cuando Pablo se refiere a la “inmoralidad sexual” se está refiriendo claramente a lo que acababa de exponer en 1 Corintios 5, donde un hombre se acostaba con la esposa de su padre. Pablo no sólo condenó esto como fornicación e inmoralidad sexual, sino que ordenó a la iglesia de Corinto que se disociara (excomulgara) del individuo porque ya no evidenciaba ser cristiano. Escribe: “Más bien os escribí que no os juntéis con ninguno que, llamándose hermano, fuere fornicario, o avaro, o idólatra, o maldiciente, o borracho, o ladrón; con el tal ni aun comáis. Porque ¿qué razón tendría yo para juzgar a los que están fuera? ¿No juzgáis vosotros a los que están dentro? Porque a los que están fuera, Dios juzgará. Quitad, pues, a ese perverso de entre vosotros” (1 Corintios 5:11-13).

Juzgando A Los Que Están Dentro De La Iglesia

El mandato de Pablo no podría ser más claro. No debemos sorprendernos cuando los no creyentes en nuestra cultura sexualizada se dedican a la fornicación o a la homosexualidad, pero debemos tomar grandes medidas para juzgar e incluso “purgar” a aquellos dentro de la Iglesia que se dedican a la inmoralidad sexual. En otras palabras, el testimonio de la Escritura es tan claro en este punto que Pablo dice que cuando la Palabra de Dios no es obedecida en el reino de la sexualidad, la persona debe ser separada del cuerpo de Cristo (1 Corintios 5:13). La razón de esto es que este tipo de desobediencia que Pablo dice es evidencia de que ese tipo de individuo no es un verdadero cristiano y “no heredará el reino de Dios” (1 Corintios 6:9).

Aquellos que afirman llamarse cristianos, pero rechazan la ética sexual de Cristo no pueden reclamar haberse sometido al Señorío de Cristo. También se incluyen en esta lista, dice Pablo, los “hombres que practican la homosexualidad” (1 Corintios 6:9). En el texto griego Pablo realmente describe dos clases de parejas homosexuales. La primera palabra que utiliza describe a la pareja más afeminada o pareja pasiva (malakoi). La segunda palabra que utiliza es arsenokoitai y se utiliza para cualquier tipo de comportamiento homosexual, pero también para la pareja activa o menos afeminada. Es literalmente una combinación de las palabras griegas del hombre “arsen” y cama “koite” y significa literalmente “lechos de hombres” o “aquellos que llevan a los hombres a la cama.” En la Septuaginta Griega, una combinación de estas palabras son usadas en la prohibición de Moisés contra la homosexualidad en Levítico 20:13. Lo más probable es que esto es lo que Pablo está haciendo referencia al usar la palabra arsenokoitai.

Cuando se unen, el punto de vista de Pablo es que la homosexualidad también debe ser vista en el mismo nivel que la fornicación y la embriaguez cuando se trata de la disciplina de la iglesia. Es por eso que Pablo lo incluye en la misma lista en 1 Corintios 6:9. Y lo preanuncia todo con el imperativo: “No te dejes engañar.” Satanás no amaría nada más que engañar a la Iglesia en este asunto. Le encantaría que la Iglesia se moviera con la cultura secular prevaleciente y la opinión más amplia. Pero tal acto sería comprometer el evangelio mismo y negar el Señorío de Cristo.

En Desacuerdo Con Pablo

Podría preguntarse: “¿Qué pasa con los que no practican la homosexualidad, sino que la llaman buena y también confiesan el nombre de Cristo? ¿Qué hay de aquellos que no están de acuerdo con Pablo en este punto? ¿Qué hay de aquellos que no practican la homosexualidad por sí mismos, sino que “dan su aprobación a los que las practican” (Romanos 1:32 LBLA)? ¿Qué hay del cristiano, por ejemplo, que de corazón y a sabiendas extiende la mano de la comunión cristiana a un homosexual practicante a pesar de la prohibición de Pablo?

Primero, Pablo dice que esto es evidencia de que la “ira de Dios” está siendo revelada en nuestra generación actual (Romanos 1:18). A menudo pensamos en la ira de Dios en un juicio futuro, pero Pablo dice que la ira de Dios se revela actualmente en la práctica de la homosexualidad y su “aprobación” complaciente. Así que necesitamos estar conscientes de que incluso la presencia de esta situación es el juicio y la ira de Dios sobre un individuo y posiblemente una iglesia. Segundo, tal negación explícita del Señorío de Cristo ciertamente significa que el individuo está caminando fuera de la voluntad de Cristo, y también podría significar que ante todo el individuo no era un creyente regenerado.

Entonces, ¿qué acción debe tomar una iglesia con un individuo que a sabiendas niega la ética sexual de Pablo? Una iglesia debe tomar la misma acción que con aquellos que enseñan que la embriaguez o la pornografía o la fornicación o el robo son permisibles. La iglesia debe comenzar el proceso de disciplina, y si no hay arrepentimiento, la iglesia debe remover al individuo de en medio de ellos (Mateo 18:15-17). Esto puede parecer duro, pero este es el método que Jesús amorosamente trae a las ovejas de vuelta al redil (Mateo 18:10-14). Este es también el método que Cristo usa para purificar a su Iglesia.

Implicaciones Para El Camino Por Delante

Al aferrarnos a la ética sexual de Cristo, estamos sirviendo como testigos amorosos de la verdad en un mundo depravado. Pablo termina su lista de prohibiciones en 1 Corintios 6 diciendo: “Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios” (1 Corintios 6:11). Lo que me sorprende de la declaración de Pablo es que obviamente el testimonio de la iglesia de Corinto había ganado tanto a individuos sexualmente inmorales como a homosexuales para el evangelio. No lo hicieron llamando ‘buenos’ a estos pecados, sino llamándolos como lo que son: pecados de los que hay que arrepentirse.

Es nuestro deber como cristianos en una era secular seguir el ejemplo de Pablo y de la iglesia de Corinto. No somos salvos por nuestra ética sexual, pero somos salvos a través del evangelio. Y el evangelio exige que nos arrepintamos de nuestros pecados y confiemos en Cristo. Al confiar en Cristo, nos estamos sometiendo a Su Señorío, lo cual demanda que sometamos nuestra sexualidad a Él. Esto es lo que Él exige: que lo honremos con nuestros cuerpos (1 Corintios 6:20). Por esta razón, no debemos extender la mano de la comunión cristiana a aquellos que acordonan el dormitorio del reino de Cristo, ya sea de palabra o en la práctica. Este es el “engaño” del que Pablo nos advirtió. Esta es la obra de Satanás entre nosotros. Así que, como Pablo, ruego a mis hermanos: “No os engañéis.” No comprometan la fe “que de una vez para siempre fue entregada a los santos” (Judas 3).

Fuente

Un comentario sobre “Rechazando La Ética Sexual Cristiana

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    30 enero 2019 en 9:03 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s