¿Qué Enseñó Jesús Sobre El Infierno?

Posted on

ESJ-2019 0904-001

¿Qué Enseñó Jesús Sobre El Infierno?

Por Michael Allen Rogers

Jesús: El Gran Teólogo del Infierno

Puede parecer notable, pero ningún portavoz de la Biblia pone más énfasis en el infierno como la consecuencia final del juicio de condenación de Dios que Jesús. El Hijo de Dios fue el gran teólogo del infierno.

Sin embargo, el cristiano no debe considerar extraño que Cristo tenga más que decir sobre el infierno que cualquier otra persona. Jesús fue quien comparó el infierno con el Valle de Hinnom cerca de Jerusalén (también llamado “Gehenna”), un enorme basurero público donde los cadáveres y la basura se quemaban en fuegos que ardían continuamente; así, “Gehenna” tomó el nombre de infierno. Jesús también comparó el infierno con una prisión y con las tinieblas exteriores. Fue él quien comparó el infierno con “un fuego” al menos veinte veces diferentes.

Lázaro y El Rico Necio

Un texto principal sobre el infierno de la boca de Jesús es Lucas 16:19-31. El contexto más amplio de su enseñanza es el abuso de la riqueza. Sin embargo, al describir el escenario del otro mundo de esta enseñanza, Cristo expandió la doctrina del infierno. El pasaje se trata de un hombre rico que mostró ser necio al deleitarse en su riqueza, ignorando la verdadera fe en Dios y el servicio a la humanidad, hasta que se encontró a sí mismo en el infierno por su egoísmo impío.

El pasaje se parece mucho a una parábola, pero no se llama específicamente así. En este texto, la intención principal de Jesús no era describir los detalles de la vida después de la muerte del incrédulo, pero el Señor termina dándonos una visión interna del infierno, encapsulando detalles importantes de lo que se enseña sobre este tema en otras partes.

Sin Salida

Un principio fundamental que Jesús enseñó en la lección del hombre rico y Lázaro fue que el infierno no tiene puerta de salida. El Padre Abraham le dice al enfermo retorcido por qué su condición no podía ser remediada: “Y además de todo esto, hay un gran abismo puesto entre nosotros y vosotros, de modo que los que quieran pasar de aquí a vosotros no puedan, y tampoco nadie pueda cruzar de allá a nosotros.” (Lucas 16, 26).

La división entre el cielo eterno y el infierno eterno es estricta por el decreto eterno de Dios. La palabra “puesto” en Lucas 16:26 tiene más o menos el mismo significado que nuestra frase “escrito en piedra.”

Lucas 16 testifica que cuando un incrédulo se hace consciente de esta trágica realidad inmediatamente después de su propia muerte, ya es demasiado tarde para humillarse ante el evangelio de Cristo y la cruz, que él ha despreciado cientos o miles de veces; es demasiado tarde para creer en Jesús como Señor; es demasiado tarde para pedir la misericordia divina.

La Escritura extiende la oportunidad de la gracia a toda la vida de cada ser humano. Escuchamos en 2 Pedro 3:9 de la vasta paciencia del Señor: “… no queriendo que nadie perezca, sino que todos vengan al arrepentimiento.” Sin embargo, la gente perecerá, una vez que hayan pasado por la puerta de la muerte sin conocer a Cristo.

Advertencia Suficiente

Otro principio que Jesús enseñó en Lucas 16:27-30 es que la Palabra de Dios le da a la humanidad suficiente advertencia sobre cómo evitar el infierno. El rico lo captó cuando el remedio ya no pudo ayudarlo personalmente. Experimentó su primer impulso altruista al pedirle a un mensajero que advirtiera a su familia para que pudieran evitar su difícil situación.

Pero se le dice que los testimonios de “Moisés y los Profetas” son presentados a todos los hombres vivos (v. 29). La Palabra revelada de Dios puede decirle a la humanidad todo lo que necesitamos saber sobre nuestro pecado y la gracia de un Redentor. En Lucas 11,28 Jesús declaró: “Bienaventurados los que oyen la Palabra de Dios y la guardan”. No te pierdas una tremenda ironía aquí. El rico sostenía que algo más que la Palabra de Dios es necesaria, tal vez una señal milagrosa. Llegó a predecir el tipo exacto de milagro que comunicaría mejor que la Palabra escrita de Dios: alguien que regresa de la muerte, para atraer la atención del público en general. ¡Qué locura!

Poco después de enseñar esta lección evangélica, el mismo Jesús que narraba Lucas 16 se levantó de la tumba. ¿Y qué resultó? Una minoría de personas en los recintos inmediatos de Jerusalén lo abrazaron como su Señor vivo. Sin embargo, la mayoría se burlaron y volvieron a examinar sus páginas de deportes o miraron los informes del mercado de valores para descubrir qué había de nuevo en ese día de rutina en particular.

La incredulidad se encoge decididamente de hombros ante todas las pruebas históricas de Cristo. Aquel mismo a quien se le dijo que una familia seguramente respondería a la maravilla sobrenatural de un mensajero de la tumba se convirtió en ese mensajero milagroso. Y sigue siendo despreciado.

¿Todo es Malas Noticias?

Supongamos que la Biblia no nos dice nada sobre el infierno. ¿Haría eso realmente que las Escrituras fueran más “amorosas” o compasivas? ¿Ocultar la verdad desagradable demuestra que realmente te preocupas más por el destino de los demás? Lo que encontramos en Lucas 16 es que el único portavoz que insistentemente anunció una alternativa terrible a la salvación de gracia de autoría divina es el mismo gran Señor que murió y resucitó para salvarnos del infierno.

Las Escrituras son firmes: no hay forma de escapar del infierno. Sin embargo, el evangelio del amor y la misericordia de Dios muestra una manera de escapar antes de entrar. Jesús lo dijo en Juan 5:24: “En verdad, en verdad os digo: el que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida eterna y no viene a condenación, sino que ha pasado de muerte a vida.”

¡Qué maravillosa promesa! Pero Jesús declaró firmemente que sólo se puede pasar de la muerte a la vida en esta vida, antes de entrar en una cámara irreversible de aflicción indecible.

Esto significa que lo que hagas con Cristo ahora mismo cuenta para siempre.


Michael Allen Rogers (DMin, Westminster Theological Seminary) ha sido pastor principal de la Iglesia Presbiteriana de Westminster (PCA) en Lancaster, Pennsylvania, desde 1994, y es el autor de Baptism and the Covenant of Grace.

Un comentario sobre “¿Qué Enseñó Jesús Sobre El Infierno?

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    4 septiembre 2019 en 11:17 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s