Los Raptos en la Biblia

Posted on Actualizado enn

ESJ-2019 0903-002

Los Raptos en la Biblia

Por Ed Hindson / Mark Hitchcock

[Rapto] describe la actividad de Dios en transportar física y milagrosamente a personas de un lugar a otro. [1] – WILLIAM MOUNCE

El rapto de los creyentes es un concepto bíblico importante que aparece en la Biblia desde el Génesis hasta el Apocalipsis. La idea de que los creyentes sean “arrebatados” por Dios no se limita a la carta de Pablo a los Tesalonicenses. Hay varios lugares a lo largo de la Biblia donde la gente fue “arrebatada” de la tierra para darnos una visión del cielo con respecto a aspectos de nuestro rapto futuro.

Como veremos, hay siete raptos de personas específicas claramente descritas en las Escrituras. Estos involucran a Enoc, Elías, Jesús, Felipe, Pablo y los dos testigos. Es posible que Juan también haya sido raptado, lo que nos daría ocho. A la luz de estos arrebatamientos, cualquier entendimiento teológico serio de la escatología bíblica debe incluir la idea de que los creyentes son “arrebatados” al cielo. Una vez más, podemos diferir en nuestro entendimiento del tiempo del rapto que viene, pero no de la realidad de que tendrá lugar.

Interesantemente, algunos críticos argumentan que no hay rapto alguno para la iglesia. Sin embargo, veremos la palabra a la que nos referimos como el rapto es usado 14 veces en el Nuevo Testamento. Además, varios raptos ya han tenido lugar en las Escrituras o son específicamente mencionados en el futuro. Aquellos que afirman que no habrá rapto lo hacen en contradicción con las enseñanzas directas de las Escrituras.

Otros están de acuerdo en que habrá un rapto futuro, pero difieren en cuanto al tiempo de este evento. Además de la perspectiva pretribulacional del rapto, hay aquellos que se aferran a una perspectiva de tribulación media, [2] de una pre-ira, [3] y una pos-tribulación. [4] Una minoría incluso sugiere un punto de vista de rapto parcial, en el que los creyentes abandonan la tierra en varios momentos basándose en su fidelidad a Cristo. [5] Sin embargo, una mirada a las referencias bíblicas a todos los raptos en la Biblia revelan varias perspectivas interesantes que consistentemente fortalecen la posición del punto de vista del rapto pretribulacional, el cual declara que todos los creyentes serán sacados de este mundo antes de todos los juicios que vendrán durante el período de tribulación.

La Palabra Rapto

The word rapture comes from the Latin word raptus , meaning “to snatch up, to seize, or to carry off by force.” In the Greek New Testament, this word is harpazō . It is used 14 times in seven books in the New Testament:

La palabra rapto viene del latín raptus, que significa “arrebatar, apoderarse o llevarse por la fuerza.” En el Nuevo Testamento Griego, esta palabra es harpazō. Se usa 14 veces en siete libros del Nuevo Testamento:

Mateo 11:12: “12Y desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo conquistan por la fuerza.”

Mateo 12:29: “¿O cómo puede alguien entrar en la casa de un hombre fuerte y saquear sus bienes, si primero no lo ata? Y entonces saqueará su casa.”

Mateo 13:19: “A todo el que oye la palabra del reino y no la entiende, el maligno viene y arrebata lo que fue sembrado en su corazón. Este es aquel en quien se sembró la semilla junto al camino.”

Juan 6:15: “Por lo que Jesús, dándose cuenta de que iban a venir y llevárselo por la fuerza para hacerle rey, se retiró otra vez al monte El solo.”

Juan 10:12: “Pero el que es un asalariado y no un pastor, que no es el dueño de las ovejas, ve venir al lobo, y abandona las ovejas y huye, y el lobo las arrebata y las dispersa.”

Juan 10:28: “y yo les doy vida eterna y jamás perecerán, y nadie las arrebatará de mi mano.”

Juan 10:29: “Mi Padre que me las dio es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano del Padre.”

Hechos 8:39: “Al salir ellos del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe; y no lo vio más el eunuco, que continuó su camino gozoso.”

Hechos 23:10: “Y al surgir un gran altercado, el comandante tuvo temor de que Pablo fuera despedazado por ellos, y ordenó que las tropas descendieran, lo sacaran de entre ellos a la fuerza y lo llevaran al cuartel.”

2 Corintios 12:2: “Conozco a un hombre en Cristo, que hace catorce años (no sé si en el cuerpo, no sé si fuera del cuerpo, Dios lo sabe) el tal fue arrebatado hasta el tercer cielo.”

2 Corintios 12:4: “…que fue arrebatado al paraíso, y escuchó palabras inefables que al hombre no se le permite expresar.”

1 Tesalonicenses 4:17: “Entonces nosotros, los que estemos vivos y que permanezcamos, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes al encuentro del Señor en el aire, y así estaremos con el Señor siempre.”

Judas 23: “…a otros, salvad, arrebatándolos del fuego; y de otros tened misericordia con temor, aborreciendo aun la ropa contaminada por la carne.”

Apocalipsis 12:5: “Y ella dio a luz un hijo varón, que ha de regir a todas las naciones con vara de hierro; y su hijo fue arrebatado hasta Dios y hasta su trono.”

De estos 14 usos de harpazō, cuatro se refieren a un rapto real por Dios. Además de los creyentes, tanto muertos como vivos (1 Tesalonicenses 4:17), estos incluyen a Felipe (Hechos 8:39), Pablo (2 Corintios 2:2-3), y el niño varón (Apocalipsis 12:5). [6] Las otras referencias ocurren en relación a eventos terrenales, tales como soldados arrebatando a Pablo “por la fuerza” de la multitud (Hechos 23:10) o “arrebatando” a la gente de una forma de vida pecaminosa (Judas 1:23). Otros pasajes en el Nuevo Testamento mencionan un evento de rapto sin el uso del wordharpazō, el cual discutiremos más adelante en este capítulo.

Raptos en el Antiguo Testamento

Además de las referencias a la palabra traducida “rapto” en el Nuevo Testamento, el Antiguo Testamento revela dos ocasiones en las que el Señor “arrebató” a una persona al cielo. En ambas ocasiones, la persona fue llevada viva directamente al cielo con el Señor. Por lo tanto, la idea de un rapto milagroso del pueblo de Dios tiene precedencia en el Antiguo Testamento.

Enoc

El primer registro de tal evento tiene que ver con Enoc. Es un personaje intrigante en las Escrituras, mencionado seis veces en Génesis, una vez en una genealogía en 1 Crónicas 1:3, y tres veces en el Nuevo Testamento (Lucas 3:37; Hebreos 11:5; Judas 14). [7]

Enoc era hijo de Jared (Génesis 5:18) y llegó a ser el padre de Matusalén a la edad de 65 años, y más tarde tuvo otros hijos e hijas (Génesis 5:21-22). Viviendo en la época de los primeros patriarcas, vivió hasta la edad de 365 años. La Escritura dice: “Y Enoc anduvo con Dios, y desapareció porque Dios se lo llevó” (Génesis 5:24). John Sailhamer señala: “Enoc es un ejemplo de alguien que encontró la vida en medio de la maldición de la muerte. En Enoc el autor puede demostrar que el pronunciamiento de la muerte no es la última palabra que hay que decir sobre la vida de una persona. Uno puede encontrar la vida si camina con Dios.” [8]

Enoc (hebreo, Henok) significa “principiante” o “fundador.” [9] Descendiente de Adán, Enoc era la séptima generación de Adán en el linaje de Set, así como el malvado Lamec era el séptimo de Adán en el linaje de Caín. El erudito luterano H.C. Leupold señala el hecho de que decir que Enoc “caminó con Dios” significa “caminar” o “vivir” en intimidad con Dios, un concepto mencionado sólo de Enoc (Génesis 5:22, 24) y Noé (Génesis 6:9). [10] Luego agrega: “La expresión ‘desapareció’ (enennu) significa que fue trasladado…No podía significar que muriera…porque ‘Dios se lo llevó’ (laqach) implica la misma palabra que la utilizada en la traducción de Elías (2 Reyes 2:3, 5)…Estando así a medio camino entre Adán y el diluvio, esta traducción de Enoc constituye un testimonio muy bienvenido de las perspectivas de la vida eterna.” [11]

El erudito holandés G.Ch. Aalders sugiere: “Prefiero la lectura: ‘Dios se lo llevó a sí mismo.’” La palabra ciertamente implica que el objeto tomado está separado de su entorno anterior… es obvio que Enoc fue removido de este mundo presente y traído a la presencia de Dios.” [12] Juan Calvino comenta: “Debe ser un contencioso descarado, que no reconocerá que algo extraordinario está aquí señalado… Enoc fue sacado de este mundo por un modo inusual, y fue recibido por el Señor de una manera milagrosa…[él] desapareció de la vista de los hombres, como leemos también se hizo con respecto a Elías.” [13]

En las tres referencias del Nuevo Testamento a Enoc, aprendemos dos hechos adicionales. Judas 14 se refiere a Enoc proclamando una profecía sobre la venida del Señor. [14] Hebreos 11:5 también señala: “Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios; y antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios.” La frase final, “agradado a Dios,” indica la posición de Enoc ante el Señor. Su rapto prefigura el rapto de la iglesia, en el cual el Señor tomará a aquellos con los que Él está complacido (todos los verdaderos creyentes en Cristo) para que estén con Él. Así como Enoc escapó del juicio venidero que tuvo lugar a través del diluvio en el tiempo de Noé (Génesis 6-8), los creyentes escaparán del juicio del período de tribulación a través de un rapto de pretribulacional.

Elías

La segunda persona del Antiguo Testamento que fue llevada viva directamente al cielo fue el profeta Elías. Elías (“mi Dios es Yahvé”) fue un profeta del siglo IX a.C. de Tisbe, en Galaad, en la ribera oriental del reino norteño de Israel (1 Reyes 17:7). [15] El ministerio primitivo de Elías implicó varias confrontaciones con Acab y Jezabel, el rey y la reina de Israel. Esto alcanzó su clímax en el Monte Carmelo, donde Elías desafió a los profetas de Baal a llamar fuego del cielo (1 Reyes 18:19-39). A pesar de la milagrosa intervención de Dios, Jezabel decidió matar a Elías, así que huyó al desierto y se escondió en una cueva (1 Reyes 19:1-9). Allí, Dios llamó a Elías para que ungiera a Eliseo como su sucesor (19:15). Saliendo de la cueva, encontró a Eliseo y “echó sobre él su manto” (19:19). Durante aproximadamente los siguientes diez años ministraron juntos, entrenando a “hijos de los profetas” (discípulos) en las diferentes ciudades de Israel y Judá (2 Reyes 2:3).

Segundo de Reyes 2 comienza: “Aconteció que cuando quiso Jehová alzar a Elías en un torbellino al cielo, Elías venía con Eliseo de Gilgal.” (versículo 1). Su siervo Eliseo rehusó apartarse de su lado, quedándose con Elías mientras caminaban hacia Bet-el, Jericó, y cruzaban el río Jordán después de que Elías partió el agua al golpearla con su manto (1 Reyes 2, 8). Los versículos 11 y 12 informan: “Y aconteció que yendo ellos y hablando, he aquí un carro de fuego con caballos de fuego apartó a los dos; y Elías subió al cielo en un torbellino. Viéndolo Eliseo, clamaba: !!Padre mío, padre mío, carro de Israel y su gente de a caballo! Y nunca más le vio; y tomando sus vestidos, los rompió en dos partes.”

C.F. Keil y Franz Delitzsch comentan: “Así como Dios se llevó a Enoc, para que no gustara de la muerte (Génesis 5:24), así también de repente se llevó a Elías de Eliseo, y lo llevó al cielo sin morir.” [16] Como resultado, Eliseo tomó el manto caído y continuó el ministerio del profeta mayor (2 Reyes 2:13-15). Así, concluye Keil, “Elías no murió, sino que fue recibido en el cielo siendo ‘cambiado’ (1 Corintios 15:51-52; 1 Tesalonicenses 4:15).” [17]

No se provee ninguna explicación específica para explicar el ascenso directo de Elías al cielo. Sin embargo, está claro en su caso que él había cumplido la voluntad del Señor como profeta en Israel y que había terminado su obra, la cual fue dejada a Eliseo. Aunque se le había dicho a Elías que ungiera a Hazael como rey de Siria y a Jehú como rey de Israel, fue, de hecho, Eliseo quien cumplió el mandato del profeta y ungió a los dos reyes (2 Reyes 8:13; 9:6). Mientras tanto, algunos de los discípulos del profeta cuestionaron si el Espíritu del Señor había llevado a Elías a algún monte lejano. Pero Eliseo les aseguró que aunque miraran no lo encontrarían; estaba convencido de que Elías había sido llevado al cielo (2 Reyes 2:16-18).

En vez de escapar de un juicio venidero, parece que el enfoque en el ejemplo de Elías fue una bendición recompensada por su servicio al Señor. Esto, también, prefigura uno de los propósitos del rapto de pretribulacional todavía futuro. Los creyentes no sólo escaparán del juicio de la tribulación; también recibirán la bendición de seguir al Señor. Sin embargo, así como los hombres cuestionaron la desaparición del profeta Elías, ellos probablemente cuestionarán el rapto de la iglesia.

Raptos en el Nuevo Testamento

Siete raptos están registrados en el Nuevo Testamento. Estos incluyen la ascensión de Jesús (Griego, harpasthē en Apocalipsis 12:5), los raptos temporales de Felipe y Pablo, el llamado (Griego, anaba) de Juan, la resurrección y rapto de los dos testigos en Apocalipsis 11:12, y el rapto de todos los creyentes en 1 Tesalonicenses 4:13-18.

Jesús

Primero, Jesús ascendió al cielo después de su resurrección. Este evento, conocido como la ascensión, se describe en Hechos 1:9-11 (también se menciona en Lucas 24:51). Después de 40 días de apariciones (Hechos 1:3), leemos:

Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos. Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se iba, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas, los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo.”

Lo que es intrigante acerca de este rapto de Jesús es que los ángeles reportaron que Jesús regresará “de la misma manera” en que los discípulos lo habían visto ir al cielo. ¿De qué manera fue esto? Jesús se fue siendo “alzado” (griego, epērthē) y “recibió” (griego, hupelaben) por una nube. Su ascensión fue física, personal, visible y gloriosa. Jesús prometió regresar un día de la misma manera en la segunda venida (Mateo 24:30; ver Daniel 7:13) así como al mismo lugar, el Monte de los Olivos (Zacarías 14:4). John Maile resume el significado de las narrativas de la ascensión en Lucas y Hechos como sigue:

1. La ascensión es la confirmación de la exaltación de Cristo y de su actual señorío.

2. Es la explicación de la continuidad entre el ministerio de los judíos y el de la iglesia.

3. Es la culminación de las apariciones de la resurrección.

4. Es el preludio del envío del Espíritu.

5. Es el fundamento de la misión cristiana.

6. Es la promesa del regreso de Cristo. [18]

F.F. Bruce nota las referencias paralelas a las “nubes” en los pasajes bíblicos sobre la transfiguración (Mateo 17:5; Marcos 9:26; Lucas 9:34), la ascensión (Hechos 1:9), y la parusía (Marcos 13:26; Mateo 24:30; Lucas 21:27) como las “tres manifestaciones sucesivas de la gloria divina de Cristo.” [19] Darrell Bock sigue a Bruce, notando que la resurrección/exaltación/ascensión de Cristo son “un movimiento continuo” que apunta a Su última exaltación en gloria. [20]

La ascensión de Cristo también se describe simbólicamente en Apocalipsis 12:5 como el varón (niño) -que gobernará todas las naciones- siendo “arrebatado” (griego, harpasthe ) a Dios y a Su trono. Es claro en este contexto que la referencia es a la ascensión de Jesús al cielo. El hecho de que el Apocalipsis use la misma palabra para hablar de la ascensión que 1 Tesalonicenses 4:17 usa para hablar del rapto (Griego, harpagsometha) claramente indica que la ascensión de Jesús es una forma de rapto.

J. Dwight Pentecostés anota: “Habiendo cumplido todo lo que el Padre le había encomendado, el Señor Jesucristo fue llevado a la gloria” (1 Timoteo 3:16), donde “se sentó a la diestra de la Majestad en el cielo” (Hebreos 1:3). [21] Cristo, habiendo prometido regresar a este mundo, entonces “se sentará en el trono de su gloria” (Mateo 25:31). Así, la ascensión de Cristo al cielo al comienzo de la era de la iglesia será seguida por el rapto de Su novia (1 Tesalonicenses 4:16-17) y su matrimonio en el cielo (Apocalipsis 19:11-16).

Felipe

El segundo rapto anotado en el Nuevo Testamento también está registrado en el libro de Hechos (8:25-40). En este pasaje, Felipe es guiado por un ángel a encontrarse con un eunuco etíope. Un judío helenístico, Felipe fue uno de los siete diáconos originales designados por la iglesia en Jerusalén (Hechos 6:1-7). Después de que Felipe evangelizó exitosamente Samaria (Hechos 8:1-8), fue guiado por un ángel para dirigirse al sur hacia Gaza, al borde del desierto del Sinaí. Darrell Bock llama a esta región la “última parada acuática en el suroeste de Israel antes de entrar en el desierto de camino a Egipto.” [22]

Allí, Felipe se encontró con un etíope de ascendencia africana que estaba leyendo el pergamino del profeta Isaías. Los eunucos a menudo servían como oficiales de la corte (ver Ebed-melec en Jeremías 38:7-13). Como eunuco gentil, habría sido restringido a servir en la corte de los gentiles y no se le habría permitido participar plenamente en la adoración judía, incluso si fuera un prosélito (ver Deuteronomio 23:1). Felipe compartió la buena nueva de Jesús con el eunuco, hablando desde Isaías 53 en respuesta a la pregunta del eunuco: “¿De quién dice esto el profeta? (Hechos 8:34). “Yendo por el camino, llegaron a un lugar donde había agua; y el eunuco dijo: Mira, agua. ¿Qué impide que yo sea bautizado?” (Hechos 8:36).

Este poderoso relato narra entonces el bautismo de Felipe del primer converso conocido de Etiopía. Walter Elwell observa, “Felipe, por su ansiosa predicación de Cristo, primero a los samaritanos y luego a los etíopes, reflejó la manera en que el evangelio penetró las barreras sociales y disolvió los prejuicios raciales y demostró que la gracia de Dios en Cristo Jesús está libremente disponible para todos.” [23]

El bautismo del eunuco no fue el fin del poder de Dios en este relato. Después del bautismo, el rapto de Felipe ocurre: “Al salir ellos del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe; y no lo vio más el eunuco, que continuó su camino gozoso. Mas Felipe se encontró en Azoto, y por donde pasaba, anunciaba el evangelio en todas las ciudades, hasta que llegó a Cesarea.” (Hch 8:39-40).

El verbo traducido “bautizar” (Griego, baptizō) se usa 21 veces en Hechos en cumplimiento de Mateo 28:19-20 y Hechos 2:38. Bock observa, “El verbo aquí para ser arrebató (harpazō) aparece dos veces en Hechos….y otras doce veces en el NT…su remoción instantánea aclara aún más que Dios está trabajando. Recuerda el retiro de Jesús en Lucas 24:31.” [24] John R.W. Stott observa, en este caso, que Felipe fue “removido con una velocidad milagrosa… como en el rapto.” [25] Fue “arrebatado” y reapareció en Azoto (Asdod) a unas 20 millas de distancia. Stott añade que el eunuco siguió su camino “sin el evangelista pero con el angelista, sin ayuda humana pero con el Espíritu divino.” [26] Mientras tanto, Felipe continuó predicando el evangelio en la costa mediterránea hasta que llegó a Cesarea (versículo 40), a unas 60 millas al norte, donde finalmente hizo su hogar (Hechos 21:8). El relato completo (Hechos 8:25-40) indica la actividad sobrenatural de Dios en la remoción instantánea de Felipe de la presencia del eunuco.

Hay dos observaciones significativas que hacer con respecto al rapto de Felipe. Primero, tuvo lugar por el Espíritu del Señor, el Espíritu Santo. Esta es la primera mención de la tercera Persona de la Trinidad involucrada en un evento de rapto. Ciertamente el Padre, el Hijo y el Espíritu estarán involucrados en el rapto futuro de todos los creyentes. En segundo lugar, el pasaje señala que después del bautismo, “el eunuco no lo vio mas” a Felipe. Aunque Felipe fue raptado temporalmente a otro lugar, este evento resalta un aspecto importante del rapto futuro de la iglesia: Aquellos que permanecen en la tierra ya no verán a aquellos que fueron raptados.

Pablo

El tercer rapto registrado en el Nuevo Testamento involucra al apóstol Pablo. En 2 Corintios 12, Pablo se refiere a “un hombre” que fue arrebatado al cielo. Aunque no se identifica directamente en este pasaje, por el contexto es claro que está hablando de sí mismo. En los versículos 1-4 leemos esto:

El gloriarse es necesario, aunque no es provechoso; pasaré entonces a las visiones y revelaciones del Señor. Conozco a un hombre en Cristo, que hace catorce años (no sé si en el cuerpo, no sé si fuera del cuerpo, Dios lo sabe) el tal fue arrebatado hasta el tercer cielo. Y conozco a tal hombre (si en el cuerpo o fuera del cuerpo no lo sé, Dios lo sabe) que fue arrebatado al paraíso, y escuchó palabras inefables que al hombre no se le permite expresar.

El teólogo noruego Olaf Moe dijo: “Pablo no sólo es el mayor misionero de la iglesia cristiana, sino que también es el mayor maestro… en virtud de sus peculiares cualidades y sus dones únicos, ha erigido una estructura doctrinal que se ha convertido en el fundamento principal de toda la teología cristiana posterior, especialmente entre las religiones evangélicas.” [27] El erudito escocés F.F. Bruce escribió: “Las cartas de Pablo son nuestra fuente primaria para su vida y obra, una fuente primaria para nuestro conocimiento de los comienzos del cristianismo, ya que son los primeros documentos cristianos fechables.” [28] De estas cartas y relatos biográficos en el libro de Hechos correlacionamos los acontecimientos de la vida de Pablo. Sus esfuerzos misioneros lo llevaron de Israel a Roma en menos de veinte años.

Se ha observado por mucho tiempo que 2 Corintios es la carta más personal y apasionada de Pablo. En ninguna de las otras cartas de Pablo encontramos tanta información autobiográfica relacionada con personas, eventos, problemas y situaciones en la vida y ministerio del apóstol. Son, de hecho, estos detalles específicos los que nos gritan de la autenticidad de esta carta, incluyendo el relato de Pablo de haber sido raptado al cielo.

La mayoría de los estudiosos concuerdan en que 2 Corintios fue escrito sobre el año 56-57 d.C. Este rapto habría ocurrido 14 años antes, o alrededor del año 42-44 d.C., una década después de la resurrección de Jesús. Aunque reacio a hablar de su experiencia, Pablo anota varios detalles refiriéndose a su ser “arrebatado” al “tercer cielo” (el tercer cielo se refiere al lugar donde Dios vive: más allá del primer cielo, o el cielo, y el segundo cielo, o el espacio exterior).

Pablo habla de sí mismo en tercera persona para describir su “rapto de exaltación inefable” antes de compartir su experiencia con el aguijón en la carne (versículo 7). El erudito anglicano Philip Edgecumbe Hughes comenta, “De hecho, el concepto de rapto corporal formó un elemento importante en su enseñanza escatológica.” [29] Después de que Pablo abre su corazón a sus lectores, él comparte acerca de la experiencia que tuvo 14 años antes, y admite que no estaba seguro si estaba “en el cuerpo” o “fuera del cuerpo” (versículo 2). Lo que sí sabía es que había sido “arrebatado” (harpazō) al tercer cielo, ya sea física o espiritualmente. Dan Mitchell señala que Pablo ya había usado el término harpazōtodescribiendo el rapto de los creyentes vivos en 1 Tesalonicenses 4:17 (escrito en AD 51). Mitchell sugiere: “Puesto que ya ha usado este término para hablar de la experiencia común de los creyentes que ocurren en la venida de Cristo para sus santos, no es inapropiado especular si Pablo vino en este momento para entender este ‘misterio’ como él lo llama en 1 Corintios 15:51.” [30]

Primero, Pablo fue raptado “al Paraíso.” Era común hablar del cielo como “Paraíso” (Lucas 23:43; Apocalipsis 2:7). Por lo tanto, Mitchell añade: “Así que, ya sea que el “tercer cielo” (v. 2) fuera visto en el camino al cielo o como sinónimo de él, el viaje celestial de Pablo finalmente lo llevó al cielo.” [31] Estaba en la presencia del Señor inmediatamente después de su rapto. De manera similar, 1 Corintios 15:52 revela que el rapto de los creyentes tendrá lugar “en un momento, en un abrir y cerrar de ojos.” Algunos se refieren a la velocidad de este evento como la creación de un “rapto secreto”, un arrebato que tiene lugar tan rápidamente que nadie lo verá ocurrir. Sin embargo, no será un secreto que ocurrió. Millones de personas desaparecerán de la tierra en un instante, dejando a los impíos del mundo en el caos mientras tratan de entender lo que acaba de suceder. ¡Este evento será cualquier cosa menos un secreto!

Segundo, este rapto le ocurrió a “un hombre en Cristo.” John Drane ve este concepto como el corazón de la teología de Pablo. Escribe: “El hecho supremo para Pablo fue que era ‘un hombre en Cristo.’ Fue al estar ‘en Cristo’ que una persona pudo ser justificada ante Dios, y compartir la nueva vida que Jesús había venido a traer.” [32] Otra distinción de todos los raptos registrados en las Escrituras es que ocurren al pueblo de Dios. Tal información debe urgir a los creyentes a compartir fielmente el evangelio con todos los posibles, sabiendo que el tiempo es corto y que no todos serán tomados en el rapto. De hecho, sólo aquellos “en Cristo” serán tomados, según 1 Tesalonicenses 4:14, 16.

Tercero, Pablo “oyó palabras inefables.” Uno de los aspectos hermosos que los creyentes pueden anticipar acerca de estar en la presencia de Cristo es la comunión sobrenatural que ocurrirá al estar con el Señor. Pablo ni siquiera podía hablar de lo que ocurrió durante su experiencia. ¡Imagina cuán grande será la experiencia cuando vivamos en la presencia de Cristo por siempre! Esto trae a colación un punto importante: las profecías bíblicas sobre el futuro no tienen la intención de asustar a los creyentes; tienen la intención de prepararnos para la gloria grande e inexpresable que será nuestra cuando Jesús venga a llevarnos a la casa del Padre (Juan 14:1-3).

Juan

El cuarto rapto posible registrado en el Nuevo Testamento se encuentra en Apocalipsis. Debido a la persecución anticristiana que tuvo lugar bajo el emperador romano Domiciano, el apóstol Juan fue desterrado a la isla de Patmos. Mientras estuvo allí, continuó adorando al Señor y escribió el libro del Apocalipsis. Él afirma en Apocalipsis 1:9-11, que él estaba en la isla de Patmos debido al “testimonio de Jesús.” Y añade: “Estaba yo en el Espíritu en el día del Señor, y oí detrás de mí una gran voz, como sonido de trompeta, que decía: Escribe en un libro lo que ves, y envíalo a las siete iglesias: a Efeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardis, Filadelfia y Laodicea.”

En Apocalipsis 4:1-2, Juan se refiere a esta visión y dice: “Después de esto miré, y vi una puerta abierta en el cielo; y la primera voz que yo había oído, como sonido de trompeta que hablaba conmigo, decía: Sube acá y te mostraré las cosas que deben suceder después de éstas. Al instante estaba yo en el Espíritu, y vi un trono colocado en el cielo, y a uno sentado en el trono.”

John Walvoord observa que mientras que la invitación a Juan a “sube acá” (Griego, anaba hōde ) es similar a la que la iglesia anticipa en el rapto, “es claro del contexto que esto no es una referencia explícita al rapto de la iglesia, ya que Juan no fue realmente trasladado; de hecho, él todavía estaba en su cuerpo natural en la isla de Patmos.” [33] Sin embargo, no hay una referencia clara a dónde estaba localizado su cuerpo. Ya sea “en el cuerpo” o “fuera del cuerpo”, como en el caso de Pablo (2 Corintios 12:1-3), Juan fue, en palabras de Walvoord, “trasladado temporalmente a escenas del cielo.” [34] Robert Thomas ve el capítulo 4 como una nueva “visión de la corte del cielo.” Como tal, Thomas lo llama un llamado a “asumir un nuevo punto de vista por la revelación que estaba a punto de recibir.” [35]

Mientras que la experiencia de Juan implicó ser llamado al cielo, es imposible determinar a partir del texto si realmente fue raptado allí, porque la palabra harpazō no se usa para describir este evento. Sin embargo, la idea de ser transportado, incluso en una visión, muestra un patrón de un creyente siendo llevado al cielo para obtener una nueva perspectiva de los eventos que sucederían en la tierra. El hecho de que Juan vio a los “ancianos” de túnica blanca en el cielo llevando coronas de oro indica muy probablemente que ellos representan a los creyentes raptados en el cielo antes de la tribulación, que sigue en los capítulos 6-19. [36]

Raptos Futuros

Además de los raptos que ya han tenido lugar a través de las Escrituras, dos raptos futuros son notados.

El Rapto de los Creyentes Vivos

El enfoque entero de este libro está en el punto de vista del rapto pretribulacional de todos los creyentes en Cristo. Mientras que hay varios pasajes que describen el rapto, los tres pasajes más directos incluyen Juan 14:1-3, 1 Corintios 15:51-58, y 1 Tesalonicenses 4:13-18.

En Juan 14:1-3, Jesús personalmente describe algunos aspectos del rapto. Primero, Él explica que una de las razones para dejar la tierra es para poder preparar personalmente un lugar para nosotros en el cielo. Este asombroso detalle revela que ¡Jesús está activamente involucrado en la preparación de nuestro futuro hogar celestial!

En segundo lugar, en Juan 14:3 Jesús enseña: “Y si me voy y preparo un lugar para vosotros, vendré otra vez y os tomaré conmigo; para que donde yo estoy, allí estéis también vosotros.” El orden de los acontecimientos es claro. Jesús se irá (la ascensión), preparará un lugar para nosotros en el cielo, vendrá de nuevo, nos llevará para estar con Él (el rapto), y estaremos en el cielo con Él. Este orden es muy parecido a los detalles de 1 Corintios 15:51-58 y 1 Tesalonicenses 4:13-18 en formas que otros puntos de vista del rapto no tienen.

En 1 Corintios 15:51-58, el orden es el siguiente:

1. Creyentes vivos transformados: “No todos dormiremos, pero todos seremos transformados.”

2. Esta transformación tendrá lugar en un solo momento: “en un abrir y cerrar de ojos.”

3. Sonará una trompeta: “La trompeta sonará.”

4. Los creyentes muertos resucitarán: “los muertos resucitarán incorruptibles.”

5. Los creyentes serán transformados (tanto los muertos en Cristo como los que aún viven en la tierra): “Seremos transformados.”

Interesantemente, el pasaje concluye con aliento para los creyentes: “Por tanto, mis amados hermanos, estad firmes, constantes, abundando siempre en la obra del Señor, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.” (1 Corintios 15:58). El rapto es repetidamente notado como una fuente de aliento para los creyentes vivientes. Incluirá la resurrección de los muertos en Cristo, el rapto de los creyentes vivientes, y la reunión con todos los creyentes junto con el Señor. Por lo tanto, implica una resurrección, un rapto y un regreso.

Primera Tesalonicenses 4:13-18 ofrece detalles adicionales con respecto al rapto, e incluye este aliento, “Pero no queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como lo hacen los demás que no tienen esperanza.” (versículo 13). Similar al pasaje en 1 Corintios 15, el orden nota la transformación de los creyentes, con los muertos en Cristo levantados primero, seguidos por los creyentes vivos “arrebatados” (Griego, harpagēsometha) con el Señor, uniendo a todos los creyentes en la presencia del Señor para siempre. Pablo concluye una vez más con palabras de aliento, diciendo: “Por tanto, confortaos unos a otros con estas palabras.” (versículo 18).

El Rapto de los Dos Testigos

En Apocalipsis 11:3-12 leemos acerca del rapto de los dos testigos enviados por Dios para testificar al mundo en Su favor. Dios les concederá a estos dos hombres judíos la autoridad para testificar y profetizar por 42 meses, o 1,260 días-esto comprende los primeros tres años y medio de la tribulación de siete años que seguirá al rapto (versículos 2-3). Estos dos hombres ministrarán fuera del templo reconstruido de Jerusalén y tendrán la habilidad de destruir a sus enemigos (versículo 5). Como Elías, ellos serán capaces de detener la lluvia. Como Moisés, ellos podrán convertir el agua en sangre y herir la tierra con plagas (versículo 6).

En el punto medio de la tribulación, la bestia (anticristo) matará a los dos testigos y dejará sus cuerpos muertos en las calles de Jerusalén por tres días y medio (versículos 7-8). La gente del mundo celebrará su muerte (versículo 10). Sin embargo, estos dos testigos volverán a la vida después de tres días y medio, causando gran temor entre la gente (versículo 11). Entonces seguirán el mandato del Señor de “subid acá,” y serán arrebatados al cielo (versículo 12). Después de eso, un gran terremoto destruirá una décima parte de Jerusalén, matando a 7,000 personas y causando que los que quedan glorifiquen a Dios (versículo 13).

Aunque el término harpazō no se usa para describir el rapto de los dos “testigos” (griego, martusin), también llamados “profetas” (griego,prophētai), el hecho de su resurrección física y rapto está claramente indicado. Una voz del cielo los llamó a “sube aquí” (griego, anabate hōde) y ellos “subieron” (griego, anebēsan) (verso 12). El llamado inicial es el mismo que se le dio a Juan en Apocalipsis 4:1. Pero mientras Juan estaba “en el Espíritu” (4:2), los testigos son descritos como subiendo literalmente al cielo en cuerpos resucitados, así como aquellos “en Cristo” serán resucitados y arrebatados al cielo (ver 1 Tesalonicenses 4:13-18).

Aunque algunos interpretan el rapto de los dos testigos como un acto simbólico, el texto proporciona una lectura directa sobre su ministerio en los últimos días. En el relato de las Escrituras de este rapto futuro, tres puntos importantes emergen: Primero, los dos testigos subirán al cielo cuando el Señor diga: “Subid.” Segundo, sus enemigos permanecerán en la tierra. Y tercero, el juicio vendrá después. Este patrón apoya la cronología presentada en la perspectiva del rapto pretribulacional.

Podríamos preguntarnos: ¿Por qué levantaría Dios a estos dos testigos a predicar en Jerusalén durante la tribulación para permitir que sean asesinados, y luego resucitarlos y llevarlos al cielo? Si de hecho el mayor rapto de la iglesia ya ha ocurrido (1 Tesalonicenses 4:13-18), este mini- rapto de los dos testigos servirá como un testimonio a los santos de la tribulación de que el principal rapto fue ciertamente una intervención sobrenatural y milagrosa llevada a cabo por Dios.

El Rapto del Niño Varón

Un rapto final se nota en Apocalipsis 12:5: “Y ella dio a luz un hijo varón, que ha de regir a todas las naciones con vara de hierro; y su hijo fuearrebatado hasta Dios y hasta su trono.” El lenguaje de este capítulo es claramente visionario. Es el relato de “una gran señal… en el cielo” (Apocalipsis 12:1). Los protagonistas de este drama escatológico son una mujer, un dragón rojo, un niño varón y el ángel Miguel. La identidad de los individuos en esta visión es la siguiente:

o La mujer: Israel

o El dragón rojo: Satanás

o El niño varón: Jesús

o Miguel: arcángel

Aunque hay algún debate sobre la identidad de la mujer en Apocalipsis 12:1-2, ciertas pistas contextuales claramente la identifican como Israel. El pasaje habla de una corona, el sol, la luna y las estrellas, todos los cuales están estrechamente relacionados con las referencias del Antiguo Testamento a Israel (Génesis 37:9-11; Isaías 26:17-18; 66:7-9; Jeremías 4:31). 37

El dragón se identifica en el texto como Satanás. Él y sus ángeles harán la guerra con el arcángel Miguel en el cielo. Apocalipsis 12:9 nos dice el resultado de esta batalla: “Y fue arrojado el gran dragón, la serpiente antigua que se llama el diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra y sus ángeles fueron arrojados con él.”

El niño varón es uno “que ha de regir a todas las naciones con vara de hierro; y su hijo fue arrebatado hasta Dios y hasta su trono.” (versículo 5). ¿Quién es el que gobernará a las naciones y estará con Dios en el cielo? La respuesta clara es Jesucristo. Él es el niño que vino al mundo, fue perseguido por Satanás, y se mostrará victorioso.

Según el versículo 5, este niño debe ser “arrebatado” (Griego, harpasthē) a Dios. Erich Tiedtke comenta, “En Apocalipsis 12:5 el niño (Jesús) es arrebatado a Dios para escapar de la persecución del dragón.” [38] Esto es ciertamente una referencia a la ascensión de Jesucristo, que ya hemos revisado en Lucas 24:51 y Hechos 1:9-11. Aunque esto se menciona en una visión futurista, se refiere al tiempo que incluye la ascensión de Jesús como un aspecto importante de su victoria sobre Satanás. También define claramente al niño varón como Jesús.

La Bendita Esperanza

Un estudio cuidadoso del término griego harpazō y estos ejemplos de raptos bíblicos dejan claro que la idea de un rapto futuro de todos los creyentes es ciertamente bíblica. El único debate real es sobre el asunto del momento del rapto, no sobre el hecho de que habrá tal evento. Por lo tanto, cualquier discusión seria acerca de la naturaleza, tiempo, y significado del rapto debe llevarse a cabo con el mayor respeto por este concepto bíblico. Si los primeros cristianos veían el rapto como “la bendita esperanza” (Tito 2:13), entonces nosotros también deberíamos hacerlo, independientemente de nuestras opiniones con respecto a su tiempo.


1 . William Mounce, “Snatch,” in W.D. Mounce, Mounce’s Complete Dictionary of Old & New Testament Words (Grand Rapids: Zondervan, 2006), 666.

2 . Anthony A. Hoekema, The Bible and the Future , rev. ed. (Grand Rapids: Eerdmans, 1979), 164.

3 . Marvin J. Rosenthal, The Pre-Wrath Rapture of the Church (Nashville: Thomas Nelson, 1990).

4 . Robert H. Gundry, The Church and the Tribulation (Grand Rapids: Zondervan, 1990).

5 . Robert Govett originó este punto de vista en su libro Entrance into the Kingdom: The Apocalypse Expounded by Scripture , public domain, 1835.

6 . Cf. Erich Tiedtke, “Snatch, Take Away, Rapture,” in Colin Brown, New International Dictionary of New Testament Theology (Grand Rapids: Zondervan, 1971), 3:601-05.

7 . Una persona diferente llamada Enoc, un descendiente de Caín, se menciona en Génesis 4:17-18.

8 . John Sailhamer, The Pentateuch as Narrative: A Biblical-Theological Commentary(Grand Rapids: Zondervan, 1995), 118.

9 . See “Enoch,” in A.C. Meyers, Eerdmans Bible Dictionary (Grand Rapids: Eerdmans, 1987), 336.

10 . H.C. Leupold, Exposition of Genesis (Columbus, OH: Wartburg Press, 1972), 241.

11 . Leupold, Exposition of Genesis , 243. Leupold also points out that the rapture (“translation”) involved immediate glorification (244).

12 . G.Ch. Aalders, Genesis , Bible Student’s Commentary (Grand Rapids: Zondervan, 1981), 1:141.

13 . John Calvin, A Commentary on Genesis (London: Banner of Truth, 1965), 1:231.

14 . This appears to be a quote from the noncanonical book 1 Enoch 1:9. Douglas Moo, “Jude,” in Clinton Arnold, ed. Zondervan Illustrated Bible Backgrounds Commentary (Grand Rapids: Zondervan, 2002). 4:241. Moo escribe que “la mayoría de los intérpretes notan correctamente que Judas nunca llama a 1 Enoc ‘Escritura’ (graphe). Pero su uso del verbo’profetizar’ sugiere que sí pensó que 1 Enoc incluía en este punto una profecía genuina de Enoc”.15 . “Elijah,” in Eerdmans Bible Dictionary , 325-27.

16 . C.F. Keil and Franz Delitzsch, Biblical Commentary on the Old Testament (Grand Rapids: Eerdmans 1965), “Books of the Kings,” 294.

17 . Keil and Delitzsch, “Books of the Kings,” 295.

18 . John F. Maile, “The Ascension in Luke-Acts.” Tyndale Bulletin 37 (1986): 29-59.

19 . F.F. Bruce, Commentary on the Book of Acts , NICNT (Grand Rapids: Eerdmans 1964), 40-41. Él sugiere que la nube en cada caso debe ser interpretada como la gloria de la shekinah.

20 . Darrell Bock, Acts , BECNT (Grand Rapids: Baker, 2007), 68.

21 . J. Dwight Pentecost, The Words and Works of Jesus Christ (Grand Rapids: Zondervan, 1981), 513.

22 . Bock, Acts , 341.

23 . Walter Elwell, Baker Encyclopedia of the Bible (Grand Rapids: Baker, 1988), 2:1676.

24 . Bock, Acts , 346.

25 . John R.W. Stott, The Message of Acts (Downers Grove, IL: IVP, 1990), 162.

26 . Stott, The Message of Acts.

27 . Olaf Moe, The Apostle Paul: His Message and Doctrine (Minneapolis: Augsburg, 1954), 1.

28 . F.F. Bruce, Paul: Apostle of the Heart Set Free (Grand Rapids: Eerdmans, 1977), 16.

29 . P.E. Hughes, Paul’s Second Epistle to the Corinthians , NICNT (Grand Rapids: Eerdmans, 1962), 429.

30 . Dan Mitchell, Second Corinthians: Grace under Siege (Chattanooga, TN: AMG Publishers, 2008), 188.

31 . Mitchell, Second Corinthians , 189.

32 . John Drane, Paul (New York: Harper & Row, 1976), 118.

33 . John Walvoord, The Revelation of Jesus Christ (Chicago: Moody, 1966), 103.

34 . Walvoord, The Revelation of Jesus Christ.

35 . Robert Thomas, Revelation 17: An Exegetical Commentary (Chicago: Moody, 1992), 333-37.

36 . In Revelation, “overcomers” in the churches are promised white robes (3:5), crowns (3:11), and thrones (3:21).

37 . Vease Ed Hindson, Revelation: Unlocking the Future (Chattanooga, TN: AMG Publishers, 2002), 134-37. La “mujer” es representada como la madre de Cristo, no como la novia de Cristo, por lo que no puede simbolizar a la iglesia. Más bien, ella es el símbolo de Israel y la línea ancestral de Cristo que descendió de Abraham y David (Mateo 1:1).

38 . Erich Tiedtke, “Snatch, Take Away, Rapture,” 3:603

Un comentario sobre “Los Raptos en la Biblia

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    4 septiembre 2019 en 11:15 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s